Tue 16 de July de 2019 Mundo

Maniobras expuestas

Ahora, al Ministro Moro le molesta la prensa que alababa el año pasado.

1024 576

Defensor del “amplio uso de la prensa” en las investigaciones, el exjuez está disgustado con la revelación de sus conversaciones secretas.

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/55473-america-latina-y-caribe-ahora-al-ministro-moro-le-molesta-la-prensa-que-alababa-el-ano-pasado.html
Ahora, al Ministro Moro le molesta la prensa que alababa el año pasado.

André Barrocal / Resumen Latinoamericano 

En un análisis escrito en 2004 sobre la Operación Manos limpias, Sérgio Moro defendió el “amplio uso de la prensa” en investigaciones de los poderosos. En el Lava Jato, practicó lo que predicaba al dar publicidad a sus decisiones. Ahora lucha con los medios debido a las revelaciones de sus conversaciones comprometedoras, una actitud que le cuesta críticas internacionales y una solicitud de investigación en la Procuraduría General de la República.

El Ministro de Justicia no disimuló su molestia al participar en el Parlamento, el 2 de julio, de una audiencia pública sobre sus conversaciones con fiscales. Dijo que la prensa ha adoptado “un comportamiento bastante extraño” al reproducir los informes de Intercept. Para él, el material ha sido “divulgado de manera incorrecta”, pues no se sabe si es auténtico.

Poner en duda la autenticidad es parte de la estrategia de defensa del exjuez, cuyas conversaciones muestran que él violó el Código de Procedimiento Penal al actuar en asociación con el Ministerio Público, una de las partes de la operación Lava Jato. Moro no negó hasta ahora el contenido de los diálogos. Incluso pidió “disculpas” a los militantes de MBL por llamarlos “tontos” en uno de los mensajes de marzo de 2016.

Ante los diputados, el ministro se quejó de que Intercept hace “sensacionalismo” y “quiere demostrar una tesis que preestableció”. Ironía: sus conversaciones indican que él prejuzgaba en el Lava Jato. “La defensa ya hizo su show”, escribió el 10 de mayo de 2017, después del testimonio de Lula.

Después de los primeros informes de Intercept, el exjuez reaccionó así: “Sitio aliado a piratas informáticos criminales”. La Asociación Brasileña para el Periodismo de Investigación (Abraji) emitió una nota en defensa en del sitio web contra “ataques indebidos”. También señaló la “manifestación preocupante” y el “error” de Moro al insinuar que el medio es un cómplice del crimen cuando revela información de interés público”.

El ministro represalió a Abraji. El mismo día de la difusión de la nota, canceló su participación en un congreso de entidades, celebrado a fines de junio. Afirmó problemas de programación.

Frente a la revelación de nuevas conversaciones por la revista Veja del 5 de julio, reaccionó de manera parecida a lo que hizo con Intercept . En una nota del Ministerio de Justicia, dijo que repudiaría “la divulgación distorsionada y sensacionalista de los supuestos mensajes obtenidos por medios criminales”, «sin haberse garantizado previamente el derecho de respuesta de los involucrados y sin controles periodísticos cuidadosos”. Se negó a ser entrevistado antes del informe. Quería ver primero los mensajes.

Hay ojos internacionales atentos al exjuez. Por ejemplo, los relatores especiales de las Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos (OEA) para la libertad de expresión, el estadounidense David Kaye y el uruguayo Edison Lanza, respectivamente. Ellos emitieron un comunicado conjunto el 1º de julio.

La dupla expresó su preocupación por las “amenazas, descalificaciones por parte de las autoridades y las intimidaciones” recibidas por Glenn Greenwald, el jefe de Intercept “después de la divulgación de información y denuncias de interés público”. Solicitó “una investigación completa, efectiva e imparcial” de las amenazas. Y recordó que Brasil tiene “obligaciones de prevenir y proteger a los periodistas en riesgo y garantizar la confidencialidad de las fuentes de información”.

Una ONG global pro-libertad de prensa, Freedom of the Press, publicó una nota el 2 de julio sobre la información de que la Policía Federal había pedido datos sobre Greenwald al COAF, el organismo de supervisión bancaria. La Policía federal está subordinada a Moro en el Ministerio de Justicia. “El gobierno brasileño debe suspender inmediatamente las investigaciones”, dice el texto de Freedom of the Press y agrega “estas tácticas de intimidación son un ataque flagrante a la libertad de prensa”.

El líder del PSOL en la Cámara, Ivan Valente (SP), presentó una solicitud de información al Ministro sobre esta investigación. Si el exjuez no responde dentro de los 30 días o si miente, será un delito de responsabilidad. Valente quiere saber si hay una investigación específica contra Greenwald, si el COAF ha proporcionado información sobre él y otros periodistas.

La Policía Federal abrió una investigación para investigar el hackeo del teléfono celular de Moro y otros fiscales. La embestida policial contra Greenwald ocurrió dentro de esa investigación.

El intento de la Policía Federal llevó a los partidos de oposición (PCdoB, PDT, PSB, PSOL, PT y Rede) a apelar ante la Oficina del Fiscal General. Quieren que Raquel Dodge, la Procuradora General de la República, indague a Moro por delitos existentes cuando se utilizan instrumentos estatales para fines personales. Por acción u omisión, el exjuez habría prevaricado y practicado abogacía administrativa.

Fuente: Resumen Latinoamericano / Carta Capital

Traducción: Carlos Abel Suárez

visitas

Notas relacionadas



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra