Fri 31 de May de 2019 Mundo

El declive de la hegemonía técnico-militar del imperialismo estadounidense

1024 576

Al final de la Guerra Fría, la capacidad del Estado y del sistema productivo estadounidenses para imponer su superioridad tecnológica se presentó como una de las principales explicaciones de su victoria.

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/55017-opinion-el-declive-de-la-hegemonia-tecnico-militar-del-imperialismo-estadounidense.html
El declive de la hegemonía técnico-militar del imperialismo estadounidense

Pero ante el ascenso de China, el mito de la superpotencia tecnológica estadounidense se está desmoronando.

A pesar del anacronismo, el relato político y mediático de la confrontación chino-estadounidense es inexorable y, a pesar de nosotros, se refiere al choque bipolar de la Guerra Fría. La carrera armamentista, la lucha ideológica y la conquista espacial mantuvieron la imagen de una lucha entre Estados gladiadores, de la que Estados Unidos salió victorioso. Pero el reino indiviso de la democracia liberal, profetizado por Francis Fukuyama, ahora rivaliza con otro modelo de desarrollo, otro régimen de poder, que hace todo lo posible para sacar a Estados Unidos de su condición hegemónica.

La Guerra Fría fue escenario de una intensa competencia tecnológica entre dos actores principales, pero también entre dos sistemas competidores de producción científica y tecnológica. Para la mayoría de los responsables de la toma de decisiones de ambas partes, la supremacía tecnológica de una de las partes conduciría necesariamente a la aniquilación de la otra, de modo que la oposición técnico-militar se establecería a distancia, lo que conduciría a la victoria, en un modo dialéctico, de Estados Unidos.

Aunque antigua, la relación entre el Pentágono, el sector industrial y el mundo académico continuó después de la Segunda Guerra Mundial, especialmente en el futuro Silicon Valley, en torno a la industria de los transistores, la Universidad de Stanford y la industria aeroespacial (Programa Apolo). En 1956 los avances en el campo de la automatización, resultantes del trabajo de los cibernéticos en las décadas de 1940 y 1950, llevaron a la fundación de la inteligencia artificial como un campo de estudio por derecho propio del matemático John McCarthy.

En 1962 dejó el MIT para fundar el Laboratorio de Inteligencia Artificial de Stanford. Un año más tarde, la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada, predecesora de la DARPA (la agencia de I+D del Pentágono), comenzó a financiar la investigación de inteligencia artificial en el MIT, la Universidad de Carnegie Mellon y el Proyecto de Inteligencia Artificial de Stanford, dirigido por McCarthy. Los primeros intentos de aplicación militar comenzaron durante la guerra de Vietnam, bajo la égida de Robert McNamara, entonces Secretario de Defensa: se encargó a un equipo que utilizara datos estadísticos procesados por ordenador para mejorar la toma de decisiones de los estrategas estadounidenses, sin mucho éxito.

Cuando las capacidades militares de la Unión Soviética parecían ser capaces de desbordar el sistema de defensa estadounidense, el valor estratégico de las tecnologías emergentes se hizo aún más importante. Entre los que se tomaron este asunto muy en serio, quizás el más influyente fue Andrew Marshall, Director de la Oficina de Evaluación de Redes (ONA) del Departamento de Defensa (DoD).

Desde mediados de los años 70 participó en la formulación de la Segunda Estrategia de Compensación, una estrategia para “compensar” el poder soviético en términos convencionales y nucleares, basada en particular en la automatización del campo de batalla y la guerra de redes. Las principales líneas de esta estrategia proporcionaron un marco para la Revolución en Asuntos Militares (RMA) de principios de los años noventa, que señalaba la necesidad de integrar más ampliamente las tecnologías de la información, las telecomunicaciones y el espacio en el aparato de defensa: los aviones teledirigidos, las imágenes por satélite, las nanotecnologías, las biotecnologías y la robótica eran las principales tecnologías en cuestión.

A finales de los años 1990-2000 el sector privado se convirtió en el principal “vivero” tecnológico para el DoD, especialmente para DARPA y las agencias de inteligencia. Las tecnologías avanzadas surgieron cada vez más de las empresas digitales que, a su vez, beneficiaron a los militares y a la comunidad de inteligencia. Esta coalición estructural se simbolizó en 1994 con la creación del “Foro de las Tierras Altas” por iniciativa del Secretario de Defensa, William Perry. Esta organización reticular sigue cumpliendo, aún hoy, la función informal de interfase entre lo privado y lo público, lo civil y lo militar, en torno a tecnologías duales.

Entre las empresas que participan en las reuniones del foro se encuentran frecuentemente Booz Allen Hamilton, Leidos (anteriormente SAIC), Cisco, eBay, PayPal, IBM, Google, Microsoft, AT&T, o General Electric. En 1999 la combinación de intereses gubernamentales y comerciales se hizo aún más concreta con la creación de In-Q-Tel, un fondo de capital privado fundado y administrado por la CIA. Esta incubadora de empresas financió empresas emergentes como Keyhole (Google Earth), Facebook y Palantir, empresas que, en la década de 2000, se convirtieron rápidamente en más que sustitutos de las agencias de inteligencia en el campo de la lucha contra el terrorismo y la guerra asimétrica.

Ante las ambiciones chinas y el retorno de Rusia al círculo de las grandes potencias, el Pentágono lanzó en 2014 una Tercera Estrategia de Compensación (TOS), cuyo objetivo principal era, y sigue siendo, seguir explotando las tecnologías desarrolladas por el sector privado (principalmente la inteligencia artificial, la robótica y la informática cuántica) para transferirlas al aparato militar, pero esta vez con vistas a un conflicto simétrico.

Cerca de la RMA, la TOS difiere contextualmente de ella: el mito de la hiperpotencia estadounidense ha caído en desuso; Rusia y, sobre todo, China son serios competidores, dado su poderío militar convencional; la preponderancia técnico-militar estadounidense ya no está garantizada. El propio James Mattis, Primer Secretario de Defensa de la Presidencia de Trump, dijo que la “ventaja competitiva” de Estados Unidos se había “erosionado en todas las áreas de la guerra”.

Además, tras un largo período de fuertes inversiones en I+D pública y apoyo a las empresas nacionales de tecnología, el Gobierno -en particular el Pentágono- tenía claramente otras prioridades desde que Barack Obama llegó al poder, lo que llevó a un estancamiento e incluso a una ligera reducción del presupuesto de defensa.

A partir de ahora, el complejo tecno-militar estadounidense está subordinado a las capacidades innovadoras de las empresas multinacionales digitales, como Google, Amazon, Facebook, Apple y Microsoft (GAFAM), que se han convertido en cabeceras mundiales en sus campos. La TOS es, por tanto, una solución adecuada para hacer frente a la acumulación militar china y, en menor medida, rusa, en un período de escasez de innovación militar pública y de aumento del poder financiero y tecnológico de las empresas digitales.

Fuente: MPR

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra