Lun 27 de agosto de 2018 Curiosidades

Israel está construyendo otras 1,000 casas en tierra palestina y ¡Nadie dice nada!

1024 576

Nunca en el campo de los derechos humanos, tantos dependiesen de tan pocos.

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/52039-curiosidades-israel-esta-construyendo-otras-1000-casas-en-tierra-palestina-y-nadie-dice-nada.html
Israel está construyendo otras 1,000 casas en tierra palestina y ¡Nadie dice nada!

En la semana en que Uri Avnery, el látigo del colonialismo, murió en Tel Aviv, el gobierno israelí anunció una nueva ampliación de su proyecto colonial masivo en la ocupada Cisjordania. Los planes ahora se adelantaron, se informó el miércoles, para otras 1.000 "casas" en "asentamientos" judíos - todavía es la palabra que debemos usar para tales actos de robo de tierras - y se dio la aprobación final para otros 382. Hoy, 600,000 judíos israelíes viven en unas 140 colonias construidas en tierras pertenecientes a otra gente, los palestinos, ya sea en Cisjordania o en Jerusalén Este.

Hay un estado de normalidad en todo esto, el último conflicto colonial del mundo; un cansancio con las cifras, una respuesta deslucida a la gran empresa de construcción en el territorio palestino. Trazar un mapa de la extensión de tejados rojos sobre las colinas de Cisjordania, las piscinas, el césped y las modernas carreteras, los supermercados y huertos, rodeados por acres de alambre de púas y ahora también por el grotesco Muro, se ha convertido no tanto en "una historia" para nosotros los periodistas que cubren Medio Oriente, pero una rutina cansada, una cuenta, una tarjeta de robo de tierras, un cuento para actualizarse con cada nuevo anuncio de "asentamiento" y protestas subsiguientes de palestinos cuya tierra les fue arrebatada, y de la lamentable y corrupta Autoridad Palestina. Lo mismo puede decirse del pequeño grupo activista israelí y de los grupos izquierdistas – por ejemplo, B'Tselem, el propio Gush Shalom de Avnery- que han luchado valientemente, incluso cuando Israel dejó de escuchar, para decir la verdad sobre esta forma única de agresión.

Nunca en el campo de los derechos humanos se debe tanto a tantos, y a tan pocos. El número de colonos judíos que vivían en tierras palestinas, ilegales según el derecho internacional, aumentó de 80,000 en el momento del Acuerdo de Oslo en el año 1993 a 150,000 en siete años. Cada uno de esos 70,000 nuevos colonos judíos estaba haciendo un prohibido "paso unilateral" -usar la prosa de Oslo para las continuas incautaciones de tierras- cuando cruzaba el umbral de su  nueva casa, pero esto no importaba.

El artículo 49 de los Convenios de Ginebra del Comité Internacional de la Cruz Roja de 1949 es bastante específico: "La potencia ocupante no deportará ni transferirá partes de su propia población civil al territorio que ocupa". El Consejo de Seguridad y Asamblea General de la ONU, el CICR y la Corte Internacional de Justicia estuvo de acuerdo con el Artículo 49 aplicado a los territorios ocupados por Israel. Esto tampoco importaba.

En ocasiones, se afirmó públicamente que ampliar las colonias en Cisjordania no era solo un retorno a la tierra bíblica de Israel sino un castigo para los palestinos. El gobierno israelí declaró específicamente en el año 2012 que el anuncio de 3.000 nuevos hogares de "colonos" en Cisjordania fue una respuesta a la decisión de la ONU de otorgar a Palestina el estatus de observador no miembro. Esta semana, Avigdor Lieberman, ministro de Defensa de Israel, cuyo lenguaje ha avergonzado a sus propios colegas de derecha, señaló que construiría 400 unidades de vivienda judías como respuesta al asesinato de un civil israelí por un palestino en la colonia Adam.

Nadie discute sobre la violencia de los grupos palestinos, ni que el monstruoso muro que abarca aún más territorios palestinos ha evitado que terroristas suicidas ingresen a lo que llamamos "Israel propiamente tal", Cisjordania presumiblemente es "Israel impropio". De hecho, el muro y las colonias se han convertido en una parte concomitante de la ocupación. El investigador de Cambridge, Yonatan Mendel, nos ha dado una explicación del fenómeno que es impresionante en su simplicidad y honestidad: "Un solo asentamiento solo marcó el comienzo de un proyecto de 'aseguramiento': no ​​era suficiente en sí mismo. La lógica requería que se construyeran más asentamientos a su alrededor. Luego, para asegurar los bloques de asentamientos recién establecidos, se necesitaba una red segura de caminos para correr entre ellos. Pero para asegurar las carreteras, se necesitaron construir más asentamientos a lo largo de ellas.

Este plan maestro en evolución, escribió Mendel, que "termina con capa tras capa de seguridad para garantizar la seguridad, ignora el hecho crucial de que los colonos y los asentamientos fueron la causa central de las amenazas a la seguridad y una gran incitación a los palestinos". En otras palabras, el imperativo de seguridad es una de las mayores amenazas para la seguridad de Israel.

Si este análisis casi burlesco impide que el periodismo desempeñe su tarea principal de explicar los hechos de una manera comprensible -ya que la versión oficial israelí y estadounidense de la colonización es tan diferente de la realidad- la respuesta del gobierno de EE. UU. al acto ilegal de despojo solo se agrega a nuestra falta de voluntad para enfrentar la verdad.

Tome nota de los comentarios pusilánimes de la entonces secretaria de Estado, Madeleine Albright, durante una gira por Medio Oriente en 1997. Instó a Israel a "abstenerse de actos unilaterales", incluyendo "lo que los palestinos perciben como una expansión provocadora de asentamientos, confiscación de tierras, demoliciones de viviendas y confiscación de documentos de identidad". Las colonias, el robo de propiedades, la confiscación y la obtención de documentos de identidad, en el léxico de Albright, se habían convertido simplemente en "lo que los palestinos perciben como provocación". ¿No vio ella estos hechos internacionalmente ilícitos y moralmente vergonzosas como cruel, malvado, y mucho menos provocativos. ¿Cómo podría ella criticarlos, cuando el propio Ariel Sharon describiría a los "colonos" en 2001 como "un componente de calidad de la sociedad israelí"?

Y así nos enfrentamos al lenguaje especial de la colonización: "hechos sobre el terreno", una frase acuñada por los israelíes, "nuevas realidades sobre el terreno", dijo George W. Bush en su infame carta a Sharon en 2004, "asentamientos", "barrios", "suburbios", "centros de población", todos en Cisjordania que ya no se conocen como los "territorios ocupados" según una prohibición del ex secretario de Estado de los EE. UU. Colin Powell, sino: "territorios en disputa". Y si los israelíes no estaban presentes en los territorios "ocupados" -sólo en los territorios "disputados" - seguramente los Convenios de Ginebra no se aplicaban. Y así continuó.

En estos territorios en disputa, por supuesto, hubo "ataques terroristas" cuando los palestinos atacaron a los israelíes, pero "enfrentamientos mortales" cuando los israelíes dispararon contra los palestinos. El Muro no era un muro sino una "barrera" o "valla", o "barrera de seguridad" o una "valla de seguridad" o "barrera de separación". Un alto a la colonización se convertiría en una "congelación", una "moratoria" o, mi favorito personal, un "tiempo muerto".

Entonces, ¿por qué, el lector o el espectador inocente podría preguntarnos a nosotros, los que informamos estas tonterías, si  los árabes utilizaron la violencia contra un "acuerdo" inocente en una tierra que fue "disputada" y delimitada por una cerca, algo normalmente utilizado para marcar el límite entre jardines y campos? Seguramente, todo esto - vecindarios, vallas, disputas - ¿podría resolverse con una taza de té o recurriendo a abogados? Hemos desematizado este terrible conflicto. Incluso Barack Obama, en su panegírico en El Cairo hace nueve años, habló del "desplazamiento" y la "dislocación" de los palestinos, en lugar de su desposeimiento y exilio; como si se hubieran despertado una mañana, y verificaron el clima y decidieron visitar la playa de Gaza o disfrutar de un fin de semana en Líbano, pero luego no pudieron volver a casa.

Las estadísticas, contrariadas, aburridas e incluso familiares, están disponibles para todos los que deseen saber. Y la cifra actual es de 600,000 colonos judíos en Cisjordania y Jerusalén Este, y en Cisjordania, por supuesto, otras 1,000 familias en camino, todos participando en lo que Avnery creyó que era un proyecto suicida que crearía un estado israelí de apartheid, porque si una minoría de judíos va a gobernar sobre la mayoría de los ciudadanos árabes sin representación legal (actualmente más de 2,75 millones de personas), ese será el resultado.

De regreso a Avnery, supongo. Hace seis años me señaló que las cosas parecían "bastante desalentadoras". Me temo que más aún en la semana de su muerte. Se enfureció contra Netanyahu, Trump, el consejero del presidente y su yerno Jared Kushner y Lieberman. Él no apoyó la campaña de boicot, por cierto, pero dijo en 2012: "Creo que habrá un cambio y un cambio completo a lo largo del camino, algo así como la caída del Muro de Berlín, que nadie esperaba un día antes. "Y solía amar la repetida expresión más infame de Donald Rumsfeld:" ¡Cosas que pasan! "

En este momento, no estoy seguro de estar de acuerdo.

 

Fuente: Israel is building another 1,000 homes on Palestinian land. Where's the outrage?

Fuente: Robert Fisk, The Independent Voices/ Traducción: Palestinalibre.org

 
visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra