La indignación de los ofensores

La indignación de los ofensores

Shireen Abu Aqleh ha estado documentando los crímenes de guerra de los Israelíes en la Palestina ocupada. ‘Ella misma encarnaba la humanidad palestina diciéndole la verdad al poder establecido.’ Por Luis E. Sabini Fernández
Annur TV
Friday 10 de Jun.
La indignación de los ofensores

En cinco días, una conocida periodista israelí o sionista radicalizó su discurso, mostrando un extraordinario ritmo acompasado a las necesidades de imagen de sus mandantes.

Como no se trata de nada personal, entiendo que ni siquiera es necesario identificarla con nombre y apellido; y apenas citaré sus afirmaciones, cláusulas, literalmente.

Queda clara la secuencia: el miércoles 11 de mayo una periodista palestina (a ella sí la nombro), Shireen Abu Aqleh, fue literalmente asesinada con un disparo detrás de la oreja sorteando así el casco protector que junto con un chaleco antibalas con cartel de “Prensa” llevaba todo el tiempo en su exigida tarea de atender frentes de violencia que en Palestina se suceden casi ininterrumpidamente desde hace más de un siglo.

La periodista que estamos comentando consideró que no había elementos para “determinar quién le disparó”.

Efectivamente, no se reconoció la fuente del disparo (y hasta podríamos llegar a la conclusión que ni siquiera el reconocimiento de la bala decisiva podría darnos el origen). Pero sí sabemos algo: que las tropas israelíes en Yenin, el lugar de la muerte, contaban con francotiradores, extraordinariamente especializados en poner la bala, exactamente donde deciden: se necesita una capacitación mayor para alcanzar el cráneo, en la forma lograda en este caso (ante las Marchas por la tierra de palestinos desarmados, 2018, este cuerpo de francotiradores recibió la orden de no alcanzar con sus disparos ingles sino tobillos. Y lo cumplieron: véase mi nota “Brutalización y escamoteo; dos momentos de un único comportamiento israelí”, 18 mayo 2022).

Nuestra autora se dedica luego, en esa misma nota del 11 de mayo, a lo que en la jerga de las sospechas se califica “cantar errado”: no se sabe oficialmente de donde provino la bala, pero… por los dichos escuchados en un pasillo, por exclamaciones de un “palestino”, sabríamos que el portavoz de las fuerzas israelíes habría recogido los festejos palestinos vanagloriándose “de haber matado a un soldado”.

Como esos mismos voceros saben que no tienen ningún muerto… la conclusión es obvia: lo que cuentan y festejan como soldado israelí matado ha resultado la periodista palestina… matada. Cuentas sencillas: sumas y restas de un solo sumando.

Y de paso, verificamos que estos atolondrados palestinos ni siquiera saben sumar o restar.

La funcionaria mediática remata caballerescamente su nota recogiendo todo el pesar que el portavoz de las fuerzas militares israelíes que atiende el frente árabe, el oficial Avichai  Adraee, dedica a la muerte de la periodista palestina “con quien hemos estado trabajando a lo largo de los años”.

Como para desmentir tanta bondad modelo Public Relations, pocos días después, los mandos israelíes empezaron a dejar entrever que Shireen Abu Aqleh podría haber sido efectivamente alcanzada por una bala israelí…

Y tras tan injusta como abusiva muerte, sobrevino el entierro. Con los recursos técnicos actuales, pudimos presenciar escenas pesadillescas de soldados israelíes golpeando con cachiporras o pateando rodillas o tobillos de los portadores del féretro, que se bamboleaba peligrosamente, y que no llega a estrellarse contra el suelo por la tenacidad y el número de brazos que lo sostenían.

Y aquí sí, se despliega el celo de nuestra guardiana ideológica. En una segunda nota suya, del 16 de mayo, advertimos la incomodidad que le provoca el tener que ver el abusivo papel de la policía o los militares israelíes en el entierro (¿existe una mirada propiamente palestina, que distinga entre policías y militares israelíes?).

Acusa entonces a “terroristas palestinos” de oportunistas: “Quedó claro de inmediato que los palestinos no desperdiciarían la tragedia […]”. Ya antes nuestra perspicaz notera había advertido: “debe tenerse claro que no fue víctima de un asesinato sino de  su propio trabajo”, una sibilina forma de achicar la responsabilidad de los autores materiales.

Su conclusión sigue la misma estrategia: acusar a los palestinos cuando hacen o cuando no hacen. “Estuvo claro de entrada que convertirían a Shireen y su muerte en un mito.” Aquí no hay dolor. No hay indignación ni memoria ante todo lo que la misma Shireen llegó a denunciar hace pocos años, acerca de una más que preocupante cantidad de periodistas palestinos muertos, matados (se estima una veintena sólo a lo largo del siglo XXI) cubriendo situaciones que irritan al Estado de Israel. Esas observaciones, provenientes del trabajo a la intemperie de Shireen ni siquiera asoman en las que hace nuestra periodista oficial u oficiosa del Estado de Israel. Ni pueden asomar, claro.

Hay un informe, muy reciente (casi diríamos demasiado, por cómo se vincula cronológicamente con el balazo a Shireen Abu Aqleh), de abril 2022, presentado por la Federación Internacional de Periodistas,  el Sindicato Palestino de Periodistas y el Centro Internacional de Justicia para Palestinos, a la CPI (Corte Penal Internacional) cuya fiscal titular, la jueza  Fatou Bensouda, recibió y le dio entrada.

Obsérvese el lenguaje de un vocero militar israelí, que seguramente no debe haber leído la amanuense israelí que estamos glosando, cuando se refiere a la actividad de Shireen Abu Aqleh, matada y Ali-al Samudi herido en la espalda: “venían armados con cámaras, si se me permite decirlo así.” (cit. p. James Zogby The Nation, 15 mayo 2022).

Esta misma nota nos recuerda cómo Israel pone su máquina propagandística en marcha para no atender los hechos, la realidad. Y nos revela además la relevancia de Shireen: que “traía a la luz historias de individuos y familias sobrellevando la indignación, el dolor y la injusticia de la ocupación israelí. Por ello constituía un peligro mayor para los israelíes que cualquier individuo armado podría constituir. Ella ponía en entredicho la narrativa deshumanizante que reduce a los palestinos a objetos sin rostro.” (ibíd.)

Shireen Abu Aqleh ha estado documentando los crímenes de guerra de los Israelíes en la Palestina ocupada. ‘Ella misma encarnaba la humanidad palestina diciéndole la verdad al poder establecido.’

La funcionaria sionista apela al orden y el control; típicos recursos del poder establecido: “Los planes para la procesión fúnebre de Shireen Abu Aqleh fueron coordinados de antemano por la Policía israelí con la familia.”

La mera exhibición de tales planes revela la importancia que tenía para Israel despolitizar radicalmente la tragedia. Que la muerte quedara solo para el dolor de sus deudos. Pero semejante muerte, de una periodista tan significativa, que se suma a las decenas de periodistas palestinos matados en situaciones de conflicto, excede totalmente ese marco “familiar”, diseñado por la policía israelí.

Y lógicamente resulta inaceptable a buena parte de palestinos.

Nuestra periodista prosigue su crónica: “El viernes, unos 300 revoltosos llegaron al hospital Saint Joseph de Jerusalén e impidieron que miembros de la familia cargaran el féretro en el carro fúnebre para viajar hacia el cementerio, tal como había sido planeado y coordinado con la familia de antemano.” Se produce así “una procesión no planeada hacia el cementerio, a pie. Eso contradecía los deseos de la familia Abu Aqleh y la coordinación de seguridad que había sido planeada.”

Esa diferencia entre revoltosos y deudos es sin duda lamentable. Pero no le corresponde a la policía israelí dilucidarlo.

Nuestra vocera del estado israelí prosigue reproduciendo, según dice, la versión policial:

La Policía intervino para dispersar a la turba e impedir que se llevaran el féretro, y para permitir que el funeral procediera como estaba planeado.” Por la policía israelí, agrego, aunque ella remata esa frase con un “de acuerdo a los deseos de la familia”, que resultaría enternecedor si no mediara el interés por cuidar la imagen del Estado de Israel.

Nuestra autora se empeña en criticar los “objetivos propagandísticos”. Pero en sus afanes y ofuscación, desaparece la política real de Israel, que sintetizara tan clara como cruelmente su reciente premier, el millonario Naftali Bennett: “He matado muchísimos palestinos ¿y qué problema hay?” Trivializando la muerte violenta de un palestino, equiparable a sacar algo molesto de en medio, como un perro sarnoso, un trasto desvencijado.

Porque para Israel y en general para los israelíes, la vida palestina no vale nada. O muy, muy poco.

Y eso resiente. A cualquier sociedad así discriminada (pero daña también, y no alcanzamos a saber en qué magnitud, a la sociedad discriminadora).

El autor del semanario neoyorquino que ya hemos citado, James Zogby, recuerda que Shireen Abu Aqleh documentó durante 25 años los crímenes israelíes de guerra en territorios palestinos para la cadena periodística qatarí. Y que ella misma encarnaba la humanidad palestina hablando de lo verdadero ante el poder.

Tras el asesinato, la cadena Al Jazeera informó que Shireen estaba cubriendo un arresto de la policía israelí cerca de la puerta de entrada al campamento de Yenin cuando fue asesinada. Al dar el balazo en la única parte de su cabeza que no estaba protegida por su casco, se muestra claramente la intención de acabar con ella.

Como junto con la descalificación a las acciones de palestinos, la vocera israelí que venimos glosando combina despolitización sistemática y presunta ecuanimidad, se hizo eco de la oferta de la policía israelí de formar una comisión investigadora entre palestinos e israelíes.

Tal vez ofertas de este tipo calmen  la mala conciencia de judíos con escrúpulos, pero hasta B’TSelem –una red israelí de defensa de derechos humanos– desechó lo de tal comisión conjunta. Es impensable un trato ecuánime entre palestinos –cualesquiera que ellos puedan ser– y autoridades israelíes.

Hay que saber que palestinos han reclamado una investigación internacional, menos satélite a poderes israelíes, para examinar los hechos.

La inefable defensora de derechos israelíes y palestinos afirma: ”Los palestinos son campeones de la propaganda.” [sic!]. Esto lo afirma una integrante del formidable aparato mediático judeoisraelí. Que dispone de los más cuantiosos medios materiales para difundir sus mensajes en tantos, tantos sitios. Compárese cómo se compare. Por líneas de texto, por minutos de audio: basta verificar la resonancia de los mensajes de Israel con la de los de esa colectividad “en vías de desaparición”, a que nos referimos como “los palestinos”.

En el mundo al revés presentado por esta comunicadora oficial, entiende que existe “una tendencia a juzgar a Israel en forma distinta a como se juzga a los demás.” Lo cual es cierto. Pero no como sostiene el cuadro sionista que estamos citando, sino exactamente al revés. Porque muchos privilegiados asumen como normal y correcto, poner en vereda a los levantiscos, a los pobres, a los que no son la crema de una sociedad. Por eso la admiración de Anders Behring Breivik por Israel, admiración que sin duda le ha permitido seguir los pasos del citado Bennett, con su propia “proeza” de matar una setentena de seres humanos (mayoría de origen árabe, valiéndose del recurso de matar a traición al único guardia armado, noruego, en la isla con un acampe juvenil socialdemócrata, que arrasó a tiros (provisto del arsenal que traía consigo).

Por como presenta el cuadro de situación nuestra titular mediática israelí, advertimos que también declara sentir “asco. La hipocresía de tantos sencillamente da asco”: nos recuerda que víctimas de terroristas palestinos han sido asesinados y que tales víctimas “no fueron a sabiendas a una zona de guerra, no tenían chaleco antibalas ni casco.”

Una meliflua traslación de responsabilidades hacia los asesinados (palestinos)… Que por algo iban tan cubiertos y protegidos…¿agazapados? Este método de responsabilizar siempre al otro me recuerda a Golda Meir cuando acusó a jóvenes palestinos porque se hacían matar por jóvenes judíos, militarmente muy bien preparados.

Respecto a “zonas de guerra”, con la carga de atrocidades que evoca semejante concepto, me permito recordarle a periodista tan versada en la cuestión palestino-israelí que hay quienes sostienen que Israel es territorio en disputa, tanto entre israelíes como entre palestinos. O sea, hay una explicación histórica por la cual el territorio israelí es “zona de guerra”.

Y cuando semejante directora de semanario remata su segunda nota: “Esto hay que pararlo.”, la pregunta que me hago: ¿Y el avasallamiento con muertes a la Bennett, seguirá como hasta ahora?

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Fuentes: Rebelion / Revista Futuros


Comparti esta nota

Comparti esta nota

Copyright (c) 2022 AnnurTV. Todos los derechos reservados.
Organización Islamica Argentina. Felipe Vallese 3614, C1407MHH, CABA, Buenos Aires, Argentina