Viajeras musulmanas

Viajeras musulmanas

“Escribiré libros y compondré poesía mientras viva”, escribe Nur Begum, quien se embarcó en una peregrinación de tres meses a La Meca con su madre y su esposo en 1931.
Annur TV
Friday 05 de Aug.
Viajeras musulmanas

“Por mucho que me critiquen y me reprochen, nunca me arrepentiré. No tengo descendencia en este mundo, pero sí tengo esta llamada divina; las personas son recordadas por sus hijos, ¡pero mi legado será este!”

La suya es solo una de las muchas voces femeninas incluidas en el libro Three Centuries of Travel Writing by Muslim Women, publicado recientemente. Es una colección de escritos menos conocidos de mujeres musulmanas, que viajaron lejos de sus países de origen por peregrinaje, educación, política o placer.

Hasta ahora, los relatos de viajes históricos han estado dominados por hombres, como el legendario viajero marroquí del siglo XIV Ibn Battuta, cuyos escritos lo hicieron famoso en todo el mundo. Del mismo modo, las pocas mujeres cuyos nombres han sido inmortalizados tienden a ser aquellas con herencia europea: Margery Kempe, Lady Mary Wortley Montagu y Mary Kingsley.

Compilado por los editores Siobhan Lambert-Hurley, Daniel Majchrowicz y Sunil Sharma, Three Centuries of Travel Writing by Muslim Women muestra escritos de 45 mujeres musulmanas, adquiridos a través de una amplia selección de escritos en 10 idiomas, incluidos árabe, turco, urdu, punyabi, indonesio, inglés y otros.

Lambert-Hurley dice que la idea del libro surgió de un proyecto anterior que completó con Sharma en el diario de viaje de 1906 de Atiya Fyzee. “Nos dimos cuenta de que había muchos más diarios de viaje de mujeres y pusimos en marcha un gran proyecto de traducción”, dice.

Antes de unirse al equipo, Majchrowicz ya había compilado varios relatos de viajes de mujeres musulmanas, como parte de su investigación sobre la historia de la escritura de viajes en el Sur de Asia.

Con escritos que abarcan los siglos XVII al XX, el equipo dedicó siete años a producir la antología, reuniendo los trabajos de miembros de la familia real, mujeres de familias influyentes e incluso algunas de entornos modestos.

La primera viajera que se nos presenta en la colección es una mujer conocida solo como la “Dama de Isfahan”. Escribiendo originalmente en forma de verso en persa, detalla una peregrinación a La Meca después de la muerte de su esposo.

Ella escribe: “Desde que el astuto destino me hizo sufrir la separación de mi amado, el reposo en la cama me estaba prohibido. No vi otro recurso que viajar. No podía dormir por la noche ni descansar durante el día hasta que pudiera circunvalar el santuario de La Kaaba. Me preparé y partí con determinación en mi paso”.

Algunos extractos incluidos en la antología formaban parte de colecciones privadas y nunca se habían publicado, mientras que otros, como el de la Dama de Isfahan, estaban enterrados dentro de colecciones en sus idiomas originales.

Otros fueron descubiertos a través de trabajos anteriores sobre manuscritos perdidos y publicados en revistas, como un extracto de la princesa mogol Jahanara Begum. La contribución de la princesa, que documenta una iniciación en una orden sufí en Lahore, es la segunda de las dos piezas del siglo XVII.

Los editores obtuvieron varios escritos de relatos autobiográficos, ensayos, conferencias, poemas, artículos de revistas, cartas a la familia y entradas de diarios privados. Algunas cartas y anotaciones en el diario, como las de Begum Sarguland Jang, Ummat Al Ghani, Nur al Nisa y Muhammadi Begum, estaban destinadas únicamente a circular entre miembros de la familia.

Lambert-Hurly dice que encontrar fuentes involucró bastante trabajo de detective. Sharma agrega: “Algunas de las obras se publicaron para circulación privada y pudimos encontrar copias raras de varias personas”.

Para muchas de las mujeres, viajar les permitió reflexionar sobre personas y lugares que diferían de los suyos. Sus escritos ofrecieron una mirada íntima a la vida interior de mujeres que de otro modo no se conocerían ni se escribiría sobre ellas. A través de su trabajo, podían comparar los paisajes de sus propios mundos con los de otros.

Dilshad, una poeta, historiadora y maestra de Tayikistán, que fue capturada y obligada a emigrar a Uzbekistán cuando su ciudad natal fue invadida, teje su historia personal en torno a los trastornos políticos y culturales que la rodeaban.

En otro extracto del diario de viaje de la periodista egipcia Amina Said sobre la India, leemos sobre sus observaciones sobre las ciudades indias y cómo se dispuso a corregir las percepciones desinformadas que encontró en el país con respecto a la crisis palestina.

Muhammadi Begum, mientras tanto, escribe sobre el colonialismo, mientras que Zeyneb Hanum reflexiona sobre si las mujeres de “Oriente” necesitan ser “salvadas”.

Varios de los escritos detallan las experiencias de las mujeres en el Hayy, la peregrinación a La Meca. Nawab Sikandar Begum describe a los peregrinos que tienen que someterse a cuarentena en la isla de Kamran, frente a la costa de Yemen, un recordatorio de que las restricciones de viaje datan de mucho antes de la crisis de la Covid-19.

Mientras Rahil Begum Shervaniya cuestiona la falta de privacidad en las duchas comunales de mujeres, los versos en rima de Nur Begum lo describen como un espacio donde las mujeres se reúnen para limpiarse antes del Hayy.

A lo largo de los siglos, los escritos describen cómo el arduo viaje por caminos de la Dama de Isfahan se convirtió en un viaje por mar, que fue seguido por el mucho más fácil viaje en avión realizado por Lady Evelyn Cobbold, quien afirmó ser la primera mujer europea en completar el Hayy.

MundoIslam


Comparti esta nota

Comparti esta nota

Copyright (c) 2022 AnnurTV. Todos los derechos reservados.
Organización Islamica Argentina. Felipe Vallese 3614, C1407MHH, CABA, Buenos Aires, Argentina