Yemen, ¿cementerio de la sangrienta alianza entre Estados Unidos y Arabia Saudita?

Yemen, ¿cementerio de la sangrienta alianza entre Estados Unidos y Arabia Saudita?

En medio de varias violaciones de derechos humanos y llamadas de los senadores estadounidenses para detener la guerra en Yemen, ¿por qué Estados Unidos no ha hecho nada para este fin?
Annur TV
Monday 24 de Jan.
Yemen, ¿cementerio de la sangrienta alianza entre Estados Unidos y Arabia Saudita?

Después de innumerables años dolorosos y devastadores, Yemen, devastado por la guerra, fue testigo del alcance de las atrocidades que Arabia Saudita está dispuesta a desatar, así como de la política fracturada de EE. UU. que siguió ciegamente los pasos de Arabia Saudita. Tres administraciones estadounidenses más tarde, la guerra en Yemen sigue en curso, las muertes de civiles aumentan y la población sufre peligrosamente de hambruna. 

Lector, mientras lee estas mismas palabras, la coalición liderada por Arabia Saudita está lanzando agresivas incursiones en el país devastado por la guerra que se desmorona, matando a civiles inocentes y procediendo en un bloqueo inhumano que evidentemente impide que todos los suministros de salud y nutrición ingresen al país. 

Como miembro del Consejo Mundial de la Paz y actor activo en apoyo de los derechos humanos, ¿por qué Estados Unidos de América sigue sin poner fin a la guerra en Yemen, una guerra en la que desempeñó un papel importante? 

Joe Biden: el hombre sí

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, prestó juramento el año pasado y prometió poner fin al apoyo de los Estados Unidos a la agresión liderada por Arabia Saudita en Yemen, como parte de su nueva política. Describió los cambios en la política de Yemen de su administración, que incluyen la suspensión de todas las acciones agresivas, incluida la venta de armas, así como el apoyo al plan de paz liderado por la ONU. En efecto, Estados Unidos pasó de respaldar a un lado de la guerra a actuar como mediador de paz como resultado de estos movimientos.

Sin embargo, las políticas de Biden sobre Yemen no son una ruptura con las administraciones anteriores; más bien, son parte del cambio aparentemente gradual de los EE. UU. de la asistencia directa a uno de los bandos en guerra y hacia la posición aparente de un mediador en la resolución de la guerra. Sin embargo, las nuevas políticas de la actual administración del presidente no son más que una continuación de las de sus predecesores, que involucran la guerra genocida en Yemen, ambas ampliadas por Trump y Obama. 

¿Cómo rompió Biden su promesa?

El enfoque de Biden tuvo varios defectos. El primer defecto fatal es que el presidente de los EE. UU. decidió "terminar con el apoyo de los EE. UU. a las operaciones ofensivas en Yemen", pero ¿no está toda la guerra en Yemen guiada por operaciones ofensivas? Con más de 25.200 incursiones en Yemen por parte de la coalición liderada por Arabia Saudita, las Fuerzas Armadas de Yemen solo tomaron represalias en respuesta a la agresión en curso en su tierra. El segundo defecto son sus pequeños pasos hacia el fin de la guerra en Yemen, en lugar de pedir el fin inmediato del bloqueo saudí al país. 

La pregunta aquí es: ¿Cómo puede Biden terminar la guerra vendiendo más armas a Arabia Saudita? 

Biden se comprometió a suspender todas las ventas de armas a Arabia Saudita durante un discurso en febrero, pero prometió ayudar a "defender" a Arabia Saudita de los ataques con misiles y las "amenazas de las fuerzas provistas por Irán", una aparente referencia a los ataques de las Fuerzas Armadas Yemeníes que luchan las autoridades respaldadas por Arabia Saudita en Yemen. 

Los que se oponen a la guerra estaban comprensiblemente eufóricos cuando el asesor de Seguridad Nacional, Jake Sullivan, anunció la intención de Biden de poner fin al apoyo de Estados Unidos a las "operaciones ofensivas" en Yemen, pero tal vez era demasiado pronto para celebrar. Desafortunadamente, criterios como "ofensivo" no indican un compromiso con el fin real del apoyo de EE. UU. a la guerra de Yemen, incluida la asistencia en la orientación, la venta de armas, la logística, el entrenamiento y el intercambio de inteligencia con la coalición liderada por Arabia Saudita.

Biden tiene las manos manchadas

Unos meses después, el 4 de noviembre de 2021, el Departamento de Estado de EE. UU. aprobó su primera gran venta de armas a Arabia Saudita bajo la administración Biden con la venta de 280 misiles aire-aire valorados en hasta 650 millones de dólares .

Un portavoz del departamento de estado dijo que el departamento aprobó la venta y agregó que se produce después de "un aumento en los ataques transfronterizos contra Arabia Saudita durante el año pasado", que las Fuerzas Armadas de Yemen llevaron a cabo en represalia por los ataques de la coalición liderada por Arabia Saudita. En respuesta, los representantes republicanos Rand Paul y Mike Lee, así como el miembro del caucus demócrata Bernie Sanders, presentaron una resolución conjunta de desaprobación para oponerse a la venta de armas. 

Parece que Biden estaba intentando reequilibrar la relación entre Estados Unidos y Arabia Saudita de una manera que apaciguara a los críticos del Reino en el Congreso mientras mantenía la alianza de larga data.

Además, desde el comienzo de la guerra en Yemen hasta hoy, hubo un flujo continuo de armas estadounidenses hacia Arabia Saudita. Las compras militares saudíes a fuentes y empresas estadounidenses se estiman en 63.000 millones de dólares desde su agresión a Yemen, añadiendo los contratos colectivos estipulados con empresas estadounidenses en los que Arabia Saudita "era claramente el principal comprador".

Política de EE. UU. contra EE. UU. 

En su último ataque contra Yemen, la coalición liderada por Arabia Saudita cometió una masacre que mató a más de 60 civiles. A pesar del enorme número de muertos, la coalición de agresión continúa con sus ataques aéreos en varias gobernaciones yemeníes, causando bajas civiles, ya que se contabilizaron más de 70 ataques en las últimas horas. La coalición también continúa violando el alto el fuego en Al-Hudaydah.

En respuesta, el Congreso exigió que el presidente estadounidense, Joe Biden, aclare el papel de Estados Unidos en Yemen, además de las formas de apoyo que Washington ofrece a la coalición liderada por Arabia Saudita en su guerra contra el país. Mientras Arabia Saudita continúa buscando suministros de armas estadounidenses, los miembros del Congreso intentan persuadir a la administración estadounidense para que prohíba la venta de armas al Reino.

Unos días antes, los legisladores demócratas exigieron que el presidente estadounidense, Joe Biden, aclare el papel de Estados Unidos en Yemen, además de las formas de apoyo que Washington ofrece a la coalición liderada por Arabia Saudita en su guerra contra el país. Los legisladores también exigieron que Biden evite tomar cualquier medida que conduzca a que Washington se involucre más en la devastadora guerra de siete años. “Esta peligrosa escalada en Yemen tiene que detenerse. Durante años, la coalición liderada por Arabia Saudita ha estado golpeando áreas civiles e infraestructura en Yemen y recientemente intensificó esos ataques”, dijo el congresista Ro Khanna a un medio de comunicación.

Leer más: Armas estadounidenses en el charco de sangre de Arabia Saudita: la masacre en Yemen

Por otro lado, cuarenta y un miembros del Congreso le escribieron a Biden  pidiéndole que aclarara qué tipos de apoyo había cesado y qué ventas de armas de la era Trump se considerarían "relevantes" para las operaciones ofensivas.

“El Congreso ha invocado repetidamente su autoridad constitucional de poderes de guerra al votar para poner fin a la participación inconstitucional de Estados Unidos en esta guerra”, decía la carta. “Buscamos asegurarnos de que la política de Yemen de la Administración Biden-Harris se adhiera a las limitaciones buscadas por la mayoría del Congreso en los numerosos votos bipartidistas sobre este tema”.

" El presidente Biden prometió poner fin al apoyo de Estados Unidos a las llamadas operaciones 'ofensivas' en esta guerra, pero nunca definió qué significaba realmente esta vaga declaración. Un año después, Estados Unidos continúa apoyando directamente esta guerra ", dijo el congresista Peter DeFazio.

Biden prometió al comienzo de su mandato que Estados Unidos se retiraría de las llamadas operaciones "ofensivas" en la guerra liderada por Arabia Saudita en Yemen. Un año después, Estados Unidos continúa apoyando una serie de operaciones. 

Tras una resolución conjunta de desaprobación para detener las ventas de municiones guiadas de precisión de EE. UU. a Arabia Saudita, Biden solicitó el apoyo de EE. UU. el 4 de febrero, argumentando que está a favor de “defender la soberanía y la integridad territorial”. Sin embargo, a pesar de una declaración anterior contradictoria que pedía el cese de la venta de armas, no logró justificarla. Esto plantea la pregunta de cómo Biden pudo demostrar que la venta beneficiaría en lugar de perjudicar.

Seguridad económica versus humanidad; una política de Trump 

Durante años, el expresidente de los Estados Unidos, Donald Trump, había castigado a la pandilla de miembros de la realeza corruptos y disolutos. También cuestionó por qué los estadounidenses pagaban para defender a la rica familia real, que practicaba "el totalitarismo en casa y promovía el terrorismo en el extranjero, incluso en Estados Unidos". Sin embargo, hasta que estuvo preocupado por el colapso de la industria nacional del petróleo de esquisto, Trump claramente tenía una razón diferente para apoyar la agresión saudí después de abandonar el acuerdo nuclear y pasar la mayor parte de su presidencia haciendo una genuflexión ante Riad. 

Trump abrazó descaradamente la venta de armas a Arabia Saudita que, sin duda, ayudó a prolongar la guerra que ha matado a miles en lo que se considera la nación más pobre de la región árabe, desestabilizando aún más la ya volátil región. 

Para respaldar las decisiones de Trump, el portavoz de Seguridad Nacional, John Ullyot, argumentó que “seguimos comprometidos a apoyar el derecho de Arabia Saudita a defenderse de esas amenazas”, amenazas de las que Riad debería asumir toda la responsabilidad. 

El caudillo económico

Después de prestar juramento y realizar la primera visita a Arabia Saudita como presidente, Trump selló un acuerdo multimillonario con el Reino. La Casa Blanca elogió el acuerdo por valor de $350 mil millones durante diez años y $110 mil millones inmediatamente como "una expansión significativa de... [la] relación de seguridad" entre los dos países.

Durante las últimas semanas de Trump en la Casa Blanca, la administración tenía la intención de autorizar la venta de casi 500 millones de dólares en armas a Arabia Saudita antes de que el presidente estadounidense deje el cargo, una medida que un experto calificó de "indignación moral". Además, más o menos al mismo tiempo, el Departamento de Estado de EE. UU. aprobó la venta de bombas por valor de 290 millones de dólares a Arabia Saudí como parte de una oleada de acuerdos armamentísticos con las dictaduras de Oriente Medio.

A diferencia de las administraciones de Obama y Biden, Trump fue claro acerca de sus motivos a partir de sus compromisos con la venta de armas al Reino. Fue muy abierto sobre los beneficios económicos y diplomáticos que se derivarían de la venta, sin tener en cuenta los miles de muertos y mutilados como resultado de las armas diseñadas y fabricadas por los Estados Unidos. 

Sangre fría en Washington 

Poco después de asumir el cargo, Trump intensificó la guerra en Yemen al revertir la decisión de Obama de suspender la venta de municiones guiadas de precisión a Arabia Saudita y enviar fuerzas especiales estadounidenses a la frontera entre Arabia Saudita y Yemen. Al firmar la Ley de Autorización de la Defensa Nacional de 2019, Trump también anuló las restricciones establecidas para "reducir las bajas civiles en la guerra de Yemen".

El 16 de abril de 2019, en un acto para cumplir sus compromisos con Arabia Saudita, el presidente Donald Trump vetó una resolución del Congreso para poner fin a la asistencia militar estadounidense a Arabia Saudita en su guerra contra Yemen. “Esta resolución es un intento innecesario y peligroso de debilitar mis autoridades constitucionales, poniendo en peligro la vida de los ciudadanos estadounidenses y los valientes miembros del servicio, tanto hoy como en el futuro”, escribió Trump defendiendo su veto.

Los críticos dijeron que el veto de Trump era una "luz verde" para más atrocidades en Yemen, donde los grupos de derechos humanos dijeron que ya había millones al borde de la hambruna y hasta 100 víctimas civiles por semana.

“El conflicto en Yemen es una crisis humanitaria horrible que desafía la conciencia de todo el mundo”, dijo la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, en un comunicado tras el veto de Trump. No obstante, el presidente ha optado cínicamente por "desafiar un voto bipartidista y bicameral en el Congreso y continuar con la vergonzosa participación de Estados Unidos en esta crisis desgarradora".

Cabeza a cabeza

Si bien el Congreso pasó años acercándose a poner fin a la guerra cuestionando su legalidad, las crecientes protestas de los activistas han empujado a ambas cámaras a tomar medidas demostrables para poner fin a la participación estadounidense. Finalmente, se aprobó un proyecto de ley en la Cámara en febrero de 2019, y al mes siguiente, Sanders, Murphy y Lee lograron aprobar el proyecto de ley de poderes de guerra en el Senado.

La precipitada decisión de Obama

La participación de Estados Unidos en la guerra, proporcionando inteligencia, reabastecimiento de combustible y asistencia logística a la coalición liderada por Arabia Saudita, fue un claro error, dado que la coalición no logró suspender sus innumerables violaciones y poner fin a la guerra. 

El expresidente estadounidense Obama tomó una decisión precipitada al participar en la guerra de Arabia Saudita contra Yemen, pero ¿cómo comenzó todo? Volvamos a 2015, cuando en 24 horas, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos lanzaron un ataque militar sorpresa contra Yemen, destruyendo su fuerza aérea y tomando el control de su espacio aéreo. Los aliados occidentales como Estados Unidos, el Reino Unido y Francia respaldaron la coalición liderada por Arabia Saudita. Horas después de la intervención, el presidente emitió una declaración oficial en apoyo de la coalición liderada por Arabia Saudita en Yemen. 

Pero, ¿qué valida la intervención de EE. UU. si la coalición liderada por Arabia Saudita fue la primera en atacar Yemen, dado que el primer misil lanzado por las Fuerzas Armadas yemeníes fue meses después de que el país fuera atacado? Obama declaró su apoyo al reino saudí el día que comenzó el bombardeo, casi tres meses antes de que se lanzara el primer misil contra Arabia Saudita.

Intervención no autorizada

Vale la pena mencionar que Obama lanzó otra intervención extranjera militar estadounidense no autorizada sin la aprobación del Congreso, en violación de la Ley de Poderes de Guerra de 1973, que autoriza al Congreso, no al Presidente, a declarar la guerra.

Estados Unidos proporcionó armas a la coalición, ayudó en la identificación de objetivos de bombas y proporcionó reabastecimiento de combustible en el aire para aviones de combate saudíes y de los Emiratos Árabes Unidos. No hace falta mencionar que EE. UU. cubrió los crímenes de guerra sauditas del escrutinio de la ONU y proclamó repetidamente la fuerza de la alianza entre EE. UU. y Arabia Saudita. 

Obama continuó con la coalición liderada por Arabia Saudita a pesar de las numerosas violaciones humanitarias, que lentamente estaban llevando a millones de yemeníes a la hambruna. Las imágenes de cuerpos demacrados y niños hambrientos no empujaron al ex presidente a poner fin al apoyo de Estados Unidos al genocidio cometido por la coalición agresiva. La pregunta aquí es, ¿cómo puede un país que financió y aún financia a un estado que comete crímenes atroces en un país volátil todavía tener la audacia de hablar de derechos humanos? 

¿Quién estaba a favor de la guerra?

Dos miembros del Congreso desafiaron la intervención de Obama y unieron fuerzas para limitar la venta de municiones a Arabia Saudita al año siguiente. Tanto el proyecto de ley del senador Chris Murphy como el del senador Mike Lee se presentaron en una votación de 71 a 27 en septiembre de 2016.

Los esfuerzos para poner fin a la guerra de Yemen ganaron fuerza en el Senado cuando Bernie Sanders se unió a Murphy y Lee para cuestionar el papel de Estados Unidos en la guerra al presentar un proyecto de ley que invocaba la Ley de Poderes de Guerra. El proyecto de ley fue aprobado en el Senado en diciembre de 2018, con todos los demócratas e independientes del Senado, así como siete republicanos del Senado, votando a favor, lo que lo convierte en el primero de su tipo en aprobarse en el Senado.

Ex altos funcionarios de su administración han cuestionado el apoyo de Estados Unidos a la guerra en Yemen, llegando incluso a redactar una carta en la que piden a Estados Unidos que se retire de la guerra. La declaración reconoció su "fracaso" colectivo mientras tergiversaba el apoyo de la administración Obama como una respuesta a una "amenaza legítima planteada por los misiles en la frontera saudita".

Una guerra inútil desde el principio

Desde que cayó la primera bomba saudí en Yemen, hubo indicios de una guerra inútil. Sin embargo, el apoyo estadounidense continuó durante tres administraciones consecutivas. Cada administración fue testigo de las masacres cometidas por la coalición liderada por Arabia Saudita, pero de alguna manera pudo justificar los atroces ataques. 

Miles de yemeníes han muerto como consecuencia de la embestida, que ha dejado a la mitad del país al borde de la hambruna. La guerra en Yemen se ha convertido en la peor crisis humanitaria del mundo, según Naciones Unidas. El país devastado por la guerra se convirtió en un campo de batalla mundial, con Arabia Saudita llevando a cabo una campaña de bombardeos despiadada que las administraciones de Obama, Trump y Biden ayudaron a lanzar. No se debe permitir que los primeros defensores de la guerra encubran sus malas acciones cuando la marea política en los Estados Unidos cambia en su contra. Más bien, uno debería resaltar las verdaderas intenciones de Estados Unidos de poner fin a la guerra y prevenir atrocidades similares en el futuro.

Fuente: Al Mayadeen


Comparti esta nota

Comparti esta nota

Copyright (c) 2022 AnnurTV. Todos los derechos reservados.
Organización Islamica Argentina. Felipe Vallese 3614, C1407MHH, CABA, Buenos Aires, Argentina