La BBC y el maquillaje mediático a los crímenes israelíes contra los palestinos.

La BBC y el maquillaje mediático a los crímenes israelíes contra los palestinos.

A principios de esta semana, la BBC publicó un artículo sobre una campaña en Twitter llevada a cabo por un grupo de palestinos que viven en el extranjero y que critican al Movimiento Islámico Palestino, Hamás, que es el gobierno de facto en la Franja de Gaza. La campaña en Twitter llevaba por título "Secuestraron Gaza", en referencia a los dirigentes de Hamás.
Annur TV
Thursday 03 de Feb.
La BBC y el maquillaje mediático a los crímenes israelíes contra los palestinos.

Según la BBC, "Cientos de activistas palestinos han participado en un raro evento online criticando duramente el gobierno de Hamás en la Franja de Gaza". El artículo llevaba la firma conjunta del corresponsal de la corporación en Oriente Medio y de un reportero de Gaza. Se incluían citas de Twitter.

Vivo y trabajo en la Franja de Gaza, y creo que el objetivo de la campaña era claramente encubrir los crímenes israelíes y culpar a Hamás de las "terribles" condiciones de vida. La BBC parece haber adoptado esta narrativa, dado que las afirmaciones controvertidas de los activistas en línea no fueron cuestionadas.

La BBC citó un mensaje de Twitter del ahora residente en Bélgica Mahmoud Nashwan: "Imagina que tu hijo de un mes muere por culpa del frío. Imagina que tu hijo muere porque no hay electricidad, ni dinero, ni salario, ni casa". No se mencionó la raíz de estos problemas, la ocupación israelí y, en los últimos 15 años, el asedio impuesto por Israel y sus partidarios. La impresión que se da es que Hamás es responsable; nadie más. Y esta impresión parece muy deliberada.Los activistas viven en el extranjero debido a las condiciones de la Palestina ocupada. Hamás no causó esto último; lo hizo la ocupación, pero si se lee el artículo la BBC sugiere que sólo la pandemia y "un conflicto de 11 días entre Israel y los militantes de Hamás en mayo de 2021" son las razones por las que la economía está "muy afectada". En realidad, han contribuido a una economía ya devastada, resultado del asedio a Gaza y, subyacente, de la ocupación israelí. Tan devastada, de hecho, que la ONU declaró en 2015 que el enclave sería "inhabitable" en 2020.

Como periodista de formación profesional, entiendo que los medios de comunicación deben ser objetivos y ofrecer opiniones alternativas, e incluso aportar algunos datos. El artículo de la BBC, sin embargo, informaba de la afirmación de los activistas de que abandonaron el territorio palestino ocupado -sí, Gaza sigue estando legal y prácticamente ocupada por Israel- después de unirse a las protestas de "Queremos vivir" que fueron "violentamente reprimidas" en marzo de 2019. No se mencionó la violencia de los manifestantes en todo el enclave y el caos que provocaron. Ni que las fuerzas de seguridad de Hamás pusieron fin a las protestas tras las numerosas quejas de los residentes locales. Ni que la razón por la que hay escasez de electricidad, desempleo crónico y ningún nivel de vida decente, como mencionan los manifestantes, es el asedio y la ocupación israelíes.

En efecto, como se señala en el artículo, en Gaza casi no hay agua dulce ni un sistema de alcantarillado que funcione, así como largos cortes de electricidad. ¿Es eso culpa de la administración de Hamás? Fue Israel quien bombardeó la central eléctrica y se ha negado a permitir la entrada de piezas de repuesto en Gaza para su reparación; fue Israel quien ha destruido el acuífero del que depende Gaza gracias a que los colonos han extraído demasiada agua y han envenenado el suministro de agua con fertilizantes químicos; fue Israel quien bombardeó y destruyó el sistema de alcantarillado, dejando que las aguas residuales se viertan en el Mediterráneo, contaminando las poblaciones locales de peces. La BBC no quiere que se sepa esto, pero son los hechos.

Otro activista citado por la corporación afirmó que "Hamás tiene miles de millones de dólares en inversiones en muchos países, mientras la gente [en Gaza] se muere de hambre y emigra en busca de trabajo". Incluso la BBC debe saber que esto no es cierto. El movimiento depende de la generosidad de Qatar y Turquía, y de cierto apoyo de Egipto, y es incapaz de pagar los salarios de sus propios empleados y de los empleados públicos de Gaza. Mientras tanto, la Autoridad Palestina, controlada por Fatah en Ramala, sigue pagando a sus miembros en Gaza para que se queden en casa en lugar de ir a trabajar, en lo que sigue siendo un intento deliberado de echar por tierra las posibilidades de que el gobierno electo de Hamás pueda trabajar eficazmente.

Ni siquiera la BBC necesita que le recuerden que la AP, bajo el mando de Mahmud Abbas, está respaldada por Israel (con el que colaboran sus fuerzas de seguridad), Estados Unidos y Gran Bretaña, entre otros. Y sin embargo, esta corporación supuestamente "imparcial" ha impulsado de buen grado una campaña que busca desacreditar a Hamás, cuya victoria electoral "libre y justa" en 2006 no fue aceptada por Occidente, donde los gobiernos apostaban por la victoria de Al Fatah, más dócil y corrupta. Este artículo de la BBC refuerza las afirmaciones de Israel y sus aliados sobre Hamás, la mayoría de las cuales no resisten un examen honesto.

El artículo repite la afirmación de que Hamás expulsó a la Autoridad Palestina de Gaza en 2007. Esto ignora el hecho de que Hamás puso fin al caos de seguridad creado por Al Fatah, que hacía infernal la vida de los palestinos que vivían en Gaza. De hecho, algunos miembros de Al Fatah fueron financiados por Israel y Estados Unidos para llevar a cabo un golpe de Estado contra Hamás; este complot fue descubierto por el movimiento islámico, que actuó rápidamente para asegurarse de que el intento de golpe fracasara. El objetivo del asedio impuesto por Israel desde entonces ha sido tratar de convencer a los palestinos de que votaron por el movimiento "equivocado" en 2006, haciendo ingobernable el enclave.

Como era de esperar, la BBC menciona que "internacionalmente, Hamás es ampliamente visto como un grupo terrorista". La realidad es que es un movimiento de resistencia legítimo; todos los pueblos -no sólo los palestinos- que viven bajo ocupación militar tienen derecho a resistirse a esa ocupación. Hamás nunca ha llevado a cabo ninguna operación de resistencia fuera de las fronteras de la Palestina histórica. La etiqueta de "terrorista" forma parte de la narrativa pro-israelí adoptada por los gobiernos occidentales y los principales medios de comunicación.

El lenguaje es importante, por lo que es significativo que la BBC eligiera referirse a los participantes en la campaña de Twitter como "activistas", pero optara por "leal a Hamás" para describir a alguien que plantea un punto de vista opuesto. Dado que para la BBC "Hamás significa grupo terrorista", la etiqueta "leal" desprestigia tanto a la persona como a la opinión alternativa.

No es difícil adivinar por qué la BBC ha destacado la campaña contra Hamás y ha ignorado hasta ahora -hasta donde yo sé- las campañas mucho más antiguas contra Al Fatah, contra el AP y contra Israel. Un destacado periodista y escritor palestino que vive en el exilio a causa de la ocupación israelí, Yasser Zaatra, utilizó el hashtag de la campaña anti-Hamas y criticó a los activistas: "Ayudan a los invasores a disfrutar de la ocupación más barata de la historia... Ellos no saben lo que quieren, pero Gaza sí lo sabe. Por eso está pagando el precio".

¿A alguien le sorprende que la BBC esté perdiendo su audiencia? En enero de 2009, la corporación se negó a emitir un llamamiento para que la ayuda llegara a Gaza tras la ofensiva militar de Israel que había comenzado el mes anterior. El entonces Director General de la BBC, Mark Thompson, afirmó que emitir el Comité de Emergencia de Desastres "violaría las directrices de imparcialidad". Parece que la corporación no ha aprendido nada sobre imparcialidad desde entonces. El artículo publicado a principios de esta semana es el más tendencioso que he visto en mucho tiempo.

Fuente: MEMO


Comparti esta nota

Comparti esta nota

Copyright (c) 2022 AnnurTV. Todos los derechos reservados.
Organización Islamica Argentina. Felipe Vallese 3614, C1407MHH, CABA, Buenos Aires, Argentina