Hasta soldados israelíes denuncian que reciben órdenes para discriminar y demorar a los palestinos

Hasta soldados israelíes denuncian que reciben órdenes para discriminar y demorar a los palestinos

El calvario diario y el horror que los palestinos deben vivir bajo la invasión militar israelí. Según testimonios, se llegó al “absurdo” de obligar a una familia palestina a pedir permiso, diariamente, para entrar en su propia casa, que quedó del lado israelí del muro ilegal que separa a Cisjordania ocupada.
Annur TV
Wednesday 03 de Aug.
Los palestinos deben pasar por controles militares en condiciones inhumanas y permanentes y diarias humillaciones, agresiones e incluso asesinatos

Las fuerzas de Israel a cargo de los asuntos civiles de los territorios ocupados "controlan" y "discriminan" a los palestinos a través de un sistema arbitrario de permisos, castigos colectivos y despojo de sus tierras, denunciaron soldados israelíes, en testimonios anónimos publicados este lunes.

El Coordinador de Actividades Gubernamentales en los Territorios (COGAT), y las dependencias de esta institución de Defensa israelí, ejecutan por medio de sus soldados “un sistema de control y gestión burocrática que es clave en la compleja maquinaria de la ocupación”, asegura la oenegé israelí Breaking the Silence, que recopiló y "verificó meticulosamente" decenas de testimonios de militares israelíes.

Según los entrevistados, una de sus principales tareas es operar un sistema de permisos que se instauró para que los palestinos puedan –o no- acceder a las cuestiones más básicas de la vida cotidiana.

Desde obtener terrenos de propiedad privada, importar o exportar determinadas mercancías -incluyendo alimentos-, acceder a recursos naturales o construir infraestructuras civiles, hasta transitar por Israel con fines laborales, médicos o familiares.

Según uno de los testimonios, se llegó al “absurdo” de obligar a una familia palestina a pedir permiso, diariamente, para entrar en su propia casa, que quedó del lado israelí del muro que separa a Cisjordania ocupada.

La prestación de derechos y servicios públicos es un deber de Israel como potencia ocupante, pero bajo el régimen de permisos, “los derechos básicos se convierten en privilegios que hay que solicitar al soberano, que concede -o no- a discreción", asegura la oenegé, al denunciar "un instrumento para controlar los aspectos personales, colectivos, económicos y políticos de los palestinos”.

Además, en muchas ocasiones los palestinos reciben negativas a sus solicitudes, sobre todo para transitar por Israel, sin posibilidad de impugnar esa decisión.

En la mayoría de los casos -cientos de miles según los testimonios- los permisos son negados por razones “de seguridad”, es decir, debido a la sospecha de que la persona en cuestión o sus familiares o sus vecinos o los habitantes de su pueblo estén implicados en acciones que Israel considera terroristas.

Esto “sirve como disuasión, intimidación o castigo colectivo, y tiene repercusiones dramáticas”, asegura la organización, al subrayar que muchos palestinos viven con una “sensación de arbitrariedad e incertidumbre”.

Israel controla casi todos los cruces terrestres y espacios marítimos, aéreos y digitales de la Franja de Gaza, regulando prácticamente todos los movimientos de personas y mercancías.

En la mayoría de los casos niega los permisos de cruce a los gazatíes, y lo hace muy difícil para el personal de organizaciones internacionales, asegura el reporte, al denunciar que “en nombre de la seguridad, Israel limita la entrada de diversos bienes y artículos”, incluyendo insumos médicos, por considerar que ciertos materiales son de "doble uso", es decir, que pueden utilizarse con fines militares y civiles.

Esto agrava la crisis “humanitaria y sanitaria de Gaza”, sostiene el informe.

AYUDAR AL ENEMIGO

Los testimonios revelaron que, bajo la retórica israelí, muchos militares perciben la concesión de permisos como una ayuda al enemigo, una "mentalidad que crea un conflicto inherente en la función oficial de los soldados: prestar servicios públicos en beneficio de la población palestina", revela el reporte.

Los palestinos son percibidos "como menos importantes, de clase baja. Están deshumanizados", contó un solado, que reconoció maltratos y una "completa falta de empatía" por parte de los uniformados.

Otro militar se vio fuertemente afectado por esta situación: "Me odiaba a mí mismo, odiaba al país, odiaba al ejército", admitió.

OCUPACIÓN ILEGAL

En la llamada zona C de Cisjordania ocupada, que está bajo control militar y administrativo de Israel, los soldados “realizan esfuerzos constantes para reducir la presencia palestina" al tiempo que promueven asentamientos de colonos judíos, considerados ilegales por el derecho internacional, recalca el informe.

Constantemente, los palestinos son desalojados de sus tierras con diferentes argumentos: al declararlas zona de entrenamiento militar israelí o demoliendo sus viviendas porque no cuentan con los permisos israelíes de construcción, casi imposibles de conseguir.

Además, según los testimonios recabados por Breaking the Silence, existen “estrechos vínculos” entre los colonos judíos y el personal de la Administración Civil de Cisjordania (que depende del COGAT), cuyos mandos “consideran que cumplir con las exigencias de los colonos es un deber profesional”.

Así, los soldados facilitan y promueven los asentamientos judíos, que a diferencia de los palestinos, no necesariamente deben contar con permisos, se benefician de generosos terrenos y acceso a servicios públicos.

La Administración Civil “se ha convertido en un brazo civil-militar” que “apoya la ocupación a largo plazo y allana el camino a la anexión” de los territorios palestinos, plantea el informe.

Se estima que en Cisjordania viven unos 430.000 colonos, más otros 200.000 en Jerusalén Este y 30.000 en el Golán.

Fuente: Swiss Info

Palestina Libre


Comparti esta nota

Comparti esta nota

Copyright (c) 2022 AnnurTV. Todos los derechos reservados.
Organización Islamica Argentina. Felipe Vallese 3614, C1407MHH, CABA, Buenos Aires, Argentina