Opinión

Hacia la descolonización de la Patria Grande

Hacia la descolonización de la Patria Grande

Hoy en pleno siglo XXI, los pueblos valientes del mundo se van liberando, resistiendo y enfrentando a los ex colonizadores, quienes aún no aceptan que “Otro mundo es posible”, que este va emergiendo, aquel que ellos sepultaron; pero que no ha muerto y que hoy va reviviendo quitándose las cadenas de la colonización e instaurando gobiernos y estados que representan a los verdaderos pueblos y naciones del Abya Yala. Por Sdenka Saavedra Alfaro
Sdenka Saavedra Alfaro
Tuesday 02 de Aug.
Hacia la descolonización de la Patria Grande

Sdenka Saavedra Alfaro[1]

Convictos, ex convictos, alcohólicos, porquerizos; etc…, bajo el liderazgo de Cristóbal Colón y la égida de los reyes católicos, “los Conquistadores” españoles iniciaron su rumbo para llegar a las Indias, no habiendo logrado sus objetivos desembarcan por accidente en una “nueva tierra” más adelante denominada “América”.

Hombres encima de bestias que agarraban metales que arrojaban fuego habían llegado a asesinar, violar, humillar y arrebatar sus vidas y las tierras de aquellos seres que no tenían alma y que sólo eran objetos semovientes a su servicio; aquellos que habían sido explotados durante más de 500 años para satisfacer los gustos y la ambición pírrica de los españoles.

Llegaron con espada y cruz en mano, “Con la cultura del miedo y el odio”[2] decían para evangelizar a aquellos seres que eran unos “herejes”, les quitaron sus tierras, sus riquezas, las cuales hasta hoy no han sido saldadas, siendo por ello mismo deudores; pues “Los descubridores (…) nos deben, como primer pago de su deuda, una masa de 185 mil kilos de oro y 16 millones de plata”[3] y no sólo de dinero ni oro; sino también de dignidad, historia, cultura y la vida misma.

Aquellos pueblos que emergieron de un genocidio, de un saqueo inhumano, los que fueron sometidos a una religión tan distinta a la que ellos practicaban, a una filosofía, pensamiento, leyes tan lejanas, que si no eran aceptadas eran asesinados o sometidos a una muerte lenta como la encomienda, la mita y el pongueaje, no teniendo otra opción que aceptar “el nuevo paradigma de vida”.

De acuerdo al informe de la Organización Survival Internacional, en 1492 existían aproximadamente 90 millones de indígenas viviendo en Abya Yala (66,5 millones en Sudamérica, 13,5 en América Central y 10 millones en Norteamérica). Cien años más tarde el equilibrio demográfico se había roto de tal manera a consecuencia de los trabajos forzados, las guerras, las enfermedades y las matanzas, que los habitantes indígenas de Sudamérica se habían reducido en 40 millones de personas[4].

Aquellos pueblos que sobrevivieron y continúan de pie después del 12 de octubre de 1492, han tenido que soportar una cultura foránea y lejana de su realidad en donde campeó (y aun con los gobiernos neoliberales) la explotación y la miseria reflejando una tendencia que ya había señalado el mismo Carlos Marx: “Las ideas de los dominadores son las ideas dominantes”.

Se debe reconocer, que lo que ocurrió hace 530 años fue un genocidio, fruto de la mentalidad de gente opresora que no toleraba otras culturas diferentes, ni otros idiomas, ni formas de pensar; sino sólo la de ellos, la de los dominantes contra los oprimidos, esa tendencia remanente que está permeada en la ultraderecha fascista neoliberal, la que nuevamente quiere deslegitimizar con todo su aparataje político, mediático imperialista a gobiernos que surgieron y surgen de las mayorías, los que poseen y continuarán teniendo su riqueza cultural identitaria incólumes ante la mentalidad colonialista  como Bolivia, Perú o Chile (de aprobarse su nueva Constitución).

Este pensamiento que nos niega y nos muestra como acomplejados como seres inferiores, que niega nuestros saberes, nuestra cultura, lo que el Filósofo Enrique Dussel denomina el eurocentrismo; considerar que Europa y EEUU son los únicos protagonistas de la cultura y la historia de la humanidad, una falacia que de tanto repetirla se ha mutado en un pensamiento nihilista , el cual aún  es reproducido por las élites de poder y sus sombras (clases medias); quienes ciegamente  creen que es la verdad absoluta, dejando las culturas ancestrales como la Tiwanakota, la Inca, la Azteca, la Maya, la India, la Persa o la China en la periferia.

Esa conciencia colonial que en Latinoamérica está arraigada hasta nuestros días, siempre imitando a Europa o EEUU en lugar de amar lo nuestro, lo auténtico, lo originario es lo que está destruyendo el mundo, aquella que va ligada a la cultura de la muerte que es la modernidad, lo que Juan José Bautista Segales también liga con el capitalismo, el consumismo; las plagas que están terminando el mundo cada día y las que están convirtiendo al hombre en un ser individualista, inhumano y por sobre todo materialista yuxtaponiendo su traje Armani, su BMW o sus vacaciones en Disney sobre la pobreza, la miseria y la muerte por ejemplo en Burundi, Sudan del Sur, Mozambique, el Congo o Malawi, países en donde la miseria aniquila de un plumazo a niños mujeres y ancianos…

Hoy en pleno siglo XXI, los pueblos valientes del mundo se van liberando, resistiendo y enfrentando a los ex colonizadores, quienes aún no aceptan que “Otro mundo es posible”, que este va emergiendo, aquel que ellos sepultaron; pero que no ha muerto y que hoy va reviviendo quitándose las cadenas de la colonización e instaurando gobiernos y estados que representan a los verdaderos pueblos y naciones del Abya Yala.

Por Sdenka Saavedra Alfaro
 

[1] Escritora y periodista boliviana antiimperialista.

[2] En visita del Vicepresidente David Choquehuanca en Argentina: “Las turbinas del viejo sistema se están apagando” en: https://www.pagina12.com.ar/431172-david-choquehuanca-las-turbinas-del-viejo-sistema-se-estan-a

[3] Discurso sobre la verdadera deuda externa - ¿Y tú por qué no te callas, Guaicaipuro Cuautemoc?, Luis Britto García. En:  https://www.lahaine.org/mundo.php/discurso-sobre-la-verdadera-deuda-extern

[4] Informe “Indígenas de las Américas”; Survival Internacional; 2009


Comparti esta nota

Comparti esta nota

Copyright (c) 2022 AnnurTV. Todos los derechos reservados.
Organización Islamica Argentina. Felipe Vallese 3614, C1407MHH, CABA, Buenos Aires, Argentina