Fri 03 de May de 2019 Medio Oriente

A medida que el lobby israelí en los Estados Unidos se debilita, su homólogo del Reino Unido se vuelve más temible

1024 576

Durante décadas fue casi un tabú sugerir que los grupos de presión a favor de Israel en los Estados Unidos, como AIPAC, usaron su dinero e influencia para mantener a los legisladores firmemente controlados en los asuntos relacionados con Israel, incluso si uno tenía que estar ciego para no darse cuenta de que era eso exactamente lo que estaban haciendo.

 
AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/54729-norteamerica-a-medida-que-el-lobby-israeli-en-los-estados-unidos-se-debilita-su-homologo-del-reino-unido-se-vuelve-mas-temible.html
A medida que el lobby israelí en los Estados Unidos se debilita, su homólogo del Reino Unido se vuelve más temible

Cuando en febrero Ilhan Omar señaló lo obvio -se esperaba que los Representantes de los Estados Unidos como ella se sometieran a los dictados del lobby favorable a Israel, un país extranjero- sus colegas clamaron por distanciarse de ella, tal como uno podría haber esperado que hiciera el lobby pro-Israel para ejercer el poder del que Omar hablaba.

Pero sorprendentemente Omar no sufrió, al menos no inmediatamente, el abrumador destino de aquéllos que previamente trataron de plantear este problema. Aunque fue presionada para disculparse, no fue golpeada por su honestidad como para llevar a la completa sumisión.

La representante recibió apoyo en las redes sociales, así como una defensa silenciosa de una gran demócrata como Nancy Pelosi e incluso una audiencia relativamente comprensiva de parte de algunas figuras prominentes de la comunidad judía de los Estados Unidos.

"Los Benjamins" sí importan

Los comentarios de Omar han confrontado, y comenzado a exponer, uno de los absurdos más perdurables en los debates sobre la política estadounidense. Tradicionalmente se ha considerado antisemita argumentar que el lobby pro-Israel en realidad cabildea por la causa elegida, exactamente como lo hacen otros lobbies importantes, desde las industrias de servicios financieros hasta la salud y los lobbys de armas, y que, al igual que otros grupos de presión que gozan de una importante influencia financiera, normalmente se abre camino.

En febrero, Omar se encontró en la línea de fuego cuando notó que lo que importaba en la política de los Estados Unidos era "todo se trata de 'Los Benjamins'", una aparente referencia a la canción de PuffDaddy de 1997 del mismo nombre, aclarando más tarde que el AIPAC aprovecha los fondos del Congreso y de los candidatos presidenciales

Afirmarde que el lobby proisraelí no está realmente en el asunto del cabildeo solo puede sostenerse sobre la base absurda de que los intereses israelíes y estadounidenses están tan en sintonía que AIPAC y otras organizaciones sirven como poco más que animadores del “vínculo inquebrantable” entre los dos países. Presumiblemente en este punto de vista, las enormes sumas de dinero recaudadas son necesarias solo para financiar las celebraciones.

"Una persona con un solo asunto"

Se suele denunciar como antisemitismo la observación irrefutable de que el cabildeo proisraelí realmente presiona a favor de Israel, y con mucho éxito. Los comentarios de Omar fueron percibidos como antisemitas por el hecho de que señaló el hecho de que los judíos ejercen una influencia exagerada usando dinero para influir en la formulación de políticas.

Las acusaciones de antisemitismo contra ella se intensificaron días después cuando dio una charla en Washington DC y cuestionó por qué podía hablar de la influencia de la National Rifle Association y la Big Pharma, pero no del lobby proisraelí, o "la política"influenciada en este país que dice que está bien que las personas presionen por su lealtad a un país extranjero".

El hecho de que los cabilderos proisraelíes, a diferencia de los judíos en general, tengan doble lealtad parece algo peculiar que se debe negar, dado que el propósito de grupos como AIPAC es reunir apoyo para Israel en el Congreso.

El multimillonario de los casinos Sheldon Adelson, un patrocinador clave de los candidatos republicanos a la presidencia, nunca ha ocultado su pasión no solo por Israel, sino específicamente por los gobiernos ultranacionalistas de Benjamin Netanyahu.

De hecho está tan comprometido con la supervivencia de Netanyahu que gastó casi 200 millones de dólares para apoyar a un periódico israelí durante sus primeros siete años, todo para ayudar al primer ministro de un país extranjero.

De manera similar Haim Saban, uno de los principales donantes de los candidatos presidenciales demócratas como Hillary Clinton, no ha ocultado su compromiso con Israel. Ha dicho: "Soy un hombre de un solo asunto y ese asunto es Israel".

¿Podrían los "Benjamins" de Saban y Adelson haber influido en las posiciones proisraelíes y antipalestinas de los candidatos presidenciales demócratas y republicanos? Habría que ser sumamente ingenuo o deshonesto para afirmar que no ha ocurrido.

"No al enfoque de Bernie"

Este punto realmente debería estar fuera de duda por ahora. Este mes, el New York Times publicó un artículo sin precedentes en el que el autor, Nathan Thrall, citó a miembros de la política y cabilderos dejando claro que, como cabría esperar, el lobby proisraelí utiliza su dinero para presionar a los candidatos del Congreso para que respeten la línea del lobby en Israel.

Parte del poder del lobby opera a nivel de suposición sobre lo que esperan los donantes judíos a cambio de su dinero. Según el NYT, las tres cuartas partes de todas las donaciones de más de 500.000 dólares para el principal comité de acción política que apoya a los candidatos demócratas para las elecciones al Senado de los Estados Unidos en 2018 fueron hechas por judíos.

Aunque muchos de esos donantes pueden no calificar a Israel como su causa principal, un exayudante de campaña de Clinton señaló que los beneficiarios de esta generosidad necesariamente adaptan sus posiciones de política exterior para no contradecir a tales donantes. Como resultado, los candidatos evitan incluso las leves críticas a Israel adoptadas por Bernie Sanders, el candidato del Partido Demócrata frente a Clinton en la carrera presidencial de 2016.

"No hay un donante importante en el que pueda pensar para alguien que adopte un enfoque similar al de Bernie", dijo el asistente. Sanders recaudó los fondos de su campaña de pequeñas donaciones en lugar de estos grandes financiadores, dejándole esto más libre para hablar abiertamente de Israel.

Lucha por los donantes, no por los votantes.

Otros iniciados son aún más explícitos. Ben Rhodes, un exconfidente de Barack Obama, dice que el lobby ató efectivamente la mano de Obama en los esfuerzos para promover la paz. "La visión de Washington de Israel-Palestina todavía está formada por la clase de los donantes", dijo a Thrall, y agregó: "La clase de los donantes está profundamente a la derecha de donde están los activistas y francamente donde está la mayoría de la comunidad judía”.

Joel Rubin, exdirector político del grupo de lobby J. Street y miembro fundador de la junta del centrista Consejo Demócrata Judío de América, estuvo de acuerdo: “La lucha por Israel solía ser sobre los votantes. Ahora se trata más de donantes”.

Todos estos expertos señalan que las expectativas de los principales donantes configuran las posiciones de la política exterior estadounidense de los candidatos en línea con los intereses de Israel, no necesariamente los intereses estadounidenses. Es difícil no interpretarlo como una reformulación de la "lealtad dual".

Fuera de las sombras

Lo que es tan significativo acerca del artículo del NYT es que señala, como lo hizo el furioso silencio por los comentarios de Omar, que el lobby pro-Israel se está debilitando. Ningún lobby poderoso, incluido el de Israel, quiere salir de las sombras. Quiere permanecer en la oscuridad, donde puede ejercer su influencia más cómodamente sin escrutinio o crítica.

La lealtad del lobby proisraelí a Israel ya no es innombrable. Pero tampoco es única.

Como señaló Mondoweiss recientemente, Hannah Arendt, erudita judía y fugitiva de la Alemania nazi, observó la inevitabilidad del "conflicto de doble lealtad" en su ensayo de 1944 Sionismo reconsiderado, donde presagió el surgimiento de un lobby proisraelí y sus potenciales impactos negativos en los judíos estadounidenses. Fue -escribió- "un problema inevitable de cada movimiento nacional de un pueblo que vive dentro de los límites de otros estados y que no está dispuesto a renunciar a sus derechos civiles y políticos en él".

Por esa razón, el lobby cubano-estadounidense también tiene un problema de doble lealtad. Es solo que, dado que la prioridad del lobby cubano es derrocar al Gobierno cubano, un deseo compartido por Washington, el tema es en gran medida diferido.

En el caso de Israel, sin embargo, existe una brecha grande y creciente entre la imagen y la realidad. Por un lado, Washington profesa un compromiso con la construcción de la paz y una promesa de actuar como un intermediario honesto entre Israel y los palestinos. Y por otro lado la realidad es que ha ofrecido un apoyo total a una serie de gobiernos ultranacionalistas israelíes decididos a destruir cualquier esperanza de paz y engullir los últimos vestigios de un posible estado palestino.

Haciendo la obra del Señor

Es importante señalar, sin embargo, que los defensores de Israel no son solo judíos. Si bien el lobby proisraelí representa los puntos de vista de una porción de judíos estadounidenses, también está compuesto de manera significativa por cristianos, en particular los evangélicos.

Millones de estos cristianos, incluido el vicepresidente Mike Pence y el secretario de Estado Mike Pompeo, también pueden ser acusados ​​de doble lealtad. Consideran que el papel de Israel en la profecía bíblica es mucho más importante que el futuro de los Estados Unidos o de la humanidad, en realidad.

Para muchos de estos evangélicos, lograr el fin del mundo asegurando que los judíos regresen a su hogar bíblico -lo que provocaría un reconocimiento final en la batalla de Armagedón- es el cumplimiento de la voluntad de Dios. Y si es una elección entre el apoyo a las elites mayormente laicas de Washington y el apoyo a Dios, ellos saben muy bien cuál es su decisión.

Nuevamente, el NYT ha comenzado a iluminar el extraño papel de Israel en la constelación política de los Estados Unidos. Otro artículo reciente recordó a los lectores que en 2015 Pompeo habló de la lucha de los últimos tiempos que tuvo lugar en Israel o de lo que los evangélicos denominan a menudo como “El Rapto”. Dijo: "Vamos a seguir librando estas batallas".

Durante su visita el mes pasado a Israel, anunció que el trabajo de la Administración de Trump era "asegurarse de que esta democracia en el Medio Oriente, el Estado judío, permanezca. Estoy seguro de que el Señor está trabajando aquí".

Divorciado de la realidad

Si el debate sobre el lobby proisraelí en los Estados Unidos está por primera vez haciendo un guiño a la verdad, la realidad del lobby proisraelí en el Reino Unido se está volviendo cada vez más divorciada de la realidad.

Parte de la razón es la forma en que el lobby israelí ha surgido recientemente en el Reino Unido, apresuradamente y en una mezcla de pánico y en el modo de límite de daños.

Dado que durante décadas los países europeos siguieron en gran medida el liderazgo de Washington sobre Israel, los grupos de presión proisraelíes fuera de los Estados Unidos fueron mucho menos vigorosos y organizados. El cumplimiento incondicional de los líderes europeos se aseguró siempre de que Washington parecía actuar como un agente desinteresado que supervisa un proceso de paz entre Israel y los palestinos. Como resultado, Europa tenía poca necesidad de lobbies proisraelíes fuertes.

Pero esa ilusión ahora ha sido destruida, primero por la ideología explícita del Gran Israel defendida por una serie de gobiernos de Netanyahu y luego por la ocupación de la Casa Blanca por parte de Donald Trump y su vehemente respaldo a las demandas de Israel por mucho que violen el derecho internacional.

Eso ha dejado la política europea hacia Israel -y su habilitación por omisión de los esfuerzos de Netanyahu y Trump para aplastar los derechos de los palestinos- peligrosamente expuesta.

Mezclar judíos con Israel

Los contragolpes populares han tomado la forma de un rápido crecimiento de apoyo al BDS, un movimiento popular y no violento que promueve el boicot a Israel. Pero más específicamente en el caso de Gran Bretaña, ha resultado en la elección sorpresa de Jeremy Corbyn, un conocido defensor de los derechos de los palestinos y de las luchas contra el racismo en general, para liderar el opositor Partido Laborista.

Por esa razón, los dirigentes de organizaciones judías en el Reino Unido han tenido que reinventarse rápidamente pasando de ser promotores de los intereses de sus comunidades a ser vehículos para defender a Israel. Y para hacer eso han tenido que adoptar una posición que una vez se identificó estrechamente con el antisemitismo, la combinación de judíos con Israel.

Este, deberíamos recordar, fue el punto de vista adoptado hace 100 años por todo el espectro de los antisemitas en el Gobierno británico. Consideraban a los judíos intrínsecamente "no británicos", incapaces de asimilarse y, por lo tanto, naturalmente sospechosos.

Lord Balfour, antes de que hiciera la Declaración de un “hogar nacional” judío en Palestina en 1917, su legado perdurable, ayudó a aprobar la Ley de Extranjería para bloquear la entrada al Reino Unido de judíos que huían de los pogromos en Europa del Este. Balfour creía que la inmigración judía había resultado en "males indudables".

Un lobby remendado

También de manera significativa -a diferencia de EE.UU. donde el lobby proisraelí ha mantenido un apoyo ferviente a Israel como un asunto bipartidista durante décadas- la necesidad de un lobby proisraelí equivalente en el Reino Unido surgió principalmente en relación con el inesperado ascenso al poder de Corbyn en el Partido Laborista.

En lugar de emerger lenta y orgánicamente, como fue el caso en los EE.UU., el británico pro-Israel ha tenido que ser mimetizado rápidamente. El papel de Israel en la dirección de este lobby inmaduro ha sido más difícil de ocultar.

La mayoría de los líderes de las organizaciones judías del Reino Unido han estado mal equipados para la tarea de abordar la nueva simpatía por los derechos palestinos desatada en el Partido Laborista por el ascenso de Corbyn. La Junta de Diputados, por ejemplo, ha tenido vínculos visibles con el partido conservador en el poder. Cualquier crítica que hagan del líder laborista es probable que se considere que tiene un aire de partidismo y de ganar puntos.

Algo inusual para Gran Bretaña, el principal grupo de cabildeo pro-Israel contra Corbyn surgió de su propio partido, en la forma del Movimiento Laborista Judío (JLM). Este se difunde en los medios de comunicación británicos como un grupo judío venerable, con más de un siglo de antigüedad y como ampliamente representativo de la opinión judía. Ninguna afirmación es cierta.

Resucitado para lidiar con Corbyn

Al JLM le gusta datar sus orígenes junto con la fecha de la organización Poale Zion, que fue fundada en 1903. De principios socialistas, Poale Zion, se afilió no solo con el Partido Laborista británico sino también con una amplia gama de organizaciones sionistas antipalestinas como la Organización Mundial sionista y el Partido Laborista israelí. Este último llevó a cabo la limpieza étnica de la gran mayoría de los palestinos en 1948 y los líderes del Partido apoyan públicamente el "bloque" de colonias ilegales que está desplazando a los palestinos y robando sus tierras.

Pero como ha demostrado el periodista de investigación Asa Winstanley, antes del ascenso inesperado de Corbyn a la dirección laborista en 2015, el JLM había quedado mayormente inactivo.

Fue revivido brevemente en 2004, cuando Israel enfrentaba críticas generalizadas en Gran Bretaña por sus brutales esfuerzos para aplastar un levantamiento palestino en los territorios ocupados. Pero el JLM solo se volvió a activar realmente en 2015.

Según una grabación secreta de un evento privado de JLM a fines de 2016, su presidente de entonces, Jeremy Newmark, dijo que él y otros activistas habían acordado reformar el grupo en septiembre de 2015 en respuesta al “ascenso de Jeremy Corbyn” y “Bernie Sanders en los Estados Unidos”. Corbyn había sido elegido líder laborista solo unos días antes.

De acuerdo con la transcripción, Newmark dijo a los otros activistas que sería el "comienzo de una lucha y una batalla por delante en la que todos estaremos comprometidos durante meses y probablemente años". Añadió que la JLM sería un vehículo adecuado para su trabajo debido a los "derechos y privilegios" que disfrutaba como organización afiliada al Partido Laborista.

Un frente de la embajada israelí

El motivo detrás de la reanimación de la JLM también fue revelado por un documental encubierto hecho por Al-Jazeera, que se emitió a principios de 2017. Mostró que la JLM estaba actuando como poco más que un frente de la embajada israelí y que la misión que se estableció fue para debilitar a Corbyn con la esperanza de sacarlo de la dirección.

Al principio, la JLM y otros cabilderos proisraelíes dentro del partido se dieron cuenta de que la forma más efectiva de dañar a Corbyn, y de silenciar la solidaridad con la causa palestina, era recurrir a la acusación de antisemitismo.

El apoyo a los derechos de los palestinos requiere necesariamente una crítica severa de Israel, cuyos gobiernos populares de derecha no han mostrado interés en hacer concesiones para la autodeterminación. De hecho, si bien en Occidente han debatido la necesidad de una pacificación urgente, Israel simplemente ha continuado con la toma de vastas extensiones de tierra palestina como una forma de destruir cualquier esperanza de Estado.

Pero los grupos de presión proisraelíes en el Reino Unido han descubierto que pueden convertir este problema de manera muy efectiva en un juego de identificación que, en el contexto de una conversación pública británica insensible a los derechos de los palestinos, favorece inevitablemente a Israel.

Identificación con Israel

El argumento del lobby es que casi todos los judíos se identifican con Israel, lo que significa que los ataques contra Israel también son ataques contra la identidad judía. Eso -afirman- es una forma moderna de antisemitismo.

Este argumento, si fuera cierto, tiene una respuesta obvia, si los judíos realmente se identifican con Israel tanto como están preparados para ignorar su abuso sistemático de los palestinos, haría que la mayoría de los judíos británicos fueran racistas antiárabes.

Además, si la identidad judía realmente está profundamente enlazada con el Estado de Israel, eso obligaría a los judíos a denunciar cualquier comportamiento de Israel que viole los derechos humanos y el derecho internacional de los palestinos.

Sin embargo, los mismos líderes judíos que afirman que Israel está en el centro de su identidad también son los que piden que no se exija que los judíos asuman la responsabilidad de las acciones de Israel y que exigir tanto es antisemita.

¿Podría haber un ejemplo más claro de querer todo?

"Institucionalmente antisemita"

No obstante, el JLM ha secuestrado con gran éxito el debate dentro del Partido Laborista del conflicto israelí-palestino para silenciar las críticas. Ha trabajado duro para imponer una nueva definición altamente controvertida de antisemitismo que lo confunde con la crítica a Israel. Siete de los 11 ejemplos de antisemitismo utilizados para ilustrar la nueva definición se relacionan con Israel.

Argumentando, por ejemplo, que Israel es un "emprendimiento racista” -la visión de muchos en el creciente movimiento BDS y entre los partidarios de Corbyn- ahora se trata como evidencia de antisemitismo.

Por este motivo, JLM ha podido presentar una queja de la Comisión de Igualdad y Derechos Humanos contra el laborismo argumentando que el partido es "institucionalmente antisemita".

