Fri 01 de February de 2019 Medio Oriente

Hartos de los mitos, estos judíos estadounidenses están desafiando su educación sobre Israel

1024 576

Crecieron con los mitos de un Estado judío heroico, se unieron a organizaciones sionistas y escucharon los temas de conversación. Pero algo en el camino les hizo cuestionar todo.

 

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/53644-norteamerica-hartos-de-los-mitos-estos-judios-estadounidenses-estan-desafiando-su-educacion-sobre-israel.html
Hartos de los mitos, estos judíos estadounidenses están desafiando su educación sobre Israel

Algunos de los encuentros más extraños que tuve en los años que pasé viviendo y estudiando en los Estados Unidos fueron con judíos estadounidenses. A menudo me sentía como si me hubieran metido en un musical mientras que la gente esperaba que encajara en la imagen mítica de cómo se suponía que se comportaba un israelí. El único problema era que no tenía idea del argumento que debía interpretar.

Me preguntaron sobre mi tiempo en el ejército israelí o sobre los entresijos de la práctica religiosa judía. Los estudiantes proisraelíes asumieron que yo estaría allí para ratificar su defensa. Muchos de ellos estaban visiblemente decepcionados cuando no interpreté el papel. Solo gradualmente empecé a comprender cómo había sido la educación central de Israel en sus vidas y qué tan grande era realmente el obstáculo

Para entender mejor este proceso, hablé con cuatro activistas judíos estadounidenses, todos ellos rondando los finales de sus 20 años y productos de la educación judía estadounidense. En los últimos años, todos se han unido a grupos no sionistas y antiocupación como Jewish Voice for Peace o IfNotNow. Michal, Susannah, Malkah y Aaron me contaron cómo su educación en Israel dio forma a su visión del mundo y lo que los llevó a cuestionar lo que habían aprendido sobre el conflicto israelí-palestino.

Nota de un editor: Susannah y Malkah pidieron usar solo sus nombres de pila; los otros dos entrevistados solicitaron usar alias, citando temores de que el uso de sus nombres reales podría amenazar su estado en sus comunidades y las perspectivas de empleo en el futuro.

Ya sean ortodoxos modernos, reformistas o conservadores, los cuatro entrevistados dijeron que Israel era una parte integral de su experiencia en la comunidad judía desde una edad temprana. Ninguno de ellos pudo recordar un momento en que no fuera parte de su experiencia comunitaria judía.

“Cuando era más joven iba a la sinagoga todas las semanas. Israel inevitablemente sería parte de los divrei tora (la charla del Rabino sobre temas relacionados con el capítulo semanal de la Torá)”, dice Michal, exbecaria de hasbará, que, eventualmente, tendrá prohibido ingresar a Israel porque se ofreció como voluntaria en organizaciones palestinas en Cisjordania.  

“En Yom Kippur siempre había una mención para Israel. Durante ne'ila (servicio final de Yom Kippur - TP), en medio de hablar sobre nuestros pecados, ser humilde y reflexionar sobre lo que hemos hecho mal, hay un cambio de tono: "¡Mira lo que hemos hecho para la creación del Estado de Israel! y aquí pasamos algunos compromisos para contribuir con los bonos de Israel'. Este es un ritual profundamente reflexivo y sombrío, y estás haciendo un total de 180 para defender a Israel. Esto pasó cada Yom Kippur y Shabat, todo el tiempo. Terminaríamos con Adon Olam el sábado por la mañana y el rabino mayor diría desde el escenario: "estamos trayendo una delegación de AIPAC y puedes registrarte".

Para Susannah, quien comenzó en el Movimiento Reformista y eventualmente trabajaría para Jewish Voice for Peace, el sionismo también fue parte integral de su educación judía. “Realmente no piensas en Israel y en el sionismo cuando eres un judío practicante en el Movimiento Reformista. Simplemente estás allí. Fue en un campamento de verano organizado por Young Judea, un movimiento juvenil sionista estadounidense, donde la confusión se hizo más evidente. "Fue directamente 'América e Israel para siempre'. Una de las experiencias más dolorosas para recordar ahora es que cada mañana nos levantábamos e íbamos al asta de la bandera. Tú cantas el Hatikva y el estandarte estrellado. Te quedas parado frente a ambas banderas junto con los scouts israelíes que estaban allí. Me encantó, porque solo se trataba de cantar y estar con tus amigos. Se sentía como una fuente de orgullo".

En su adolescencia, el objetivo de establecer una conexión emocional con Israel fue reemplazado por una defensa más directa. "En la escuela secundaria nos animaron a participar en programas de apoyo a Israel", explicó Malkah. El Proyecto David, una de las organizaciones estadounidenses proisraelíes más conocidas, la envió a un entrenamiento de tres días en Massachusetts, donde dice que estuvo expuesta a una agenda fuertemente antimusulmana. "Un video se llamaba Obsession, y parecía que el mensaje principal era sobre los musulmanes que querían tomar violentamente el control del mundo y cómo tendríamos que luchar contra eso".  

"No recuerdo ningún desacuerdo o discusión", continuó. “Todos nos sorprendimos por las cosas horribles que estábamos viendo. Ves muchas imágenes realmente aterradoras en esa película. No tuvimos mucho tiempo para socializar, principalmente hubo estas sesiones y tomé muchas notas. Probablemente no nos dieron tiempo para procesar intencionalmente, estás siendo bombardeado con las opiniones de alguien más".

Malkah recordó haber regresado a casa después de la capacitación y haber experimentado un rechazo de parte de los miembros de su familia que pensaban que las opiniones de la derecha que le habían enseñado eran malas para la paz. “Volvería y diría que todo está justificado por razones de seguridad nacional. Mis puntos de vista giraron del centro a la derecha después de haber tenido esa experiencia". Sin embargo, participar en una defensa de Israel más explícita también comenzó a sembrar dudas sobre su capacidad para defender la causa.

“Se esperaba en mi escuela secundaria que todos los estudiantes de alto rendimiento participaran en programas extracurriculares de defensa de Israel", dijo Aaron, quien luego se involucraría mucho con JVP y ahora dedica su tiempo a la Organización Internacional Socialista. “Todas las sesiones de capacitación fueron en el Centro de la Comunidad Judía local. Nos dijeron que se vería bien para las admisiones universitarias. El programa de los manhigim (en hebreo para "líderes" - TP) se centró en prepararnos para ser defensores de Israel en los campus, que se nos presentaron como focos de antisemitismo. El programa consistía principalmente en un ensayo de puntos de discusión desde una perspectiva liberal sionista (Israel como una democracia liberal, etc.). No rechacé nada de eso, pero recuerdo claramente que pensé 'Vaya, si somos las personas que abogarán por Israel, entonces Israel está jodido' ".

"Durante una sesión estábamos haciendo un debate simulado con un supuesto miembro de Students for Justice en Palestina", continúa, "Me adjudicaron el papel del antiisraelí. Saqué el tema de la 'llave de la casa de mi abuela en Yaffa', dijo, refiriéndose a los refugiados palestinos, muchos de los cuales guardan las llaves de las casas que perdieron en la Nakba". En ese momento, toda la sala se detuvo en seco y no supo cómo responder. Todavía era un sionista, y me decepcionó mucho que no tuvieran una respuesta real a mi desafío.

“Más tarde, una delegación de mi escuela secundaria fue enviada a una conferencia de AIPAC en Washington, DC. Mientras me alineaba para ingresar a la conferencia, vi la protesta opositora y esperaba que fuera violenta y antisemita. En cambio vi a personas vestidas informalmente y algunas personas de Neturei Karta con carteles que decían "¡No bombardeen a Irán!" Recuerdo que pensé: "¿Estoy en el lado equivocado de esta protesta?" Estoy aquí en un traje con un montón de viejos, mientras están al otro lado de la calle, hay algunas personas vestidas como yo lo hago normalmente con eslóganes con los que no estoy en desacuerdo".

Para Michal, un programa proisraelí en Israel fue el punto de inflexión y la primera vez que ella consideró que no todo lo que le habían enseñado sobre Israel era cierto. "Aish HaTorah, [la organización] que administra Hasbara Fellowships, nos enseñó temas de conversación: aquí hay una plantilla para defender a Israel en el campus, aquí están los puntos que usarán tus oponentes, y aquí te indicamos cómo puedes darles vuelta y humillarles en el proceso. Luego nos harían practicar: una persona jugaría como agresiva defensora pro-Palestina y tendríamos que usar los argumentos que nos dieron. Recuerdo que estaba tan avergonzada porque simplemente no podía hacerlo. Realmente soy muy mala mintiendo. Usan la palabra 'apartheid', y se supone que debo decir 'hay árabes israelíes en el gabinete.

“Lo que me alertó fue cuando nos llevaron a Hebrón. Caminas allí y es un pueblo fantasma con tiendas [palestinas] tapiadas. Hay una barrera en la calle principal que separa a los palestinos de los israelíes. Y tienes colonos amenazadores. Algo me alertó y fue el primer indicio que tuve de "¿es esto realmente necesario para tener este Israel milagroso?" No tenía las palabras entonces, era solo un sentimiento. No tenía suficiente información para entender de dónde venía este sentimiento".

"Hice estudios de Medio Oriente en parte para ser un mejor defensor de Israel", continuó Michal. “Pero después de Hebrón comencé a pensar que tal vez no debería salir a encontrar a mis profesores. Tal vez debería escucharlos. Eso inició el proceso de aprender realmente sobre la ocupación y las experiencias palestinas y tomarlas en serio. Estudié en el extranjero en Jordania, y después de graduarme, pasé un par de semanas en Cisjordania ayudando a organizaciones palestinas locales. Como resultado fui expulsada de Israel".

Para Susannah y Malkah, uno de los factores que convirtieron estas dudas en una oposición total a las políticas israelíes fueron las relaciones personales que anudaron con los palestinos.

Cuando el programa universitario de Susannah le exigió que realizara un estudio de campo en el extranjero, decidió ir a Israel. Sin saber mucho sobre los grupos locales de la sociedad civil, decidió unirse al único grupo que respondió a sus preguntas, una comuna donde judíos y árabes trabajaban y vivían juntos. Allí conoció a Ibrahim, un palestino de Jaffa que tenía un primo en Gaza. Ibrahim fue testigo del momento en que fue asesinado su primo, mientras Israel bombardeaba la Universidad de Gaza durante la Operación Plomo Fundido. Susannah dijo "me sacudió hasta el fondo". Ella finalmente se enamoraría de él. "Así es como aprendes, te enamoras de un palestino".

Pero las relaciones personales no tienen por qué ser románticas. Las amistades profundas también tienen su efecto.

"Para 2014 hubo un impulso bastante fuerte para la desinversión en mi escuela", dijo Malkah. “Había muchas personas en mi programa de pregrado que eran árabes, y algunos de ellos eran palestinos. Tenían familiares afectados directamente por las políticas de Israel, así como las historias familiares de expulsión. Recuerdo estar sentada con ellos en el salón de la escuela viendo a la gente hablar en las audiencias durante horas de la desinversión, generalmente hasta las dos de la mañana. Simplemente me senté allí y observé a las personas hablar tan apasionadamente sobre el tema, y ​​sentí que los estudiantes que se oponían a la desinversión no tenían argumentos convincentes. Haber estado en mi escuela secundaria y en el Proyecto David hizo que desinversión fuera una mala palabra. Pero simplemente estar en ese entorno, escuchar a las personas hablar y tener relaciones con personas afectadas por estas políticas, eso hizo una gran diferencia para mí".

Fuente: https://972mag.com/young-american-jews/139639/

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

visitas

Notas relacionadas



Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra