Opinión

Venezuela-Irán: “La amistad indestructible” contra el Imperialismo

Venezuela-Irán: “La amistad indestructible” contra el Imperialismo

La República Islámica de Irán y la República Bolivariana de Venezuela cuyos lazos se remontan a los años 60, han reflejado de manera sustancial sus vínculos de fraternidad; la cooperación recíproca entre ambos se ha enmarcado en iniciativas conjuntas para esquivar las sanciones impuestas por EEUU y catapultar su desarrollo conjunto en varios ámbitos. Por Sdenka Saavedra Alfaro
Sdenka Saavedra Alfaro
Tuesday 05 de Jul.
Venezuela-Irán: “La amistad indestructible” contra el Imperialismo

Sdenka Saavedra Alfaro[1]

Ambas naciones han suscrito distintos acuerdos en los sectores energéticos, científicos, petroleros, de defensa de sus soberanías, su cultura, su economía y sus derechos alimentarios; pues “Irán y Venezuela son países hermanos que juntos luchan contra las medidas coercitivas de Estados Unidos”, “son compañeros de lucha en el imperialismo, en el anticolonialismo y el antirracismo”, tal cual señaló el mandatario venezolano en Teherán. 

Nicolás Maduro ha celebrado la ayuda de los persas, la misma que ha servido para paliar las medidas coercitivas estadounidenses con el envió de buques petroleros sorteando las amenazas de los ataques irracionales de Washington, siendo que “esta alianza entre Teherán y Caracas ha logrado debilitar el bloqueo norteamericano”.

Con todos los embates de la Casa Blanca, estamos comprobando una vez más que pesan más los intereses de poder, de riqueza, y de angurria del imperialismo, el sionismo y sus aliados, que continúan siendo el factor preponderante para seguir con el exterminio y la aniquilación de los pueblos,  aquellos que continúan resistiendo sus fatales vejámenes ante los ojos del mundo, ante la política cínica de los organismos internacionales —ONU, FMI, BM, UNESCO, OEA, OTAN; etc. — quienes obsecuentemente siguen los guiones del imperio y su séquito.

Pero ¿Cómo hacerle frente a EEUU?  ¿Cómo frenar sus abusos? Enfrentar al imperialismo no es una cuestión sencilla, peor aun cuando este tiene cientos de ojivas nucleares; así como bases militares en el mundo, las cuales bajo la capa y la complacencia sumisa de sus “socios árabes”, sus gendarmes —Turquía y el régimen Israelí—, sus halcones europeos y demás testaferros quieren doblegar a cualquier sujeto que no condiga con sus principios de “democracia y libertad”.

No obstante de ello, aquellas valerosas naciones que hoy se levantan para protestar y denunciar las barbaridades del imperio son sancionadas, acalladas y si es necesario invadidas militarmente, en ese contexto hoy Venezuela e Irán luchan y resisten para no acatar las humillaciones indignantes de “Mr. Danger”.

Hoy, Irán y Venezuela son países miembros “del eje del mal” obviamente, este slogan tiene el fin de desgastar y en último caso defenestrar a los gobiernos que dirigen estas naciones; pero lo que no quiere entender el imperio es que esta legitimidad que tienen ambos estados no es un capricho, ni un favor de las “élites”; sino esta obedece a la soberanía que los ciudadanos de ambos pueblos han cedido a Nicolás Maduro e Ibrahim Raisi.

Es tan notorio el declive del imperio que hoy va perdiendo terreno —especialmente en el campo económico comercial—ante las crecientes potencias en el mundo; ya que la guerra comercial y financiera hoy está en el campo de los asiáticos, pues China e India son los sucesores de ese poder efímero y pírrico que hasta ahora tibiamente detenta EEUU.

La República Bolivariana de Venezuela tiene la mayor reserva de petróleo en el mundo,  Bolivia, Argentina y Chile las de Litio; Paraguay y el Amazonas  de agua dulce. El Continente Sud Americano siempre gozó de riquezas, los cuales en muchos periodos no fueron administrados correctamente; pues los gobiernos neoliberales  obedecían —y lo siguen haciendo, por ejemplo Brasil, Ecuador o hasta hace poco Colombia— los dictámenes de las castas dominantes y la burguesía a nivel mundial, cuyo objetivo es seguir enriqueciéndose aún a costa de la destrucción del planeta.

Por ello, la Patria Grande debe tener conciencia de sus recursos y la importancia que cobra esta de cara a la humanidad, y que, para no ser patios traseros, ni víctima de sus vejaciones se deben fortalecer los lazos con países hermanos como Irán, Siria, o Corea del Norte, naciones que en la actualidad están vetadas; pero al mismo tiempo son las únicas que se atreven a enfrentar y abofetear —al menos por ahora — a la bestia imperialista.

Si Latinoamérica se hermana con la franqueza y la convicción en los marcos de la unidad y sobre la base de sus riquezas, será un territorio libre y digno; así como el paradigma para la sociedad internacional, ya que sus recursos, sus tesoros, su soberanía, su autodeterminación, si son bien protegidos serán los garantes de la paz y la sobrevivencia de nuestro planeta, pues no se debe olvidar que las mayores reservas de recursos energéticos —petróleo, gas, agua, litio; etc— están en la Patria Grande, de no tomar conciencia de ello seguramente esta parte del Continente será nuevamente la colonia de los imperios.

Sdenka Saavedra Alfaro[1]

[1] Escritora y periodista boliviana antimperialista.


Comparti esta nota

Comparti esta nota

Copyright (c) 2022 AnnurTV. Todos los derechos reservados.
Organización Islamica Argentina. Felipe Vallese 3614, C1407MHH, CABA, Buenos Aires, Argentina