‘Listas de terrorismo’: Criminalizar a quienes resisten la ocupación y robo de tierras

‘Listas de terrorismo’: Criminalizar a quienes resisten la ocupación y robo de tierras

Los estados colonialistas y opresores inventaron antojadizamente el concepto “terrorismo” y las "leyes del terrorismo" con el objetivo de criminalizar a quienes se resisten la represión y el robo de las riquezas de los pueblos bajo ocupación, para servir a sus intereses y ocultar sus crímenes.

 

Annur TV
Friday 03 de Dec.

Hace mucho tiempo, el colonizador acuñó el concepto de "terrorismo", adaptándolo a su antojo para servir a sus intereses y ofensivas en cada etapa. Lo usó primero en casa, en los territorios colonizados, contra las revueltas de las tribus indígenas en América del Norte y Australia y para aplastar la lucha de los pueblos de la India, Argelia, Filipinas, Sudáfrica y otros. Estos pueblos y su vanguardia revolucionaria fueron los primeros en probar la acusación de "terrorismo" en forma de masacres y horcas, como nos dijo el fallecido luchador Dr. Iqbal Ahmed en un importante seminario titulado: Vuestro terrorismo y el nuestro.

"El análisis del terrorismo siempre proviene de dos fuentes: los que dicen resistirlo y los que tratan de explicarlo", dice el profesor Ahmed. El académico paquistaní y amigo del pueblo palestino se refiere al diccionario de Oxford, donde encontramos el significado y la raíz de la palabra terrorismo en el idioma inglés y muchos sinónimos inventados por Gran Bretaña y las potencias coloniales en el contexto de describir la resistencia de los "nativos americanos”

Los estados de asentamientos coloniales como Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Australia, Canadá y otros, inventaron "leyes del terrorismo" con el objetivo de criminalizar a quienes se resisten a ellos en casa, y luego los emplearon para presionar a los movimientos de liberación. Pero la legislación de este tipo, en este momento, en 2021, de criminalizar los movimientos políticos que gozan de un apoyo popular abrumador, como lo hizo recientemente Gran Bretaña y Australia con Hamas y Hezbolá, significa que estas leyes, si entran en vigor, llegarán a todos. Las leyes también están diseñadas para disuadir a los ciudadanos de sus propios países.

Esto significa que no seguirá siendo una violación de los derechos de un solo grupo perseguido y distante, fuera de las fronteras, sino que con el tiempo se convertirá en una ley difícil de despegar en casa, y una herramienta de represión dirigida a las libertades individuales y públicas. En un momento en que los "inmigrantes" se mezclan con los "ciudadanos", las instituciones políticas, de derechos humanos y académicas se oponen a apresurarse a aprobar tales leyes desde la perspectiva de los intereses de sus comunidades primero.

Estas "listas" de nuestro tiempo están dirigidas a construir campos masivos de concentración, pero de otro tipo: campos en la mente, no en el suelo. Esto ocurre a través de la "fabricación de modelos" donde los "títeres" de los medios dominantes generalizan diariamente hasta que poco después se convierten en hechos consumados y tienen nombres y símbolos. La charla constante de "células durmientes", que generalmente se recuerdan con frases que siguen, o preceden, llaman a las imágenes de "objetivos blandos" como centros comerciales, mercados, escuelas, niños, cines y teatros.

El objetivo de todo esto es inculcar una imagen en la mente de la opinión pública y promoverla a través de un sistema integrado de medios y cultura que comienza con las películas de Hollywood y otros. El terrorismo hoy significa "algo que viene del Este", con características árabes, islámicas, asiáticas y africanas. Esto no solo sumerge a la sociedad en el lodo del racismo puro, sino que también crea miedo e ignorancia, miedo a la comunidad inmigrante. Al mismo tiempo, el estado apunta al "otro ciudadano" que viene del Este, empujándolo a actuar como un verdugo para sí mismo, y se auto reprime, cuando trabaja en agencias gubernamentales y se arresta a sí mismo y a su familia en el cajón del miedo.

¡Es el miedo entonces! O el terror, el terror organizado por el estado, la herramienta más eficaz y probada donde todos están afectos tanto la población local como en el exterior. Los refugiados y inmigrantes se desentienden de sus causas aislándolos de toda participación y trabajo por sus intereses y los intereses de sus pueblos.

Y si la amenaza, la intimidación, la disuasión y el castigo fueron las herramientas del colonizador para conquistar y aplastar a los pueblos y controlarlos durante el período más largo posible, entonces no existen herramientas eficaces en manos de los pueblos colonizados y oprimidos para enfrentar esta política, excepto estas mismas armas: la amenaza, la intimidación, la disuasión y el castigo, y perpetuar el conflicto durante el mayor tiempo posible. Los árabes debemos reconciliarnos con esta palabra - terrorismo - y no tenerle miedo, incluso si se presenta contra nosotros como una acusación en un intento de criminalizar la resistencia armada.

Uno de los objetivos más importantes del colonizador hoy en día es separar los movimientos de resistencia de la causa por la que están luchando. Decir que son "organizaciones sin causa". Criminalizarlo por decreto significa vaciarlo de su contenido, para luego legislar y justificar su posterior focalización. Separarlo de la cuestión política y del curso del conflicto en curso del cual es parte, significa encerraras en un simple archivo de seguridad. ¡Solo un expediente de seguridad!

La llamada "Lista de organizaciones terroristas extranjeras" no ha surgido después de los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001. ¿Quién puede creer que organizaciones y movimientos como Hezbolá, el Frente Popular para la Liberación de Palestina, Hamas, la Jihad Islámica y otros tenían oficinas, por ejemplo, en Londres, París y Washington antes del 9/11? Estas organizaciones han sido atacadas y han estado en “listas de terroristas” desde su fundación. Hay un interés para los Estados Unidos, Gran Bretaña y Australia en recordarlo, cuándo actualizan la lista y deliberada y maliciosamente las vuelven a poner en un solo listado con ISIS, Al-Qaeda, Al-Nusra, el movimiento sionista Kach y ... ¡El Ku Klux Klan!

Los ministerios de relaciones exteriores de estos países no está haciendo un seguimiento del "expediente del terrorismo", sino los ministerios de hacienda de estos países como principal adversario, porque la esencia de la resolución se relaciona con la llamada "criminalización del apoyo material", y lo que importa a los tomadores de decisiones es el bloqueo de los movimientos de liberación y el "secado de sus fuentes de financiación" y la criminalización del apoyo, es decir, impedir el apoyo político y financiero de las clases populares en nuestros países en particular.

Las listas de terroristas se han vuelto a recomponer más de una vez, la más recientemente fue bajo el mandato del ex presidente de los Estados Unidos Bill Clinton a mediados de la década de 1990, no con George W. Bush Jr. como se rumoreaba. La lista de Clinton tenía como objetivo presionar a las fuerzas palestinas y árabes que "rechazaban el proceso de paz y se oponían a un acuerdo pacífico a través de la violencia", este fue el texto literal que se utilizó para justificar las regulaciones del Tesoro de los Estados Unidos de 1994:  Apuntar a los movimientos armados que rechazaron los Acuerdos de Oslo.

Las regulaciones se basaban por supuesto, de acuerdo con la política de la zanahoria y el garrote. El número de estas organizaciones listadas subía y bajaba de acuerdo con el "progreso" en la posición de cada organización, no debido a un cambio en la política de los Estados Unidos. El objetivo político de estas listas es extraer concesiones de las fuerzas de resistencia y los movimientos de liberación y empujarlos a renunciar a sus armas y adoptar posiciones "a favor del proceso de paz". La administración estadounidense ha logrado este objetivo en ocasiones, por ejemplo, eliminando de la lista, organizaciones como los Muyahidin Jalq, el Frente Democrático para la Liberación de Palestina y el Grupo Combatiente Islamista en Libia entre otros.

El campo enemigo sionista tiene como objetivo engañar y distorsionar la imagen y la lucha de la persona árabe, por lo que, los movimientos de resistencia armada se incluyen junto con la organización sionista Kach como ya hemos indicado. Esta es una organización marginal en la entidad sionista, rechazada hasta por los peores asesinos de los partidos israelíes, porque no ayuda a pulir -lavar- la imagen de Israel, ¡pero la inclusión de Kach hace que la administración estadounidense parezca "justa" y "neutral" en su hostilidad hacia el "extremismo y la violencia en la región.

Las listas del terrorismo tienen por objeto asediar a la resistencia, aislarla de sus bases populares  y aterrorizar a las instituciones culturales, sociales, sindicales, humanitarias y caritativas que operan en los países de la "diáspora" y no quieren estos países  aumentar el papel de las comunidades de inmigrantes y los movimientos de solidaridad con los derechos de los palestinos, separar los movimientos de liberación de sus extensiones de apoyo dentro de las sociedades occidentales y atacar a todas las fuerzas que puedan desempeñar un papel político que presione a los gobiernos en nombre de las causas y los derechos de las personas.

Las fuerzas de resistencia palestinas, árabes y de otro tipo en la región deberían convertir esta focalización en una oportunidad en beneficio de sus pueblos y sus causas, destacando la historia de la resistencia de los pueblos al terrorismo colonial y ponerla en su real contexto político, fortaleciendo sus relaciones con los movimientos de liberación a nivel internacional que tienen interés en combatir las llamadas listas de terroristas, profundizando su papel y discurso revolucionario de liberación, apoyando a los movimientos revolucionarios armados, defendiendo la lucha de los negros, los inmigrantes y los pueblos indígenas dentro de la propia sociedad colonial, y elevando el nivel  del discurso político de los movimientos de solidaridad con el pueblo palestino y su justa causa.

Los pueblos oprimidos tienen derecho a tener un listado que incluya a la entidad sionista, los estados coloniales, gobiernos opresores y sus responsables, esta sería la respuesta política directa a estas listas de las potencias opresoras. Así mismo tienen el derecho de oponerse a las políticas coloniales por todos los medios posibles, boicotear los productos y sus empresas, sus embajadas, aislar sus intereses y sus fuentes de financiación también.

Traducción de Jaldía Abubakra  - @Jaldia1 , para PalestinaLibre.org 


Aparecen en la nota:
palestina israel terrorismo israelí sionismo ocupación israelí palestina ocupada
Comparti esta nota

Comparti esta nota

Copyright (c) 2022 AnnurTV. Todos los derechos reservados.
Organización Islamica Argentina. Felipe Vallese 3614, C1407MHH, CABA, Buenos Aires, Argentina