Fri 26 de April de 2019 Mundo

La CIA falsificó los informes sobre el ‘Caso Skripal’ para incentivar una política agresiva hacia Rusia

1024 576


Una descripción muy ventajosa de Gina Haspel, reina de la tortura y directora de la CIA, revela que mintió a Trump para impulsar una política más agresivo hacia Rusia.
 

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/54616-norteamerica-la-cia-falsifico-los-informes-sobre-el-caso-skripal-para-incentivar-una-politica-agresiva-hacia-rusia.html
La CIA falsificó los informes sobre el ‘Caso Skripal’ para incentivar una política agresiva hacia Rusia
Personal militar británico trabaja para retirar un vehículo conectado al ataque del agente nervioso del 4 de marzo en Salisbury, el 14 de marzo de 2018. / Adrian DENNIS / AFP


En marzo de 2018 el gobierno británico afirmó, sin aportar pruebas, que el supuesto envenenamiento de Serguei y Julia Skripal con Novichok fue organizado por Rusia. Luego instó a sus aliados a expulsar a los funcionarios rusos que hubiera en el país.
Sólo Estados Unidos expulsó a 60 funcionarios rusos. Trump se enfureció al enterarse de que los países de la Unión Europea habían expulsado a menos de 60 en total. Hace un año, el Washington Post describió la escena gráficamente (1).
Trump parecía distraído en marzo cuando sus asistentes le informaron en su casa de vacaciones en Mar-a-Lago, del plan del gobierno de expulsar a 60 diplomáticos rusos y presuntos espías.
Estados Unidos, explicaron, expulsaría a casi el mismo número de rusos que sus aliados europeos, como parte de un esfuerzo coordinado para castigar a Moscú por envenenar en suelo británico a un antiguo espía ruso y a su hija.
Entonces Trump ordenó expulsar al mismo número que los europeos, según un alto funcionario del gobierno. “Nosotros no tomamos la iniciativa. Nos ajustaremos a sus números”.
Al día siguiente, cuando anunciaron públicamente las expulsiones, Trump explotó. Para su consternación, Francia y Alemania sólo expulsaron a cuatro funcionarios rusos, mucho menos de los 60 de los que su gobierno había decidido.
El Presidente, que parecía creer que otros países, individualmente, igualarían en gran medida a Estados Unidos, estaba furioso de que su gobierno fuera presentado en los medios de comunicación como el que tenía, con mucho, la posición más dura hacia Rusia.
El incidente refleja una tensión en el corazón de la posición cada vez más agresiva del gobierno de Trump hacia Rusia. El Presidente se había opuesto instintivamente a muchas de las medidas punitivas impuestas por su gabinete que han paralizado su capacidad para forjar una relación estrecha con Putin.
Ha habido expulsiones masivas de diplomáticos rusos, sanciones contra oligarcas que han costado miles de millones de dólares a la ya débil economía rusa y, por primera vez, un twit presidencial criticó a Putin por su nombre por su apoyo al dirigente sirio Bashar Al-Assad.
El martes el New York Times pintaba (2) un cuadro de las relaciones entre Gina Haspel y Trump. Los autores parecen estar de acuerdo con su posición y la de la CIA. Esto incluye una anécdota sobre esta decisión de expulsión en relación con el Caso Skripal, que se supone que lo muestra bajo una luz favorable. Pero sobre todo, demuestra que la CIA manipuló al presidente para su propio propósito.
En marzo pasado, altos funcionarios de seguridad nacional se reunieron en la Casa Blanca para discutir con Trump la respuesta al ataque contra Serguei Skripal, el ex agente de inteligencia ruso, en Gran Bretaña.
Londres estaba presionando a la Casa Blanca para que expulsara a docenas de presuntos agentes rusos, pero Trump se mostró escéptico... Durante la discusión, Haspel, entonces Directora Adjunta de la CIA, se dirigió a Trump. Esbozó las posibles respuestas con voz discreta pero firme, luego se inclinó hacia adelante y le dijo al presidente que la opción fuerte era expulsar a 60 diplomáticos.
Para persuadir a Trump, los funcionarios, incluida Haspel, también trataron de demostrarle que Skripal y su hija no eran las únicas víctimas del ataque ruso.
Haspel mostró fotografías, proporcionadas por el gobierno británico, de niños pequeños hospitalizados después de haber sido envenenados por el agente nervioso Novichok, el mismo que afectó a los Skripal. Luego mostró una fotografía de patos que, según las autoridades británicas, fueron asesinados inadvertidamente a causa del descuidado trabajo de los agentes rusos.
Haspel no fue la primera en utilizar imágenes en movimiento para motivar al Presidente, pero combinarlas con su realismo sin concesiones resultó ser eficaz: Trump se centró en las fotos de niños enfermos y patos muertos. Al final de la sesión informativa, adoptó la opción más dura.
No hay ningún informe sobre niños afectados por Novichok ni patos muertos. En la historia oficial, antes de ir al restaurante, los Skripal dieron pan a los patos en un estanque de Queen Elizabeth Gardens de Salisbury. También dieron pan a tres niños para que también pudieran alimentar a los patos. Los niños fueron examinados y se les hizo un análisis de sangre.
No se encontró veneno y ninguno de ellos enfermó. Ningún pato murió. El episodio sobre la alimentación de los patos también refuta la afirmación de que los Skripal fueron envenenados al tocar el pomo de una puerta.
Si el artículo del New York Times es correcto, el director de la CIA, en cooperación con el gobierno británico, mintió a Trump sobre el incidente. Su objetivo era sabotear la política de Trump de mejorar las relaciones con Rusia. El truco funcionó.
El artículo del New York Times no dice que las fotos que Gina Haspel mostró a Trump eran falsas. Afirma que sus mentiras eran “información nueva” y que ella no estaba allí para manipularlo.
Es un ejemplo, dijeron los funcionarios, de cómo Haspel es una de las pocas personas que puede cambiar la posición de Trump sobre la base de nueva información.
Los colegas y amigos de Haspel rechazan la idea de que ella manipulara al presidente. Por el contrario, ella está tratando de que él la escuche y proteja a la Agencia [la CIA], según antiguos funcionarios de inteligencia que la conocen.
El trabajo del Director de la CIA es servir al Presidente, no proteger las políticas de la organización. Esperemos que Trump se entere de la anécdota, se entere de cómo quedó atrapado y despida a Haspel. No debería detenerse ahí, sino también deshacerse de su protector, que probablemente desempeñó algún papel en este juego.
Haspel se ganó la confianza de Pompeo y permaneció leal a él. Como resultado, Trump ve a Haspel como una extensión de Pompeo, una perspectiva que ayuda a protegerla, han declarado varios funcionarios de inteligencia
 

Fuente: MPR

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra