Opinión

La “Bestialidad del Imperio” que continúa amenazando la paz en el mundo

La “Bestialidad del Imperio” que continúa amenazando la paz en el mundo

Los estertores del imperio estadounidense se han hecho tan notorios, que para sobrevivir inventa falacias de libertad, paz y democracia, cuyo único fin es seguir invadiendo naciones, creando falsos positivos para usufructuar y apropiarse de sus riquezas. Por Roberto Chambi Calle
Roberto Chambi Calle
Friday 17 de Jun.
La “Bestialidad del Imperio” que continúa amenazando la paz en el mundo

Roberto Chambi Calle[1]

La guerra entre Ucrania y Rusia no es una cuestión bilateral, ya que EEUU patrocina, promueve y apoya a que este conflicto no se solucione; el envío de armamento y equipos para la guerra dicen mucho de sus intenciones, ya ha sido claro Joe Biden cuando recientemente dijo que continuarán “suministrando a Ucrania armamento avanzado, misiles antitanques Javelin, misiles antiaéreos Stinger, sistemas de cohetes de precisión, radares, vehículos aéreos no tripulados, helicópteros Mi-17, municiones y cohetes de artillería de alta movilidad, High Mobility Artillery Rocket Systems (Himars)” , en ese sentido esta “ayuda” no sólo se está cristalizando en armamento bélico, sino también en el envío de millones de dólares, y que  de acuerdo al último consenso entre republicanos y demócratas, se aprobó enviar casi 40.000 millones de dólares,  cuando paradójicamente con estas ingentes sumas  se podrían solucionar  la  pobreza, la miseria y la hambruna de los países más pobres del  mundo como Burundi, Somalia, el Congo, Malaui o Mozambique, países en donde muchas personas mueren por hambruna,  malaria o  VIH-SIDA, siendo el blanco de estos males; niños mujeres y ancianos.

La pólvora que va regando por el mundo el imperio, es una manifestación de su política de dominio, no habiendo casi nadie que lo pueda frenar, quizás porque las otras potencias son conscientes de que una tercera guerra mundial destruiría nuestro planeta. 

No obstante de ello, su política exterior de doble rasero y su “liderazgo” están en decadencia, cada día los actores internacionales son más conscientes del peligro y amenaza que representa para el mundo, mas no para sus servidores como Iván Duque o Jair Bolsonaro en América Latina, el régimen israelí en medio Oriente o sus halcones —OTAN— en Europa.

Las naciones que piensan diferente, las que desenmascaran su verdadero rostro, son tildados de terroristas, “países del eje del mal”, o dictaduras, por ende son sancionados y bloqueados, tales como Venezuela, Nicaragua, Irán o Corea del Norte, quienes aún actuando por la vía legal  —Irán y su programa nuclear; el acuerdo 5+1, roto por Trump el 8 de mayo de 2018— a nivel internacional no tienen la garantía de que sus derechos como estados sean respetados, ya que las organizaciones internacionales que norman o tratan de regular la relaciones jurídicas así como la solución pacífica de las controversias , están tomadas y controladas por el pulpo estadounidense y su séquito, así por ejemplo la OEA a nivel regional —Norte, Centro y Sur América— es el “ministerio de sus Colonias”, la ONU y el Consejo de Seguridad son meros celofanes para los ingenuos que creen en su normativa conciliadora, el FMI o el Banco Mundial junto a las élites de poder en el  mundo — Dinastía Rothschild, fortuna; 340.000 - 350.000 millones de dólares,  Jeff Bezos; 177.000 millones de dólares, Elon Musk; 151.000 millones de dólares o el grupo de Bildelberg— son los que doblegan las conciencias de muchos para que apoyen las “políticas de paz en el mundo”.

Por aire, por mar o tierra, la presencia del imperio es la piedra en el zapato del mundo; ninguna región se salva de su “bestialidad”, tal es la gravedad de la cuestión que al igual que en Ucrania muy probablemente se desenlace una guerra —también— a control remoto en Taiwán, un territorio que en los hechos y de acuerdo a los principios del Derecho Internacional es de absoluta competencia de la República Popular de China; en ese escenario: solo imaginar que el juego de la bestia involucre al dragón y al oso, quizás nuestro mundo se convierta en el “planeta de los simios”…. 

Como siempre lo hemos sostenido, el armazón jurídico, cuyo fin es garantizar los derechos de los sujetos internacionales —Estados, Organizaciones Internacionales y personas naturales—, ha dejado de tener eficacia frente a una estructura proclive al orden mundial por encima de la vida humana, hemos llegado a una etapa en donde sólo importa el comercio, las finanzas y el mercado, y que, con tal de tener el control de estos, se arrasan vidas y se pulverizan poblaciones para explotar sus recursos; Libia, Irak o Afganistán son algunas muestras de la barbarie imperialista.

Estos escenarios catastróficos iniciados por la administración estadounidense y apoyado por sus testaferros, deben ser detenidos, quizás legalmente sea imposible llevar al banquillo de acusados para darles una sentencia condenatoria por todos sus crímenes, en tal caso las naciones —sea China o Rusia— que aún creen en los verdaderos principios de la paz, deben asumir medidas para salvaguardar la humanidad, de no hacerlo: ¿Hasta cuándo se tendrá que seguir viviendo en la miseria y la humillación?

Por Roberto Chambi Calle

[1] Jurista, teólogo y analista en RRII, Universidad Internacional “Al Mustafá”, República Islámica de Irán.


Comparti esta nota

Comparti esta nota

Copyright (c) 2022 AnnurTV. Todos los derechos reservados.
Organización Islamica Argentina. Felipe Vallese 3614, C1407MHH, CABA, Buenos Aires, Argentina