Mié 03 de enero de 2018 Medio Oriente

Judíos árabes: Víctimas de la ocupación israelí.

1024 576

Desde su implantación, el régimen de Israel ha borrado sistemáticamente cientos de pueblos palestinos del mapa. Pero los palestinos nunca fueron las únicas víctimas de la expansión israelí. Esta es la historia de las comunidades orientales borradas antes y después de la fundación de Israel.

 
AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/48960-regimen-israeli-judios-arabes-victimas-de-la-ocupacion-israeli.html
Judíos árabes: Víctimas de la ocupación israelí.

Es bien sabido que desde los primeros días de la inmigración sionista a Palestina, el Estado israelí y sus diversas ramificaciones han destruido cientos de aldeas y pueblos palestinos y sirios, que se consideraban enemigos del Estado. El mapa de la nueva "Destrucción colonial" , publicado por De-Colonizer , un centro de investigación alternativo sobre Palestina/Israel, incluye comunidades de judíos orientales -alrededor de la mitad son yemeníes- que fueron destruidas por las autoridades sionistas antes de la fundación de Israel y por el Estado israelí después de 1948.

El término "destruir" se refiere a las comunidades que fueron eliminadas contra su voluntad, a menudo a través de la violencia física, y siempre con la ayuda de la violencia legal y económica. Otras ciudades y vecindarios, como los barrios de Mahlul y Nordia en Tel Aviv o el campamento de transición de Neve Amal en Herzliya, también fueron destruidos, aunque finalmente se ofreció una compensación a sus residentes.

Por otro lado hubo comunidades israelíes que fueron demolidas a pesar de la voluntad de los residentes, en la península del Sinaí por ejemplo, aunque estas demoliciones fueron contrarias a la expansión colonial de Israel, como ocurrieron en el marco de un acuerdo de paz con Egipto, por lo tanto no están incluidas en el mapa. La destrucción de estas comunidades puede verse como una forma de descolonización.

La destrucción de estas comunidades judías no debería sorprendernos, especialmente cuando se considera la forma en que el poder sionista siempre ha visto y tratado a los orientales, ya sean judíos, musulmanes o cristianos, todos ellos árabes.

Recuerde los nombres

Desde la fundación de Israel ha existido una jerarquía opresora. Los palestinos soportan la mayor discriminación, sin embargo los judíos orientales, que disfrutan de los privilegios de ser judíos, son discriminados por los askenazíes. En los primeros días de la inmigración sionista a Palestina, la actitud discriminatoria de la elite askenazí hacia los judíos orientales era abiertamente racista: el Estado sionista era askenazí europeo y trabajaba para proteger los intereses de los padres fundadores del estado. Trabajaron diligentemente en esos años, y después de la fundación del estado, consagraron esos mismos mecanismos para garantizar su supremacía.

Estos son los nombres de las 12 comunidades y barrios de judíos orientales que el Estado o la organización sionista anterior al Estado destruyeron: la colonia yemenita en Ben Shemen, la comunidad yemenita en el Mar de Galilea, Tohelet, el campamento de transición de Kfar Saba, Yamin Moshe, Mamila, Manshiyye, Summayl, Kfar Shalem, Givat Amal, el barrio de los Ha'argazim, Emek Ha'teimanim en Ein Kerem. Dos de ellos fueron demolidos años antes de que se estableciera el Estado, mientras que los 10 restantes fueron destruidos después de 1948. Algunos de ellos aún enfrentan la amenaza de demolición. La mayoría de estas comunidades se establecieron por encima de las aldeas palestinas despobladas durante la Guerra de 1948.

La diferencia entre el tratamiento de los judíos askenazíes (europeos) y los mizrajíes (orientales) que se asentaron en hogares palestinos recientemente vaciados es clara. Mientras que a los askenazíes en el oeste de Jerusalén y a los kibbutzim se les concedió la propiedad de las casas robadas, a los mizrajíes se les negó ese mismo privilegio.

Un claro ejemplo de las políticas discriminatorias del Estado se puede encontrar en la historia de Tohelet. Los judíos yemenitas que se establecieron en las casas de la aldea palestina al-Safiriyya fueron expulsados ​​por la fuerza, mientras que los miembros de Chabad, que tenían un fuerte respaldo político, pudieron permanecer y expandirse a expensas de Tohelet.

Otro ejemplo es Givat Amal. Menashe Kalif, quien fue sacado por la fuerza de su casa en 2015 para que pudiera ser demolida, describió cómo el Estado les pidió a sus padres que tomaran las casas de los árabes de Al-Jammasin al-Gharbi, para evitar su regreso. La tierra fue comprada por magnates que ahora intentan desalojar a los residentes mizrajíes sin una compensación justa.
 

Después de años de Gobierno de derechas del Likud, no podemos seguir hablando de Mapai -el partido que históricamente discriminó a los no askenazíes- como el perpetrador del racismo anti-Mizrají. El régimen israelí, incluido el sionismo preestatal, creó las condiciones estructurales y socioeconómicas que eventualmente llevaron a la destrucción de vecindarios como Givat Amal y Kfar Shalem. El desdén hacia los mizrajíes privados de derechos se ha convertido en un principio esencial, legal y económico del Estado israelí, independientemente de qué partido político gobierne.

Entre refugiados y nuevos inmigrantes

La infraestructura de los pueblos palestinos donde se asentaron los mizrajíes fue descuidada. Esto se hizo para obligarles a aceptar la evacuación de las aldeas, de modo que pudieran construirse nuevos vecindarios para obtener enormes ganancias para el Estado y los magnates de bienes raíces. Inmediatamente, los residentes que fueron traídos para vivir en hogares palestinos fueron considerados molestos invasores. El racismo inherente a este proceso nunca fue expuesto abiertamente, como lo fue en los años previos al establecimiento de Israel, pero la identidad étnica de sus víctimas es clara: todos ellos son mizrajíes.

Un buen ejemplo de este racismo se puede encontrar en el registro de noticias de Carmel de los años 60, que describe el intento del municipio de Tel Aviv de expulsar a los residentes judíos de Manshiyye, el barrio más septentrional de Jaffa, cuyos residentes palestinos fueron expulsados ​​en 1948. La siguiente es una transcripción de uno de los registros, tomada de la película de Anat Even "Yizkor L'Mansiyye":

“Esto es Manshiyye en Tel Aviv. Más de 3.000 familias han sido desalojadas del área para permitir cambios. Aunque algunos de los residentes se han quedado por ahora, la construcción ya comenzó. Durante años, estas casas se han convertido en montones de ruinas... sin embargo, la gente todavía vive entre ellos. Es cierto que algunos de los inmigrantes en Manshiyye se niegan a irse como un medio para ejercer presión... Esta es la cara de Manshiyye, cuyos pocos residentes y sus hijos se niegan a reconocer el hecho de que, de acuerdo con el mapa oficial, el lugar ha sido borrado y ya no existe. Manshiyye es un caldo de cultivo para la agitación, los sentimientos de discriminación y el panteísmo.

El tratamiento a los mizrajíes es muy diferente del de los palestinos que solían vivir en esos mismos hogares. Los palestinos desarraigados no tienen una reparación legal. La Ley de Propiedad de Ausentes, junto con una serie de leyes aprobadas en los primeros años del Estado, convirtió a los palestinos en una clase que carecía de toda protección bajo el nuevo régimen. Los judíos que fueron desarraigados de Lifta, un pueblo palestino cerca de Jerusalén cuyos habitantes originales fueron evacuados en 1948, recibieron una compensación del Estado. Mientras tanto, los refugiados palestinos de la aldea, algunos de los cuales viven en Jerusalén, se enfrentan a un muro de ladrillo cuando se trata de sus derechos de propiedad.

En un artículo publicado en 2014 por Roni Harel en el periódico financiero israelí Calcalist, Osi Tajer, uno de los desalojados judíos de Summayl en el centro de Tel Aviv, da una respuesta sorprendente cuando se le pregunta si aceptará un apartamento en el nuevo edificio -que se construirá en el sitio de su casa demolida- como compensación:

"Nada, quiero dárselo a los árabes como un regalo".

"¿Y dónde vivirás?", pregunta el periodista.

"Viviré con ellos".

Los deseos de Tajer de vivir junto a los palestinos que regresarán es un recordatorio del período anterior y durante los primeros días del sionismo, en el que judíos, musulmanes y cristianos vivieron juntos en este país. El sionismo no vio esta vida compartida bajo una luz positiva y tuvo éxito en ponerle fin. La destrucción de las comunidades mizrajíes es una expansión de esta tendencia.

Eitan Bronstein Aparicio es codirector y cofundador de De-Colonizer y fundador de Zochrot. Este artículo se publicó por primera vez en hebreo en Local Call. Léalo aquí.
Fuente: https://972mag.com/the-mizrahi-communities-destroyed-by-the-israeli-establishment/131968/ / Rebelión

 

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra