Un interrogador israelí agredió sexualmente a un niño palestino detenido, denuncia ONG.

Un interrogador israelí agredió sexualmente a un niño palestino detenido, denuncia ONG.

Debido a la absoluta impunidad y nula rendición de cuentas, los agentes israelíes utilizan sistemáticamente las torturas, insultos, actos vejatorios e incluso la agresión sexual en contra de los niños palestinos detenidos. 

Annur TV
Friday 13 de Aug.

La tortura en contra de los detenidos palestinos el legal en el régimen israelí.

Un interrogador israelí habría agredió física y sexualmente a un niño palestino de 15 años que se encontraba bajo detención israelí durante el interrogatorio a mediados de enero en un centro de detención de Jerusalén.

El niño de 15 años MF* fue detenido por las fuerzas de la policía fronteriza paramilitar israelí en su casa alrededor de las 5 a.m. del 13 de enero de 2021, en el barrio Issawiya de Jerusalén ocupada. Los agentes israelíes lo trasladaron al centro de detención e interrogatorios conocido como Al-Mascobiyya en Jerusalén occidental, donde lo ataron, le vendaron los ojos y lo detuvieron en una sala de interrogatorios. Un individuo lo acusó de arrojar piedras y cócteles Molotov y luego sometió al niño a violencia física y sexual equivalente a tortura, según la documentación recopilada por la organización humanitaria Defence for Children International – Palestine, DCIP.

“Las fuerzas israelíes someten sistemáticamente a los niños palestinos detenidos a malos tratos y torturas tras su arresto”, dijo Ayed Abu Eqtaish, director del programa de rendición de cuentas de DCIP. “Estas últimas acusaciones son un recordatorio particularmente inquietante de que los niños palestinos bajo custodia israelí son vulnerables a todas las formas de violencia. Las autoridades israelíes deben investigar de inmediato estas acusaciones que equivalen a tortura”.

La Defence for Children International sostiene que todos los niños deben tener derecho a tener un padre presente en todo momento durante el interrogatorio, así como a tener acceso a un abogado de su elección antes del interrogatorio y durante todo el proceso de interrogatorio. La DCIP exige que todos los interrogatorios de niños se graben audiovisualmente.

A su llegada al centro de interrogatorio y detención de Al-Mascobiyya, el niño fue obligado a sentarse en un pasillo atado y con los ojos vendados, donde fue objeto de violencia física por parte de los agentes que pasaban por el lugar, según la documentación recopilada por la DCIP.

“Cada dos o tres minutos, alguien venía y me abofeteaba, empujaba, golpeaba o pateaba”, dijo el niño a DCIP. “Guardé silencio y nunca dije nada. No sabía lo que estaba pasando, pero era doloroso, vejatorio y agotador ".

Finalmente lo llevaron a una sala de interrogatorios. “Un hombre vino a la habitación y me dijo que se llamaba Capitán Kamel”, dijo el niño a DCIP. “Me pateó y me golpeó mientras gritaba y decía que debía decirle lo que hice. Siempre que le decía que no hice nada, me pegaba más fuerte. Me amenazó con electrocutarme, pero le dije que no hice nada”.

El niño relató que el agente israelí lo tiró al suelo con los ojos vendados y lo manoseó sexualmente con un objeto, según la documentación recopilada por DCIP. El agente amenazó con que la violencia sexual continuaría a menos que confesara las acusaciones en su contra.

Luego, hicieron que el niño se parara contra una pared, donde el individuo le infligió un dolor extremo en los genitales. “No hay palabras para describir ese momento”, dijo el niño a DCIP. Posteriormente, el Capitán amenazó al niño diciéndole que la violencia física y sexual continuaría si le contaba a su abogado lo ocurrido.

Aproximadamente 15 minutos después del incidente, las fuerzas israelíes trasladaron al niño a otra habitación donde se reunió con un abogado durante unos cinco minutos. Luego, lo llevaron a una habitación donde un hombre vestido de civil se presentó como un interrogador israelí. El niño fue interrogado durante casi cuatro horas, durante las cuales experimentó abuso verbal y fue obligado a firmar papeles escritos en hebreo, cuyo contenido no entendió, según información recopilada por DCIP.

Con la sesión del tribunal aplazada durante cuatro días, el niño fue detenido en una habitación con otros cuatro niños durante tres días. Pasado ese tiempo, lo llevaron nuevamente a una sala de interrogatorios. Fue interrogado durante aproximadamente cuatro horas, al final de las cuales fue nuevamente obligado a firmar papeles en hebreo. Al día siguiente, 17 de enero, fue puesto en libertad bajo los términos de arresto domiciliario en espera de otra sesión judicial en una fecha posterior, según información recopilada por DCIP.

“Lo que me hizo fue muy violento, grosero y humillante”, dijo el niño a DCIP. “Quiero que termine este arresto domiciliario porque es agotador. Quiero mi vida de vuelta. Quiero salir de casa, ir al colegio y ver a mis amigos ".

Los niños palestinos en Jerusalén Oriental son procesados bajo el sistema judicial penal civil de Israel, no en el sistema judicial militar israelí que los demás palestinos son sometidos, debido a la anexión unilateral de Jerusalén Oriental por las autoridades israelíes, una medida no reconocida por la comunidad internacional. Los niños palestinos que viven en Jerusalén Oriental están generalmente sujetos a la Ley de la Juventud de Israel, que teóricamente se aplica por igual a los niños palestinos e israelíes en Jerusalén. Sin embargo, la evidencia recopilada por DCIP demuestra claramente que las autoridades israelíes implementan la ley de manera discriminatoria, negando a los niños palestinos en Jerusalén Oriental sus derechos desde el momento del arresto hasta el final del proceso legal.

Los niños palestinos en el sistema de detención militar israelí están sometidos de manera abrumadora a violencia y malos tratos generalizados y sistemáticos, según la documentación de DCIP. Entre el 1 de enero de 2014 y el 31 de diciembre de 2019, la DCIP recopiló declaraciones de 752 niños detenidos, describiendo sus experiencias de arresto, interrogatorio y detención. De estos, el 72 por ciento fue sometido a violencia física y el 61 por ciento a insultos, groserías y abuso verbal. A lo menos el uno por ciento fue amenazado con violencia sexual; sin embargo, se sabe que la violencia sexual que equivale a tortura o trato cruel, inhumano o degradante no es denunciada por los niños detenidos.

Un estudio de 2015 sobre tortura sexual por parte de las autoridades israelíes encontró que la tortura sexual de detenidos palestinos adultos por las autoridades israelíes es sistemática e incluye acoso sexual verbal, desnudez forzada y agresión sexual física.

Cabe recordar que la tortura en contra de los detenidos palestinos el legal en el régimen israelí.

Fuente: Palestinalibre


Aparecen en la nota:
Niños palestinos israel ocupación israelí palestina
Comparti esta nota

Comparti esta nota

Copyright (c) 2022 AnnurTV. Todos los derechos reservados.
Organización Islamica Argentina. Felipe Vallese 3614, C1407MHH, CABA, Buenos Aires, Argentina