Wed 15 de April de 2020 Curiosidades

«Esta pandemia es la expresión más trágica de la fase actual del capitalismo»

1024 576

Por Erick Gimenes para Brasil de Fato.

 

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/57927-curiosidades-esta-pandemia-es-la-expresion-mas-tragica-de-la-fase-actual-del-capitalismo.html
«Esta pandemia es la expresión más trágica de la fase actual del capitalismo»

La muerte de 19 trabajadores sin tierra en Eldorado dos Carajás, Pará, en 1996, le dio a abril el título de mes de día de lucha para los movimientos del campo . La tragedia reforzó la importancia de los movimientos campesinos, buscando una distribución decente de la tierra y dando a los trabajadores la condición de producir y vivir con un mínimo de dignidad. Sin embargo, el paso adelante hasta la conquista de una reforma agraria en Brasil nunca existió.

Además del hecho de que el país nunca ha podido promover la reforma agraria, el debate sobre el tema aquí se libró, ya que la investigación y los debates se eliminaron de los libros y las universidades debido a la imposición de la hegemonía neoliberal, a partir de la década de 1990.

Pensando en el fracaso histórico de la distribución del conocimiento, João Pedro Stedile, miembro del liderazgo nacional del Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra (MST), decidió escribir Experiencias históricas de reforma agraria en el mundo – Volumen I , publicado por Livraria y Editora Expressão Popular .

En la serie de informes sobre la reforma agraria en el mundo, el autor busca sucintamente arrojar luz sobre las experiencias en los países que han vivido el proceso. Al mostrar ejemplos, Stedile señala que es imposible querer copiar modelos, porque cada país tiene una correlación de fuerzas y luchas específicas con sus propias características.

En una entrevista con Brasil de Fato , el coordinador del MST afirma que, dado el momento en que vivimos, la nueva misión de los campesinos es la de «cuidadores de la naturaleza». Según él, es necesario que el enfoque de los trabajadores de campo, ahora, sea la producción de alimentos saludables para toda la sociedad, basada en la agroecología.

Para que la reforma agraria suceda, de hecho, en Brasil, es necesario que todas las fuerzas populares de la sociedad estén unidas en un solo propósito: hacer que los bienes de la naturaleza estén disponibles para todos sin destruirlos.

.

Lea la entrevista completa:

.

Brasil de Fato: ¿Qué nos enseñan por el momento las experiencias de reforma agraria narradas en el libro?

João Pedro Stedile: El objetivo principal del libro es dar a conocer al público brasileño, militante o no, cuáles fueron las principales experiencias de reforma agraria en el mundo, de manera sucinta, con sus características principales. 

En Brasil, América Latina y en todo el mundo, existe una gran falta de este tipo de literatura, especialmente debido a la imposición de la hegemonía neoliberal en universidades y editoriales, a partir de la década de 1990, que eliminó la reforma agraria de la investigación y los debates. Por lo tanto, en los últimos años me dediqué a recopilar escritos, informes, textos de diferentes experiencias para sistematizarlos.

Por otro lado, motivado también por los debates en los movimientos campesinos en general y en la Vía Campesina Internacional [organización que agrupa a los movimientos agrarios de todo el mundo], creé mi propia sistematización, clasificando los diferentes tipos de reforma agraria, entre las reformas clásicas, reformistas y radicales. y popular En este primer volumen, intenté publicar uno o dos países de cada tipo, para que el lector tuviera una idea general de cómo sucedieron.

Es imposible querer aplicar en el presente o querer «copiar» a alguien entre los diferentes tipos de reforma agraria, porque son el resultado de la experiencia histórica de la lucha social y la correlación de fuerzas que ocurrieron en cada país, en cada sociedad, cuando se llevaron a cabo. 

Nosotros, en Brasil, intentamos en diferentes períodos históricos implementar la reforma agraria clásica, que se llevó a cabo bajo la hegemonía de la burguesía industrial en otros países, para desarrollar las fuerzas productivas capitalistas. Pero fuimos derrotados en todos ellos. Tuvimos la primera oportunidad de salir de la esclavitud, pero negamos a los antiguos trabajadores esclavos el derecho a acceder a la tierra, a diferencia de los Estados Unidos, por ejemplo, o Haití.

Luego, en la fase del capitalismo industrial, nuevamente preferimos adoptar el sistema de grandes propiedades de exportación para satisfacer las necesidades de importación de la burguesía industrial. Finalmente, cuando en la década de 1960 el modelo industrial entró en crisis, nuevamente perdimos la oportunidad de una reforma agraria clásica, con la propuesta de Celso Furtado, quien fue derrotado por el golpe militar-comercial de 1964 . Después de eso, solo tuvimos experiencias ocasionales y parciales de asentamiento y no de una extensa reforma agraria.

.

¿Cómo difundir y profundizar el debate sobre la reforma agraria en la base del campo, especialmente en lugares alejados de los grandes centros?

Aunque no es el objeto del libro, el debate sobre la necesidad de una reforma agraria en Brasil ahora pasa por otros parámetros. En el pasado, con las propuestas y experiencias concretas de las reformas agrarias, ya sean clásicas, radicales o reformistas, el objetivo era, por un lado, democratizar el acceso a la tierra como un activo natural para las masas trabajadoras y, por lo tanto, garantizar el derecho a la tierra. quien trabaja allí, que fue la gran bandera popularizada por la revolución mexicana con Emiliano Zapata. Por otro lado, generar un gran mercado interno de consumo, parte de la masa de campesinos, insertándolos en la producción de bienes para el mercado, por lo tanto, bienes y, con ello, desarrollar las fuerzas productivas internas y el capitalismo industrial.

Ahora, los paradigmas que debe resolver la reforma agraria son de otro tipo. La burguesía no tiene interés en democratizar el derecho a la tierra, ni el capitalismo necesita campesinos. Entonces, lo que está en la agenda ahora es la producción de alimentos saludables para toda la sociedad, basada en la agroecología, la forma de usar los bienes de la naturaleza (tierra, agua, biodiversidad, minerales, energía) para que estén disponibles al público. bien común, de toda la sociedad y, con eso, la nueva misión de los campesinos debe ser la de cuidadores de la naturaleza. Estas tres condiciones: los agricultores capitalistas, los agronegocios como modelo y el capitalismo como modo de producción, ya no pueden resolverse.

Por lo tanto, enfrentaremos un nuevo tipo de reforma agraria aquí en Brasil, en América Latina y en la mayoría de los países del hemisferio sur, que no han llevado a cabo ninguna reforma agraria popular previa. El nombre, la etiqueta, no importa, lo más importante es que resuelve los paradigmas señalados anteriormente. Es por eso que la reforma agraria actual depende no solo de los campesinos, sino de todo el pueblo, de las fuerzas populares en general.

La reforma agraria actual no depende solo de los campesinos, sino de todas las personas, de las fuerzas populares en general. 

.

Con los procesos de redistribución de tierras detenidos por el gobierno, ¿cómo deberían actuar los movimientos populares y los propios campesinos? ¿Es la mejor apuesta en reformas radicales y populares?

Aquí en Brasil, nunca hemos tenido un amplio proceso de reforma agraria de ningún tipo. Ni siquiera los reformistas, que fueron experimentos llevados a cabo en algunos países latinoamericanos que democratizaron la propiedad de la tierra, parcial o localmente. Solo teníamos políticas de colonización en tierras públicas, principalmente en la frontera agrícola de la Amazonía Legal, y políticas de asentamiento, cuando surgían conflictos sociales de la lucha de los campesinos.

Ahora, dadas las nuevas necesidades, necesitamos, como movimientos campesinos, seguir el proceso permanente de organización de nuestras bases, conciencia política y elevar el estándar cultural, para que todos conozcan las nuevas características de la reforma agraria.

Al mismo tiempo, llevar el debate y todo el proceso a los movimientos populares, a las fuerzas políticas de la izquierda, para que comprendan la etapa de la lucha social en la que vivimos, lo que impone la necesidad de debatir un nuevo proyecto popular para Brasil. No se trata solo de debatir el tema agrario. Necesitamos debatir el tema nacional para todo el pueblo brasileño.

.

Este mes recordamos «Abril Vermelho», en memoria de los 19 trabajadores que fueron asesinados en Eldorado dos Carajás (PA). ¿Qué enseñanzas nos trae hoy este dolor que comenzó hace 24 años?

En la historia de las luchas campesinas en Brasil, desafortunadamente las oligarquías, la clase dominante, siempre han actuado con extrema violencia, buscando sofocar la lucha por los derechos sociales de la mayoría de la población que vive en el campo. Así, los trabajadores esclavos fueron reprimidos todos los días en la picota o con sus capitanes de la selva, para evitar fugas. Así apareció el campesinado a fines del siglo XIX, con Canudos (BA), Contestado (PR / SC) y Caldeirão (CE), que fueron las movilizaciones más conocidas. Pero en todos los estados hubo rebeliones y masacres.

Luego, a lo largo del siglo XX, muchas luchas campesinas fueron reprimidas por las balas. Incluso contra las ligas campesinas y en el golpe militar-comercial de 1964 hubo muchas muertes, encarceladas y torturadas, que ocurrieron contra la base de las ligas, movimientos y sindicatos hasta su liderazgo, como Gregorio Bezerra, Francisco Julião, Clodomir de Moraes, Padre Francisco Lage. , João Sem Terra, Lindolfo Silva, Zé dos Prazeres, etc.

Así resurgieron los movimientos campesinos, con la redemocratización a partir de 1984. Todos los movimientos campesinos, populares y sindicales siempre han sufrido la represión de la clase dominante cuando quieren organizarse y luchar. Existen numerosos casos individuales contra líderes o colectivos. En estos 40 años de falsa democracia, más de 1.600 camaradas en el campo han sido asesinados. Se han juzgado menos de 100 casos.  

Es en este contexto que debemos analizar la masacre de Carajás, que permanece impune hoy, ya que los dos comandantes del primer ministro condenados a más de 200 años de prisión todavía están en sus hogares, por medidas judiciales preliminares.

No podemos permanecer en silencio ante los militantes del campo y de toda la sociedad. Siempre debemos denunciar, aprovechar las fechas, además de rendir homenaje a la memoria de los mártires, sirviendo de advertencia y denuncia para toda la sociedad. Como dijo el poeta Pedro Tierra sobre las masacres que ya han tenido lugar: «¡Si callamos, hasta las piedras gritarán!»

No podemos permanecer en silencio ante los militantes del campo y de toda la sociedad.

.

¿Crees que la nueva pandemia de coronavirus podría cambiar las relaciones en el campo de alguna manera? Si es así, ¿cómo?

La pandemia de coronavirus es la expresión más trágica de la etapa actual del capitalismo y la crisis de civilización que estamos experimentando. Primero, porque hay muchos estudios científicos que muestran que el brote de varios virus nuevos, previamente desconocidos, es parte de la consecuencia de haber desequilibrado las fuerzas de la naturaleza, con el modelo de producción agrícola industrial a gran escala. La mayoría de los nuevos virus se han propagado a través de la cría a gran escala de animales, aves, cerdos, ganado, etc.

En segundo lugar, que, ante crisis como esta, la importancia de nuestra tesis de que debemos defender la soberanía alimentaria es evidente. Es decir, cada pueblo, en cada región, necesita tener autonomía en la producción de sus alimentos. El comercio mundial de productos agrícolas ha fracasado. Si China deja de comprar soja por dos semanas, la agroindustria brasileña se desmorona, tal es la dependencia y su fragilidad como modelo. Si una huelga de camioneros dura dos semanas, hay escasez de pollo en los supermercados de Belém, que han sido abastecidos desde Chapecó a cientos de kilómetros de distancia.

El comercio mundial de productos agrícolas ha fracasado. 

Entonces, la pandemia ayudará a plantear el tema de la soberanía alimentaria, la alimentación saludable, la agroecología y la necesidad de producir cerca del mercado de consumo. Esto solo es posible a través de la agricultura familiar y campesina. En esta crisis, ¿de qué sirve decir que somos los mayores exportadores de soja, maíz, etanol, azúcar y ganado?

.

¿Qué pueden hacer los ciudadanos urbanos para fomentar el fortalecimiento de la reforma agraria? ¿Cuál es su papel en la lucha de campo?

Como dije antes, la reforma agraria ya no es solo una cuestión campesina. Es de interés para todas las personas y, por lo tanto, decimos que se ha transformado en una reforma agraria popular. Porque los cambios que se deben hacer no solo estarán en la estructura de la propiedad de la tierra, sino en paradigmas, en la protección de la naturaleza, para evitar incluso el cambio climático, la falta de agua en la ciudad y la producción de alimentos saludables. Para eso, todo el pueblo tendrá que movilizarse a través de todas sus formas organizativas, desde asociaciones de vecinos, movimientos feministas, movimientos juveniles, personas negras, iglesias, sindicatos, movimientos y partidos políticos.

Al mismo tiempo, la reforma agraria solo tendrá lugar en medio de cambios estructurales socioeconómicos en toda la sociedad brasileña. La militancia necesita estudiar, conocer, debatir un nuevo proyecto y organizar a la gente para luchar por los cambios estructurales.

.

¿Cómo conquistar espacio para cambios gubernamentales bajo un gobierno ultraliberal y antipopular?

La profunda crisis económica de la etapa actual del capitalismo, la crisis ambiental en la que estamos inmersos y las crisis sociales y políticas resultantes, han demostrado que necesitamos cambios también en la democracia burguesa formal y en el patrón de los gobiernos.

La burguesía todavía intentó imponer gobiernos autoritarios y neofascistas en varios países. Sin embargo, todos fallaron. La mayoría de ellos ya han caído o también están en crisis. El gobierno húngaro, Trump y Bolsonaro fueron los últimos en la fila. Sus propuestas ultraliberales y sus métodos de aplicación neofascistas, con amenazas y teorías fantasiosas, se están desmoralizando en todo el mundo.

En Brasil, las fuerzas sociales y políticas que se dieron cuenta de que el gobierno de Bolsonaro es corresponsable de profundizar la crisis están aumentando. Por lo tanto, es un obstáculo cambiar para salvar a las personas y mejorar las condiciones de vida. Los capitalistas no podrán salir de la crisis solos, poniendo todo el peso sobre la gente. La política económica del Sr. Guedes no funcionó en Chile, en los Estados Unidos, mucho menos en Brasil. Los banqueros y las empresas transnacionales están siendo reprochados en todo el mundo porque son responsables de esta situación. Puede llevar semanas, meses, pero, como una propuesta hegemónica que guía a la sociedad, ya han terminado. 

Los capitalistas no podrán salir de la crisis solos, poniendo todo el peso sobre la gente. 

Todavía nos falta la capacidad de organizar y movilizar a las personas para unir fuerzas en torno a un nuevo proyecto de país. Espero que después del coronavirus, la gente se levante. Estamos en un período histórico, descrito por los analistas como la situación en la que lo viejo aún no ha muerto y lo nuevo no ha nacido.

 

 

Por Erick Gimenes para Brasil de Fato.

 

Resumen latinoamericano.

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra