Thu 14 de November de 2019 Curiosidades

El dinero habla y las sandeces andan en los canales informativos de la televisión

1024 576

Por Paul Street para CounterPunch y traducido por Anna Maria Garriga Tarré para Sin Permiso.

 

 
AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/56580-curiosidades-el-dinero-habla-y-las-sandeces-andan-en-los-canales-informativos-de-la-television.html
El dinero habla y las sandeces andan en los canales informativos de la televisión

¿Es de extrañar que los canales informativos de televisión "liberales" de la nación, CNN y MSNBC apenas puedan disimular su desdén por la campaña presidencial de Bernie Sanders e incluso (en menor grado) por la de Elizabeth Warren, mientras promueven las nauseabundas candidaturas de centroderecha del desorientado racista y corporativista Joe Biden, el siniestro neoliberal corporativo-militarista Pete Butiggieg e incluso los marginales “moderados” de Wall Street, Amy Klobuchar y Kamala Harris? La próxima vez que haga clic en estos canales tenga a mano papel y bolígrafo para anotar los nombres de las corporaciones que pagan el contenido transmitido con grandes compras de anuncios.

Lo hice en varios momentos del día, en tres ocasiones distintas, la semana pasada. Aquí están las compañías que encontré comprando anuncios en CNN y MSDNC:

American Advisors Group (AAG), el principal prestamista de la industria estadounidense de hipotecas inversas (con Tom Selleck diciéndole a las personas mayores que confíen en él, que las hipotecas inversas no son una estafa).

United Health Care, una "empresa de asistencia médica" con fines de lucro, con 300,000 empleadores y un ingreso anual de $ 226 mil millones, que ocupa el sexto lugar en la lista Fortune 500 de 2019.

Menards, la tercera cadena de mejoras para el hogar más grande del país, con ingresos de más de $ 10 mil millones en 2017.

CHANITX, un medicamento para dejar de fumar cigarrillos ("Turquía lenta") vendido por la firma farmacéutica Pfizer, número 65 en la lista Fortune 500.

Tom Steyer (multimillonario candidato a presidente).

Lincoln Financial, número 187 en la lista Fortune 500, un holding estadounidense que controla múltiples negocios de seguros y gestión de inversiones.

Liberty Mutual, una compañía de seguros con más de 50,000 empleados en más de 900 ubicaciones, situada en el puesto 68 en la lista Fortune 500 hace dos años.

Allstate Insurance: 79ª en Fortune 500, con más de 45,000 empleados.

INFINITI Suburban Utility Vehicle (nuevo precio que oscila entre 37K y 60K), producido por Nissan, la sexta empresa automovilística más grande del mundo.

RCN (ingresos anuales de $ 636 millones) WiFi para empresas.

Jaguar Elite, autos de lujo.

Porsche, automóviles de lujo que venden nuevos modelos a precios de 115.000, 145.000 y 163.000 y 294.000 dólares.

Mercedes Benz, automóviles de lujo, con un modelo de clase SRL a partir de 498.000 dólares

Capital Group, una de las empresas de gestión de inversiones más grandes y antiguas del mundo, con 1.87 billones de dólares en activos bajo su control.

Otezla, un medicamento para la psoriasis en placas, desarrollado por la compañía farmacéutica de Nueva Jersey Celgene y propiedad de Amgene, una firma líder de biotecnología con sede en California con activos totales de 78 mil millones.

Trelegy, un medicamento CPD producido por la compañía británica GSK, la séptima mayor corporación farmacéutica del mundo, con la cuarta capitalización más grande de cualquier compañía en la Bolsa de Londres.

HunterDouglass: ventanas de élite fabricadas por una corporación multinacional holandesa con más de 23,000 empleados y ubicaciones en más de 70 países.

Humira: medicamento para la enfermedad de Crohn y otras dolencias, fabricado por Abbvie, con 28,000 empleados globales y activos totales de 59 mil millones.

Primateme Mist: para respirar, producido por Amphastar Pharmaceuticals.

Glucerna: medicamento para la diabetes, producido por Abbot Laboratories, una compañía médica estadounidense con más de 100,00 empleados y activos totales de 67 mil millones.

Prevagen: una droga controvertida para la salud del cerebro producida por Quincy Bioscience

DISCOVER Credit Card, la tercera marca de tarjetas de crédito más grande de los EE. UU., con activos totales de 92 mil millones.

Fidelity Investments, una corporación multinacional estadounidense de servicios financieros con más de 50,000 empleados y un ingreso operativo de 5.3 mil millones.

Cadillac XT-6, SUV de gama alta, a partir de 53.000, fabricado por General Motors (n. ° 10 en Fortune 500 para ingresos totales), que fabrica automóviles en 37 países, emplea 173,000 personas, y tiene activos totales de 227 mil millones.

Comfort Inn, propiedad de Choice Hotels, una de las cadenas hoteleras más grandes del mundo, que otorga franquicias a 7.005 propiedades en 41 países y territorios.

Audible / Amazon: libros en cinta de la megacorporación más grande del mundo, Amazon, que ocupa el quinto lugar en la lista Fortune 500, con 647.000 empleados y activos totales de $ 163 mil millones.

Ring Home Security, propiedad de Amazon.

Coventry Health Insurance, no. 168 en Fortune 500.

SANDALS Resorts International, con 16 propiedades de resort de élite en el Caribe.

Cigna Medicare Advantage, propiedad de la aseguradora nacional de salud Cigna, no. 229 en Fortune 500.

SoFi Finance, una compañía online de finanzas personales que proporciona refinanciación de préstamos estudiantiles, hipotecas y préstamos personales.

Ameriprise Finance, una empresa de servicios de inversión, nº 240 en Fortune 500.

No es casual que las empresas bit Fortune 500 estén representadas en mi lista anecdótica de patrocinadores. El verano pasado, SQAD MediaCosts informó que un anuncio de 30 segundos durante la franja horaria estelar de CNN (Anderson Cooper, Chris Cuomo y Don Lemon), costó entre 7.000 y 12.000 dólares. Desde luego el precio ha aumentado significativamente ahora que el Trumpeachment está atrayendo nuevos televidentes.

Las tres corrientes publicitarias más prominentes y recurrentes parecen (anecdóticamente) provenir de Big Pharma (la principal compañía farmacéutica, seguros, sobre todo seguros de salud) y finanzas (servicios de inversión / gestión de patrimonios). Estos gigantescos sectores de concentrados corporativos e industriales se oponen naturalmente a la regulación financiera y la política antimonopolio que preconiza la senadora Warren. No se puede esperar que Amazon respalde la ruptura de la gran tecnología que defiende Warren.

Los grandes prestamistas corporativos no tienen ningún interés en hacer que la matrícula universitaria sea gratuita, una promesa de Sanders que cercenaría una importante fuente de ganancias para el capital financiero.

Las grandes firmas de seguros de salud se oponen naturalmente tanto al Single Payer, el plan nacional de seguro de salud que Sanders prioriza en su plataforma, como a la versión más moderada de Medicare for All, que Warren dice que respalda. Warren y especialmente Sanders se comprometen a eliminar el ánimo de lucro parasitario y altamente costoso del seguro de salud y hacer que la atención médica asequible y de calidad financiada con fondos públicos sea un derecho humano en los EE. UU. La mafia de seguros corporativa se opone existencialmente a dicha decencia humana.

Los dos "candidatos demócratas progresistas" (una descripción que se adapta mucho mejor a Sanders que a Warren) prometen reducir drásticamente los costos de los medicamentos, algo que difícilmente puede ser del agrado de Pfizer, Abbvie, Amgene, Amphastar y Abbot Labs.

Ninguna de las grandes empresas que compran tiempo publicitario en CNN y MSNBC están interesadas en los impuestos progresivos, o en la restauración de la organización sindical o el derecho de negociación colectiva que defiende Sanders.

Las grandes firmas de servicios financieros que pagan por el contenido de los medios en canales "liberales" están al servicio principalmente de clientes adinerados, muchos de los cuales, si no la mayoría, probablemente se opondrán al aumento de los impuestos a los ricos.

Las empresas de turismo, resorts, automóviles de lujo y viajes de negocios que compran anuncios en estas redes no están ni mucho menos dispuestas a respaldar las políticas conducentes a la reducción real o potencial de los ingresos discrecionales que disfrutan la clase media alta y las personas ricas.

Entonces, ¿a quién caramba respaldan estos intereses corporativos y financieros en las elecciones presidenciales de 2020? A los corporativistas neoliberales como Joe Biden, Pete Butiggieg, Kamala Harris y Amy Klobuchar, por supuesto. Debidamente obedientes a las preferencias y órdenes de la dictadura nacional del dinero, no elegida, estos demócratas corporativistas insípidos afirman lealmente que Sanders y Warren quieren "gravar brutalmente a la clase media" para pagar los excesos supuestamente inasequibles como Medicare for All y el vitalmente necesario Green New Deal.

En realidad, Single Payer y los grandes programas de empleos verdes y otras cosas que Nosotros, la Gente, necesitamos y queremos, son sumamente asequibles si Estados Unidos sigue el consejo de Sanders de gravar de manera adecuada y progresiva a su absurdamente rica clase superior (la décima parte superior del1% superior que posee más del 90% de la riqueza de Estados Unidos) y sus gigantescas corporaciones e instituciones financieras saturadas de excedentes. Al mismo tiempo, como Warren no se cansa de explicar, el ahorro de costes para los estadounidenses comunes sería enorme si se sacara el sistema lucrativo del seguro de salud.

Sanders recuerda a los votantes que no hay forma de calcular el ahorro de costes por mantener viva la ecología sostenible para las generaciones futuras. La catástrofe climática es una grave amenaza existencial para todas las especies.

Estos son argumentos básicos y elementales de decencia social, ambiental y democrática que los inversores y gerentes detrás y al frente de las grandes corporaciones que compran anuncios en CNN y MSNBC no quieren que se escuchen. Como resultado, los moderadores y charlatanes de CNN y MSDNC persisten en ofrecer las noticias falsas de que Sanders no sabe cómo financiar el plan Single Payer, la universidad pública gratuita o un Green New Deal.

No en vano la CNN y MSNBC han promovido al desgraciado Biden por encima de Sanders y Warren, a pesar de la cada vez más obvia y bochornosa insuficiencia del exvicepresidente como candidato.

No en vano, MSNBC y CNN advierten habitualmente contra la supuesta amenaza "socialista" que representa el popular Sanders (un progresista del New Deal de extrema izquierda) mientras se niega a describir adecuadamente la Casa Blanca de Trump y su entregada base como pro fascistas. MSDNC incluso ha obtenido un segmento semanal para el ejecutivo de publicidad multimillonario, de cuchara de plata, Donny Deutsch, después de haber dicho lo siguiente en la red el invierno pasado:

Considero que Donald Trump es reprensible como ser humano, pero un candidato socialista es más peligroso para esta compañía, y para el país, en cuanto a la fortaleza y el bienestar del país, que Donald Trump. Votaría por Donald Trump, un ser humano despreciable (...) Estaría tan angustiado que esto podría incluso salir de mi boca si tenemos un socialista [candidato o presidente demócrata] porque eso derribará a nuestro país y no somos Dinamarca. Quiero a Dinamarca, pero no somos como ellos. Y si amas lo que somos y todas las cosas maravillosas que todavía están por hacer. Por favor, aléjese del socialismo.

No es por nada que los canales liberales se desvivan para negarle a Sanders un tiempo de transmisión remotamente adecuado. O que habitualmente y de manera absurda enmarquen el seguro de salud Single Payer no como la gran victoria civilizadora de los derechos sociales y humanos que sería (la tan largamente demorada reducción de costos y desmercantilización de la cobertura sanitaria combinada con la prestación de atención médica para todos, independientemente del estatus y clase social) sino más bien como un asalto peligroso y autoritario al actual seguro de salud de los estadounidenses (absolutamente inadecuado y caro).

¿Nos atreveremos a mencionar que los señores del capital que pagan los salarios y el contenido de los canales informativos tienen fuertes inversiones en los combustibles fósiles y en el incesante crecimiento económico que empuja rápidamente al planeta hacia puntos de no retorno ambientales que ponen en grave peligro las perspectivas de una existencia humana decente y organizada en las próximas décadas?

No en vano, las medidas progresistas preconizadas por Sanders y respaldadas por la mayoría de los estadounidenses son tachadas regularmente como de "poco realistas", "irresponsables", "demasiado radicales", "demasiado idealistas", "poco prácticas" y "demasiado caras”.

No en vano Sanders queda casi siempre fuera en la cobertura de campaña de los canales liberales y en las discusiones de "carrera de caballos", incluso cuando es quien tiene mayor aprobación de todos los candidatos en la carrera.

Con su candidato centrista preferido, Joe Biden, actuando de una manera predeciblemente pobre y haciendo el payaso (Biden era un político terriblemente propenso a los gafes mucho antes de que sus neuronas empezaran a deteriorarse) cayendo de nuevo en algo así como un lazo de tres vías con la liberal Warren y el populista progresista Sanders, los charlatanes de los canales liberales y los moderadores del debate han tratado naturalmente de impulsar a los candidatos presidenciales demócratas, neoliberal-corporativos, “moderados”, de "segundo" y "tercer nivel" como Butiggieg, Klobuchar y la sorprendentemente débil Kamala Harris. No por nada éstos y otros candidatos corporativos marginales (por ejemplo, Beto O’Rourke) reciben una atención descomunal en los canales "liberales", independientemente de sus pequeñas bases de apoyo. Aunque no pueden ganar, estos contendientes de poca monta critican constantemente a Sanders e incluso a Warren que es más claramente cooptable por las corporaciones (que orgullosamente se describe a sí misma como "capitalista hasta los tuétanos”).

Gracias a la posición curiosamente débil de Harris, el absurdo de Biden y la probable inviabilidad de Butiggieg (Estados Unidos aún no está preparado para dos hombres y un bebé en la Casa Blanca), los no tan liberales canales se están uniendo al New Yok Times y el Washington Post en dejar flotar suavemente la posibilidad de un recién llegado veterano neoliberal del Partido Demócrata (Michael Bloomberg, John Kerry, Michelle Obama, Sherrod Brown y tal vez incluso la propia Hillary Clinton) para suplantar a Joe Biden con respecto a Goldman-and Citigroup en las próximas batallas para las primarias y el Caucus con el "socialista radical" Bernie y la (no tan) "izquierdista" Warren.

¿Qué pasaría entonces si un bloque demócrata Obama-Clinton-Citigroup-Council on Foreign Relations en 2020 desmovilizara gran parte de la base electoral progresista de la nación, ayudando al maligno monstruo nacionalista blanco Donald Trump a obtener un segundo mandato?

Como dice el viejo eslogan de la clase trabajadora, "el dinero habla y las sandeces andan".

"Seguir al dinero" es el viejo mantra en la investigación de la financiación de campañas y el enjuiciamiento penal. También debería aplicarse a nuestra comprensión del contenido de noticias políticas de los medios dominantes. Los gerentes de los medios de comunicación estadounidenses están empleados por corporaciones gigantes (MSNBC es una división de Comcast NBC Universal, no. 71 en Fortune 500 y CNN es propiedad de Turner Broadcasting, no. 68 en Fortune 500) que son naturalmente reacias a publicar o transmitir material susceptible de ofender a los ricos intereses capitalistas que pagan por la transmisión comprando anuncios. Como ha señalado Noam Chomsky, las grandes corporaciones no son solo los principales productores de los medios comerciales masivos de los Estados Unidos. También son el principal mercado de estos medios, algo que profundiza la sumisión de los medios supuestamente democráticos e independientes de la nación al gran capital:

La dependencia de una revista con respecto a sus anunciantes da forma, controla y determina sustancialmente lo que se presenta al público... la idea misma de la dependencia del anunciante distorsiona radicalmente el concepto de medios libres. Si piensas en qué son los medios de comunicación comerciales, sean lo que sean, son negocios. Y un negocio produce algo para un mercado. Los productores en este caso, casi sin excepción, son grandes corporaciones. El mercado son otras empresas: anunciantes. El producto que se presenta al mercado son los lectores (o televidentes), por lo que se trata básicamente de grandes corporaciones que brindan audiencias a otras empresas y que configuran significativamente la naturaleza de la institución.

Al mismo tiempo, tanto los gerentes de medios corporativos como los anunciantes que proporcionan los ingresos para sus salarios dudan en producir contenidos que puedan alienar a las personas adineradas –las personas que contratan asesores de inversión caros, que van a los resorts del Caribe y que compran a Jaguar y Mercedes Benz y representan una proporción cada vez mayor de las compras de los consumidores estadounidenses–. Naturalmente, el principal objetivo de los anunciantes es captar a quienes tienen un mayor poder de compra.

El dinero habla y las sandeces hablan tanto en los canales informativos “liberales”, como en los sistemas electorales, de partido y legales y en toda la sociedad.

Veamos al hombre fuerte fascista, el aspirante Trump, caminar hacia un segundo mandato con la no pequeña ayuda de unos medios de comunicación “liberales” cuyo primer objetivo es servir a los patronos corporativos y sus beneficios, no a la justicia social, el cuidado del medioambiente y la democracia –o incluso ayudar a los demócratas a ganar elecciones–.

Paul Street Historiador y politólogo. Fue director de investigación de la Chicago Urban League. Autor de siete libros, el más recientes de los cuales es "They Rule: The 1% v. Democracy"(Paradigm, 2014).
 

Por Paul Street para CounterPunch y traducido por Anna Maria Garriga Tarré para Sin Permiso.

 

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra