Vie 27 de abril de 2018 Medio Oriente

Pacifismo abstracto: el caso Sirio. Pseudopacifismo, privilegio e inconsciencia.

1024 576

Esta gente, estos pseudopacifistas, no se solidarizan con el pueblo sirio, “se apiadan” de él. Viven de los parches: el “welcome refugees”, el ambiguo “No a la guerra” (¿No a la guerra de quién y contra quién?).

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/50585-siria-pacifismo-abstracto-el-caso-sirio-pseudopacifismo-privilegio-e-inconsciencia.html
Pacifismo abstracto: el caso Sirio. Pseudopacifismo, privilegio e inconsciencia.

Manifestación Welcome Refugees en Barcelona con la bandera de los “rebeldes moderados” , es decir, de los sectores terroristas.


 

Esta gente, estos pseudopacifistas, no se solidarizan con el pueblo sirio, “se apiadan” de él. Viven de los parches: el “welcome refugees”, el ambiguo “No a la guerra” (¿No a la guerra de quién y contra quién?). Exigen al gobierno español que cumpla su política respecto a los refugiados, pero no dicen nada sobre las unidades americanas que, con base en Zaragoza y en Rota, apoyaron el bombardeo.

La última intentona yanqui-anglo- francesa de socavar al Estado sirio, una vez más, pasando por encima de la autoridad del Consejo de Seguridad de la ONU y violando, como lleva haciendo estos últimos siete años, la soberanía nacional de Siria, deja tras su paso algunos puntos positivos y otros negativos.

En lo positivo, principalmente, me quedo con la muestra conmovedora de unidad que nos ha regalado el pueblo sirio. La imagen de los sirios, saliendo a la calle a abrazarse, a felicitarse por el fracaso del ataque, a honrar a su Ejército, es imposible de olvidar. Como diría el Comandante Hugo Chávez: “aquí hay un pueblo digno”.

En lo negativo, en primer lugar, reproduzco las sensaciones de algunos compañeros, aunque yo todavía no he llegado a mi propia conclusión, de que esto ha sido un “ataque de precisión”. Para entendernos, un postureo de Donald Trump para contentar a quienes verdaderamente cortan el bacalao. ¿Hace esto temer que todavía falta el plato fuerte, esto es, un ataque más contundente? Como digo, no tengo todavía una opinión.

Pero hay otra cosa, al margen de esto, especialmente preocupante: algunos estábamos convencidos de que, después de esta enésima farsa, la estrategia del Imperialismo yanqui, sus esbirros y la OTAN quedaba retratada. Los “montajes químicos” se han sucedido a lo largo del tiempo, cada vez que el Ejército Sirio avanza posiciones en focos terroristas. Uno tiene la esperanza de que, por fin, estos izquierdistas despistados tomen partido de la única forma posible: a favor del legítimo gobierno sirio y su máximo representante, Bashar Al-Assad.

Y sin embargo, lejos de ser así, he observado otra vez cómo crece ese inútil sentimiento pseudopacifista, de espíritu “quincemero”, que abandona el análisis de los hechos y se lleva las manos a la cabeza, al tiempo que maldice la guerra, como si la guerra fuese algo abstracto que se produce por la acción de un big-bang, y no algo muy concreto a lo que nos conduce un determinado tipo de políticas.

Los refugiados no son ningún “drama”, sino la consecuencia de una guerra provocada desde el exterior, y no precisamente por “el bando de Rusia”,

Son las mismas personas que se lamentan por el “drama” de los refugiados. Pero los refugiados no son ningún “drama”, sino la consecuencia de una guerra provocada desde el exterior, y no precisamente por “el bando de Rusia”, que desde septiembre de 2015 está en Siria conforme a la legalidad internacional, a petición expresa de su gobierno y parlamento; sino por quienes ya sabemos, y sobre los que nunca nos cansaremos de poner el foco:EEUU, Reino Unido, Francia, Israel, monarquías del Golfo… En fin, la OTAN y sus acólitos, cada uno con sus propios intereses.

Cartel a favor de acoger refugiados sirios en el Ayuntamiento de Madrid y entrega de la llave de oro de la ciudad de Madrid a Reuven Rivlin, presidente del Régimen de Israel.  Israel, es uno de los régimenes que agrede constantemente al pueblo sirio y le obliga a refugiarse en otros lugares.


 

Otra vez se alza, de manera muy ambigua, el eslogan del “No a la guerra”. Pero esto, como decimos, no es una guerra abstracta provocada por una implosión espacial, sino un intento muy concreto, por parte del Imperialismo yanqui, de socavar la integridad del Estado Sirio, independiente del FMI y todo tipo de organismos supranacionales que someten a los pueblos del mundo con sus políticas genocidas, mal llamadas “de austeridad”.

