Thu 20 de February de 2020 Curiosidades

La prisionera palestina Jalida Yarrar: “La era de la libertad llegará”

1024 576

Jalida Yarrar es una activista palestina, abogada, educadora y parlamentaria electa. Con los años, llegó a simbolizar la resistencia popular palestina en la ocupada Ribera occidental, enfureciendo a las autoridades de la ocupación israelí que la han arrestado repetidamente.

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/57405-curiosidades-la-prisionera-palestina-jalida-yarrar-la-era-de-la-libertad-llegara.html
La prisionera palestina Jalida Yarrar: “La era de la libertad llegará”

A pesar de su deficiente estado de salud, ya que sufre múltiples infartos isquémicos e hipercolesterolemia, la activista palestina de 57 años fue encarcelada y encerrada en confinamiento solitario en muchas ocasiones.

Después de su liberación de la prisión en febrero de 2019, fue arrestada nuevamente en octubre y actualmente se encuentra bajo una precaria ley israelí conocida como `detención administrativa’ [arresto y encarcelamiento ilegal según el derecho internacional]. Esta ley es incompatible con el derecho internacional y los requisitos más básicos de un juicio justo en los países democráticos, ya que los prisioneros son encarcelados por períodos prolongados, sin cargos ni debido proceso.

Entre su liberación y su nuevo arresto, Yarrar contribuyó con un Prólogo al libro, ‘Estas cadenas se romperán: Historias palestinas de lucha y desafío en las cárceles israelíes’. Como era de esperar, su mensaje articulado era de fortaleza de carácter, determinación, coraje y esperanza.

A continuación se presentan extractos del Prólogo de Yarrar, donde insta a las personas de todo el mundo a "cargar y comunicar" las historias de los prisioneros palestinos para que "algún día, los muros de cada prisión se derrumben, marcando el comienzo de la era de la libertad palestina".

La era de la libertad palestina vendrá

Por Jalida Yarrar

La prisión no es solo un lugar hecho de paredes altas, alambre de púas y pequeñas celdas sofocantes con pesadas puertas de hierro. No es solo un lugar definido por el sonido metálico del metal; de hecho, el chirriar o golpear el metal es el sonido más común que escuchará en las cárceles, siempre que se cierren puertas pesadas, cuando se muevan camas o armarios pesados, cuando las esposas estén bloqueadas o aflojadas. Incluso el bosta, los vehículos notorios que transportan prisioneros de una instalación de prisión a otra, son bestias de metal, su interior, su exterior, incluso sus puertas y grilletes incorporados.

No, la prisión es más que todo esto. También son historias de personas reales, sufrimientos diarios y luchas contra los guardias y la administración de la prisión. La prisión es una posición moral que debe hacerse a diario, y nunca se puede dejar atrás.

La prisión son camaradas, hermanas y hermanos que, con el tiempo, se acercan más a ti que a tu propia familia. Es común agonía, dolor, tristeza y, a pesar de todo, también alegría a veces.

En la cárcel, desafiamos al abusivo guardia de la prisión juntos, con la misma voluntad y determinación de romperlo para que no nos rompa. Esta lucha es interminable y se manifiesta en todas las formas posibles, desde el simple acto de rechazar nuestras comidas, hasta limitarnos a nuestras habitaciones, hasta el esfuerzo físico y fisiológico más intenso, la huelga de hambre abierta. Estas son solo algunas de las herramientas que utilizan los prisioneros palestinos para luchar y obtener sus derechos básicos y para preservar parte de su dignidad.

La prisión es el arte de explorar posibilidades; Es una escuela que lo entrena para resolver los desafíos diarios utilizando los medios más simples y creativos, ya sea la preparación de alimentos, la reparación de ropa vieja o la búsqueda de un terreno común para que todos podamos sobrevivir y sobrevivir juntos.

En prisión, debemos tomar conciencia del tiempo, porque si no lo hacemos, se detendrá. Por lo tanto, hacemos todo lo posible para luchar contra la rutina, aprovechar cada oportunidad para celebrar y conmemorar cada ocasión importante en nuestras vidas, personales o colectivas.

Me siento honrada de ser parte de este libro, compartiendo mi propia historia y escribiendo este prefacio.

En este libro, profundizarás en la vida de hombres y mujeres, leerás historias íntimas que han elegido compartir contigo, historias que pueden sorprenderte, enojarte e incluso sorprenderte. Pero son historias cruciales que deben contarse, leerse y volverse a contar.

Las historias de este libro no están escritas para impresionarlo, sino para ilustrar incluso una pequeña parte de la realidad cotidiana que padecen miles de hombres y mujeres, que todavía están confinados dentro de paredes altas, alambre de púas y puertas de metal. Cuando lea este libro, tendrá un marco de referencia que le permitirá imaginar, ahora y siempre, cómo es la vida en una prisión israelí.

Y cada historia, incluida o no en este libro, no es una experiencia fugaz que solo concierne a la persona que la ha vivido, sino un evento que sacude hasta el centro al prisionero, sus camaradas, su familia y toda su comunidad. Cada historia representa una interpretación creativa de una vida vivida, a pesar de todas las dificultades, por una persona cuyo corazón late con el amor de su tierra natal y el anhelo de su preciosa libertad.

Cada narrativa individual es también un momento decisivo, un conflicto entre la voluntad del guardia de la prisión y todo lo que él representa, y la voluntad de los prisioneros y lo que representan como un colectivo, capaz, cuando están unidos, de superar probabilidades increíbles.

En realidad, estas no son solo historias de prisión. Para los palestinos, la prisión es un microcosmos de la lucha mucho más grande de un pueblo que se niega a ser esclavizado en su propia tierra, y que están decididos a recuperar su libertad, con la misma voluntad y vigor de todas las naciones triunfantes, una vez colonizadas.

El sufrimiento y las violaciones de los derechos humanos que sufren los prisioneros palestinos, que son contrarias al derecho internacional y humanitario, son solo una parte de la historia de la prisión. El otro lado solo puede ser verdaderamente entendido y transmitido por aquellos que han vivido estas desgarradoras experiencias.

Este libro le permitirá vivir parte de esa experiencia al tocar brevemente la inspiradora trayectoria humana de los hombres y mujeres palestinos que han subsistido en momentos decisivos, con todos sus detalles y desafíos dolorosos.

Aquí, puede imaginar lo que se siente perder a una madre amorosa mientras está confinado en una celda pequeña, cómo lidiar con una pierna rota, quedarse sin visitas familiares durante años, negarle su derecho a la educación y para hacer frente a la muerte de un compañero.

Si bien aprenderá sobre los numerosos actos de tortura física, tormento psicológico y aislamiento prolongado, también descubrirá el poder de la voluntad humana, cuando hombres y mujeres decidan luchar, reclamar sus derechos naturales y abrazar su humanidad.

De hecho, estas son las historias de hombres y mujeres que colectivamente han decidido nunca romper, sin importar cuán grande sea la presión y el dolor.

Me gustaría concluir saludando a todas las mujeres y hombres prisioneros que esperan ansiosamente el momento de su libertad y la libertad de su pueblo. Saludo a aquellos cuyas historias están escritas en este libro y les agradezco por permitirnos una ventana a un capítulo íntimo y doloroso de sus vidas.

En cuanto a aquellos cuyas historias no se transmitieron aquí, simplemente porque hay miles y miles de narraciones personales sin contar, siempre están en nuestros corazones y mentes.

Estimado lector, por favor, haga su parte escuchando y transmitiendo las historias de los palestinos, ya sea de aquellos que están cautivos en las cárceles israelíes o de aquellos que se asfixian bajo la ocupación israelí. Lleve y comunique su mensaje al mundo para que, algún día, los muros de cada prisión se derrumben, marcando el comienzo de la era de la libertad palestina.

ABNA

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra