Opinión

La hipocresía de Occidente respecto a los refugiados: Blancos sí, negros o árabes no

La hipocresía de Occidente respecto a los refugiados: Blancos sí, negros o árabes no

"Estamos viendo que la solidaridad de Europa frente a los más de 2 millones de migrantes y refugiados de Ucrania contrasta con la postura discriminatoria hacia los refugiados de África y Medio Oriente, recordando también a Aylan Kurdy, el niño sirio de sólo tres años, cuyo cuerpo fue hallado en la costa de Turquía, una imagen que dio la vuelta al mundo y la cual ha retratado el drama de los refugiados en el mundo" Por Sdenka Saavedra Alfaro
Sdenka Saavedra Alfaro
Wednesday 16 de Mar.
La hipocresía de Occidente respecto a los refugiados: Blancos sí, negros o árabes no

Sdenka Saavedra Alfaro[1]

Después del inicio de la operación militar de Rusia en Ucrania, que comenzó el pasado 24 de febrero cuando el presidente de Rusia, Vladimir Putin, anunció una “operación militar especial” en defensa del Donbás y llamó a los militares ucranianos a “deponer las armas” resaltando que el objetivo de la operación es “proteger a las personas que han sido objeto de abusos y genocidio por parte del régimen de Kiev durante ocho años”, los mass media de comunicación occidentales se dedicaron sólo a resaltar este conflicto, en primeras planas de todas sus portadas, así como en primera línea de sus medios televisivos, radiales, y en sus redes sociales por internet, dejando de lado y silenciando a otros “focos de violencia bélica”, resaltando así su “doble rasero y su conducta racista” a la hora de publicar sus noticias; ya que en estos momentos, “Ucrania no es el único país que sufre crisis humanitaria”, existen otros que se desangran en diversos lugares del planeta.

Al mismo tiempo se debe señalar que de acuerdo al Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), más de 2 millones de personas han abandonado Ucrania a tan solo 12 días de haber iniciado el conflicto[2],  y que según la ONU, Europa debería prepararse para recibir entre 4 y 5 millones de refugiados procedentes de Ucrania, siendo la Unión Europea “la que establezca y respalde una coalición para ayudar a los refugiados ucranianos y apoye a los ucranianos, tanto a los que todavía están en el campo de batalla como a los que escaparon para salvar sus vidas, a quienes debemos dar la bienvenida”, como ya lo reiteró Joseph Borell, el alto representante de la UE para asuntos exteriores y política de seguridad.

En ese sentido estamos viendo que la solidaridad de Europa frente a los más de 2 millones de migrantes y refugiados de  Ucrania contrasta con la postura discriminatoria hacia los refugiados de África y Medio Oriente, recordando también a Aylan Kurdy, el niño sirio de sólo tres años, cuyo cuerpo fue hallado en la costa de Turquía, una imagen que dio la vuelta al mundo y la cual ha retratado el drama de los refugiados en el mundo, desde entonces, tal como lo señalan los datos de la Organización Internacional para los Migrantes (OIM), la cifra de niños y niñas ahogados cuando trataban de llegar a las costas Europeas, no ha dejado de aumentar y podría ser mayor, ya que muchas desapariciones que se producen no están certificadas, ni documentadas, porque al menos 640 niños como Aylan Kurdy han muerto ahogados en el mediterráneo desde 2014, y Europa no les abrió sus brazos.

Al mismo tiempo recordar que el mar Mediterráneo ha continuado siendo una fosa mortal, ya que con los últimos naufragios, el número de muertos en el Mediterráneo durante 2018 superaba el millar, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) con 16.394 llegadas y 635 muertes en el primer semestre de este año.

Es decir que las invasiones como el caso de Siria, Yemen, Sudán del Sur, Palestina, la violencia y la persecución como la huida hacia Bangladesh de miles de rohingya, o el caso de los países centroamericanos, como el crecimiento del crimen organizado por ejemplo las maras en el Salvador, Haití, Guatemala que originaron el desplazamiento forzado de miles de personas a otros países no sólo a Europa sino a otros como Estados Unidos por ejemplo, ya han conducido a que el desplazamiento forzado en el mundo alcance un nuevo máximo histórico; pues en su informe estadístico anual Tendencias Globales (Global Trends), ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, elevó a 68,5 millones las personas desplazadas por la fuerza a finales de 2017, de ellas, 16,2 millones se vieron forzadas a desplazarse dentro y fuera de las fronteras de su país durante ese año, ya sea por primera vez o de manera reiterada, lo que deja constancia de la magnitud de la población que se ha desplazando, equivalente a 44.500 personas cada día, o a una persona cada dos segundos. 

Y de esta realidad, los medios occidentales callan aludiendo su rusianofobia, o reiterando que la crisis de los refugiados de Ucrania es la mayor, teniendo a los países de Europa como sus aliados, cuando en el fondo son las invasiones del imperialismo, y del sionismo las que ya ha sido la principal causa para el desplazamiento forzado de las personas que de acuerdo a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) “El 70% de los refugiados en el mundo proceden de sólo cinco países: Siria (6,3 millones), Palestina (5,4 millones), Afganistán (2,6 millones), Sudán del Sur (2,4 millones) y Myanmar (1,2 millones)".

Como estamos viendo, Ucrania no es el único país que sufre crisis humanitaria, ni crisis de refugiados como los amos del poder, nos hacen pensar. Miremos al otro lado donde millones de niños y niñas están muriendo cada minuto por falta de ayuda, el caso de  Afganistán, muchas personas luchan por sobrevivir y han tratado de huir de su patria, un problema causado por el rechazo de EE.UU. a devolver el dinero de esta nación, entre otras razones. O el genocidio de la infancia Yemení producto de los bombardeos del régimen de Arabia Saudita y sus lacayos; pues en estos instantes el número de niños que ha perdido la vida por los bombardeos, se eleva a más de 3825. O simplemente los más de 73 años y la impunidad del régimen sionista de Israel contra Palestina continúa.

Todos estos focos de violencia en los que a los habitantes “les toca morir dos veces: matan los misiles, pero también mata el olvido”; pues como lo dijimos Ucrania no sólo merece ser centro de atención, sino también éstas regiones que Occidente olvida.

Por Sdenka Saavedra Alfaro

[1] Sdenka Saavedra Alfaro, periodista y escritora antiimperialista.

[2]  https://www.acnur.org/emergencia-en-ucrania.html


Comparti esta nota

Comparti esta nota

Copyright (c) 2022 AnnurTV. Todos los derechos reservados.
Organización Islamica Argentina. Felipe Vallese 3614, C1407MHH, CABA, Buenos Aires, Argentina