Cómo la USAID y otros colaboraron con la destrucción de Irak

Cómo la USAID y otros colaboraron con la destrucción de Irak

El ejército estadounidense se ha dado cuenta de que le va a costar mucho trabajo transformar la infraestructura social en una que le interese: tiene que haber una forma de destruir, desmantelar y desintegrar por completo el «régimen dictatorial» y sus instituciones estatales hasta reducirlos a cenizas, al tiempo que se inculcan valores civiles a la población.

AnnurTv
Monday 08 de Nov.

El problema aquí es que las bombas no construyen, sino que destruyen. Quizás, el imperialismo con una cara más amable que la población local pueda digerir, aceptar y abrazar, era lo que se pedía tras la invasión de Irak en 2003. Eisenhower advirtió del complejo militar-industrial, en el que el hipercapitalismo llevaría a las empresas a obtener beneficios de la guerra y el desastre. Pero, poco sabía él que la extensión de este complejo, el complejo industrial sin ánimo de lucro, se llenará de bolsas grandes para un buen cambio de régimen. 

Las ONG son muy apreciadas por los intereses hipercapitalistas de Estados Unidos en Asia Occidental: En octubre de 2001, el difunto Secretario de Estado estadounidense Colin Powell, que supervisó la invasión de Irak, calificó a las ONG de «multiplicador de fuerzas» y las describió como parte integrante del equipo de combate del ejército estadounidense. Son buenas para dividir, armar, adoctrinar y robar recursos – y la USAID está aquí, sólo para eso.

Dinero iraquí confiscado y dólares de los contribuyentes estadounidenses

En Irak se produjo un cambio de régimen, considerado popularmente como una conspiración, pero la propia Casa Blanca lo admitió. No es tan sencillo como parece. En 2003, el gobierno de Saddam Hussain fue derrocado y se pusieron de moda los contratos de reconstrucción por valor de más de 60 mil millones de dólares para sistemas de agua, petróleo y electricidad, talleres de empoderamiento femenino, uniformes escolares, lucha contra la corrupción, sociedad civil y marcos legales.

Para que ese cambio de régimen se hiciera efectivo, la USAID utilizó fondos astronómicos -dinero iraquí confiscado y dólares de los contribuyentes estadounidenses- para infiltrarse en la infraestructura social de Irak, reordenando los recursos y los bienes públicos. La privatización y la descentralización son el núcleo del «nuevo imperialismo», como le gusta llamarlo al brillante académico Mehiyar Kathem. Las instituciones públicas se convirtieron en propiedad privada y la legitimidad del Estado se hizo añicos ante los ojos del mundo. 

Según el Wall Street Journal, la USAID presentó una lista de ocho empresas y cinco personas que habían trabajado estrechamente con Hussain, optando la ONU por congelar sus activos el 16 de abril de 2004. Un año antes, Bush había propuesto un proyecto para «privatizar en masa» importantes sectores económicos de Irak, concretamente el petrolero. En poco tiempo, el petróleo del país se repartió entre gigantescas corporaciones petroleras. 

A Saddam no le gustaban las ONG, pero ¿se le puede culpar?

A Saddam Hussain no le gustaban las ONG y tenía leyes estrictas en cuanto a su formulación y registro: El sur global -Siria, Nicaragua, Venezuela, etc.- «gozaba» de un historial de manipulación de los asuntos internos mediante las ostensibles intenciones de «ayuda humanitaria». No había muchas razones para confiar en ellos. 

Sin embargo, en 2003, la Autoridad Provisional de la Coalición (APC) dirigida por Estados Unidos, el gobierno de transición del Pentágono, promulgó algunas leyes que levantan la ceja sobre la funcionalidad de las ONG en el país. Al restablecer el consejo judicial en Irak para ello -así como el nombramiento de leales iraquíes en el sistema judicial-, las ONG no necesitan someterse al agotador proceso de concesión de licencias, sino simplemente de registro. En segundo lugar, se dejó sin efecto la facultad del gobierno de aceptar o rechazar la financiación extranjera de una ONG. En tercer lugar, aunque las ONG pueden ser prohibidas si perturban la paz civil, la nueva ley hace cada vez más difícil interponerse en su camino. 

Según el Centro Nacional para la Ley Sin Fines de Lucro, actualmente hay 3.200 ONG registradas en Irak; se han registrado hasta 12 mil ONG a lo largo de la invasión. La pregunta es: ¿qué hacen todas ellas allí? Para un país que ha provocado la muerte registrada de unos 200 mil iraquíes (según el Iraqi Body Count), ¿qué puede tener de «humanitario», por ejemplo, la misión humanitaria de USAID? 

Este es el plan: La USAID planeaba establecer unos mil consejos en todo Irak, mediante la concesión de 500 millones de dólares a su contratista, el Research Triangle Institute (RTI). Se trata del mayor proyecto financiado en la historia de la USAID, y no se trataba de una bonita ayuda humanitaria sobre el terreno. 

Todos tienen una tarea

La guerra contra Irak se planificó años antes de la invasión: La USAID, la CIA, el Estado Mayor Conjunto, el Departamento de Defensa, el Estado, el Tesoro, la Justicia y el Comercio trabajaron 18 horas diarias en el «Proyecto Futuro de Irak», cuyo objetivo era dividir el Estado, la sociedad y la economía entre 17 grupos diferentes, un proceso de descentralización. Las relaciones sociales, las políticas, las elecciones, los bienes y los recursos eran sólo algunas de las cartas sobre la mesa a las que la USAID pretendía hincar el diente; un proyecto fallido que causó una miseria multigeneracional. 

A medida que se desarrollaba la invasión de Irak, se asignaban tareas: La USAID se encargó de la sanidad, la educación, la electricidad, el transporte, compartiendo la gobernanza con el Departamento de Estado; el Departamento del Tesoro se encargó de la planificación económica, y el Pentágono se encargó del petróleo. 

En el «nuevo imperialismo», a diferencia del colonialismo tradicional, no era necesariamente el caso de que el hombre blanco tomara el control directo de las instituciones estatales. En cambio, la USAID y sus similares operaban a través de contratistas sobre el terreno. Algunos de los contratistas, organizaciones sin ánimo de lucro y grupos de reflexión más destacados fueron Save the Children, Bechtel International, Research Triangle Institute, Creative Associates International, Bearing Point y el Comité Internacional de Rescate, además de las ONG locales que conocían y entendían a los iraquíes locales. El 17 de abril de 2003, USAID adjudicó a Bechtel Corporation un contrato de 18 meses de duración por valor de hasta 680 millones de dólares, considerado «el mayor contrato individual jamás concedido por USAID».

¿Adónde fue a parar todo el dinero de la reconstrucción?

¿Recuerdan el dinero iraquí confiscado y los dólares de los contribuyentes estadounidenses? USAID y compañía, a partir de 2021, han gastado más de 60 mil millones de dólares para «reconstruir» Irak desde 2003. Tanto la Casa Blanca como los funcionarios iraquíes están de acuerdo en que el programa de reconstrucción fue un fracaso. Pero, una entrada de 25 millones de dólares al día en la reconstrucción debe haber ido a alguna parte, ¿no?

Los resultados de la auditoría realizada por Stuart Bowen, el Inspector General Especial para la Reconstrucción de Irak, mostraron que casi no se encontró documentación sobre lo que se hizo con ese dinero. Los funcionarios iraquíes están de acuerdo en que hubo mucho blanqueo de dinero y corrupción en los presupuestos, que vieron cómo se transferían 800 millones de dólares fuera de Irak cada semana. Esto despojó a la economía iraquí de 40 mil millones de dólares. 

Donald Rumsfeld, el Secretario de Defensa de la época, se rió de la idea: «Si creen que vamos a gastar un billón de dólares de nuestro dinero allí, están tristemente equivocados». Prueba A.

Divide y vencerás

Tratar con un Irak ya dividido por el rey Faisal y las geografías étnico-religiosas de Churchill deja espacio para la ventaja. La invasión de Irak destruyó fábricas de productos lácteos, cigarrillos, baterías y cemento, dejando a cientos de miles de personas sin trabajo y haciéndolas vulnerables al reclutamiento de las milicias sectarias. En la mente de los estadounidenses, toda secta está sujeta a «la creación del enemigo». Inculcar el «miedo al otro» sólo sirvió; y Estados Unidos sólo vio la oportunidad y la aprovechó. Con el completo desmantelamiento del Estado iraquí en 2003, la APC concedió a las poblaciones pobres y marginadas de Ciudad Sadr su primer gobierno local, dando lugar al Consejo Asesor de Distrito (CCD). 

«¡Os salvaremos!» – El Consejo de Ciudad Sadr recibe unas bolsas

Este fue uno de los mayores proyectos de la USAID «desde el Plan Marshall». El Consejo Consultivo de Distrito fue un creador de políticas. A través del ITR, en 2003, el proyecto contó con 513 millones de dólares de USAID para desarrollar, formar y fortalecer el CAD. El objetivo era inculcar una «sociedad civil» favorable a Estados Unidos que no viera la luz de la soberanía en su vida. Para ello, el ITR empleó a 3 mil estadounidenses e iraquíes.  

Los miembros del CAD fueron nombrados por la APC y el ITR para servir a las agendas de la USAID. Con la adquisición de dinero y formación por parte de los iraquíes, los leales preservaron los intereses de la USAID, recibieron ríos de dinero y legitimaron la ocupación estadounidense y sus políticas. El CAD generó individuos «moderados» capaces de controlar el Consejo tras la retirada. 

Ciudad Sadr era sólo una pieza en el mosaico sectario que USAID planeaba para Irak. Todo el mundo tiene una pieza en el mosaico sectario. 

Muhasasa 

El CAD es un caso de los muchos en los que Estados Unidos actúa como un oportunista. La ocupación exacerbó el sectarismo legítimamente. ¿Cómo lo hicieron? Una palabra: Muhasasa. Se prohibieron las elecciones al gobierno local. Los miembros del DAC fueron elegidos por la CPA, el RTI y los militares estadounidenses. Los candidatos y miembros de las elecciones se basaron en cuotas étnicas/religiosas en nombre de la «inclusividad». Las instituciones estatales se atribuyeron a sectas y partidos políticos. Muhasasa – conseguir una pieza del mosaico sectario.

Este proceso requirió dinero y tiempo. Desde 2003 hasta 2005, el embajador de la APC, Paul Bremer, ideó un modelo basado en las sectas para elegir a los miembros del CAD. Mantener a Irak dividido servía a los intereses de Estados Unidos, ya que debilitaba la unidad y la solidaridad, pero lo que es más importante, debilitaba la capacidad del Estado para gobernar. 

¿Qué ocurrió con el resto de las ONG?

La USAID suprimió o compró a las ONG locales para que sirvieran a sus intereses. Las ONG que antes estaban en contra de la ocupación en poco tiempo estaban al servicio de la «sociedad civil» y de las agendas políticas de USAID. Incluso se aprovecharon de la situación generalizada de desempleo, adquiriendo leales en nóminas de dólares mientras la mayoría del resto de la población se quedaba con trabajos manuales. 

La guerra contra Irak no podría haberse ejecutado si no fuera por la «ayuda humanitaria» y su estrecha colaboración con el ejército estadounidense. Explotar las necesidades para alterar el tejido social de Irak es la obra maestra de la USAID. Mientras Irak, hoy en día, lidia con las disputas sectarias, manteniendo el legado imperialista de los miles de millones de dólares de trabajo dejados atrás, el monstruo de la ocupación está vivo y bien después de la retirada. 

Fuente: Al Mayadeen


Aparecen en la nota:
USAID irak guerra en irak estados unidos
Comparti esta nota

Comparti esta nota

Copyright (c) 2022 AnnurTV. Todos los derechos reservados.
Organización Islamica Argentina. Felipe Vallese 3614, C1407MHH, CABA, Buenos Aires, Argentina