Mon 27 de April de 2020 Mundo

¿Llegó la hora del impuesto a los ricos en Perú?

1024 576

Llegó la hora de cobrar más impuestos a los ricos. Pero eso no basta. Para cobrarlos bien, hacer justicia tributaria y subir la recaudación se necesita una batería de impuestos y además reformas en la deteriorada Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (SUNAT). Un solo Impuesto a la Solidaridad no tendrá gran efecto tributario, solo político. Debemos pensar en grande.

 

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/58045-america-latina-y-caribe-llego-la-hora-del-impuesto-a-los-ricos-en-peru.html
 ¿Llegó la hora del impuesto a los ricos en Perú?

Llegó la hora de cobrar más impuestos a los ricos. Pero eso no basta. Para cobrarlos bien, hacer justicia tributaria y subir la recaudación se necesita una batería de impuestos y además reformas en la deteriorada SUNAT. Un solo Impuesto a la Solidaridad no tendrá gran efecto tributario, solo político. Debemos pensar en grande.

Una nueva crisis mundial causada por un virus está provocando serios problemas de ingresos y gastos del gobierno, acentuando una peligrosa tendencia deficitaria. Uno baja y el otro sube. Este es el peor escenario para el Perú. De poco consuelo sirve que momentáneamente podamos aprovechar los ahorros de la bonanza exportadora 2002-2013, el alto nivel de reservas en moneda extranjera, y la credibilidad económica de Perú. El alivio es momentáneo. Más temprano que tarde el problema va a estallar con una crisis fiscal en medio de una crisis social y económica.

En este preocupante contexto la pregunta en el país es quién va a pagar más impuestos para elevar la recaudación y manejar mejor la difícil situación fiscal. No pueden ser los pobres ni la clase media. Tienen que ser los ricos y las empresas mas rentables. Veamos el bosque y la paja seca que puede incendiar la pradera. La pandemia y su efecto recesivo está afectando rápidamente a los mas pobres: población flotante campo-ciudad; despedidos, los que terminaron sus contratos (80,000) y los “suspendidos perfectos” que son por el momento otro tanto cuyos números van a aumentar; MYPES en problemas, pueblos indígenas, migrantes venezolanos. Por el momento, se han contenido actos de protesta y violencia, pero a medida que se acentúa el hambre y la desesperación el escenario de calma chicha va a pasar.

Deben entonces tomarse iniciativas fiscales progresivas. No hay manera de recuperar nuestra declinante recaudación (iniciada el 2014) vía aumentos del Impuesto General a las Ventas (de por sí excesivamente alto, por lo mismo incentiva la evasión, la informalidad y el contrabando). Menos vía el Selectivo al Consumo (donde destaca la gasolina). Esos impuestos los pagan todos directa o indirectamente y crea un efecto regresivo.

Recordemos que al acentuarse las diferencias entre los ricos (cuyos ingresos crecieron exponencialmente durante la bonanza 2002-2013) y los pobres (que tuvieron mayores ingresos con la bonanza, pero en condiciones de precariedad laboral y dificultad de negociación), se fue abriendo una “boca de cocodrilo”, es decir, se acentuó la desigualdad entre los de arriba y los de abajo. ¿El resultado? Una clase de multimillonarios cuyas fortunas oscilan entre 4,000 a 1,000 millones de dólares, y una plutocracia profesional de altos gerentes, abogados, consultores, expertos que ganan fácilmente, para empezar, más de S/. 50,000 mensuales. Que uno de ellos integre el directorio de un banco le genera una dieta de $15,000 mensuales una vez al mes, y ese no es su único ingreso.

Dada la pauperización en curso en un país con hiper concentración de riqueza, las reformas deben cambiar el sistema de impuestos, haciéndolo menos regresivo, y mejorar su administración. A la primera parte de esta propuesta se suman muchos, excepto los ricos. Vemos aparecer y crecer un legítimo reclamo popular de justicia fiscal, aunado a una tendencia “populista” del Congreso, con propuestas de la izquierda y sugerencias de los grupos internacionales que exigen una justicia fiscal. La segunda todavía no la ven, pero es clave. No basta aprobar impuestos, hay que recaudarlos. Vizcarra mismo va a plantear un Impuesto a la Solidaridad, compitiendo con el Congreso, pero nadie plantea reformar la SUNAT.

Veamos cómo tratan los ricos este problema. Repasando la 21 del do a Roque Benavides Ganoza, de los hombres más ricos del país. Entrevistado por Joaquín Rey, el minero contestó incómodamente dos preguntas relacionadas a la riqueza poco después de afirmar que “debemos cuidar la economía de los pobres”. Dos preguntas inquietaron al influyente minero peruano:

1. “Verónica Mendoza ha propuesto un impuesto a los multimillonarios para paliar los efectos de la crisis en los pobres, ¿qué opina?

Esos son temas ideológicos absurdos. Seguro los multimillonarios del Perú son «peccata minuta» al lado de los multimillonarios de Suiza. Yo lo que creo es lo que decía Haya de la Torre: «No hay que quitarle al que tiene sino crear la riqueza para el que no la tiene». Entendamos que en el Perú lo que necesitamos es crear riqueza, no quitársela a los que puedan haberla generado con su esfuerzo (…).”

2. “La crisis está poniendo en evidencia la gran inequidad del país porque golpea mucho más fuerte a los pobres. ¿No es momento para pensar en políticas tributarias más redistributivas?”

“(…) Tenemos que enfrentar esta crisis pero nada vamos a sacar incrementando impuestos que no generen más actividad económica. Lo que hay que hacer es generar incentivos para que haya más actividad económica que permita generar más puestos de trabajo, más oportunidades para la gente más desvalida.”

Como se aprecia, Benavides entra en contradicciones, repite lugares comunes y menciona algunos absurdos para dar un mensaje contrario al “populista” que aquí recomendamos. En el fondo el mensaje es claro: no quiere más impuestos, quiere más “incentivos”, es decir, un subsidio tributario. Veamos sus argumentos.

Uno, la justicia fiscal, obviamente, se inspira en una ideología redistributiva, y se opone a una tributación regresiva, pero no tiene nada de absurda.

Dos, el hecho que, comparado a los suizos, los peruanos sean “millonarios pobres”, no implica que no puedan contribuir más tributariamente, sobre todo, y no únicamente, porque acumulan enormes riquezas y no pagan los impuestos que deben en un país que se pauperiza aceleradamente.

Tres, no se trata de impuestos a la actividad económica, sino a la riqueza ya creada que, al tributar más y mejor, contribuye a un socialmente necesitado presupuesto nacional por la pandemia y sus efectos.

Cuatro, los impuestos no confiscan ni expropian, recolectan un porcentaje de riqueza ya generada, que es obra colectiva de gerentes y trabajadores apoyada por el Estado.

Cinco, la idea de generar “más incentivos”, que existen en demasía (minería, textiles de exportación, agroindustrias, Amazonía, educación con fines de lucro) va a acentuar la disminución de la base tributaria al extenderse regímenes especiales bajando la recaudación y generando precariedad laboral.

Además, aunque aparecerán mas empresas, pero pagando menos impuestos, una buena parte se perderá al usarse recursos como el aumento artificial de gastos y llevarse cantidades significativas a los paraísos tributarios manejando los “precios de transferencia”: sobre pagando servicios o marcas a sus empresas offshore o sub vendiendo bienes y servicios a estas mismas empresas, que son todas vinculadas.

De modo que, en medio de estas contradictorias declaraciones, que son fáciles de refutar, y de la propuesta roquiana “no solo no debo pagar más impuestos sino que quiero mas exoneraciones”, salgo más convencido que nunca, que la alternativa es aprobar un paquete de impuestos a la riqueza ya generada y fiscalizarla mejor.

Existen posibilidades objetivas de mejorar la recaudación y hacer más justo el sistema tributario con una serie de impuestos, que deben tener base legal y técnica, entre los que destacan los siguientes:

1. Reponer el impuesto a las ganancias de capital que el gobierno eliminó. Vizcarra mediante decreto, aprobó una innecesaria exención de impuestos a ganancias hasta el 2022. Este “decretazo” suele ser la forma preferida de los lobbies de filtrar propuestas rentistas. Este es un tipo de “legislación sastre” hecha bajo la mesa, probablemente producto de un lobby. Restituirlo es también mandarle un mensaje a los lobistas y sus patrones.

2. Introducir un impuesto a las grandes herencias, riqueza ya generada, que pasa de una generación de ricos a otra y que, por lo tanto, son una fuente de renta gravable. Hay que determinar el umbral de este impuesto a las “sucesiones y transferencias gratuitas”, debiendo ser lo suficientemente alto como para que no toque a la clase media. Requiere un Registro de Información Patrimonial (del Perú y el exterior) así como un catastro nacional. Podría ser a partir de 20-30 millones de soles en propiedades (casas, edificios, terrenos). No se asusten, solo aplica a los ricos y muchos de ellos son rentistas, hablamos del 1 ó 2% de la población, la de altísimos ingresos. No es conveniente asustar a la clase media.

3. Aumentar varios puntos porcentuales la tasa del impuesto a la renta de las personas naturales que tengan ingresos por encima de los 400,000-500,000 soles anuales. Aquí tocamos a la plutocracia. Ganan de sobra y bien pueden contribuir al Estado y ayudar a financiar la urgente ayuda social que debemos sostener antes que empiecen los problemas sociales.

4. Introducir un impuesto a los bienes de consumo de lujo (yates, aviones particulares, vehículos de lujo de marcas reconocidas y con precios verificables en el mercado mundial).

5. Eliminar las deducciones de los gastos personales de empresarios y ejecutivos que declaran como consumo personal y otras actividades que no son propiamente empresariales. Esta es una pérdida por goteo que, sumada año a año, genera importantes perdidas al reducir la base imponible. Es además importante para que las empresas sean mas transparentes.

un paquete de impuestos de este tipo mejorará la situación fiscal del país en este momento critico y hará mas justo el sistema tributario 

Tomados en su conjunto, un paquete de impuestos de este tipo mejorará la situación fiscal del país en este momento critico y hará mas justo el sistema tributario. Otros impuestos pueden considerarse que afecten a las ganancias corporativas o que eliminan o reduzcan “agujeros” tributarios. Todos ellos tienen intrincados retos legales y administrativos, que no pueden dejar de tomarse en cuenta; pero que no deben ser excusa para evitar avanzar en la justicia fiscal en un momento en que el país puede ir estallando y se acentúa la pauperización. Los ricos, como Roque Benavides, sus áulicos y abogados, tratarán de proteger la gallina de los huevos de oro. No deben olvidar que peor es que se incendie el gallinero.

Una mas. Es posible que la clase alta entre en pánico y quiera protegerse fugando capitales o traspasando propiedades. Hay que poner candados. Un impuesto a la salida de capitales razonable puede al menos parar un posible desangre (Tobin tax).

El otro problema es la SUNAT, que no muestra ni capacidad ni voluntad de fiscalización de la riqueza, buena parte de la cual escapa a los paraísos tributarios. Hace poco un millonario peruano ha comprado cuatro departamentos en Nueva York por $27 millones pagados desde empresas offshore de Panamá creadas en tiempo record. Este es solo un ejemplo. Existe fondos millonarios estimados en miles de millones de dólares Panamá y el Caribe de peruanos ricos de todo origen (legal, dudoso, ilegal) que se los llevan sin fiscalización a una jurisdicción que tampoco los fiscaliza ni les cobra impuestos.

Por eso ICRIT propone controlar este agujero negro que está acentuando la concentración de riqueza en el mundo y facilitando la corrupción y el crimen organizado. En muchos casos, se trata de formas de elusión tributaria. Los especialistas tributarios internacionales han realizado una serie de propuestas. Podría empezar por hacerse obligatorio declarar anualmente todas las empresas offshore de peruanos o empresas peruanas en el exterior. Sin información no hay fiscalización. Algunos países prohíben tener fondos o empresas en paraísos tributarios.

Hay más, lo que indica la complejidad del problema. Como lo ha afirmado el fiscal Pérez respecto al caso Odebrecht y el rol de Tania Quispe, que paso de la Consultora Deloitte-Perú a presidir la SUNAT el 2011 por ser prima de Nadine Heredia, está incumpliendo funciones. El problema es más grave. Un exfuncionario honrado de cuyo nombre no debo acordarme opina lo siguiente: “La SUNAT se encuentra anquilosada y descompuesta… se ha burocratizado, sobredimensionado y corrompido”. Justamente por eso anda con la cola entre las piernas e intenta pasar desapercibida, incumpliendo sus funciones. Una SUNAT así, ¿a quién conviene?

De ese modo, con nuevos impuestos justos y mejoras administrativas se puede ir cerrando la baja presión tributaria del Perú comparada al promedio latinoamericano, generando ingresos que permiten mejorar la redistribución social vía bonos y evitando excesivo crecimiento de la deuda pública.

Mientras tanto se discuten proyectos en el MEF y el Congreso, incluyendo uno del FREPAP. Vizcarra, una vez más, ha pedido facultades extraordinarias para legislar por decreto. ¿Debe el Congreso concedérselas ahora que tiene la iniciativa? ¿Si es así, debe ponerle condiciones al presidente y luego revisar la propuesta? Otra vez corremos el riesgo que los lobistas, los estudios de abogados, los consultores corporativos legislen y le pasen propuestas al MEF. ¿Cederá la ministra y Vizcarra a estas presiones, están ya capturados? ¿Parirá la montaña un ratón o saldrá una verdadera reforma?


*Francisco Durand es sociólogo por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), PhD en Ciencia Política y Economía Política, por la Universidad de Berkeley en California (USA). Ha sido docente en la Universidad de Texas, en Austin. Asesor y consultor para el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Centro Interamericano de Administración de Impuestos (CIAT), la Universidad de Oxford; todo ello, en temas relacionados a grupos de poder, mercados informales, recursos humanos, desarrollo institucional entre otros.

Fuente: SERVINDI

visitas

Notas relacionadas



Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra