Plaga de plástico: los químicos nos matan y no estamos al tanto

Plaga de plástico: los químicos nos matan y no estamos al tanto

AnnurTV
Wednesday 19 de Oct.

Impacto para la salud

Los interruptores endocrinos interfieren en el sistema hormonal del cuerpo humano afectando el desarrollo y exponiéndolo a un gran abanico de enfermedades. No obstante, se encuentran en miles de productos de uso cotidiano ?los contenedores de plástico de comida, los detergentes, los retardantes de llama, los juguetes y los cosméticos?. Las enfermedades más comunes provocadas por los interruptores endocrinos son de la naturaleza neurológica y están relacionadas con la pérdida de atención ?el TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad), el autismo y la disminución del cociente intelectual?. Asimismo, estos químicos peligrosos aumentan el riesgo de obesidad, algunos tipos de cáncer, infertilidad masculina, además de una condición dolorosa conocida como endometriosis ?crecimiento anormal de tejido endometrial fuera del útero?.
Los químicos también afectan los tejidos endocrinos del cuerpo, los cuales, por su parte, producen las hormonas que ayudan a regular los niveles energéticos, la reproducción, el crecimiento, el desarrollo y nuestra respuesta al estrés y las lesiones. De esta manera, los interruptores endocrinos ?imitando a las hormonas de origen natural, como los estrógenos y andrógenos? bloquean a los receptores dentro de las células humanas e impiden que las hormonas del cuerpo se junten a ellas.
Impacto para la economía No obstante, los investigadores también descubrieron que el impacto económico de los químicos alcanza el 2% del PIB de EE.UU.
"Nuestro estudio se suma a la creciente evidencia de los enormes costes económicos y sanitarios causados por los interruptores endocrinos", apuntó el líder de la investigación y profesor asociado en NYU Langone, Leonardo Trasande, citado por AFP. Según agregó, es muy probable que la situación se convierta en "un problema sanitario y económico mucho mayor, si no se adoptan medidas adecuadas".
En EEUU los químicos más comunes (y también los que pueden acarrear consecuencias más graves) capaces de interferir en las hormonas humanas son los llamados PBDE (polibromodifenil éteres), una clase de compuestos bromados de extenso uso como retardante de llama. Además, se informa, que el bisfenol A, utilizado en los envases plásticos y en el barniz que cubre el interior de las latas, ha causado daños a la salud equivalente de 50 mil millones de dólares en el país norteamericano. Un estudio similar, llevado a cabo en la UE, puso de manifiesto que los países miembros pagan alrededor de 271 mil millones de dólares (un 1.28% del PIB) en costes sanitarios relacionados con el uso de los interruptores endocrinos. Fuente: http://bit.ly/2ekyUjA

Comparti esta nota

Comparti esta nota

Copyright (c) 2022 AnnurTV. Todos los derechos reservados.
Organización Islamica Argentina. Felipe Vallese 3614, C1407MHH, CABA, Buenos Aires, Argentina