Pakistán: La paradoja del terror

Pakistán: La paradoja del terror

AnnurTV
Wednesday 26 de Oct.
Por Guadi Calvo / ALAINET  Una vez más Pakistán fue sacudido por un gigantesco atentado, y nuevamente revindicado por Estado Islámico (Daesh). En este caso el ataque se produjo en las últimas horas del lunes, contra un instituto de formación policial, al que asisten unos 700 estudiantes entre los 17 y 25 años, en Sariab Road, a unos 20 kilómetros de la ciudad de Quetta, capital de la provincia de Baluchistán, al suroeste del país. Según los primeros testimonios, participaron entre tres y seis terroristas, con las caras tapadas, vistiendo uniforme de camuflaje, armados con Kalashnikov, y explosivo C4 de altísima virulencia. Después de tomar la guardia, sorprendieron a los cadetes en sus barracas, una vez terminadas las actividades en la institución, abriendo fuego contra ellos, al tiempo que otros eran tomados como rehenes. El asalto que duró cinco horas dejó en un primer recuento 62 cadetes muertos y más de un centenar de heridos, las cifras son parciales ya que solo se había recuperado doscientos alumnos. Dos de los atacantes se inmolaron accionando sus chalecos explosivos, mientras un tercero fue alcanzado por los disparos de la guardia.    La ?agencia? de noticias del Daesh, Amaq, rápidamente se adjudicó la operación mencionado que fueron tres los combatientes, que utilizaron para el ataque ametralladoras, granadas, para después inmolarse activando sus chalecos explosivos, entre los estudiantes. Por su parte el comandante del Frontier Corps, el general Sher Afgan, quién condujo la recaptura de la escuela, junto a los comandos del grupo de Servicios Especiales (SSG), atribuyó el ataque a la facción al-Alami del grupo Lashkar-e-Jhangvi(LeJ), tributario del Talibán de afgano. El general Afgan reconoció tener informes de inteligencia donde se mencionaban que tres militantes LeJ, estaban recibiendo instrucciones de Afganistán. Durante 2015 el ejército pakistaní lanzó una fuerte ofensiva contra LeJ, con epicentro en la provincia de Punjab, de donde es oriunda la organización. Durante la operación en julio de 2015, fue muerto el líder de la organización, Malik Ishaq, junto con trece miembros de la dirección central, según algunas denuncias, les fue aplicada la ?ley de fuga?. El LeJ, ha llevado a cabo una gran cantidad de ataques en Baluchistán particularmente contra la minoría chiita, hazara, como el de enero de 2013 en Quetta, que dejó 130 muertos y 270 heridos, en su mayoría pertenecientes a la etnia hazara. En una verdadera guerra de protagonismo también Tehrik-i-Taliban Pakistan, otra organización pakistaní, que responde al Talibán se adjudicó el ataque por medio de un correo electrónico. El asalto a este instituto, que ya había sido atacado con cohetes en 2008 y 2006, es el más mortífero desde el producido en el hospital central de Quetta en agosto último, que dejó más de setenta muertos. El ataque de agosto fue reivindicado tanto por el Daesh como por Jamaat-ur-Ahrar, facción del movimiento talibán de Pakistán Tehreek-i-Taliban Pakistan (TTP). La inestabilidad baluch La provincia de Baluchistán es escenario permanente de ataques terroristas, pero también es centro de la actividad de bandas de contrabandistas y narcotraficantes además de una gran actividad de grupos separatistas. Una de las rutas más importantes del opio afgano, donde el cultivo este año aumentó en un 10%, es explotada fundamentalmente por el Talibán, atraviesa Baluchistán, hacia los puertos de Gwadar y Karachi, en donde se carga en barcos con destino a los países del Golfo Pérsico. La provincia rebelde representa el 43% del territorio total de Pakistán, y tiene una población que no alcanza a los 10 millones, frente a los 190 de la totalidad del país. Casi un 84% de la población de Baluchistán es analfabeta y tradicionalmente obedecen a sus jefes tribales (sardars), que en su mayoría no les interesa separase de Islamabad, por lo que se cree que en la actualidad, un 45% de la población no apoyan el movimiento separatista. El nacionalismo baluchi, desde la formación de Pakistán, como estado independiente en 1947, viene propugnando por su separación, lo que ha llevado a enfrentar al gobierno central en varias oportunidades (1948, 1958-1959). El conflicto a lo largo de la historia ha tenido momentos de mayor gravedad al punto que en 1977 Islamabad debió imponer la ley marcial. Nunca las relaciones entre Quetta e Islamabad han alcanzado puntos de entendimiento por lo que ha sido utilizado el conflicto tanto por los hindúes, eternos enemigos de Pakistán, como por los soviéticos durante la guerra afgana, en 1980-1990. La KGB, junto a la India, ayudó a formar el Ejército de Liberación Baluchistán (BLA), para socavar el poder pakistaní. Su posición es estratégica, dentro de la ya muy importante ubicación de Pakistán, ya que representa la puerta de entrada a los países de Asía Central. Esto ha hecho que los baluchi, jueguen, con oportunismo frente a cada momento histórico, y se dejen seducir tanto por Moscú, como por Nueva Delhi, como también jugaron a favor de Sadam Hussein durante la guerra con Irán (1989-1988)   Los sardars de Baluchistán, sabe muy bien que puede jugar roles importantes para los Estados Unidos en la región. Washington pretende establecer bases permanentes en Afganistán, para conseguir un acceso rápido al Mar Arábigo, sorteado tierras baluchis. Al tiempo que podría jugar como basa con la provincia iraní de Sistán y Baluchistán, la tercera más grande del país de los ayatolás y hermanadas étnicamente con Baluchistán pakistaní. Por lo dicho, Baluchistán se convierte en un actor sumamente importante en este juego, por lo que la cadena de atentados pueden provenir de las organizaciones terroristas que se las auto adjudican, de la poderosa inteligencia del ejército pakistaní, que podría tener intenciones de desestabilizar a la provincia y provocar una intervención que arrasaría con los movimientos separatistas y hasta ser atentados de falsa bandera que le permitirían a Quetta reclamar con más fuerza su independencia. Pakistán, por su parte, desde el momento en que decidió convertirse en el gran aliado de los Estados Unidos durante el conflicto ruso-afgano, permitió que se incrementara aún más el  sistema de mezquitas y madrazas, financiadas por Arabia Saudita, que han sido el caldo de cultivo del terrorismo wahabbita en la región. Hoy, de alguna manera, debe luchar contra la liviandad de esa decisión. En cada barrio de Pakistán existe una madraza donde germinan terroristas, que como pueden atacar dentro del país, pueden ser enviados a luchar afuera. Sin dudas en el poder nuclear pakistaní, y todos los intereses que concurren a él, hay muchísimas fuerzas en tensión, que disputan su preminencia utilizado al terrorismo como una carta más del gran juego. Sabiendo paradójicamente que mañana esa carta puede utilizarse en su contra, si las circunstancias así lo requiriesen.

Comparti esta nota

Comparti esta nota

Copyright (c) 2022 AnnurTV. Todos los derechos reservados.
Organización Islamica Argentina. Felipe Vallese 3614, C1407MHH, CABA, Buenos Aires, Argentina