Vie 20 de abril de 2018 Medio Oriente

La doble moral y el caso sirio

1024 576

Las potencias que bombardearon el pasado viernes, indignados por la muerte de niños por armas químicas en Siria, actúan con doble moral porque ignoran hechos que también deberían provocar el mismo rechazo.

 

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/50450-siria-la-doble-moral-y-el-caso-sirio.html
La doble moral y el caso sirio

La crisis en Siria alcanza su séptimo año. El presidente Bashar al-Asad pudo permanecer en el poder, aunque con control limitado, en un país altamente fragmentado a causa de la guerra. En medio de acusaciones sobre el uso de armas químicas en contra de la población civil, el país ha sido objeto esta vez de bombardeos por parte de Estados Unidos, Reino Unido y Francia.

El ataque del pasado 14 de abril de 2018 de la coalición liderada por Washington a puntos estratégicos en territorio Sirio sin duda constituye un acto de agresión, que recuerda lo sucedido en Irak y que ocasiona mucho debate y repudio. Sin embargo, no fue el primero de Donald Trump a Siria (ya lo había hecho en 2017) ni a un país de la región, pues ya en enero del mismo año había autorizado una operación militar en Yemen.

Más allá de lo condenable e ilegal que resulta esta nueva operación, lo que genera fuerte rechazo es la doble moral con la que actúan estas potencias, pues mientras dicen preocuparse por la vida de civiles, hacen la vista gorda a hechos en la misma región, perpetrados por otros actores, que deberían provocar la misma reacción de rechazo y que permanecen impunes en los últimos meses.

En primer lugar, el caso de la muerte de manifestantes y periodistas a manos del ejército israelí, como el caso de Yaser Murtaja, en el marco de las protestas conocidas bajo “La Marcha del Retorno” en la franja de Gaza. En segundo lugar, los recientes ataques de Israel a Siria,  donde murieron oficiales Iraníes, que se suma al largo historial de crímenes que comete esta nación y, en tercer lugar, los múltiples actos de agresión y violación a los derechos humanos que de la coalición liderada por Arabia Saudita en contra de la población Yemení (quienes cuentan con apoyo logístico y con el suministro de armas precisamente de Estados Unidos, Reino Unido y Francia). Los tres ejemplos anteriores, no reciben ni la atención ni la condena de la comunidad internacional.

El panorama no es alentador en Siria. Al-Asad continuar en el poder, pero la integridad territorial de Siria ha sido profundamente afectada. La más reciente es producto de las operaciones militares de Turquía en contra de fuerzas Kurdas en Afrín, norte de Siria, amenazando gravemente la estabilidad y futuro de estas comunidades, especialmente de todo el Rojava. Otras zonas permanecen bajo influencia de grupos armados extremistas, fuertemente debilitados, pero apoyados por Arabia Saudita y las naciones del golfo, y otras controladas por el gobierno y sus aliados, el Hizbulah libanés e Irán.

Hay sectores que consideran que este ataque puede desembocar en una tercera guerra mundial, o en una fase militar de gran escala involucrando a Israel, Irán y otros actores. Sin embargo, Rusia, quien apoya a Siria, entre otras razones debido a sus intereses económicos (petróleo y gas) y por sus posiciones estratégicas y militares, no es, por el momento, un enemigo de Estados Unidos.

Al contrario, ambas naciones mantienen vínculos económicos y acuerdos tácitos sobre algunas zonas de la región (un ejemplo es como se dividen el mercado de venta de armamento). Lo anterior, al margen de los altibajos que puedan darse en la relación entre estos dos países. Por ello, pensar que Moscú inicie una operación militar en contra de Estados Unidos por el ataque a Siria, es algo remoto, aunque no imposible, sobre todo en esta región de constante cambio.

La solución a la situación en Siria solo puede alcanzarse por vías políticas y de diálogo y no mediante amenazas ni mucho menos actos de agresión. No deja de llamar la atención, que mientras el Secretario General de la ONU se mostró preocupado por este tipo de actos, el gobierno Colombiano y el presidente Santos (Premio Nobel de Paz), aprobaron estos actos de agresión que en nada se compaginan con el anhelo de paz del pueblo colombiano.

La labor sobre el terreno y el reporte de los organismos de verificación sobre el uso de armas químicas abrirá una nueva etapa para el debate, mientras la población civil sigue siendo la más afectada.

Fuente: El Espectador
 

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra