Fri 13 de March de 2020 Noticias

Cómo la policía de Delhi se volvió contra los musulmanes

1024 576

Han surgido más pruebas de que la policía india participó en la violencia contra los musulmanes o se mantuvo al margen durante los enfrentamientos en la capital el mes pasado.

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/57611-noticias-como-la-policia-de-delhi-se-volvio-contra-los-musulmanes.html
Cómo la policía de Delhi se volvió contra los musulmanes

Kaushar Ali, un pintor de casas, estaba tratando de llegar a casa cuando se topó con un enfrentamiento.

Las turbas hindúes y musulmanas se arrojaban piedras entre sí, bloqueando una calle que necesitaba cruzar para llegar a sus hijos. El Sr. Ali, quien es musulmán, dijo que recurrió a algunos policías en busca de ayuda. Ese fue su error.

Los oficiales lo arrojaron al suelo, dijo, y lo golpearon en la cabeza. Comenzaron a golpearlo a él y a otros musulmanes. Mientras los hombres yacían sangrando, pidiendo clemencia, uno de ellos murió dos días después por heridas internas, los oficiales se rieron, los golpearon con sus palos y los hicieron cantar el himno nacional. Ese abuso, el 24 de febrero, fue capturado en video.
 
"La policía estaba jugando con nosotros", dijo Ali. Los recordó diciendo: "Incluso si te matamos, no nos pasará nada".

 

Hasta ahora, han tenido razón.

 

India ha sufrido su peor derramamiento de sangre sectario en años, en lo que muchos ven aquí como el resultado inevitable del extremismo hindú que ha florecido bajo el gobierno del primer ministro Narendra Modi. Su partido ha adoptado una marca militante de nacionalismo hindú y sus líderes han vilipendiado abiertamente a los musulmanes indios. En los últimos meses, Modi ha presidido una serie de políticas ampliamente vistas como antimusulmanas, como borrar el estado de lo que había sido el único estado de mayoría musulmana de la India, Jammu y Cachemira.

Ahora, está surgiendo más evidencia de que la policía de Delhi, que está bajo el mando directo del gobierno del Sr. Modi y tiene muy pocos oficiales musulmanes, se movilizó de manera concertada contra los musulmanes y, a veces, ayudó activamente a las turbas hindúes que asolaron Nueva Delhi a fines de febrero, incendiando hogares musulmanes y atacando a familias musulmanas.

 

Varios videos mostraban a policías golpeando y arrojando piedras a los manifestantes musulmanes y saludando a las multitudes hindúes para que se unieran a ellos.

Un comandante de la policía dijo que a medida que estallaba la violencia, en ese momento principalmente por las turbas hindúes, se ordenó a los agentes de las áreas afectadas que depositaran sus armas en las casas de la estación. Varios oficiales durante la violencia fueron escuchados más tarde por periodistas del New York Times que se gritaban unos a otros que solo tenían palos y que necesitaban armas para enfrentar a las turbas en crecimiento. Algunos investigadores acusan a la fuerza policial de poner deliberadamente a muy pocos oficiales en las calles, con una potencia de fuego inadecuada, ya que la violencia se transformó de lo que eran enfrentamientos entre manifestantes rivales en asesinatos selectivos de musulmanes.

Dos tercios de las más de 50 personas que fueron asesinadas y que han sido identificadas eran musulmanas. Los activistas de derechos humanos lo llaman masacre organizada.
 
Aunque la población de la India es musulmana en un 14% y la de Nueva Delhi en un 13%, la representación musulmana total en la fuerza policial de Delhi es inferior al 2%.
 
 
 
 
 
La cultura policial de la India ha sido durante mucho tiempo brutal, parcial, anti-minoritaria y de carácter casi colonial, un vestigio de los días del gobierno británico cuando la policía no se hacía ilusiones de servir al público, pero se utilizaba para reprimir a una población inquieta.
 
Pero lo que parece ser diferente ahora, afirman los observadores, es cuán profundamente ha sido politizado el mecanismo de aplicación de la ley de la India por el Partido Bharatiya Janata, el bloque de gobierno nacionalista hindú del primer ministro Narendra Modi.

Los oficiales de policía, especialmente en los estados controlados por el partido del Sr. Modi, han sido muy selectivos en sus objetivos, como el director de una escuela musulmana en Karnataka que fue encarcelado por más de dos semanas por cargos de sedición después de que sus estudiantes realizaron una obra sobre una nueva ley de inmigración que la policía dijo que criticaba al Sr. Modi. 

Algunos jueces también parecen haber sido atrapados, o expulsados, por una ola nacionalista hindú.

Un juez de Delhi que expresó su incredulidad de que la policía aún no había investigado a los miembros del partido del Sr. Modi que han sido acusados ampliamente de instigar la violencia reciente en Delhi fue retirado del caso y transferido a otro estado. Y al mismo tiempo que la Corte Suprema ha emitido una serie de fallos a favor del gobierno, uno de los jueces, Arun Mishra, elogió públicamente al Sr. Modi como un "genio visionario".

Los barrios religiosamente mezclados y extremadamente concurridos en el noreste de Delhi que se incendiaron a fines de febrero se han enfriado. Pero algunos políticos hindúes continúan liderando las llamadas marchas por la paz, trotando a las víctimas de la violencia con sus cabezas envueltas en una cinta médica blanca, tratando de cambiar la narrativa y hacer que los hindúes parezcan las víctimas, lo que aviva más odio contra los musulmanes.

 

Algunos musulmanes están abandonando sus vecindarios, habiendo perdido toda fe en la policía. Más de 1,000 se han amontonado en un campamento para desplazados internos que se está levantando en las afueras de Delhi.

New York Times, traducido por AnnurTV

 

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra