Thu 04 de July de 2019 Curiosidades

Imperialismo y capitalismo monopolista de Estado: el mercado mundial del aceite de palma

1024 576

El 3 de abril de 2017 Le Monde titulaba así una noticia: “La conversión de la tierra en plantaciones de aceite de palma es responsable del 40 por ciento de la pérdida de la cubierta forestal natural de todo el planeta" (1).
 

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/55371-curiosidades-imperialismo-y-capitalismo-monopolista-de-estado-el-mercado-mundial-del-aceite-de-palma.html
Imperialismo y capitalismo monopolista de Estado: el mercado mundial del aceite de palma

Un trabajador muestra frutos de palmera aceitera en la aldea de Topoyo, en Sulawesi, Indonesia, en marzo de 2017. (Reuters)
 

El artículo hacía referencia a un informe del Parlamento Europeo, que a su vez se basaba en varias fuentes de esos conocidos “expertos”, “científicos” y organismos internacionales que se manejan como los hilos de las marionetas.

Detrás va la legión de ONG, encabezadas por Greenpeace, con las consabidas consecuencias que los cultivos de aceite palma ocasionan sobre la deforestación, el agotamiento del suelo, la desaparición de especies, los gases de efecto invernadero y el calentamiento del planeta (2). Por si eso no fuera ya suficiente, el aceite de palma es perjudicial para la salud humana (3) y tampoco podían faltar otros tópicos que quedaron en manos de Amnistía Internacional (4) y Oxfam (5): los derechos humanos y las condiciones de trabajo esclavistas en las plantaciones de aceite de palma en los países del Tercer Mundo.

Los ataques contra el aceite de palma comenzaron hace unos 10 años porque el aumento del consumo mundial se hizo en detrimento de los monopolios que hasta entonces dominaban el mercado mundial del aceite gracias a la soja, la colza, el girasol. En veinte años, de 1995 a 2015, el consumo mundial de palma había pasado de 14,6 millones de toneladas a 62,6 millones (6).

En la guerra mundial del aceite no hay ningún problema ecológico, ni sanitario, ni humanitario. Es un caso más de competencia monopolista sobre el mercado mundial en el que los capitales más fuertes han recurrido a sus Estados respectivos, a los organismos internacionales, a las ONG, a los expertos... a todo lo que se les puso al alcance de la mano.

El 90 por ciento de la producción mundial de aceite de palma procede de Indonesia y Malasia, mientras que el mayor productor de soja del mundo es Estados Unidos, así que las cartas estaban marcadas antes de empezar a jugar la partida. No hay más que hablar. La soja es buena y el aceite de palma es malo. Los precios de la soja suben y los de la palma bajan.

En marzo de 2019 un organismo típicamente monopolista, la Comisión Europea, zanjó el asunto de la manera acostumbrada: el aceite de palma queda prohibido completamente para 2030 y la proporción de aceite de palma en los biocombustibles queda limitado por decreto (7). El aceite de palma ha quedado catalogado como un producto de “muy alto riesgo”, algo que no ocurre con la soja.

Aquí -como en otros asuntos- la Comisión Europea tutela los intereses económicos de Estados Unidos.

En China las cosas tomaron un giro distinto desde que en enero del año pasado comenzó la guerra comercial con Estados Unidos, en los que la soja ha tenido un papel relevante. Cuando Estados Unidos subió los aranceles, China cambió de proveedor y empezó a importar soja de Brasil.

Seis meses después, en julio del año pasado, Trump le llamó a su capataz en Bruselas, Jean Claude Junker, para que viajara a la Casa Blanca y se comprometiera a sustituir a China en las compras de soja (y a Rusia en las compras de gas, pero esa es otra historia). A cambio Trump no elevó los aranceles a la importación de automóviles alemanes. Lo uno por lo otro: soja a cambio vehículos; soja a cambio de palma.

Como consecuencia del arreglo de la Casa Blanca, las exportaciones de soja estadounidense a Europa han aumentado un 121 por ciento entre julio de 2018 y mediados de abril de 2019, garantizando el precio y, por lo tanto, los beneficios de los productores estadounidenses (8).

La campaña monopolista contra el aceite de palma ha hecho que su precio haya caído un 46 por ciento mientras que la soja se ha reducido un 29 por ciento. Por lo tanto, la caída de los precios no ha arruinado a todos por igual. Los agricultores asiáticos no son los mismos que los estadounidenses, ni tienen los mismos recursos. En Indonesia y Malasia los campesios han tenido que destruir sus plantaciones de aceite de palma y cambiar a otros cultivos, mientras que los productores estadounidenses de soja están apoyados por la Casa Blanca.

Como en cualquier otra guerra, en las guerras comerciales prima la intoxicación informativa de manera que es falso que las plantaciones de aceite de palma hayan causado el 40 por ciento de la desforestación mundial, sino el 2,3 por ciento (9). Dichos cultivos tampoco han tenido consecuencias medioambientales más serias que otros (10). En 2011 Indonesia y Malasia produjeron conjuntamente el 36 por ciento de la producción mundial de aceites comestibles utilizando sólo el 5,5 por ciento de la superficie plantada con semillas oleaginosas. El cultivo de aceite de palma es altamente productivo. Produce casi diez veces más grasa por hectárea que la soja y más de cinco veces más que la colza.

Es posible que dentro de poco lleguen en patera algunos de esos campesinos de las plantaciones de palma de Asia y África arruinados por la desigual competencia monopolista. También es posible que nos sintamos ajenos por completo a esos refugiados a los que hemos empujado fuera de sus campos después de arruinarles su medio de vida.

¿Qué podemos decir de las ONG, los defensores del planeta y de la humanidad? Que son fieles lacayos de quienes les pagan, a saber la Unión Europea y las organizaciones seudobenéficas de Estados Unidos.

Los manejos de los imperialistas siempre van seguidos de sus secuaces de las ONG, que por algo las financian. Ayer Greenpeace bloqueó en Francia un barco cargado de soja para protestar contra la inacción del gobierno ante el cambio climático y la deforestación (11). Pero hay un pequeño detalle: el barco no llegaba de Estados Unidos sino de Brasil, un país cuya producción compite con la soja estadounidense.

(1) https://www.lemonde.fr/planete/article/2017/04/03/les-ravages-de-la-culture-d-huile-de-palme-passes-au-crible-du-parlement-europeen_5104827_3244.html
(2) https://www.greenpeace.fr/greenpeace-huile-de-palme/
(3) http://nopalm.org/article-21-les-dangers-de-lhuile-de-palme-sur-la-santA
(4) https://www.amnesty.fr/responsabilite-des-entreprises/actualites/huile-de-palme-travail-des-enfants-et-travail-force
(5) https://www.oxfamfrance.org/?s=Huile+de+palme
(6) https://www.palmoilandfood.eu/fr/la-production-d por cientoE2 por ciento80 por ciento99huile-de-palme
(7) https://www.capital.fr/economie-politique/bras-de-fer-sur-lhuile-de-palme-entre-lue-et-lasie-du-sud-est-1333470
(8)http://www.lafranceagricole.fr/actualites/cultures/union-europeenne-les-importations-de-soja-americain-senvolent-1,7,618929371.html
(9)https://theconversation.com/non-lhuile-de-palme-nest-pas-responsable-de-40-de-la-deforestation-76955
(10) https://www.institutmolinari.org/IMG/pdf/note0912_fr.pdf
(11) https://www.dw.com/es/desalojados-activistas-que-bloqueaban-buque-con-soja-de-brasil/a-49427752

https://www.iveris.eu/list/notes_danalyse/434-la_guerre_de_lhuile

movimientopoliticoderesistencia

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra