Tue 12 de February de 2019 Medio Ambiente

Dos de cada tres activistas asesinados pertenecen a movimientos medioambientales

1024 576

Las mujeres que buscan la protección de los derechos de las comunidades indígenas tienen que hacer frente a la represión de los poderes económicos, pero también a la coacción y violencia que hay dentro de las propias comunidades indígenas que, ancladas en la tradición patriarcal, impiden que las mujeres tengan relevancia dentro de las decisiones políticas.

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/53720-medio-ambiente-dos-de-cada-tres-activistas-asesinados-pertenecen-a-movimientos-medioambientales.html
Dos de cada tres activistas asesinados pertenecen a movimientos medioambientales

Defender la tierra sale caro. Tan caro, que se paga con la vida . La lucha por el cumplimiento de los Derechos Humanos siempre escondió riesgos, sobre todo si tiene un enfoque medioambiental destinado a proteger las tradiciones y propiedades de las comunidades aborígenes. Tanto es así, que desde 2014 se han reportado más de 800 asesinatos , según el informe de Front Line Defenders sobre la represión y coacción que se da en algunos países latinoamericanos. De los crímenes acontecidos en el último año, puntualiza el estudio, dos tercios se llevaron la vida de personas que “trabajaban en la defensa de los derechos medioambientales, el derecho a la tierra y los derechos de los pueblos indígenas, a menudo en zonas rurales aisladas”.

Los datos —aún por actualizarse, pues el informe llega hasta septiembre de 2018— reflejan una práctica represiva propia de un continente que atrae la atención de los poderes económicos y empresariales, “debido a los recursos naturales que posee”, asegura a Público Ignacio Montano, portavoz de Amnistía Internacional . El experto pone el foco en la libertad con la que operan las grandes empresas en Latinoamérica y en como los poderes estatales hacen caso omiso a los derechos de los pobladores indígenas de algunas zonas de Honduras, México, Colombia o Brasil, entre otros.

"La mayoría de los homicidios quedan impunes y los perpetradores se ven con la tranquilidad de poder seguir actuando sin consecuencias"

“Las empresas tienen gran influencia y están en coordinación con los gobiernos estatales. Así, la mayoría de los homicidios quedan impunes y los perpetradores se ven con la tranquilidad de poder seguir actuando sin consecuencias”, explica el Montano.

La extracción de gas del proyecto Camisea en la Amazonía peruana por parte de Repsol, la construcción del complejo hidroeléctrico Renace por parte del Grupo ACS en Guatemala o el Corredor Eólico del Istmo de Tehuantepec en México que involucra a Iberdrola, Gas Natural Fenosa, Acciona y Renovalia son algunos de los negocios transnacionales recogidos por el informe El Ibex 35, en guerra contra la vida , elaborado por Ecologistas en Acción, OMAL-Paz con Dignidad y Calala Fondo de Mujeres.

Para Serlinda Vigara, portavoz de Ecologistas en Acción , la violencia hacia los activistas medioambientales en Latinoamérica deja asesinatos y muertes, pero también otro tipo de violencias. "En todos los casos analizados detectamos contextos comunes en las que las defensoras y defensores del medio ambiente que se oponen a los intereses corporativos son objeto de procesos de criminalización, acoso, persecución, estigmatización, judicialización, amenazas y agresiones", explica.

En este conflicto de intereses entre las empresas, estados y comunidades se suele utilizar a pistoleros y miembros de seguridad privada convertidos en grupos paramilitares. Miguel Ángel Soto, experto en Derechos Humanos de Greenpeace menciona la conocida masacre de Colniza para ejemplificar el funcionamiento de los mecanismos represivos. “Un crimen en el que el propietario de un aserradero, que sigue en libertad hoy en día, aparece como principal interesado en la muerte de los colonos que protestaban en contra de la deforestación”, narra Soto, para denunciar la impunidad que permite que esa madera manchada de violencia “siga llegando al puerto de Vigo”.

Las mujeres, principales defensoras de la vida

En esta espiral de violencia y muerte que busca acallar a quienes luchan por los derechos de la tierra y las comunidades indígenas, las mujeres se convierten en las principales damnificadas. Lo son porque “están vinculadas a la protección y a la defensa de lo necesario para vivir”, expone Vigara, quien señala el “vínculo entre el género y el medio ambiente que pone a las mujeres en el punto de mira de los intereses comerciales y explica la persecución que sufren”.

“Ponen sus cuerpo para defender la vida y por ello son víctimas de violaciones, abusos sexuales, hostigamientos a sus familias, se ven expuestas a campañas de desprestigio que cuestionan sus compromisos familiares”, añade la portavoz de Ecologistas en Acción.

Dentro de la propia violencia específica que reciben las defensoras de la tierra, hay que sumar la discriminación y el acoso que pueden experimentar en el seno de los propios colectivos autóctonos, que en muchos casos se presentan anclados en unas tradiciones misóginas y patriarcales. “Este doble ataque se explica por un lado porque son defensoras de la tierra que se enfrentan a las injusticias, pero por otro, porque actúan en contra de las tradiciones donde la mujer no tiene espacios”, argumenta Montano.   

 

  

visitas

Notas relacionadas



Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra