Fri 28 de June de 2019 Mundo

Global Times: Actual guerra comercial marca el inicio del colapso total de la supremacía mundial de Estados Unidos

1024 576

La guerra comercial tendrá consecuencias que el presidente de Donald Trump ni siquiera ha pensado: mientras Estados Unidos se está separando de China, el resto del mundo podría estar considerando hacer lo mismo con ese país.

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/55296-norteamerica-global-times-actual-guerra-comercial-marca-el-inicio-del-colapso-total-de-la-supremacia-mundial-de-estados-unidos.html
Global Times: Actual guerra comercial marca el inicio del colapso total de la supremacía mundial de Estados Unidos

La guerra comercial lanzada por Estados Unidos contra China se está saliendo cada vez más de las manos de Washington y el comienzo del colapso total de su supremacía mundial, afirma un reporte de Global Times.

Según la fuente, la intención original de EE.UU. podría ser contener el desarrollo de China por medio del desacoplamiento con el gigante asiático.

Pero la guerra comercial tendrá consecuencias que el presidente de Donald Trump ni siquiera ha pensado: mientras se está separando de China, el resto del mundo podría estar considerando hacer lo mismo con los Estados Unidos.

En entrevista con Fox Business Network, Trump afirmó que casi "todos los países de este mundo aprovechan enormemente a Estados Unidos. Es increíble".

Además de echarle la culpa a China, también criticó a Vietnam, Europa y Japón.

Sobre Vietnam señaló que es "el peor abusador de todos". Europa "nos trata peor que China". Japón es ingrato porque "si Japón es atacado ... pelearemos a toda costa, ¿no? Pero si somos atacados ... pueden ver el ataque en un televisor Sony".

Precisa Global Times que, aunque EE.UU. bajo Trump ha seguido su política de "América Primero", su arrogancia y sesgo ahora van demasiado lejos, sorprendiendo e inquietando al mundo entero. Para buscar sus propios beneficios, el país ignora a cualquier otra nación, incluidos sus aliados. Washington puede realmente verse a sí mismo como un señor global.

Incluso si ciertos países siguen en el mismo lado con los Estados Unidos por intereses u otras razones, nadie puede garantizar sus futuras relaciones con el autoproclamado líder mundial. ¿Quién sabe si EE.UU. se volverá o no contra sus supuestos aliados y los expulsará? ¿Quién puede prometer que Estados Unidos no los tratará de la misma manera que trata a China en este momento? Y lo más importante, ¿quién se atreve a continuar desarrollando el comercio con un estado tan deshonesto?

Según Global Times, el desacoplamiento de Estados Unidos de China intensificará enormemente las preocupaciones de otros países sobre el hegemonismo y el proteccionismo de Washington. Se darán cuenta que apoyar y confiar en Estados Unidos llevará eventualmente a pérdidas propias. Dejar que EE.UU. domine el comercio mundial y el orden económico solo llevará al mundo al caos.

Por su lado, Europa y Japón ya se están distanciando de Estados Unidos. En enero, el Reino Unido, Alemania y Francia establecieron un canal de pago, el Instrumento de Apoyo a los Intercambios Comerciales, con Irán para eludir las sanciones estadounidenses, un desafío obvio para Washington.

Japón tiene numerosas contradicciones con EE.UU., especialmente en términos de tarifas de automóviles y productos agrícolas. El 17 de junio, dos empresas japonesas, Sony y Nintendo, junto con Microsoft, emitieron una declaración contra las tarifas propuestas por EE.UU. para las consolas de juego, alegando que causarían un "daño desproporcionado" a la industria.

La guerra comercial marca el comienzo de que Estados Unidos cierre su puerta y se apoye complacientemente en sus laureles. También será el comienzo del colapso total de la supremacía global de Estados Unidos.

Pactos entre Vietnam y la UE muestran una guerra comercial que remodela la industria

Global Times también se hizo eco de que la UE y Vietnam acordaron firmar un acuerdo de libre comercio (TLC) y un acuerdo de protección de inversiones (IPA) el domingo en Hanoi, que pudiera interpretarse como una respuesta al proteccionismo comercial de EE.UU.

La guerra comercial actual ha hecho que las economías de los países asiáticos y el Pacífico, incluido Vietnam, se den de que la excesiva dependencia del mercado de consumo de EE.UU. es una forma insostenible de desarrollar sus economías orientadas a la exportación.

Vietnam es el segundo socio comercial más grande de la UE en el sudeste asiático después de Singapur.

Asia ha estado sintiendo el impacto de la guerra comercial desde el año pasado, y por lo tanto se volvió más abierta a Cooperación comercial y acuerdos comerciales con la UE. Y China, como el núcleo de la cadena de suministro asiática, lideró esa tendencia. China y la UE se están moviendo rápidamente para completar un tratado de inversión bilateral (BIT, por sus siglas en inglés), y la ronda 21 de negociaciones finalizará a principios de este mes.

Mientras tanto, las negociaciones China-EE.UU. se han estancado desde que comenzó la guerra comercial. EE.UU. ha desempeñado un papel importante en la cadena de suministro asiática, pero la guerra comercial está debilitando la influencia estadounidense. Las cadenas de suministro se están reconfigurando rápidamente. Una vez que se complete este proceso, la influencia de EE.UU. en las economías asiáticas se destruirá.

La guerra comercial no parece ir como Trump esperaba. Muchas compañías han trasladado el trabajo a Vietnam en lugar de a EE. UU. después de que Trump aplicara aranceles a las importaciones chinas en un esfuerzo por devolver los empleos de fabricación a los EE.UU. Incluso si Trump impone gravámenes a los productos vietnamitas, el TLC y la API con la UE diluirán el efecto negativo de los aranceles estadounidenses, ayudando a los productos hechos en Vietnam a ingresar en los mercados de la UE con aranceles bajos o nulos.

Los vínculos cada vez más estrechos de la UE con Vietnam son una parte importante de la reorganización de la cadena de suministro global. En este proceso, el proteccionismo comercial está debilitando el papel de Estados Unidos, mientras que China está tratando de integrarse más en la economía global.

Los Estados Unidos deberían darle a China una audiencia justa y prestar atención a los daños causados ​​por los aranceles.

Cumbre del G20 en Japón

Sostiene de Global Times, que en la cumbre del G20 en Japón, la reunión planeada entre los presidentes de China y Estados Unidos -al margen- ha recibido una atención considerable. Esta reunión de alto perfil puede reactivar las conversaciones comerciales que llegaron a un punto muerto en mayo, lo que generó grandes esperanzas de maniobrar una tregua comercial que podría evitar una nueva ronda de aranceles.

Si bien el nuevo compromiso de los equipos de negociación es un paso positivo, para lograr un progreso concreto, Washington podría prestar atención a su contraparte y al mercado.

A juicio de la fuente, la continua intimidación a China finalmente fortalecerá la capacidad de recuperación de esa economía asiática, y los EE.UU. perderá el mercado chino por completo.

Estados Unidos emprendió guerras comerciales muy publicitadas en sus economías excedentarias, seguidas de un año de agitación financiera global y dificultades económicas para todos los involucrados. Trump está utilizando los aranceles como una forma de poner fin a lo que él considera prácticas comerciales desleales, con el objetivo de reorganizar los lazos comerciales bilaterales para que favorezcan a los Estados Unidos de manera unilateral.

En ese sentido, ha pedido "una relación económica justa y recíproca" y quiere que Pekín se comprometa a cambiar las leyes y las políticas económicas que cree están contribuyendo a un desequilibrio comercial cada vez mayor.

Washington trabaja bajo la ilusión de que China saldrá magullada por aranceles exorbitantes. Es inevitable que las fricciones comerciales en desarrollo estén minando la demanda externa de productos chinos y la confianza de los inversores. Sin embargo, China ha encontrado rápidamente sustitutos de Europa y América Latina para las importaciones de alta tecnología y agrícolas para reemplazar el mercado estadounidense.

Durante los primeros cinco meses de este año, el comercio de China con la UE aumentó en comparación con el mismo período del año pasado. Por el contrario, los volúmenes de comercio de China con los EE.UU. cayeron un 14,5 por ciento interanual durante el mismo período.

Washington amenazó con imponer aranceles adicionales si China no hiciera concesiones rápidas. Pekín desafió tal amenaza y tomó represalias por un movimiento recíproco en contra de los bienes estadounidenses en el primer asalto.

Históricamente, los chinos han tenido la tradición de luchar hasta el amargo final con una fuerza y ​​una tenacidad sin igual cuando hay un enfrentamiento prolongado y completo.

De acuerdo con de Global Times, las personas están preparadas para apoyar al gobierno para enfrentar los tiempos difíciles, junto con una resistencia incomparable y una fuerte voluntad. Por lo tanto, argumenta, sería más efectivo abordar las preocupaciones de cada lado, en lugar de aumentar las tensiones.

Aunque Washington se enorgullece de los índices económicos saludables que rara vez se ven en los últimos años, la guerra comercial mal juzgada ha causado heridas auto infligidas no intencionadas en la economía estadounidense. La interrupción de los mercados financieros y las cadenas industriales está afectando a los consumidores y las empresas estadounidenses, con un aumento de empleos peor al esperado el mes pasado, el más bajo desde octubre de 2016.

Después del testimonio de una semana para solicitar comentarios públicos sobre la imposición de tarifas adicionales en otros productos chinos por un valor de $ 300 mil millones, incluidos más productos de consumo que antes no se habían tocado, la Oficina de Representantes de Comercio de EE.UU. ha sido inundada con cartas de quejas de compañías.

Debido a medidas de represalia, las empresas estadounidenses han visto cómo las compras chinas de sus productos caen en picado. Más de 600 compañías le enviaron una carta a Trump, instándole a retrasar y frenar posibles nuevas tarifas. Los consumidores y las empresas estadounidenses, especialmente las empresas agrícolas y los agricultores de soja, están de luto por el nuevo impuesto a las ventas y los precios más altos de los productos chinos. Ha amenazado la demanda agregada, el crecimiento del consumo, el ingreso disponible y la reducción del gasto de capital y la inversión.

En el ámbito internacional, después de presionar a los mercados financieros mundiales y dañar la economía mundial durante más de un año, el dominio de Washington se ha debilitado y sus empresas, una vez superiores, están perdiendo su ventaja competitiva.

Lo que ha sucedido hasta ahora ha destruido la credibilidad que Trump aún pudiera tener sobre la política económica. Lo que él jura hará que el país anteriormente excepcional e indispensable "grande otra vez" es, de hecho, un error de cálculo político de su parte. Su ambicioso clamor por el nacionalismo económico niega esa realidad y está haciendo claramente lo contrario.

La economía mundial, que ya es frágil, no puede permitirse el lujo de adoptar medidas, de cerrar o desacoplar los mercados, de interrumpir las cadenas de suministro globales para multinacionales como Apple y Huawei, y eventualmente, de frenar el crecimiento mundial. Aunque esperaría demasiado que una sola reunión resuelva todo, o incluso logre un acuerdo, dadas las expectativas divergentes de los dos partidos, los líderes de las dos mayores economías del mundo deberían evitar una larga guerra de desgaste, evitar que la retórica nacionalista aumente, comprometerse mutuamente de una manera constructiva, y tratar de encontrar un compromiso para poner fin a la guerra comercial y tecnológica en la cumbre del G20 en Osaka.

Fuente: Al Mayadeen

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra