"La Corte Penal Internacional debe investigar a Eyal Toledano, abogado del ejército israelí, por crímenes de guerra y de lesa humanidad"

"La Corte Penal Internacional debe investigar a Eyal Toledano, abogado del ejército israelí, por crímenes de guerra y de lesa humanidad"

Traducido por CSCA
Annur TV
Sunday 20 de Nov.
"La Corte Penal Internacional debe investigar a Eyal Toledano, abogado del ejército israelí, por crímenes de guerra y de lesa humanidad"

La Fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI) debe investigar al abogado militar israelí de alto rango Eyal Toledano por la comisión de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad, incluido el crimen de apartheid, dijo Democracia para el Mundo Árabe Ahora (DAWN), en una presentación presentada hoy ante la Fiscalía.

Los crímenes de guerra y de lesa humanidad documentados en la presentación de DAWN ante la CPI, resultado de una investigación de meses de duración, tuvieron lugar entre 2016 y 2020 en la Cisjordania ocupada, lo que los sitúa temporal y geográficamente en el ámbito de la investigación existente de la CPI sobre la situación en Palestina.

«Lo que hace que el caso de Toledano sea tan apropiado para la CPI no son solo los crímenes involucrados, sino la oportunidad para que la corte demuestre que los crímenes internacionales no pueden ser ‘legalizados’ a través de la legislación nacional», dijo Michael Schaeffer Omer-Man, Director de Investigación para Israel-Palestina en DAWN. «Llevar ante la justicia a alguien como Toledano, un ingeniero del apartheid israelí, es la razón de ser de la CPI y creemos que el fiscal verá estas pruebas y llegará a la misma conclusión».

Aunque muchas organizaciones han presentado denuncias ante la CPI sobre crímenes y víctimas israelíes, tanto en general como en relación con incidentes concretos, es extremadamente raro que una denuncia se centre en un culpable individual.

El coronel Eyal Toledano fue asesor jurídico de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) en Cisjordania entre 2016 y 2020, lo que le convirtió en la máxima autoridad jurídica en el Territorio Palestino Ocupado (TPO), es decir, en el fiscal general de la ocupación israelí. En ese papel, Toledano era responsable de la planificación y aprobación legal de todas las actividades y políticas no relacionadas con el combate de las FDI, incluidas las que violan el derecho internacional humanitario (DIH) y el Estatuto de Roma de la CPI. Las pruebas documentales demuestran que Toledano planificó, aprobó o supervisó actos y políticas que constituyen crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y violaciones de los derechos humanos, entre ellos: cientos de demoliciones de viviendas que provocaron desplazamientos forzosos; castigos colectivos mediante demoliciones punitivas de viviendas; restricciones arbitrarias a la circulación; facilitación del traslado de colonos a los territorios ocupados, impulsando la anexión ilegal de facto; y mantenimiento de un sistema de apartheid.

Como asesor jurídico de Cisjordania, Toledano y su equipo de 40 abogados supervisaron 618 demoliciones de viviendas, que desplazaron a 2.115 palestinos en el territorio palestino ocupado, violando tanto la prohibición del DIH de destruir propiedades como el desplazamiento forzoso, ambos crímenes de guerra. También autorizó decenas de demoliciones punitivas de viviendas contra familiares inocentes de presuntos militantes, una práctica que viola la prohibición de los castigos colectivos en el DIH consuetudinario. Toledano desempeñó un papel clave en la planificación, la justificación y la defensa de la demolición masiva y el traslado forzoso de toda la aldea de Khan al-Ahmar, planificada -pero aún no ejecutada-, que el ex fiscal de la CPI advirtió en su momento que podían constituir crímenes de guerra.

«Es raro encontrar a una persona como Toledano vinculada a tantos tipos de crímenes de guerra y de lesa humanidad, y con tantas pruebas documentales disponibles», dijo Michael Schaeffer Omer-Man, Director de Investigación para Israel-Palestina de DAWN. «Normalmente, la CPI examinaría si el Estado, Israel, realizó su propia investigación sobre los crímenes para determinar si tiene jurisdicción. En el caso de Toledano, todas sus acciones fueron legales según las leyes israelíes, un hecho que debería obligar al Fiscal a convertirlo en un punto central de su investigación sobre Palestina.»

Toledano también fue responsable de autorizar amplias restricciones a la circulación tanto dentro de Cisjordania como de prohibiciones arbitrarias de viaje que negaban a más de 10.000 palestinos, incluidos defensores de los derechos humanos, el permiso para viajar al extranjero, lo que viola su derecho a la libertad de circulación según la legislación internacional sobre derechos humanos.

Además, Toledano instigó la anexión ilegal de territorios ocupados por parte del gobierno israelí al aplicar gradualmente las leyes civiles israelíes -legisladas por el parlamento israelí- de forma extraterritorial a la Cisjordania ocupada, copiándolas en órdenes militares que tienen fuerza de ley en los territorios ocupados. Este proceso legal permite al gobierno israelí afirmar que no está aplicando directamente su legislación interna al territorio ocupado, lo que es inadmisible según el derecho internacional, mientras consigue el mismo resultado. La anexión ilegal equivale al crimen internacional de agresión.

En conjunto, cuando se llevan a cabo para mantener un sistema de opresión o dominación, estos y otros delitos de los que la investigación de DAWN consideró culpable a Toledano, constituyen el crimen de apartheid. De acuerdo con el Estatuto de Roma, el crimen de apartheid tiene lugar cuando se lleva a cabo un acto inhumano o de carácter no humano en el contexto de un régimen institucionalizado de opresión y dominación sistemática de un grupo racial sobre otro, con la intención de mantener dicho sistema.

Tales actos, según Human Rights Watch y Amnistía Internacional, incluyen las demoliciones punitivas de viviendas, las demoliciones discriminatorias de viviendas, los traslados forzosos y la denegación de derechos básicos como las severas restricciones de residencia y movimiento, cada uno de los cuales Toledano ha autorizado, supervisado o llevado a cabo. Llevados a cabo con intención discriminatoria, estos crímenes agregados también constituyen el crimen de persecución según el Estatuto de Roma, también un crimen contra la humanidad.

«El coronel Toledano representa a una clase profesional dentro de la ocupación israelí que podría elegir no participar en estos crímenes, y tiene la discreción profesional de hacer las cosas de otra manera si quisiera», dijo Michael Schaeffer Omer-Man, Director de Investigación para Israel Palestina en DAWN. «Toledano es un abogado formado que debería haber rechazado los delitos que se le encargaron».

Además de presentar una denuncia ante el fiscal de la CPI en la que se detallan estos crímenes, DAWN también transmitió su investigación al Departamento de Estado, a la Comisión de Investigación de la ONU sobre los Territorios Palestinos Ocupados y al Relator Especial de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en los territorios palestinos, instándoles a incluir a Toledano y a sus sucesores en sus informes y a establecer las conexiones entre el apartheid y los crímenes de guerra de Israel y las personas que los ejecutan.

DAWN también presentó sus conclusiones al U.S. Judge Advocate General’s Legal Center & School, pidiéndoles que no acojan al Coronel Toledano ni a otros que desempeñen su función, a la luz de su culpabilidad por graves violaciones de los derechos humanos y del derecho humanitario. Al menos un ex asesor jurídico de Cisjordania ha sido acogido en la escuela.

«El coronel Toledano, el actual asesor jurídico de Cisjordania y todos los que les sucedan deben comprender que no pueden seguir escondiéndose tras la fachada de funcionarios normativos que desempeñan funciones no excepcionales y que se enfrentarán al enjuiciamiento y la censura por sus crímenes contra los palestinos», ha declarado Sarah Leah Whitson, directora ejecutiva de DAWN. «La comunidad jurídica internacional, las democracias de todo el mundo y, en particular, los signatarios de la Convención sobre el Apartheid y el Estatuto de Roma tienen la obligación de rechazar el apartheid israelí haciendo que Toledano rinda cuentas por su culpabilidad en el crimen del apartheid.»

Las investigaciones penales militares israelíes sobre los abusos cometidos por el personal de las FDI suelen centrarse casi exclusivamente en los soldados de menor rango acusados de violar las leyes y reglamentos militares israelíes. Completamente fuera de su ámbito se encuentra toda una clase profesional que permite y es cómplice de una serie de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. Se trata de profesionales que trabajan en despachos, oficinas de enlace, juzgados, comisarías y otras funciones burocráticas normativas. En el caso del trato que da Israel a los palestinos, son los artífices del crimen de apartheid.

Galería de Culpables de DAWN DAWN trabaja para sacar a la luz la identidad de los agentes estatales que permiten la represión y para hacerlos reconocibles dentro y fuera del país. Estos individuos, a los que DAWN identifica como «culpables», tienen responsabilidad administrativa, civil, moral, legal o política en los abusos de los derechos humanos, las violaciones del DIH y los crímenes internacionales. En otros países de Oriente Medio y el Norte de África, DAWN ha identificado en su Galería de Culpables los abusos cometidos por jueces, fiscales, agentes y funcionarios de seguridad del Estado, directores de prisiones, fiscales generales y diplomáticos.

En el contexto de Israel-Palestina, este trabajo no sólo expone la identidad de los facilitadores sin rostro de los crímenes y abusos, sino que también pretende exponer los numerosos mecanismos y profesionales que dan a los sistemas de opresión abusivos y antidemocráticos un barniz de legalidad y legitimidad. Desenmascarar el papel de estos culpables profesionales también permite investigar más a fondo sus delitos, exponerlos a posibles sanciones y a procedimientos penales y civiles internacionales, y garantizar que no sean bienvenidos en los foros profesionales de los países y asociaciones que respetan los valores democráticos.

DAWN es un grupo dedicado de analistas, investigadores, abogados y activistas que tienen como objetivo cumplir la visión de Jamal Kashoggi de ayudar a promover la democracia y los derechos humanos en el Medio Oriente y África del Norte.

Rebelión


Comparti esta nota

Comparti esta nota

Copyright (c) 2022 AnnurTV. Todos los derechos reservados.
Organización Islamica Argentina. Felipe Vallese 3614, C1407MHH, CABA, Buenos Aires, Argentina