Fri 13 de December de 2019 Curiosidades

'Incitación' e 'indecencia', cómo se reprime la disidencia palestina en línea

1024 576

Marwa Fatafta, 972mag / Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por J. M.)

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/56871-curiosidades-incitacion-e-indecencia-como-se-reprime-la-disidencia-palestina-en-linea.html
'Incitación' e 'indecencia', cómo se reprime la disidencia palestina en línea

Un joven palestino señala logotipos de Facebook y WhatsApp en su computadora en Rafah, en el sur de la Franja de Gaza el 22 de febrero de 2014. (Foto Abed Rahim Khatib / Flash90)

 

La censura del contenido palestino por parte de Israel, la AP y Hamás está aumentando a una velocidad peligrosa y sin precedentes.

El 11 de octubre de 2019, Facebook cerró el Centro de información palestino, una página de noticias con cinco millones de seguidores, sin previo aviso. Seis días después, a pedido del fiscal general de la Autoridad Palestina (AP), el Tribunal de Magistrados de Ramallah ordenó el bloqueo de 59 sitios web con el pretexto de que amenazaban "la seguridad nacional, el orden público y los modales públicos".

Poco después -irónicamenteen la mañana del Día Internacional para poner fin a la impunidad de los crímenes contra periodistas- Twitter bloqueó tres cuentas de Quds News Network, un medio de comunicación palestino independiente con un gran número de seguidores en línea. Metras, otro sitio web palestino en la lista negra de la AP, informó de que varias de sus publicaciones de Facebook fueron marcadas y eliminadas y que recibieron una advertencia de que su página podría ser eliminada.

WhatsApp, la aplicación de mensajería ahora propiedad de Facebook, también bloqueó o cerró alrededor de un centenar de cuentas pertenecientes a periodistas y activistas palestinos y les prohibió compartir información y actualizaciones durante los ataques militares de Israel en Gaza el mes pasado.

Tal censura del contenido en línea palestino está aumentando a una velocidad peligrosa y sin precedentes. Para expresar sus puntos de vista políticos como palestino, ahora debe caminar de puntillas alrededor de tres autoridades diferentes: Israel, la Autoridad Palestina liderada por Fatah en Cisjordania y el Gobierno de facto de Hamás en la Franja de Gaza, cada uno de los cuales suprime el discurso político de acuerdo con sus variadas definiciones propias de incitación y disenso no deseados.

Cobertura legal para la represión

La ofensiva contra la libertad de expresión palestina en las redes sociales comenzó a fines de 2015 tras la "intifada de cuchillos", durante la cual se culpó a las plataformas de redes sociales por permitir comunicaciones que alentaron el estallido de violencia y los llamados "ataques de lobo solitario" de parte de la juventud palestina. Como resultado, las plataformas de redes sociales se convirtieron en nuevos motivos para la represión y vigilancia por parte de las autoridades gubernamentales.

Desde entonces Israel ha arrestado e interrogado a cientos de palestinos por publicaciones que escribieron o compartieron en las redes sociales. Utilizando herramientas de "vigilancia predictiva" para monitorear las cuentas de las redes sociales y señalar a los sospechosos de futuros ataques, Israel ha apuntado a palestinos, tanto ciudadanos de Israel como residentes en Cisjordania ocupada, para adjudicarles sentencias de cárcel basadas en cargos amplios y vagos de "incitación a la violencia".

La Autoridad Palestina se unió a esta ola represiva en 2017 cuando el presidente Mahmoud Abbas promulgó la controvertida Ley de Delitos Cibernéticos, que generó fuertes críticas en todos los ámbitos y fue reformada un año después de la presión de la sociedad civil palestina. La ley brinda cobertura legal a la creciente represión de la AP a la disidencia política, particularmente de sus rivales políticos, y a las críticas y llama a la rendición de cuentas por parte de los palestinos comunes.

No es de extrañar, entonces, que la mayoría de los sitios web seleccionados en la reciente prohibición de la Autoridad Palestina estén afiliados al rival de Fatah, Hamás, o sean sitios independientes críticos del liderazgo palestino y que hayan expuesto la corrupción dentro de la Autoridad Palestina. La ley también se ha utilizado para procesar a activistas palestinos, periodistas y, el mes pasado, a un abogado, Muhannad Karaja, por criticar en Facebook las relaciones de la AP con Israel.

La Ley de Delitos Cibernéticos no es la primera incursión de la Autoridad Palestina en la censura de internet. Solo unos días antes de que la ley surgiera por primera vez en 2017, la Autoridad Palestina bloqueó unos 20 sitios web, algunos de los cuales reaparecieron en la lista del fiscal este año. Pero sus acciones recientes han ido mucho más lejos que antes.

La eliminación del contenido de Metras en Facebook y la eliminación de todas las cuentas de Twitter de Quds News Network, indican que la Autoridad Palestina está siguiendo las instrucciones de Israel al presionar a las empresas de medios sociales para que eliminen el contenido palestino desfavorable de sus plataformas. La misma jefa de la división de delitos cibernéticos en la fiscalía, Nisreen Zeina, dijo que se pondrían en contacto con Facebook para solicitar la eliminación de dichas páginas.

El estado de la libertad de expresión en Gaza es igualmente grave. El Gobierno de Hamás se basa en una enmienda de 2009 del código penal que penaliza el "mal uso de la tecnología" para promover o difundir contenido "indecente" o "incitante". Estos términos son tan vagos que sirven como redes para activistas palestinos y periodistas que usan las redes sociales para expresar sus puntos de vista. Incluso el cargo de "indecencia" incluye efectivamente cualquier crítica pública a los funcionarios de Hamás, su Gobierno o sus políticas.

Complicidad corporativa

Un elemento central en todo esto son las propias empresas de redes sociales y sus políticas de "moderación de contenido". En los últimos años las empresas estadounidenses de redes sociales como Facebook, Twitter y YouTube han endurecido sus reglas con respecto al discurso de odio y el contenido que incita a la violencia, el terrorismo y discriminación. O al menos eso es lo que dicen haber hecho.

Estas reglas son vagas y solo se relacionan libremente con los derechos humanos, lo que deja a las compañías decidir qué constituye o no un discurso de odio. De hecho hay innumerables ejemplos, particularmente de Facebook, la plataforma más popular entre los usuarios palestinos de internet, que elimina contenido o suspende cuentas palestinas solo para disculparse y restablecerlas luego de la protesta pública.

Tomemos el caso reciente de la campaña de eliminación de contenido de Facebook, que provocó llamadas furiosas para boicotear la plataforma entre los palestinos. Según Sada Social, una iniciativa palestina que monitorea y documenta casos de censura en las redes sociales, Facebook eliminó cientos de publicaciones y cuentas, incluidas algunas que datan de muchos años, que contenían cualquiera de las siguientes palabras: "Hamás", "Jihad" "Shaheed", "Al Qassam", "Al Saraya" y "Hezbollah".

El marcado y la eliminación de contenido antiguo y nuevo indica el uso de inteligencia artificial (IA) para la moderación de contenido, lo que significa que estas palabras se agregan a una lista de contenido que se marcará y eliminará automáticamente. Si este es el caso, numerosas preguntas quedaron sin respuesta para el público: ¿cómo se desarrollan estas reglas? ¿Quién las decide? ¿Y cómo se hacen cumplir?

Además de todo esto, las prácticas de Facebook revelan un sesgo político a favor de elevar la narrativa israelí mientras se suprime la narrativa palestina.

Al vigilar los dominios palestinos en internet desde 2015, Facebook aceptó la mayoría de las solicitudes hechas por la unidad cibernética del Gobierno israelí, que se creó para contrarrestar el contenido de las redes sociales palestinas que considera que "incita a la violencia". Esta estrategia de ejercer presión sobre las empresas de redes sociales para regular su propio contenido se ha vuelto común para muchos gobiernos, tanto democráticos como autoritarios.

La batalla asimétrica de las narrativas no comenzó con la era de las redes sociales, pero ciertamente se amplificó. Algunas palabras que Facebook había censurado, como "shaheed” (mártir en árabe), son parte de las expresiones de identidad colectiva palestina como pueblo ocupado. En estos casos, lo que los palestinos consideran un ejercicio de sus derechos a la libertad y la autodeterminación es considerado por Israel como terrorismo e incitación.

Esto es lo que el académico israelí Yonatan Mendel describe como la política de la no traducción: las autoridades, los medios y la academia israelíes vacían sistemáticamente el léxico palestino de su significado contextual y lo llenan con demonios y valores negativos vinculados a glorificar la muerte, la violencia y terrorismo.

Tecnología politizada

¿Los empleados de Facebook en Silicon Valley o en otros lugares tienen en cuenta estos aspectos? Es muy dudoso, y no pueden usar la ignorancia como excusa. Existen incentivos económicos y políticos mucho más fuertes para que Facebook y otras compañías de medios sociales cumplan con las solicitudes del Gobierno israelí. Esto se suma al hecho de que las compañías no ven el "mercado" palestino como significativo, excepto cuando hay protestas ocasionales por las políticas discriminatorias de las compañías que atraen la atención de los medios internacionales.

También existe una percepción generalizada de que la IA es una tecnología neutral que está protegida de los caprichos de la intervención humana y el sesgo subjetivo de las personas. La creencia es que mientras que en el pasado un trabajador con exceso de trabajo y mal pagado tendría que tomar una decisión rápida y posiblemente defectuosa sobre si eliminar, ignorar o informar un contenido marcado en una plataforma de redes sociales, hoy un algoritmo puede identificar objetivamente el contenido que viola las reglas de una plataforma.

Este es una pretensión falsa y peligrosa. El sesgo humano y la discriminación siempre se filtran en la programación de estas tecnologías y las decisiones de prohibir ciertas palabras. Y en el caso palestino esas decisiones son esencialmente políticas.

Por lo tanto el ciberespacio palestino se ha convertido en un lugar aterrador y la creciente represión de la libertad de expresión palestina en internet ha tenido un efecto grave en el discurso político y la participación. Según una nueva investigación de la organización 7amlehdos tercios de los jóvenes palestinos se abstienen ahorade expresar sus opiniones políticas en las redes sociales por temor a represalias y opresión.

Dado que los ataques y las restricciones de la libertad de expresión provienen de todas las direcciones, se ha vuelto más difícil defender el espacio en línea de los palestinos y sus derechos fundamentales, pero de todos modos sigue siendo una responsabilidad urgente. Sin embargo, en lugar de asumir este deber, la AP, como Israel y Hamás, está aprendiendo cómo censurar mejor las voces de su propio pueblo. Si realmente quiere salvaguardar "la seguridad nacional, el orden público y los modales públicos", como afirma, la AP debe comenzar por quitar los ojos (y las manos) de las pantallas de los palestinos comunes.

Acerca del autor: Marwa Fatafta es una escritora e investigadora palestina con sede en Berlín y analista de políticas en Al-Shabaka: La Red de Política Palestina.

Fuente Original: ‘Incitement’ and ‘indecency’: How Palestinian dissent is repressed online

Fuente: Marwa Fatafta, 972mag / Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por J. M.)

Palestinalibre

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra