Opinión

El suicidio energético de Europa: Obediencia sumisa a EEUU

El suicidio energético de Europa: Obediencia sumisa a EEUU

Fue tal la soberbia de la Unión Europea que impuso una serie de sanciones a Rusia por el conflicto con Ucrania, ingenuamente caen una vez más en el maniqueo de la administración estadounidense a quien poco o nada le importa que miles de familias europeas tengan que soportar el invierno sin calefacción ni gas. Por Roberto Chambi Calle
Roberto Chambi Calle
Tuesday 02 de Aug.
El suicidio energético de Europa: Obediencia sumisa a EEUU

Roberto Chambi Calle[1]

“La necesidad tiene cara de hereje” dice el dicho, y es que los europeos no tienen otra opción que hacerse el harakiri en nombre de su amo, el que actualmente está en declive frente a la emergencia de potencias —Rusia ya consolidada— como China, India, Brasil y Sudáfrica en el marco de los BRICS; en tal sentido, sacrificar a los ciudadanos, en especial a los pobres es una vieja costumbre del gobierno estadounidense, y es que la Unión Europea desde sus inicios no supo tener la dignidad ni la talla suficiente para sostener su soberanía y autodeterminación. El proceso de integración iniciado en 1957 —Tratado de Roma— con la Comunidad Económica Europea (CEE), es un logro pírrico; pues en los hechos, con una moneda única —el euro que está en picada —, con un órgano decisorio —Consejo Europeo, que decide según mandatos de EEUU— un órgano ejecutivo —la Comisión Europea, que obsecuentemente ejecuta decisiones que no benefician a los ciudadanos europeos— un banco, un tribunal; etc., se han convertido en un castillo de naipes.

Los halcones europeos aún con una moneda depreciada y una política exterior servil siguen siendo los cómplices de la desestabilización, la pobreza, el hambre y la muerte —no sólo para sí mismos; sino para el mundo— Libia, Yemen, Palestina o Siria son algunas de sus ínfimas víctimas.

Es tan cínica y jocosa su postura que ahora al no tener recursos energéticos, siguiendo el guión de Mr. Danger, está planeando importar petróleo y sus derivados del “Régimen Venezolano”, el cual por su puesto ahora ya no es una dictadura sino un gobierno democrático, y Nicolás Maduro su presidente, Guaidó bien gracias… 

El proceso de integración europeo había nacido de las cenizas —post Segunda Guerra Mundial—para fortalecer su autonomía, soberanía e independencia; sin embargo, al ser la plataforma para la  proxy war de EEUU se ha convertido sólo en la sombra de ese proceso, pues hoy su soberanía esta espetada por todos los flancos; su política exterior es de complacencia casi absoluta hacia Washington.

Imponiendo una serie de medidas punitivas a Rusia, pensaron que iban a doblegarlo, siendo los únicos perjudicados ellos mismos frente a un invierno que se avecina; ya que aun siendo vetado el oso asiático tiene las suficientes reservas en oro y divisas —que están en las bóvedas de su banco, en su mismo territorio ante las amenazas del G7 y la UE— para que la guerra con Ucrania, EEUU, Europa y todos sus aliados no termine en muchos años.

No solo sus reservas internas los sostendrían, sino que las ventas de petróleo a Europa hoy estratégicamente han sido redirigidas a otros compradores como China y la India; más aún cuando hoy en el marco de los BRICS, todo indica que estas potencias serán quienes controlen la economía[2] en el mundo les guste o no, por ende los sacrificios que vienen haciendo los “socios” del imperio estadounidense son vanos ante el inminente establecimiento de un nuevo orden mundial multipolar, en donde ya se escuchan los estertores del “Tío Sam”. 

Convivir con un zombi es irracional; peor aun cuando se le obedece. Europa dignamente podría convertirse hoy en el punto mediático del conflicto entre Rusia y Ucrania, pero no sólo eso, sino daría una respuesta favorable a la paz en los marcos de la diplomacia y la negociación internacional, esa independencia neutral; rol que debería haber jugado desde sus inicios.

España siempre creyó que tiene una autoridad paternal en sus excolonias, por ello el otrora Rey de la Monarquía Española mandó a callar al en su entonces Presidente Hugo Chávez; pero lo que no imaginó “Don Juan Carlos I” es que ahora su séquito no tiene más remedio frente a la escasez no solo de España sino de Europa, solicitar petróleo y sus derivados al país caribeño, quienes han sido claros, pues dijo Diosdado Cabello —vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela—: "Lo que sí es cierto es que Venezuela tiene petróleo, no solo para España, (sino) para Europa. Lo único es que tienen que pagarlo y tienen que pagarlo al precio que es y, dadas las circunstancias, tienen que pagarlo por adelantado", —también agregó— "Aquí hay petróleo, todo el que ellos necesitan por más de 100 años, pero tienen que pagarlo. No se lo van a llevar, no se lo van a robar (...) Bienvenidos, siempre y cuando traigan plata y paguen, y paguen lo que deben". 

La Unión Europea en vez de ser el bufón de EEUU fácilmente podía convertirse en el mediador digno entre los países que están enfrentados y no ponerse la soga al cuello; hambre en Italia, oficinas que apagan acondicionadores de aire, filas inmensas de vehículos por gasolina, granjas de pollos estancados, plantas procesadoras de leche sin energía o cultivos pendientes en medio del temor, siendo su única esperanza que el invierno sea más templado ante la falta de combustible, todo ello solo por complacer a Joe Biden; pues a los que deberían obedecer son a los más de 447,7 millones de europeos que les han dado el mandato de integrarse para el  respeto de la dignidad humana, la libertad, la democracia, la igualdad, el Estado de Derecho y el respeto de los derechos humanos (Art. 2 Tratado de Lisboa) y no para el suicidio colectivo, ni ser una plataforma para cristalizar asesinatos, genocidio, pobreza y  miseria —paradójicamente al premio Nobel que recibieron el 2012 en nombre de la paz — frente a un mundo que hoy es multipolar, en donde entablar relaciones sinceras y sin condicionamientos con Rusia, China, Cuba, Corea del Norte o Irán debería ser su rol en congruencia con sus principios comunitarios y no ser el mayordomo y títere  de EEUU.

Roberto Chambi Calle

[1] Jurista y analista en RRII.

[2] Según https://es.statista.com/ en 2020, el PIB de todos los países BRICS ascendió a aproximadamente 20,7 billones de dólares estadounidenses y que según proyecciones de la fuente el año 2026, las cifras llegarán alrededor de 34,2 billones de dólares.

Caricatura: Alex Falco Chang 


Comparti esta nota

Comparti esta nota

Copyright (c) 2022 AnnurTV. Todos los derechos reservados.
Organización Islamica Argentina. Felipe Vallese 3614, C1407MHH, CABA, Buenos Aires, Argentina