Estos pseudopacifistas, por descontado, hacen suyo este vacío “No a la guerra”. Al mismo tiempo, tachan los análisis geopolíticos, imprescindibles para entender las causas de los conflictos, de fríos, de ver a las personas “como números”. Nada más lejos de la realidad. Pues en este mundo, de capitalismo cada vez más monopolista, es la geopolítica y los números lo que determina el destino de las personas. Si te importan las personas, necesariamente te importa la geopolítica. Lo demás, cuentos chinos.

También asumen el discurso de los periodistas mercenarios (podemos citar al “ilustre” Santiago Alba Rico) que establecen absurdas dicotomías del tipo “imperialismo ruso” vs “imperialismo yanqui”. Vamos a ver, no vamos a analizar ahora la realidad de la Federación Rusa, entre otras cosas, porque las críticas a Putin en el contexto actual (me refiero a Siria) responden al más puro y duro oportunismo, y no pienso ser parte de eso. Pero al margen de esto, hay que tener una capacidad muy limitada para no entender la diferencia entre la forma en que Rusia establece sus relaciones internacionales con otros países, basada en el respeto y el beneficio mutuos (Siria, Venezuela, los BRICS…), frente a la compulsiva y violenta injerencia en la soberanía de los pueblos de los Estados Unidos, sin olvidarnos del imperialismo “de guante blanco” británico y francés.

Y éste, al fin y al cabo, es el problema de estas personas: que tienen una capacidad de análisis muy limitada, la cual sustituyen por una inexistente posición neutral. Una forma perfecta de tirar balones fuera, haciendo gala, me da igual si más o menos intencionadamente, de un vomitivo paternalismo hacia el pueblo sirio.

Esta gente, estos pseudopacifistas, no se solidarizan con el pueblo sirio, “se apiadan” de él. Viven de los parches: el “welcome refugees”, el ambiguo “No a la guerra” (¿No a la guerra de quién y contra quién?). Exigen al gobierno español que cumpla su política respecto a los refugiados, pero no dicen nada sobre las unidades americanas que, con base en Zaragoza y en Rota, apoyaron el bombardeo.

Asumen también que las voces independientes en suelo sirio no existen, que han sido calladas “por los dos bandos”. Bastaría con que se tomaran unas mínimas molestias para darse cuenta de que esto es mentira. Pero claro, no se puede esperar que estas personas, que tienen como referente de “periodismo alternativo” (juas juas) a eldiario.es, conozcan el trabajo de Vanessa Beeley; de la periodista canadiense Eva Bartlett, o de la misionera cristiana Sor Guadalupe, destinada en Oriente Medio, que desde hace años avisaba que en Aleppo jamás existió tal cosa como un “levantamiento popular”.
 

Vanessa Beeley con un soldado del EAS.

En definitiva, estas personas prefieren hacer campaña a favor de los activistas de ProActiva Open Arms, cosa que es respetable, pero no tienen ni una palabra de apoyo al Ejército Árabe Sirio, que lleva años dejando por el camino miles y miles de mártires, para que nosotros, los privilegiados occidentales, podamos vivir en un mundo un poco más seguro. Pero apoyar a un Ejército iría en contra de la falsa moral de estos pseudopacifistas.

En verdad, la postura de estas personas es puro privilegio. Solo un privilegiado que no ha sufrido una guerra en sus carnes, en sus hijos, en sus seres queridos, podría ver en esa falsa posición “neutral” (que no es tal) la solución a la cuestión siria.

Con razón, Angela Davis sonreía irónicamente cuando, entrevistada en la cárcel, le preguntaban sobre el concepto de violencia. Angela Davis decía que estas personas, estos pseudopacifistas, no entienden que el verdadero contenido de cualquier especie de impulso revolucionario, es el fin y la meta que se persigue, lo cual legitima los medios. Y en Siria solo hay un bando, el de Siria (su Ejército Nacional) y sus aliados (principalmente Rusia) que persigue un fin en el que debieran concordar todas las personas decentes: traer la paz a Siria.Aplíquense el cuento, estos izquierdistas despistados que no hacen más que “condenar todo tipo de violencia”. Dejen, por una vez en su vida, que los medios estén al servicio del fin.

Paremos esta agresión de una vez: apoyemos al Ejército Sirio y a sus aliados (Rusia, Hezbola, etc.)

Roi García Camino.

Fuente: Revista La Comuna

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra