Opinión

El derecho de Palestina bajo el nuevo gobierno de Gabriel Boric en Chile

El derecho de Palestina bajo el nuevo gobierno de Gabriel Boric en Chile

Roberto Chambi Calle
Sunday 16 de Jan.

Roberto Chambi Calle[1]

Las protestas iniciadas el 2019 conocidas como “la primavera de Chile”, “Chile Despertó” o la “Revuelta de Octubre”, fueron el caldo de cultivo para la emergencia de nuevos líderes políticos como el actual presidente electo Gabriel Boric; así como la consolidación de la Asamblea Constituyente para la redacción de una nueva Carta Magna más humanista, social e inclusiva.

Fue tan grande el estallido social, que el gobierno tuvo que decretar un estado de sitio en plena democracia, las protestas se habían vuelto incontrolables; pues la sociedad en su mayoría estaba asfixiada y cansada por los altos costos sociales —educación, salud, vivienda; etc.— frente a un gobierno sordo, duro y conservador; “Chile había despertado”.

Aquel 18 de octubre de 2019, los principios del final de un ciclo —conservador derechista— habían comenzado, sus alaridos enfurecidos enceguecían a  jóvenes estudiantes, como el universitario de 21 años Gustavo Gatica, quien fruto del impacto de balines perdió la visión de ambos ojos, siendo él, uno más de los 400 jóvenes que perdieron el globo ocular por los disparos de los carabineros chilenos, —según el informe del  Instituto de Derechos Humanos de Chile y Amnistía Internacional— no teniendo Piñera más opción que  decretar un “toque de queda”, aquel que era de uso frecuente en la dictadura de Augusto Pinochet.

El estallido social logró reunir a varios sectores —estudiantes, obreros, campesinos, indígenas; etc.— quienes frente a las balas y los tanques de agua resistieron y doblegaron a un gobierno inhumano y estólido.  Las consecuencias de esta represión dieron como resultado más de 31 muertos y más de 8000 víctimas de violencia estatal según Amnistía Internacional[2].

En los acuerdos de Paz —en el que participó el entonces Diputado Boric— se garantizó que las demandas de los actores sociales sean respondidas y que sea él, el  garante para que sean llevados el plebiscito y la Asamblea Constituyente, en respuesta a todos los movimientos sociales reprimidos enérgicamente por la administración de Piñera, sin duda este compromiso asumido no será fácil debido a la conjunción de varios actores sociales que serán el andamio de su gobierno; pero  es sin duda el reto más importante  de las nuevas generaciones para cristalizar un nuevo estado, esta vez con la participación de todos (as) los chilenos.

La consolidación de la candidatura de Boric ha sido vista por las logias chilenas y la ultraderecha fascista, bajo la sombra de José Antonio Kast —quien dijo que, si el dictador chileno estuviera vivo, Pinochet "votaría por mí, es evidente"— como una amenaza a sus privilegios de poder.

Antes de ser candidato presidencial, Boric fue fustigado debido a su alianza con Daniel Jadue, un político de origen palestino, criticado por sus posturas respecto al derecho de Palestina; pero no solo esta unión le ha costado críticas tildándolo de “antisemita”, cuando al recibir un regalo, dijo en aquella oportunidad, “La Comunidad Judía en Chile me envía un tarrito de miel por el año nuevo judío, reafirmando su compromiso con "una sociedad más inclusiva, solidaria y respetuosa". Agradezco el gesto, pero podrían partir por pedirle a Israel que devuelva el territorio palestino ilegalmente ocupado.”

Antes de la emergencia de los gobiernos progresistas, las voces de protesta respecto a la causa Palestina eran tenues, debido a que la mayoría de ellos estaban alineados con la política exterior de EEUU, Israel y la Unión Europea, lo cual los obligaba a actuar obsecuentemente con sus posturas sobre Palestina en el Plano Internacional.

Este alineamiento tuvo un quiebre que fue iniciado por la nueva emergencia de liderazgos —en especial en Latinoamérica—con Hugo Chávez, Rafael Correa, Evo Morales y Lula Da Silva, quienes desde el poder como jefes de estado condenaban las acciones cínicas y sumisas de los otrora gobiernos pro EEUU, Israel y la Comunidad Europea.

En esa línea cuando —una vez más— Gaza fue bombardeada el 2008 por el régimen israelí, las voces de protesta y las acciones de contención de esa política sinuosa del régimen ocupacionista con la ayuda de sus medios de comunicación en confabulación con EEUU, fueron contundentes cuando los mandatarios de estado “izquierdistas” protestaron por el genocidio perpetrado por la entidad ocupacionista de Israel. Así, como una muestra de compromiso y apoyo a Palestina, Venezuela y Bolivia durante los gobiernos de Hugo Chávez y Evo Morales el 2009, expulsaban a los embajadores israelís rompiéndose las relaciones diplomáticas con el régimen ocupacionista.

En aquel entonces Evo Morales acusaba al ente sionista como “terrorista”, pero sus acciones no solo quedaron en las protestas sino también continuaron durante todo su gobierno, postura que solo fue callada cuando el 1er presidente indígena sufrió el golpe de estado de 2019 patrocinado por EEUU. Este quebrantamiento al orden constitucional del Estado Plurinacional de Bolivia, no solo repercutió a nivel interno, sino que fue también un golpe para Palestina[3].

La defensa del Derecho de Palestina debe ser un compromiso no solo de gobiernos progresistas sino de todos los que realmente estén comprometidos con el derecho internacional y los derechos humanos, en aras de ello, el presidente electo de Chile debe ser la garantía para que esta nación sea uno de los países defensores de esta causa de la humanidad; ya que en Chile se encuentra una de las comunidades palestinas más grandes de Latinoamérica, claro ejemplo de ello es su alianza con Daniel Jadue de ascendencia Palestina, quien perdió las internas para la candidatura presidencial frente a Boric, y quien será una pieza clave en el futuro gobierno.

Las voces de protesta de la comunidad judía respecto a la que fuera la candidatura de Jadue fueron evidentes en su confronte con la cuestión de Palestina y la entidad ocupacionista israelí, mismas que han quedado en el tintero, pues existe la posibilidad real de que éste sea parte del gabinete del nuevo gobierno, de ser así, Jadue tiene la posibilidad desde las esferas de poder, gestionar para que la entidad sionista reconozca y restablezca el derecho de la tierra de sus ancestros.

La situación política del presidente electo Boric se torna complicada; pues debe responder a todo el conglomerado de movimientos sociales que sostienen y apoyan su gobierno, siendo una parte de ello la comunidad palestina con la cual —por lo que se ha visto— está comprometido por todas las declaraciones a su favor, a tal fin deberá confrontarse con los lobbies judíos, quienes no cederán a sus demandas; ya que tienen una presencia consolidada gracias a la dictadura y la derecha ultraliberal.

Roberto Chambi Calle

[1] Jurista, analista en Relaciones Internacionales, ex diplomático Boliviano radicado en la República Islámica de Irán.

[2] "Chile: A dos años del estallido social Amnistía Internacional presenta informe sobre responsabilidad de mandos a la Fiscalía Nacional", ver en:

https://www.amnesty.org/es/documents/amr22/4851/2021/es/

https://www.amnesty.org/es/latest/news/2021/10/chile-two-years-on-from-social-unrest-amnesty-international-presents-report-on-command-responsibility-to-national-prosecutors-office-espanol/

[3] Saavedra, Alfaro, Sdenka, “El Golpe de Estado en Bolivia también fue un golpe para Palestina: No a la anexión territorial a Israel” Ver en: https://www.annurtv.com/nota/58883-opinion-el-golpe-de-estado-en-bolivia-tambien-fue-un-golpe-para-palestina-no-a-la-anexion-territorial-a-israel.html


Comparti esta nota

Comparti esta nota

Copyright (c) 2022 AnnurTV. Todos los derechos reservados.
Organización Islamica Argentina. Felipe Vallese 3614, C1407MHH, CABA, Buenos Aires, Argentina