El Partido Laborista es el segundo partido político después del neonazi Partido Nacional Británico que ha sido sometido a una investigación por parte del vigilante de la igualdad.

Contrapeso al JLM

A pesar de sus afirmaciones, el JLM no representa la opinión judía en el partido laborista. El JLM dice que tiene 2.000 miembros, aunque esa cifra, si es precisa, incluye a los no judíos. La asistencia a su junta general anual este mes podía medirse en docenas.

Como observó un crítico judío: “Hay unos 300.000 judíos en Gran Bretaña. El movimiento laborista judío afirma que nos representa a todos. ¿Entonces por qué había menos personas en su Junta General Anual (AGM) que en la Junta General Anual de mi Partido Laborista?"

Muchos judíos en el Partido Laborista han optado por no unirse a la JLM, prefiriendo en cambio actuar como contrapeso al crear un nuevo grupo de presión judío que respalda a Corbyn, llamado Voz judía por el Laborismo.

Incluso una nueva campaña de membresía de la JLM -publicada por el exlíder laborista Gordon Brown- supuestamente solo trajo una pequeña afluencia de nuevos miembros, lo que sugiere que el apoyo a la agendadel JLM anti-Corbyn y pro-Israel es muy limitado dentro del laborismo.

Hablar "por los judíos"

El restablecimiento del JLM tiene un objetivo muy transparente, expulsar a Corbyn utilizando cualquier medio a su disposición. En su reunión general anual, el JLM aprobó por unanimidad una moción de no confianza en Corbyn, describiéndolo como "no apto para ser primer ministro". La resolución declaraba que "un gobierno laborista dirigido por [Corbyn] no estaría en los intereses de los judíos británicos".

Un comentarista judío observó burlonamente la arrogancia del JLM al hablar en nombre de todos los judíos británicos en un momento de austeridad impuesta por el Gobierno conservador:

"No me atrevería a proclamar lo que es en interés de 'los judíos', pero realmente no puedo imaginar que la persona que redactó esta resolución tuviera alguna experiencia real de encontrarse con judíos desempleados, jubilados judíos y madres solteras que solo sobreviven, o con judíos que están luchando mientras usan los servicios de salud mental con pocos recursos”.

Calificando a los candidatos del laborismo

En otras circunstancias, un grupo de personas que operan dentro de un partido político importante que usa métodos clandestinos para interrumpir sus procesos democráticos se describiría como infiltración. Unos 2.000 fanáticos proisraelíes dentro del Partido Laborista están tratando de anular las abrumadoras voluntades, expresadas ​​dos veces en las urnas, de los miembros laboristas, que ahora suman más de 500.000.

No obstante, la semana pasada el JLM comenzó a mostrar su mano más públicamente. Ha sido una ruidosa amenaza de desafiliarse del Partido Laborista, lo cual sería -al menos- algo honorable, aunque muy improbable que suceda.

En cambio anunció que comenzaría a calificar a los políticos laboristas locales y nacionales basándose en su historial de antisemitismo. Después del frenético cabildeo del JLM para la adopción de la nueva definición de antisemitismo, parece claro que tales puntajes se relacionarán con la vehemencia de la crítica de un candidato a Israel o posiblemente según su simpatía ideológica con Corbyn más que con abierta intolerancia hacia los judíos.

Esto se subrayó esta semana cuando un veterano político sindicalista, Richard Burgon, el secretario de justicia en la sombra, fue atacado por el JLM y la Junta de Diputados por los comentarios que hizo en 2014, durante el ataque de Israel a Gaza, que acaba de salir a la luz. Se le grabó diciendo: "El enemigo del pueblo palestino no es el pueblo judío, el enemigo del pueblo palestino son los sionistas". Anteriormente había negado haber hecho tal comentario.

Mike Katz, el nuevo presidente del JLM, respondió: "Insultar una parte central de su identidad [de los judíos] y luego disimularlo es un comportamiento vergonzoso de parte de un alto dirigente de nuestro partido, y mucho más de alguien que aspira a administrar nuestro sistema de justicia".

Prejuicio marginal

Según las propias cifras del Partido Laborista, el prejuicio real contra los judíos, en oposición a las críticas a Israel, es extremadamente marginal en sus filas, ya que representa alrededor del 0,08 por ciento de los miembros. Es de suponer que es incluso menos común entre los seleccionados para postularse como candidatos en las elecciones locales y nacionales.

No obstante, el JLM ha priorizado este problema, amenazando con que los puntajes puedan usarse para decidir si los activistas harán campaña por un candidato. Uno podría suponer que los puntajes también podrían servir de base para tratar de anular candidatos y reemplazarlos por políticos más al gusto del JLM.

"Se avecinan elecciones, pero no vamos a hacer ese esfuerzo a menos que sepamos que la gente nos acompaña", dijo Katz.

Necesidad de un debate vigoroso

Paradójicamente, el JLM parece estar preparándose para hacer abiertamente lo que los cabilderos proisraelíes en los Estados Unidos niegan que hagan de manera encubierta, usar su dinero e influencia para dañar a los candidatos que no consideran lo suficientemente empáticos con Israel. A pesar de las afirmaciones de estos grupos de presión en EE.UU. y el Reino Unido de que hablan en nombre de su propia población judía local, claramente no es así. Los individuos en las comunidades judías están divididos sobre si se identifican con Israel o no. Y ciertamente su identificación con Israel no debería ser una razón para restringir los debates vigorosos sobre la política exterior de Estados Unidos y el Reino Unido y la influencia israelí a nivel nacional.

Incluso si la gran mayoría de los judíos en los EE UU. y el Reino Unido apoyan a Israel -no solo de una manera simbólica o abstracta- ya los actuales gobiernos de extrema derecha que ahora gobiernan permanentemente a Israel, eso no los hace correctos con respecto a Israel ni hace antisemitas a los que critican esas mismas políticas.

Rompiendo la democracia

La abrumadora mayoría de los judíos israelíes apoya a un estrecho espectro de políticos, desde el derecho militarista a los fundamentalistas religiosos y fascistas. Consideran que los palestinos son menos merecedores, incluso menos humanos que los judíos y un obstáculo para la realización de los derechos de los judíos en toda la "Tierra de Israel", incluidos los territorios palestinos. ¿Eso los hace correcto? ¿Su dominio numérico justifica su horrible intolerancia hacia los palestinos? Por supuesto que no.

Y sería lo mismo incluso si fuera cierto que la mayoría de los miembros judíos del Partido Laborista apoyaran a un Estado que respalda con orgullo al supremacismo judío como su ideología nacional. Sus sensibilidades no deberían contar para nada si simplemente enmascaran peligrosas actitudes racistas hacia los palestinos.

Los grupos de presión de todo tipo prosperan en la oscuridad, se vuelven más poderosos y menos responsables cuando están fuera de la vista e inmunes al escrutinio.

Al negarnos a hablar con franqueza del papel de los lobbies proisraelíes en el Reino Unido y los EE UU., o al someternos a su intimidación, simplemente invitamos a los partidarios de Israel ya los racistas antipalestinos a flexionar sus músculos más agresivamente y eliminar el tejido democrático de nuestras sociedades.

Hay indicios de que los políticos de la oposición en los Estados Unidos están listos por primera vez para iluminar los rincones de un sistema político profundamente corrompido por el dinero. Eso inevitablemente hará la vida mucho más difícil al lobby proisraelí.

Pero, paradójicamente, eso está sucediendo justo cuando el lobby del Reino Unido en Israel está empujando exactamente en la dirección opuesta. La política británica se está hundiendo en un silencio asfixiante e insalubre en el caso más largamente silenciado de abusos masivos contra los derechos humanos sancionados por Occidente en la historia moderna.

Fuente: Rebelion

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra