Jue 09 de noviembre de 2017 Curiosidades

EFEMÉRIDES: UN 9 DE NOVIEMBRE DE 1985

Kárpov VS Kaspárov: La mayor rivalidad en el ajedrez de todos los tiempos

1024 576

Garri Kasparov se corona como campeón más joven de la historia del ajedrez con 22 años al derrotar al también soviético Anatoli Karpov en un match con muchas resonancias políticas.

 

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/47907-curiosidades-karpov-vs-kasparov-la-mayor-rivalidad-en-el-ajedrez-de-todos-los-tiempos.html
Kárpov VS Kaspárov: La mayor rivalidad en el ajedrez de todos los tiempos

En la época de la Unión Soviética, el ajedrez era algo más que el deporte nacional: era también un símbolo de la superioridad del hombre soviético, de su brillantez intelectual, una medalla que exhibir ante el mundo occidental. Por eso el juego que había practicado el propio Lenin estaba férreamente controlado por el poder del Kremlin y los altos funcionarios del Partido Comunista. Cuando en 1 985 se proclamó campeón del mundo un jugador que, siendo soviético, cuestionaba las decisiones de su propia federación y se presentaba como un rebelde dentro de la propia URSS, los cimientos del Kremlin temblaron.

Él era Garri Kasparov y quizás no por casualidad su coronación tuvo lugar en el mismo año que Mijaíl Gorbachov fue nombrado secretario general del PCUS. Ambos confirmarían que algo profundo estaba comenzando a suceder en las estructuras soviéticas, que empezaban a experimentar el movimiento de placas tectónicas que acabaría por sacudir años después a todo el régimen.

Kaspárov, nacido en la república de Azerbaiján, tenía por entonces tan sólo 22 años. Había sido un precoz genio ajedrecístico que con 17 años logró empatar al primer puesto en el durísimo campeonato de la URSS y luego vencer a todos los prestigiosos rivales a los que le tocó enfrentarse en las fases de clasificación para lograr ser el candidato retador del entonces vigente campeón, Anatoli Karpov. En este camino no tuvo sólo que jugar muy buen ajedrez –su estilo ya era entonces atacante y agresivo–, sino también aprender a hacer movimientos políticos, ya que Karpov contaba con todo el apoyo del establishment soviético desde que él también fuera un joven aspirante al título una década antes y lo lograra, aunque se trató de un triunfo de despacho: el rival de Karpov, el americano Bobby Fischer, se negó a defender su título, por lo que en 1975 había pasado directamente al soviético.

Cuando en 1985 Kasparov y Karpov se enfrentaron en Moscú, se trataba de su segundo match pero el primero, celebrado un año antes, nunca había llegado a terminarse. Aquel encuentro inicial entre “las dos K”, como se les suele denominar, había resultado uno de los más extraños de cualquier competición ajedrecística de la historia. En las primeras nueve partidas, Karpov estaba propinando una paliza sin paliativos a su joven rival: le derrotaba por cuatro victorias a cero (otras cinco partidas fueron tablas), y sólo necesitaba dos más para revalidar su título. Parecía que las alas que habían elevado a Kasparov hasta casi tocar el cielo ajedrecístico se habían fundido con facilidad en cuanto se encontró demasiado cerca de ser el astro rey.

Todo iba a acabar, pero entonces Kasparov sacó a relucir una capacidad de resiliencia insospechada y empató diecisiete partidas seguidas. Aun así, Karpov le ganó una quinta partida (la 27ª), pero a partir de entonces todo cambiaría: Kasparov le derrotó, por fin, no sólo una sino hasta tres veces, además de arrancar varias tablas más. Llevaban cinco largos meses jugando e iban ya por la 48ª partida. El esfuerzo resultó excesivo para el campeón, Anatoli Karpov (34 años). Aunque todavía ganaba 5 a 3, estaba en franco declive: perdió diez kilos de peso y tuvo que pasar en varias ocasiones por el hospital. Kasparov, en cambio, doce años más joven, se encontraba perfectamente y con un excelente estado de ánimo, fruto de su “resurrección”. Pero el presidente de la Federación Internacional de Ajedrez decidió suspender el match, alegando los problemas de salud de los jugadores. Kasparov montó en cólera y aquí nació su fama de rebelde. Su mensaje venía a ser que el establishment había salvado a Karpov de una derrota inminente. “No me excuso por comparar la mafia del ajedrez que rodeaba a Karpov con la burocracia que floreció al final de la época de Brezhnev, que se asía ciegamente a su poder y privilegios”, escribió en su libro autobiográfico Hijo del cambio , donde se presentaba como un abanderado de la perestroika de Gorbachev.

Su segunda oportunidad llegó un año después y  Kasparov no falló. Ya en la primera partida noqueó a Karpov y superó diversos momentos críticos para acabar imponiéndose en un match que se disputó con una limitación de 24 partidas, para evitar que volviese a suceder un calvario como el anterior match . Anatoli Karpov llegó a la última partida con un punto de desventaja y viéndose obligado a ganar con las piezas blancas arriesgó, algo nada habitual en él, y el resultado fue contraproducente: acabó perdiendo, por lo que la diferencia final resultó clara: 13 puntos a 11 para el aspirante Kasparov.

Se convertía así en el campeón más joven de la historia y uno de los más celebrados, sólo un poco por detrás en la admiración de los aficionados respecto al genial y excéntrico norteamericano Bobby Fischer. A diferencia de éste, Kasparov tenía unos intereses más amplios y se dedicó a la política participando en diferentes partidos de signo liberal en cuanto fue posible constituirlos en la URSS. Dotado de una gran capacidad de liderazgo, en 2007 presentó su candidatura a la presidencia de Rusia, para disputársela a Vladimir Putin, con el que siempre ha sido muy crítico. Sus aspiraciones, sin embargo, fueron objeto de todo tipo de trabas y dificultades, incluidas agresiones y detenciones al participar en manifestaciones. Sus continuos ataques a Putin parecían poner en riesgo su seguridad y Kasparov pidió el pasaporte en Croacia.

Hoy, a sus 53 años, está instalado en Nueva York y se le vincula a los grupos de pensamiento conservador de Estados Unidos.

 

La Vanguardia

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra