Mon 27 de April de 2020 Curiosidades

ONG israelí: Los colonos ilegales israelíes utilizan el coronavirus para aumentar la violencia contra los palestinos

1024 576

El grupo de derechos israelí B’Tselem ha revelado la instrumentalización de los colonos ilegales israelíes del coronavirus para aumentar su violencia contra los palestinos, señalando que esta violencia está protegida por las fuerzas de ocupación israelíes.

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/58048-curiosidades-ong-israeli-los-colonos-ilegales-israelies-utilizan-el-coronavirus-para-aumentar-la-violencia-contra-los-palestinos.html
ONG israelí: Los colonos ilegales israelíes utilizan el coronavirus para aumentar la violencia contra los palestinos

Colonos ilegales israelíes en la Ribera Occidental, 31 de agosto de 2018 [Mamoun Wazwaz/Apaimages].

 

“Desde el comienzo de la crisis del coronavirus, los colonos ilegales  israelíes han incrementado los ataques contra los palestinos en toda Cisjordania, con el pleno respaldo del Estado”, anunciaba un informe publicado en el sitio web de B’Tselem.

“Los ataques han aumentado a pesar de las restricciones de movimiento, los cierres y las medidas de distanciamiento social introducidas para luchar contra la pandemia”, añadía el informe.

Según el informe, B’Tselem documentó 23 ataques de colonos ilegales  contra palestinos durante las tres primeras semanas de este mes – 22 de abril, con: “23 incidentes fueron documentados en marzo, 11 de ellos después de las severas restricciones de movimiento y reuniones sociales impuestas a mediados de marzo. En comparación, se registraron 11 ataques en enero y 12 en febrero”.

La ONG israelí afirmó que algunos de los colonos israelíes llevan armas de fuego y atacan físicamente a los palestinos con la ayuda de garrotes, hachas, armas de electrochoque, piedras y perros de asalto, causando en algunos casos heridas graves.

Añadió: “Los colonos ilegales  también atacaron casas, incendiaron automóviles, destrozaron y arrancaron olivos y otros cultivos, y robaron ganado”.

 

Los palestinos inspeccionan los daños causados a los coches después de que los colonos ilegales israelíes les prendieran fuego en la Ribera Occidental el 20 de diciembre de 2019 [Agencia Nedal Eshtayah/Anadolu]

B’Tselem reveló que estos ataques tuvieron lugar en toda la Cisjordania ocupada, pero principalmente en: “La zona alrededor del puesto avanzado recientemente ampliado de Havat Ma’on en las colinas del sur de Hebrón; la zona alrededor del asentamiento de Shilo y su bloque de puestos avanzados adyacentes, con las aldeas de Al-Mughayir, Turmusaya, Qaryut y Qusrah al alcance del objetivo; y la zona alrededor del asentamiento de Halamish, donde se ha erigido recientemente otro nuevo puesto avanzado”.

La ONG añadió: “Los colonos también acosan a los pastores palestinos casi a diario en el Valle del Jordán, cerca de los asentamientos de Rimonim y Kochav Hashahar, y en las colinas del sur de Hebrón”.

También observó que los colonos ilegales israelíes: “pastan diariamente su ganado y sus ovejas en los campos de cultivo de los palestinos, principalmente en el Valle del Jordán”, y añadió que esos actos rutinarios de acoso y vandalismo no se incluyen en el informe.

En cuanto a las agresiones físicas contra los palestinos, la ONG señaló, a modo de ejemplo, lo siguiente: “El 16 de abril se produjo un grave incidente cuando los hermanos Issa y Musa Qatash del campamento de refugiados de Al-Jalazun fueron atacados por los colonos ilegales cuando salían a dar un paseo por sus parcelas familiares cerca de la aldea de Jibya. Los hermanos fueron golpeados tan severamente que requirieron atención médica”.

“El asalto a Issa Qatash fue prolongado y resultó en una fractura en su pierna y dos dientes frontales rotos. Los colonos ilegales también escupieron a Qatash, lo que le obligó a entrar en aislamiento en una instalación de la Autoridad Palestina por miedo a la infección de coronavirus, manteniéndolo alejado de su familia durante varios días después del traumático suceso. Fue liberado el 22 de abril y ahora se está aislando en su casa”.

En cuanto a los ataques a granjas y árboles, la ONG reveló: “Los colonos también destrozaron cientos de árboles en sólo tres semanas: unos 180 olivos en tierras pertenecientes a las aldeas de Turmusaya y Al-Mughayir, 30 en Qaryut, 50 en Ras Karkar, 15 en at-Tuwani y cientos más, algunos de ellos recién plantados, en tierras pertenecientes a la aldea de Al-Khader”.

B’Tselem lo confirmó: “Estas acciones forman parte de una estrategia conjunta de los colonos  ilegales y las autoridades israelíes para bloquear sistemáticamente el acceso de los palestinos a las tierras durante décadas y tomar el control efectivo de la misma”.

La ONG israelí declaró que: “De esta manera el estado de Israel transfiere los medios de vida de los palestinos a las manos de los israelíes. La violencia de los colonos es el brazo no oficial y privatizado del estado que sirve para alcanzar gradualmente este objetivo.”

Según B’Tselem, Israel: “El pleno apoyo a esta violencia es evidente en las acciones de las fuerzas de seguridad israelíes sobre el terreno”, señalando que “cinco de los ocho ataques contra hogares palestinos en marzo se produjeron en presencia de soldados, que no sólo permitieron que los colonos hicieran lo que quisieran sino que tomaron medidas contra los palestinos que trataban de proteger a sus familias y hogares”.

Declaró que: “En algunos casos, los soldados arrestaron a los residentes, y en al menos tres incidentes dispararon botes de gas lacrimógeno a los residentes. En tres incidentes, los soldados llegaron con los colonos ilegales merodeadores o se unieron a ellos al principio del asalto”.

Dando ejemplos, el grupo de derechos mencionó: “Los incidentes ocurrieron en abril, con soldados disparando balas de metal recubiertas de goma y botes de gas lacrimógeno a los residentes, como ha sucedido en las aldeas de Qusrah y Ash-Shuyukh el 6 de abril”.

Al concluir su informe, B’Tselem aclaró: “Durante años, Israel ha permitido que los colonos ilegales ataquen a los palestinos y dañen su propiedad prácticamente sin impedimentos, como una cuestión de política. Esto incluye la prestación de protección militar a los atacantes y, en algunos casos, la participación activa de los soldados en el asalto. La policía, por su parte, se abstiene de aplicar la ley a los infractores”.

B’Tselem subrayó: “Esto es parte de la estrategia de Israel para fomentar el despojo de los palestinos de las zonas de cultivo en toda Cisjordania, lo que allana el camino del Estado para hacerse cargo de más tierras y recursos”.

Los colonos ilegales también escupieron a Qatash, lo que le obligó a entrar en aislamiento en una instalación de la Autoridad Palestina por miedo a la infección de la corona, manteniéndolo alejado de su familia durante varios días después del traumático suceso. Fue liberado el 22 de abril y ahora se está autoaislando en su casa”.

En cuanto a los ataques a granjas y árboles, la ONG reveló: “Los colonos también destrozaron cientos de árboles en sólo tres semanas: unos 180 olivos en tierras pertenecientes a las aldeas de Turmusaya y Al-Mughayir, 30 en Qaryut, 50 en Ras Karkar, 15 en at-Tuwani y cientos más, algunos de ellos recién plantados, en tierras pertenecientes a la aldea de Al-Khader”.

B’Tselem confirmó: “Estas acciones forman parte de una estrategia conjunta de los colonos ilegales y las autoridades israelíes para bloquear sistemáticamente el acceso de los palestinos a la tierra -un acre, campo, parcela fértil, arboleda o pastizal a la vez- durante décadas y tomar el control efectivo de la misma”.

La ONG israelí declaró que: “De esta manera el estado [de Israel] transfiere los medios de vida de los palestinos a las manos de los israelíes. La violencia de los colonos es el brazo no oficial y privatizado del estado que sirve para alcanzar gradualmente este objetivo.”

Según B’Tselem, Israel: “El pleno apoyo a esta violencia es evidente en las acciones de las fuerzas de seguridad israelíes sobre el terreno”, señalando que “cinco de los ocho ataques contra hogares palestinos en marzo se produjeron en presencia de soldados, que no sólo permitieron que los colonos hicieran lo que quisieran sino que tomaron medidas contra los palestinos que trataban de proteger a sus familias y hogares”.

Declaró que: “En algunos casos, los soldados arrestaron a los residentes, y en al menos tres incidentes dispararon botes de gas lacrimógeno a los residentes. En tres incidentes, los soldados llegaron con los colonos ilegales merodeadores o se unieron a ellos al principio del asalto”.

Dando ejemplos, el grupo de derechos mencionó un: “Los incidentes ocurrieron en abril, con soldados disparando balas de metal recubiertas de goma y botes de gas lacrimógeno a los residentes, como ha sucedido en las aldeas de Qusrah y Ash-Shuyukh el 6 de abril”.

Al concluir su informe, B’Tselem aclaró: “Durante años, Israel ha permitido que los colonos ilegales ataquen a los palestinos y dañen su propiedad prácticamente sin impedimentos, como una cuestión de política. Esto incluye la prestación de protección militar a los atacantes y, en algunos casos, la participación activa de los soldados en el asalto. La policía, por su parte, se abstiene de aplicar la ley a los infractores”.

B’Tselem subrayó: “Esto es parte de la estrategia de Israel para fomentar el despojo de los palestinos de las zonas de cultivo en toda Cisjordania, lo que allana el camino del Estado para hacerse cargo de más tierras y recursos”.

Recalcó: “El hecho de que esta violencia se haya exacerbado durante una pandemia mundial añade otra capa de brutalidad a la política de Israel”.

Fuente: Monitor de Oriente

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra