La estrategia israelí para desplazar a los musulmanes de Jerusalén

La estrategia israelí para desplazar a los musulmanes de Jerusalén

La judaización de Jerusalén empezó después de que esta ciudad se convirtiera en protectorado del Reino Unido el 9 de diciembre de 1917, tras haber permanecido más de 400 años bajo el mandato del Imperio otomano.

Annur TV
Friday 21 de May.

Los actuales ataques israelíes a Gaza no son sino parte de un plan sistemático que se viene llevando a cabo desde el siglo XIX, con el objetivo de desplazar a los musulmanes de Jerusalén y demoler la mezquita de Al-Aqsa.

La judaización de Jerusalén empezó después de que esta ciudad se convirtiera en protectorado del Reino Unido el 9 de diciembre de 1917, tras haber permanecido más de 400 años bajo el mandato del Imperio otomano. Si la población judía en Jerusalén apenas ascendía a 30.000 habitantes en 1917, luego de la creación del Estado de Israel en 1948, esta había alcanzado los 100.000 habitantes.

En 1950, Israel declaró Jerusalén Oeste como su capital y en 1967 ocupó Jerusalén Este. Tras la ocupación, Israel asentó en esta a 200.000 colonos judíos. En 1980, Israel empezó a asentar judíos de origen etíope, así como rusos y polacos después del fin de la Guerra Fría.

Entre 1948 y 1967, Israel aplicó una política de fuerza dura (hard power). Tras su victoria en la guerra de los Seis Días, Israel optó por una política de fuerza blanda (soft power), mediante la cual asentó en todo el mundo la “victimización judía” a raíz del holocausto.

Así mismo, se aprovechó de los resultados socioculturales de esta victimización para ocupar los territorios palestinos bajo el pretexto de la “defensa propia legítima”.

La “colonización” fue otra rama de esta política. Israel se dedicó a asentar a colonos judíos radicales y armados en los barrios de mayoría musulmana en Jerusalén y a desahuciar a los palestinos.

Los datos muestran cómo Israel escala la tensión para provocar enfrentamientos y aprovecharse de la situación para disminuir la población musulmana.

Durante la primera intifada, entre 1987 y 1993, 2.162 palestinos murieron frente a 160 israelíes. Durante la segunda, entre 2000 y 2005, 5.103 musulmanes fallecieron frente a 31 israelíes, y 5.618 palestinos han perdido la vida desde 2008 hasta el día de hoy, según Istatiksell.

A partir de 2010, Israel modificó su plan de judaización de Jerusalén. Este plan tiene como objetivo escalar la tensión mediante intervenciones duras en caso de reacciones por parte de los musulmanes.

Esta política no ha hecho sino desgastar a la población musulmana en Jerusalén y, al igual que el barrio de Sheikh Jarrah, convertir el barrio de Shuafat en un asentamiento judío. Hoy, las provocaciones de Israel con el propósito de escalar la tensión continúan. Mediante estas, Israel pretende generar un pretexto para facilitar una ocupación total.

Desde el comienzo de los ataques a principios de este mes, Occidente prefirió guardar silencio ante el asesinato sistemático de civiles en los territorios palestinos ocupados hasta que el 15 de mayo Israel atacó las oficinas de la agencia de noticias Associated Press (AP) y el canal de televisión Al-Jazeera.

Atacar a los medios de comunicación supone un crimen de guerra, pero a pesar de esto organizaciones como Freedom House, Reporteros Sin Fronteras (RSF) y el Comité para la Protección de los Periodistas (CJP) conceden en sus informes anuales una puntuación elevada a la libertad de prensa en Israel.

Según los informes de Freedom House, Israel figura entre los países del mundo con más libertad de prensa y derechos civiles y políticos. Si se tiene en cuenta que entre los criterios observados se encuentran aquellos como igualdad, respeto, derechos humanos y libertades, la fiabilidad y credibilidad de los datos es dudosa.

Otras organizaciones occidentales y de capital judío como RSF también elevan la puntuación de Israel en sus informes. Por ejemplo, en 2003 y 2004, cuando la segunda intifada todavía continuaba, la puntuación de libertad de prensa de Israel se mantenía en ocho puntos, mientras que, en 2005, esta puntuación ascendió a 10.

Turquía se presenta como uno de los mayores impedimentos ante el intento de Israel de ocultar su ocupación, basada en el uso de elementos de fuerza dura, con elementos de su fuerza blanda.

La postura del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, hacia la ocupación israelí es clara, y es por esto que los palestinos lo aclaman y extienden la bandera turca sobre los ataúdes de los palestinos asesinados por Israel.

La creación de la Dirección de Comunicaciones de la Presidencia de Turquía ha hecho posible mejorar el rendimiento y la efectividad de la Agencia Anadolu y TRT. Estos dos medios, y todos los demás medios turcos con conciencia, han estado retransmitiendo al mundo e informando a la comunidad internacional sobre las atrocidades y masacres cometidas por Israel desde principios de mayo. La Dirección y su director, Fahrettin Altun, así como la burocracia turca han develado la tiranía israelí a nivel estatal.

Israel asesina a niños, mujeres y ancianos, ataca a los miembros de la prensa y destruye el patrimonio cultural de la humanidad, así como lugares sagrados ante los ojos de todo el mundo. Sin duda alguna, Israel hoy viola los convenios de Ginebra y La Haya y representa un ejemplo del terrorismo estatal, al igual que en su tiempo lo hicieron la Alemania nazi, la Rusia de Josef Stalin y la Italia de Benito Mussolini.

AIN


Aparecen en la nota:
Desplazar musulmanes jerusalen apartheid sionismo ocupacion
Comparti esta nota

Comparti esta nota

Copyright (c) 2022 AnnurTV. Todos los derechos reservados.
Organización Islamica Argentina. Felipe Vallese 3614, C1407MHH, CABA, Buenos Aires, Argentina