Vie 01 de diciembre de 2017 Mundo

Más dudas que certezas

Dudas sobre el hallazgo del cuerpo de Santiago Maldonado

1024 576

¿Qué sucedió realmente con el joven argentino? 

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/48505-america-latina-y-caribe-dudas-sobre-el-hallazgo-del-cuerpo-de-santiago-maldonado.html
Dudas sobre el hallazgo del cuerpo de Santiago Maldonado

Por Sebastián Premici | En Orsai

La investigación por la desaparición forzada de Santiago Maldonado continúa, por más que los medios hegemónicos porteños hagan lo posible para silenciarla. El miércoles 29 de noviembre declaró en la causa Fernando Jones Huala, hermano del loncko detenido en la Unidad 14 de Esquel. En su testimonial ratificó algunos dichos de Matías Santana (sobre el lugar que fue visto con vida por última vez Santiago Maldonado) y describió mejor el contexto del rastrillaje realizado el 17 de octubre, día en que se encontró el cuerpo de Santiago y los interrogantes que continúan abiertos más allá de los resultados de la autopsia.

¿Por qué fue importante su declaración?

A esta altura, se sabe que la causa de muerte fue “asfixia por sumersión coadyuvado por hipotermia” y que el cuerpo estuvo siempre en el agua. Sin embargo, la ciencia no podría explicar por si sola si el cuerpo, que tenía una exposición en la superficie del río no mayor a las 48 hs, estuvo flotando desde río arriba. La primera impresión de los que vieron el cuerpo fue “venía del norte, venía flotando”.

La declaración de Fernando Jones Huala aportó los siguientes datos relevantes.

“Ese día (cuando apareció el cuerpo) nos dividimos en partes, yo ese día, junto con Mabel Sánchez, acompañé a Roncoroni y a una señora. Ese día acompañamos desde el otro lado del río. Comenzamos desde el punto donde nos cruzaron, donde está la casa vieja (1000 metros aproximadamente desde la tranquera a la lof). Fuimos caminando río abajo y transcurridos 400 0 500 metros aproximadamente, Roncoroni se me acercó y me dijo: `Fernando, los perros están marcando rastros`, y yo pensé que se le podrían haber escapado las chivas al vecino, pero Roncoroni me dijo que eran rastros de personas y que eran recientes. Recuerdo que Roncoroni hizo una seña con las manos y el cuerpo del sentido del rastro, como que llegaba al río el rastro y luego se alejaba”, sostuvo.

La abogada Verónica Heredia le preguntó si había otras personas, además de su vecino –Alberto Huilinao quien fue allanado el 18 de septiembre por las mismas fuerzas federales que realizaron un rastrillaje dentro de la Lof- que pudieran recorrer esa zona. Fernando respondió que no. “No es un lugar que sea transitado habitualmente”.

La fiscal Ad Hoc, María Guadalupe Gómez, que reemplaza a Silvina Avila, le preguntó si sabía qué tipo de rastros seguía el perro. “Al principio, cuando Roncoroni nos explicó cómo íbamos a trabajar, nos dijo que buscaba rastros de personas muertas. Pero en el momento en que me dice que el perro estaba marcando un rastro de personas, me dijo que depende de lo que encuentre tiene una forma de marcar qué tipo de olor encuentra.


-¿Por qué no siguieron el rastro?, preguntó Gómez.

– No sé, el que dirigía el trabajo era Roncoroni.

Ahí fue cuando intervino el abogado de la Gendarmería, Mauricio Leonel Castro (que en el acta de la testimonial es presentado como el abogado defensor de Emmanuel Echazú). “¿A qué distancia del lugar del hallazgo sucedió este episodio que el perro marcó?”, consultó el abogado del imputado.

“Mientras íbamos descendiendo río abajo, esta marcación ocurrió antes del lugar donde se encontró a Santiago. Unos 300 metros aproximadamente calculo”, respondió Jones Huala.

Entonces, algunas preguntas a modo de reflexión: ¿existe la posibilidad de que los perros hayan captado el olor del cuerpo de Santiago Maldonado a 300 metros de distancia? ¿O será que captaron el olor del cuerpo porque había pasado por esa zona del río? ¿Pudo emerger el cuerpo río arriba y flotar hasta el punto en que fue hallado? Esta pregunta conlleva una hipótesis: si bien la causa de la muerte fue asfixia por sumersión coadyuvado por hipotermia, ¿el cuerpo pudo ser arrojado río arriba el mismo primero de agosto?

Ese día, la camioneta Ford Ranger OLW 237 ingresó hasta llagar a la pendiente del río, y luego se dirigió hacia el cruce de El Maitén, a la altura de la vieja guardia, el punto desde donde iniciaron el rastrillaje del 17 de octubre. Esa es la camioneta que observó Matías Santana desde un cerro, tal cual narró en su testimonial y es el vehículo en que se movió Echazú.

Luego, Jones Huala narró lo conversado oportunamente con Santana sobre el momento en que ocurrió la persecución de agosto. “Matías me señaló el lugar donde lo habían agarrado a Santiago, esto es por los sauces, ese el mismo punto donde se lo ve en una foto a Echazú subiendo. Desde el lugar donde encontramos el cuerpo el día 17 de octubre, serían unos 70 metros más abajo, el punto donde Matías Santana me dijo que se ocultó Santiago y donde lo agarraron y le pegaron”, indicó Fernando Jones Huala.


La siguiente pregunta fue de Heredia, que quiso saber si tenía alguna explicación de por qué apareció el cuerpo ahí. “No, yo tengo dudas. Porque luego que Matías Santana me muestra ese punto, gendarmería dijo que no tenía registros fílmicos o fotográficos y yo días después veo la foto donde se ve a un gendarme subiendo de ese punto, que me parece que es Echazú. En esa foto se ven sauces cortados. Ese punto, como les dije, queda a 70 metros río abajo desde donde se halló a Santiago Maldonado”, concluyó Fernando.

Según la reconstrucción realizada por Agencia Cadena del Sur, los gendarmes que llegaron al río no hicieron mención de Echazú (ver aparte). ¿Lo encubren? ¿Se movió solo? Las contradicciones entre lo que declaró ante Barberis y en la justicia con lo declarado por su compañeros de armas hace necesario que se continúe indagando sobre lo que cada uniformado hizo sobre la veda del río, lo que vieron, lo que dijeron, y lo que callan, se necesitan más detalles sobre las veces que dispararon al río (en el caso de Darío Zoilán), las piedras arrojadas (Neri Robledo), por qué hubo dos gendarmes que quisieron meterse al río (Pelozo y Vera) y recibieron la orden de no hacerlo y el rol de Pablo Escola, segundo jefe del Escuadrón 36, que observaba todo desde la pendiente.

visitas

Notas relacionadas



Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra