Escándalo del espionaje sionista: ‘El Pegasus israelí amenaza a las democracias de todo el mundo’

Escándalo del espionaje sionista: ‘El Pegasus israelí amenaza a las democracias de todo el mundo’

Israel el proveedor de armas, equipos y sistemas de represión a muchos gobiernos que violan los derechos humanos, también vende software de espionaje a numerosos regímenes autoritarios, como Pegasus que permite acceder a cualquier teléfono móvil en cualquier lugar, espiando a periodistas, opositores y activistas de los derechos humanos.

 

Annur TV
Monday 09 de Aug.

Israel está molesto con Ben & Jerry's, que ya no quiere vender helados en los territorios ocupados, escribe el periodista de MO* Peter Speetjens. El resto del mundo centra su indignación en el programa espía Pegasus que Israel ha vendido a todo tipo de regímenes autoritarios. Descartar cínicamente esto como una nueva variante tecnológica de un juego ancestral sería un grave error.

El 19 de julio, el fabricante Ben & Jerry's anunció que dejaría de vender helados en los territorios palestinos ocupados, ya que contradice los valores que defiende la empresa. La decisión provocó una tormenta de indignación en Israel.

El boicot a Israel -una democracia rodeada de islas de terror- refleja cómo [el mundo] ha perdido el rumbo", dijo el primer ministro israelí, Naftali Bennett. El ministro de Asuntos Exteriores israelí, Yair Lapid, habló de una "vergonzosa rendición" ante el antisemitismo y el movimiento internacional de boicot BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones).

El 28 de julio, 90 de los 120 miembros de la Knesset, el parlamento del Estado de Israel, firmaron una carta abierta dirigida a Ben & Jerry's en la que se les pedía que revocaran "el boicot a los pueblos y ciudades de Israel". Llama la atención que, aunque Ben & Jerry's sólo quiere dejar de vender helados en los territorios ocupados, la decisión se presente como un ataque a todo el Estado de Israel.

Mientras tanto, hubo mucha menos indignación por el software de espionaje que Israel ha vendido a numerosos regímenes autoritarios. Con el nombre del caballo alado de la mitología griega, Pegasus permite acceder a cualquier teléfono móvil en cualquier lugar. El software puede incluso activar el micrófono y la cámara sin que el propietario del teléfono lo sepa.

Pegasus es una creación del Grupo NSO, una de las decenas de empresas israelíes especializadas en vigilancia y ciberseguridad. Según la NSO, el programa sólo sirve para combatir a "criminales y terroristas" y por eso sólo se vende a gobiernos que respetan los derechos humanos.

En cuanto a esto último, basta con mencionar los países de los que se sabe que han comprado la "droga del caballo" israelí: México, Azerbaiyán, Kazajstán, Hungría, India, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Arabia Saudí, Bahrein, Marruecos, Ruanda y Togo. Ninguno de estos países es conocido como parangón de la democracia y los derechos humanos.

La investigación realizada por Forbidden Stories y Amnistía Internacional, en colaboración con 17 organizaciones de medios de comunicación, también muestra que los "delincuentes y terroristas" no son en absoluto los principales objetivos del programa espía Pegasus.

A partir de una lista filtrada de más de 50.000 números de teléfono seleccionados por los clientes de NSO, el llamado Proyecto Pegasus pudo averiguar la identidad que había detrás de 1.400 números. Entre ellos: unos 180 periodistas y 250 activistas de derechos humanos.

La plataforma mediática libanesa Daraj, para la que también trabajo, fue uno de los socios del proyecto y centró su investigación principalmente en el mundo árabe, donde se encuentran algunos de los principales usuarios del software: los EAU, Arabia Saudí y Marruecos.

Los EAU y Marruecos tenían cada uno unos 10.000 números de teléfono en la lista. Un pasatiempo caro. Según una lista de precios de 2016, NSO cobró 650.000 dólares por infiltrar 10 teléfonos, además de 500.000 dólares de costes de instalación y un 17% de cuota de mantenimiento anual. Los 100 objetivos adicionales cuestan 800.000 dólares.

Los EAU tenían hasta 3.000 números en Catar en la lista, entre ellos el del propio emir y el del periodista jordano Yasser Abu Hilala, que dirigió Al Jazeera entre 2014 y 2018. Todavía no se sabe a quién pertenecían los otros números.

En Irak, los EAU siguieron a políticos, ministros, parlamentarios, oficiales de inteligencia, embajadores y al líder espiritual Sayed Ali al-Sistani. Otro número destacado de la lista era el del actual primer ministro del Kurdistán iraquí, Masrour Barzani.

En Yemen y Egipto, el Primer Ministro y casi todos los ministros fueron vigilados. Los saudíes hicieron lo mismo con los ministros egipcios, especialmente en el momento de la Cumbre Árabe de 2019 en Túnez.

Pero el poder del teléfono móvil como oídos y ojos de otro llega mucho más allá del ámbito político. El 4 de marzo de 2018, los guardacostas indios detuvieron a la princesa Latifa, hija del jeque Mohamed bin Rashid Al Maktoum de Dubái, y la enviaron de vuelta a casa. Había huido del reino de los jeques en yate unos días antes. La sexta esposa del jeque Maktoum, la princesa Haya, tuvo más éxito cuando huyó a Inglaterra un año después. El Proyecto Pegasus muestra cómo los Emiratos Árabes Unidos, tras su vuelo, intervinieron los teléfonos de ambas señoras y de su círculo de amistades.

El servicio de inteligencia saudí hizo lo mismo con el teléfono del periodista Jamal Khashoggi justo antes de que fuera asesinado en Estambul el 2 de octubre de 2018. Las autoridades marroquíes también utilizaron el programa espía NSO para atacar a periodistas y opositores en particular. MO* informó sobre esto a principios de este año en una entrevista con el activista egipcio de la privacidad Ramy Raoof.

Los Emiratos Árabes Unidos también se dirigieron a periodistas internacionales como Bradley Hope, del Wall Street Journal, Simon Kerr, del Financial Times, y Greg Carstorm, de The Economist. También siguieron a la activista de derechos humanos Alaa Siddiq, que murió en un accidente de tráfico el 19 de junio, y a su jefe Yahya Asiri. También fueron espiados Ahmed Mansour, en prisión desde 2017 por "difundir mentiras", y activistas saudíes como Loujain Al-Hathloul, Omar Abdulaziz y Ghanem Al-Dosari.

La escritora india Arundhati Roy se preguntaba en un ensayo para The Guardian: "¿Qué debemos pensar de Pegasus? Descartarlo cínicamente como una nueva variación tecnológica de un juego antiguo (...) sería un grave error. Nuestros teléfonos móviles forman parte de nuestro yo más íntimo. Las revelaciones del Proyecto Pegasus demuestran que la amenaza potencial es más generalizada que cualquier otra forma de espionaje y vigilancia".

También la India utilizó con entusiasmo a Pegasus. Y aquí tampoco se trataba de "criminales y terroristas". Según Roy, los cerca de 1.000 números de teléfono de la lista parecen un quién es quién de los opositores a la agenda nacionalista hindú en el país.

Nos dirigimos hacia un estado en el que estamos gobernados por estados que saben todo lo que hay que saber sobre el pueblo, pero cuyo pueblo sabe cada vez menos", dijo Roy. Esta asimetría sólo puede conducir en una dirección. Maldad. Y el fin de la democracia".

El fin de la democracia. Esto es bastante irónico para un país al que le gusta presentarse como "la única democracia de Oriente Medio". Una democracia que, como resulta, proporciona a países como los EAU, Arabia Saudí y Marruecos los oídos y los ojos para cortar de raíz los desarrollos democráticos.

Una democracia que sólo puede llamarse así si no tenemos en cuenta a los millones de palestinos que viven en Gaza y Cisjordania bajo la bota militar israelí.

Y ahí es donde el boicot a Ben & Jerry's y Pegasus se encuentran. Ambos provienen de la ocupación militar. El programa espía se desarrolló para oprimir a la gente de allí. A principios de este año, MO* publicó un análisis de cómo Israel también amenaza la privacidad de sus propios ciudadanos.

La ocupación militar es como un enorme elefante en la vitrina israelí. Y el escándalo que rodea a Pegasus sólo ha dado a Ben & Jerry's más razones para no vender helados en los territorios ocupados.

Articulo original: https://www.mo.be

Fuente: http://diasporasaharaui-es.blogspot.com


Aparecen en la nota:
pegasus espionaje israeli hackeo redes internet dispositivos tecnologia
Comparti esta nota

Comparti esta nota

Copyright (c) 2022 AnnurTV. Todos los derechos reservados.
Organización Islamica Argentina. Felipe Vallese 3614, C1407MHH, CABA, Buenos Aires, Argentina