Mon 20 de July de 2020 Curiosidades

Un importante grupo de derechos humanos israelí rechaza los mitos israelíes y reconoce que existe el apartheid

1024 576

Por Amjad Iraqi para 972mag y traducido del inglés para Rebelión por J. M.

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/58917-curiosidades-un-importante-grupo-de-derechos-humanos-israeli-rechaza-los-mitos-israelies-y-reconoce-que-existe-el-apartheid.html
Un importante grupo de derechos humanos israelí rechaza los mitos israelíes y reconoce que existe el apartheid

En una entrevista exclusiva, el abogado de derechos humanos Michael Sfard explica qué llevó a Yesh Din a acusar a Israel del crimen de apartheid en Cisjordania.

An illegitimate regime': How a top rights group shed Israeli myths ...

El abogado israelí de derechos humanos y el asesor legal de Yesh Din, Michael Sfard.  (Oren Ziv)

Cuando era un abogado de derechos humanos en ascenso hace dos décadas, Michael Sfard rechazó con vehemencia la palabra «apartheid» para describir el Gobierno militar de Israel sobre Cisjordania y la Franja de Gaza. A pesar de ser un crítico feroz de la ocupación y dedicar su carrera a la defensa de los derechos de los palestinos, se dijo a sí mismo que «las palabras importan» y que la ocupación, aunque gravemente injusta, seguía siendo una estructura temporal que podría revocarse con la ayuda del derecho internacional.

Años más tarde Sfard, ahora un reconocido abogado, ha cambiado drásticamente su tono.

En lo que podría ser un momento significativo del discurso público israelí, la ONG de derechos humanos Yesh Din emitió una opinión legal detallada el jueves, escrita principalmente por Sfard, quien se desempeña como asesor legal de la organización, argumentando que la ocupación israelí de la Ribera Occidental durante 53 años constituye un «régimen de apartheid».

Al revisar su desarrollo desde el Gobierno de la minoría blanca en Sudáfrica hasta su definición bajo el Estatuto de Roma de la CPI, la opinión afirma que Israel está cometiendo el crimen internacional del apartheid al llevar a cabo la «opresión y dominación sistemática» de un grupo sobre otro en el territorio «con la intención de mantener ese régimen».

«Hasta este momento Yesh Din diría que las políticas específicas son ilegales o incluso crímenes de guerra, pero ahora estamos hablando de que el régimen es ilegítimo», dijo Sfard a +972 en una entrevista exclusiva. El objetivo de la opinión legal, dice, «es cambiar el discurso interno israelí y no hablar más de nuestra presencia en Cisjordania como una ocupación temporal, sino como un crimen ilegítimo».

Si bien el análisis se centra en Cisjordania, Yesh Din enfatiza que esto de ninguna manera excluye el argumento de que “el crimen de apartheid no se comete solo en Cisjordania. Que el régimen israelí en su totalidad es un régimen de apartheid. Que Israel es un Estado de apartheid».

Israeli troops take position around the Cave of the Patriarchs, also known as the Ibrahimi mosque, in the old city of Hebron in the West Bank, October 30, 2019. (Wisam Hashlamoun/Flash90)

Tropas israelíes se posicionan alrededor de la Cueva de los Patriarcas, también conocida como la mezquita Ibrahimi, en la antigua ciudad de Hebrón, Cisjordania, 30 de octubre de 2019. (Wisam Hashlamoun / Flash90)

Este cambio radical es emblemático de un creciente reconocimiento entre los críticos judíos israelíes de lo que los palestinos han diagnosticado durante mucho tiempo sobre su opresión. Aunque el reciente impulso del Gobierno israelí hacia la anexión formal ha reforzado las discusiones globales sobre el apartheid israelí, Sfard dijo que la opinión legal era parte de un proceso más largo de reconocimiento que «la bestia a la que nos enfrentamos tiene que describirse tal como es», independientemente de la anexión.

La entrevista fue editada y acortada para mayor claridad.

Comencemos con las preguntas obvias: ¿Por qué ahora? ¿Cuál fue el proceso de pensamiento que le llevó a la opinión legal?

Mi reflexión personal sobre el tema comenzó hace unos años, cuando me fui a Nueva York para escribir mi libro. Una de las cosas con las que estaba luchando era la sensación de que el paradigma de la «ocupación» no podía llevar todo el peso de la realidad sobre el terreno. Si bien existe una ocupación, por supuesto, y el concepto legal de ocupación beligerante explica algunas de las cosas que vemos, hay mucho más que no explica.

Yesh Din ha estado operando en Cisjordania durante 15 años y ha llegado a conocer muy íntimamente el carácter del Gobierno en Cisjordania en todas sus dimensiones: el marco legal, las políticas, las prácticas, las cosas que no se dicen pero se hacen

Sentimos que se necesitaba significarla, que la bestia a la que nos enfrentamos tiene que describirse como es. Por razones obvias el apartheid como concepto legal era un candidato principal, aunque tomó un tiempo antes de que tuviéramos el tiempo y los recursos para hacer el análisis. Esta es una discusión que no hemos comenzado ni terminado, pero es una voz más para decir cosas que enriquecerán la conversación.

Participants run along Israel's separation barrier, which divides the West Bank from Jerusalem, in the city of Bethlehem, during the 6th annual Palestine Marathon, March 23, 2018. (Wisam Hashlamoun/Flash90)

Manifestación a lo largo de la barrera de separación de Israel, que divide a Cisjordania de Jerusalén, en la ciudad de Belén, durante el sexto maratón anual de Palestina, 23 de marzo de 2018. (Wisam Hashlamoun / Flash90)

Personalmente escuché por primera vez la noción de «apartheid» en referencia a la presencia de Israel en Cisjordania, y al conflicto general, a principios de la década de 2000 durante la Segunda Intifada y la construcción de la barrera de separación. Tengo que decir que mi reacción inicial fue una objeción completa a la palabra. Me dije a mí mismo que las palabras son importantes, que no todos los asesinatos son genocidios y no toda discriminación institucional es apartheid.

Pero en el fondo no estaba seguro de mí mismo. La fascinación por la idoneidad del concepto me estaba comiendo por dentro. Así que me propuse aprender sobre el apartheid a través de diferentes tratados, incluido el derecho, y visitando Sudáfrica.

Yesh Din parece estar adoptando un enfoque diferente al de la ONG B’Tselem: en 2016, B’Tselem declaró que dejaría de presentar quejas a las autoridades militares israelíes para investigaciones, lo que parecía darle relativamente más libertad para ser más franca sobre la naturaleza de la ocupación. Si bien Yesh Din se hace eco de muchas de las críticas de B’Tselem, todavía tiene casos pendientes ante los tribunales israelíes y no abandonará su litigio. ¿Qué significa la posición de Yesh Din sobre el apartheid para su trabajo legal? ¿Espera alguna implicación de las autoridades, incluidos los tribunales?

Las autoridades israelíes no necesitan que digamos cosas radicales para imponernos restricciones, es algo que se hace incluso cuando bajamos el tono. De hecho siento que lo contrario es cierto, estamos diciendo que lo que sentimos es la verdad de manera razonada con un extenso informe. Puede estar de acuerdo o en desacuerdo, pero establece el argumento y hace que el caso se base en datos, precedentes y análisis legales.

Si bien algunas ramas del sistema legal se ofenden, todavía hay cierto respeto por la forma profesional en que llevamos a cabo nuestra lucha. No creo que un caso legal individual [representado por Yesh Din] se vea afectado por el hecho de que estamos diciendo cosas incómodas de escuchar. Si hay funcionarios y jueces cuyas decisiones se ven afectadas por esto serán críticas menores. Entonces eso no fue algo a considerar.

No olvidemos que este no es un informe sobre el poder judicial o los jueces, se trata del sistema que se creó a lo largo de los años. La «música» del informe es que nosotros [los israelíes] somos todos responsables del apartheid, que yo soy responsable. Este es un matiz importante. No lo estoy mirando desde afuera y mis contrapartes en la oficina del Fiscal General o el Ministerio de Justicia o en el banquillo, saben que esta es mi identidad y aquellos con integridad respetarán eso.

Palestinians cross the Qalandiya checkpoint, outside of the West bank city of Ramallah, as they head to the Al-Aqsa mosque compound in Jerusalem's Old City to attend the first Friday prayers of Ramadan. June 10, 2016. (Flash90)

Palestinos cruzan el puesto de control de Qalandiya en las afueras de la ciudad cisjordana de Ramallah, mientras se dirigen al complejo de la mezquita Al-Aqsa en la Ciudad Vieja de Jerusalén para asistir a las primeras oraciones del Ramadán los viernes.  10 de junio de 2016. (Flash90)

Dicho esto estamos discutiendo algo que tiene enormes implicaciones. Hasta ahora Yesh Din decía que políticas específicas son ilegales o incluso crímenes de guerra, pero ahora estamos hablando de que el régimen es ilegítimo.

Entonces, la pregunta que vuelve a ocuparnos es, ¿qué hacer si se trata de un régimen de apartheid? ¿Continúas estando en “oposición”, alguien que se opone a las políticas del régimen, o te conviertes en un “disidente”, alguien que se opone al régimen mismo? ¿Y vas por el camino de la «justicia» que te ofrece el régimen ilegítimo?

Para responder a esto tengo que referirme a mis «antepasados» en Sudáfrica. Los abogados del apartheid en Sudáfrica nunca dejaron de ir a los tribunales porque los negros les pidieron que fueran. La decisión de ir a la corte o boicotearla no me corresponde a mí, sino a los palestinos. Mientras los palestinos quieran que actuemos en su nombre no tenemos el privilegio de rehusar con base en la afirmación de que «sabemos mejor».

Ciertamente es bueno reconocer que los abogados y las ONG no pueden imponer la lucha. Dicho esto, todavía hay un dilema que enfrentan incluso las organizaciones palestinas, que es que a veces pueden sentirse culpables por decirles a los clientes palestinos que hay una posibilidad, por pequeña que sea, de que puedan ganar. ¿Cómo encuentra esa línea entre identificar  la ocupación como un régimen de apartheid y, por lo tanto, no puede esperar lograr todo lo que espera, mientras sigue adelante?

Nada cambió las perspectivas de victoria o éxito (que son dos cosas diferentes) desde que escribí el informe. Era el mismo régimen de antes. En mis tratos con mis clientes apuesto a aclarar la alta montaña que estamos escalando y lo que puede y no puede esperarse.

Al mismo tiempo hay que reconocer el hecho de que los palestinos no abandonan la corte con las manos vacías. Los tribunales son una institución en la que los palestinos a veces obtienen remedios, en su mayoría no en fallos fabulosos, sino en el proceso que los convierte en individuos completamente transparentes e ingrávidos, en sujetos de negociación. Solo cuando se «ponen en manos de un abogado» y van a la corte se convierten en «alguien» [a los ojos de las autoridades].

Supreme Court President Esther Hayut and other justices arrive to a court hearing, February 5, 2020. (Yonatan Sindel/Flash90)

La presidenta de la Corte Suprema, Esther Hayut, y otros jueces llegan a una audiencia en la corte, 5 de febrero de 2020. (Yonatan Sindel / Flash90)

También hay victorias, como el caso reciente que desafía la Ley de Regularización [que buscaba legalizar decenas de «puestos de avanzada» de colonias israelíes, pero fue revocada por la Corte Suprema el mes pasado].

Hubo un gran dilema cuando presentamos el caso hace unos años. Algunas personas nos dijeron: «No presente ninguna petición… deje que el Gobierno sufra las consecuencias». Pero para mí había decenas de miles de personas que iban a perder sus tierras y querían que actuásemos en su nombre. Entonces, si tengo la oportunidad de ganarlo para ellos, no voy a decir que no debido a un beneficio especulativo. Y con el mundo tal como está hoy no estoy seguro de qué tipo de reacción violenta habría recibido el Gobierno por implementar la Ley de Regularización.

No es «como siempre» después de nuestra conclusión de que este es un régimen de apartheid. El análisis del apartheid encontrará su camino en nuestros escritos y litigios. Nuestra intención es cambiar el discurso interno israelí y no hablar más de nuestra presencia en Cisjordania como una ocupación temporal, sino como un crimen ilegítimo.

Esto refleja el debate sobre el uso de la «ley del opresor», un debate que también tuvieron los sudafricanos. ¿Qué otras lecciones han tomado de los abogados sudafricanos sobre cómo desafiar el apartheid?

Nosotros [en Israel-Palestina] estamos en una peor posición que el movimiento antiapartheid en Sudáfrica.

En primer lugar tenemos dos movimientos separados aquí para acabar con el apartheid israelí, uno israelí y el otro palestino. En Sudáfrica fue un solo movimiento y estaba dirigido por los oprimidos. Ese es un gran problema, porque los israelíes tienen más poder, más privilegios, más derechos y son mucho menos vulnerables en comparación con los palestinos.

Mourners at a funeral ceremony for those killed by South African police on the International Day for the Elimination of Racial Discrimination, at Langa Township in Uitenhage, March 1, 1985. (UN Photo)

Deudos en una ceremonia fúnebre para los asesinados por la policía sudafricana en el Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial, en el municipio de Langa en Uitenhage, 1 de marzo de 1985. (Foto de la ONU)

En segundo lugar está la posición internacional de Israel en comparación con Sudáfrica. Pero en la última década podemos ver un cambio casi tectónico en la sociedad civil internacional con respecto al conflicto. Incluso en los Estados Unidos, incluso en la comunidad judía estadounidense, puedes ver este cambio. Nuestro informe y nuestra campaña de promoción tienen como objetivo acelerar ese cambio para ayudar a comprender que la comunidad internacional debe presionar a Israel para que detenga el apartheid.

Durante años muchos abogados, ONG y activistas palestinos han brindado un análisis extenso, profesional y legal acusando a Israel del delito de apartheid, incluso en presentaciones recientes ante la Corte Penal Internacional. Sin embargo, es probable que la opinión de Yesh Din reciba mucha más atención, y tal vez se tome más en serio en los círculos influyentes en el extranjero, porque es una organización israelí. Esto es un desafío para los palestinos porque, si bien a menudo nos complace que se publiquen tales informes, también existe la extraña sensación de ver que nuestro trabajo se ve de manera tan diferente. Hablaste antes de tu negación inicial del término apartheid, ¿crees que este problema era el mismo para otros abogados y organizaciones judías israelíes? ¿Por qué crees que les ha llevado tanto tiempo estar de acuerdo con lo que han dicho muchos palestinos?

Es negación. Pero también es importante tener en cuenta que los israelíes vivimos bajo un lavado de cerebro extremo en el discurso, el liderazgo y los medios de comunicación israelíes. Y aunque nosotros [los izquierdistas israelíes] cuestionamos muchas cosas y tenemos una identidad propia como críticos, todavía nacimos en este contexto.

Yo mismo nací en Jerusalén occidental en 1972 con el hebreo como lengua materna. Me crié en el sistema educativo israelí y fui al ejército hasta que me convertí en un refusenik. Absorbí la narrativa de Israel a lo largo de mi vida, al igual que mis amigos y colegas.

La narrativa israelí nos ha cegado y nos llevó tiempo darnos cuenta de que los argumentos que todo israelí repite, como «no queremos controlar a los palestinos», «queremos que sean los dueños de su propio destino» o «llegaremos a un acuerdo cuando tengamos un socio en las negociaciones», son mentiras. El mito fue especialmente fuerte durante los años de Oslo de que los israelíes tenían la intención de poner fin a nuestra «dominación no deseada» de los palestinos. Lleva tiempo darse cuenta de que esto no es cierto, que todo esto es una empresa de dominación e internalización de nuestra supremacía.

Palestinian activists demonstrate in a left-wing protest against US President Donald Trump's 'peace plan' in Tel Aviv, February 1, 2020. (Miriam Alster/Flash90)

Activistas palestinos se manifiestan en una protesta de la izquierda contra el “plan de paz” ​​del presidente estadounidense Donald Trump en Tel Aviv, 1 de febrero de 2020. (Miriam Alster / Flash90)

La izquierda israelí, tan pequeña como es, también ha cambiado, en parte porque hoy incluye a muchos palestinos. Fui activista de izquierda en la escuela secundaria, pero nunca actué hombro con hombro con los palestinos, ni siquiera con los palestinos israelíes.

Hoy no hay tal cosa como actuar sobre este tema sin palestinos. Su comprensión del conflicto nos ha enriquecido a los activistas judíos, incluso en grupos como Yesh Din y B’Tselem. Nunca veré la realidad de la misma manera que tú, solo puedo tratar de entender mejor lo que ves, y viceversa.

La opinión no cierra la posibilidad de identificar otras partes de la realidad de un solo Estado de Israel como apartheid. Aún así, afirma que los regímenes en Cisjordania y dentro de Israel todavía pueden verse como distintos y tal vez en un «proceso de unificación». Sin embargo, los cimientos de la ocupación no solo se derivan de las leyes centrales israelíes, sino que se construyeron primero dentro del Estado como un Gobierno militar sobre los ciudadanos palestinos de Israel desde 1948 hasta 1966. ¿Qué hace que el régimen del 67 se separe del 48, en lugar de verlo como una extensión o continuación?

Cuando estudié por primera vez el crimen internacional del apartheid, inmediatamente me di cuenta de que es un crimen basado en el régimen. Pero el derecho internacional no define qué es un régimen, por lo que se debe recurrir a otras disciplinas para averiguarlo.

Para mi sorpresa, «régimen» es una noción que tiene flexibilidad. Es la totalidad de las autoridades públicas que tienen poderes, leyes normativas y estatutos, políticas, prácticas, etc. Puede mirar una determinada área geográfica a través de diferentes lentes y el uso de diferentes propósitos puede encontrar diferentes regímenes.

Podemos ver -por ejemplo- toda el área entre el río Jordán y el mar Mediterráneo en baja resolución y decir que hay un poder político que crea y lleva a cabo sus decisiones. Pero también puede verlo en alta resolución y descubrir que existen distintas clases de autoridades públicas, políticas y prácticas en diferentes áreas dentro de ese territorio.

Cuando miras a través de esa lente con mayor aumento, la ocupación militar en Cisjordania es un régimen distinto. No excluye un análisis diferente desde un punto de vista superior, pero hay complejidades [dentro de Israel] que no están en Cisjordania.

Israeli attorney Michael Sfard shows a map of the separation barrier following the decision by the Israeli Supreme Court to reroute its construction in the occupied West Bank village of Bil'in, September 4, 2007. (Olivier Fitoussi/Flash90)

El abogado israelí Michael Sfard muestra un mapa de la barrera de separación tras la decisión de la Corte Suprema de Israel de cambiar la ruta de su construcción en la aldea ocupada de Bil’in en Cisjordania, 4 de septiembre de 2007. (Olivier Fitoussi / Flash90)

Por ejemplo, ¿se puede clasificar el régimen como apartheid cuando el grupo inferior tiene el derecho político de votar y postularse para un Gobierno [como los ciudadanos palestinos de Israel]? Creo que puede hacerlo si esos derechos se diluyen por completo y no tienen sentido. No sé si no tienen sentido en Israel, pero hay muchas opiniones legítimas sobre esa pregunta.

Nosotros, como Yesh Din, hemos elegido enfocarnos en Cisjordania como nuestra área de especialización y orden. Pero es importante para nosotros decir que no excluye otros análisis que se pueden hacer en paralelo. Entendemos que existe un precio o riesgo de mirar a un segmento de la política israelí, por lo que la forma de lidiar con ese riesgo es reconocerlo y explicarlo.

Hay un argumento en la opinión que dice: “aunque el origen [del apartheid] está históricamente vinculado al régimen racista en Sudáfrica, ahora es un concepto legal independiente con vida propia, que puede existir sin fundarse en una ideología racista». Tengo que confesar que lo primero que pensé al leerlo fue que, al menos involuntariamente, surgió como una disociación del objetivo político de la supremacía judía, o para ser sincero, el sionismo, de las estructuras institucionales de Israel. ¿Podría aclarar el pensamiento detrás de esa afirmación?

Uno de los problemas que encontré -por parte de los israelíes-cuando expuse mis ideas es que el apartheid, para aquellos que saben lo que es, es visto como parte de una ideología racista de la misma manera que los nazis tenían una ideología racista: que la gente tiene rasgos biológicos o genéticos que los hacen científicamente inferiores a los demás.

Debido a que la Convención del Apartheid y el Estatuto de Roma definieron el apartheid usando la palabra «grupos raciales», la interpretación es contradictoria. No se trata de supuestos biológicos de raza, sino de grupos sociales y políticos en los que los miembros de una determinada nación tienen derechos de grupo preferenciales.

Simon KAPWEPWE (standing), Foreign Minister of Zambia, addressing the Seminar on Apartheid, Racial Discrimination and Colonialism. 4/Aug/1967 (UN Photo)

Simon KAPWEPWE (de pie), Ministro de Relaciones Exteriores de Zambia, dirigiéndose al Seminario sobre Apartheid, Discriminación Racial y Colonialismo.  4 de agosto de 1967 (foto de la ONU)

No estaba tratando de decir que no existe una ideología de supremacía que ponga el principio de preferencia judía sobre los palestinos, por supuesto que existe tal cosa (y el informe menciona eso). Lo que quise decir es que no hay el mismo tipo de argumentación científica de que una raza es mejor que la otra.

Al final el crimen de apartheid se puede cometer sin importar cuál sea la motivación. El apartheid podría, por ejemplo, ser económico, que todo el proyecto se trata de ganancias y aún sería apartheid. En nuestro caso tenemos un conflicto nacional. En otros lugares podría tratarse de etnicidad, casta u otros. No tiene que basarse -necesariamente- en una ideología racista.

Parece que intentabas universalizar aún más el marco del apartheid.

Absolutamente. La prohibición del apartheid según el derecho internacional representa el valor central que el mundo ha adoptado después de la Segunda Guerra Mundial, que tenemos una humanidad común y un régimen que viola frontal y sistemáticamente ese principio al afirmar que hay quienes tienen más derecho que otros, ese es el delito que se  está tratando de prevenir.

Las leyes y convenciones internacionales que identifican el crimen de apartheid, y sus características en Israel-Palestina, han existido durante décadas. Pero a diferencia de Sudáfrica, el mundo parece estar dando a Israel una excepción de su apartheid. ¿Por qué es esta excepción en el caso y dónde cree que debe ir el entendimiento para finalizarla?

Primero, estamos a solo 70 años del mayor crimen contra la humanidad jamás conocido. Soy nieto de sobrevivientes del Holocausto. Existe una renuencia comprensible pero inaceptable para lidiar con los crímenes de las «víctimas fundamentales».

Puedes ver cómo las potencias europeas caminan sobre cáscaras de huevo cuando se trata de Israel, quien ha logrado movilizar esta culpa colectiva y justificada en el mundo occidental para satisfacer sus propias necesidades. Si hay una lección que aprender de la historia del genocidio y el antisemitismo es que no debes guardar silencio ante el mal y la persecución de minorías.

Yad Vashem security guard stands at the empty Hall of Names in the Yad Vashem Holocaust Memorial Museum in Jerusalem, April 19, 2020. (Yonatan Sindel/Flash90)

Un guardia de seguridad de Yad Vashem en el Salón de los Nombres vacío en el Museo Conmemorativo del Holocausto Yad Vashem en Jerusalén, 19 de abril de 2020. (Yonatan Sindel / Flash90)

En segundo lugar se ve a Israel, a veces con razón, en peligro existencial con sus vecinos que buscan destruirlo. Incluso si estas declaraciones significan muy poco o son propaganda superficial, e incluso con Israel como el poder más fuerte en el Medio Oriente y con una superpotencia como aliada, este discurso da a Israel mucho espacio para maniobrar. También está la cuestión del lugar de Israel como una base frontal de Estados Unidos en el Medio Oriente. Pero creo que todo esto está cambiando.

En cuanto a lo que sigue, como dije antes soy muy cuidadoso con las palabras. La palabra «apartheid» tiene mucho peso y no la usaría a la ligera. Si esa acusación se convertirá en algo que se discute más seriamente, no como una palabra de maldición sino como algo que tiene méritos, eventualmente, cuando enfrente un régimen de apartheid, su obligación en cualquier país es poner fin a ese régimen.

Eso lo hace muy diferente de la ocupación. Por ejemplo, Europa ha llegado a la conclusión de que debe adherirse a una política de diferenciación para garantizar que ni un centavo de su dinero vaya a las colonias. Si se llega a la conclusión de que Israel es un régimen de apartheid eso tendrá un gran impacto en lo que está obligado a hacer por ley, no solo al negarse a ayudar a ese régimen, sino también a presionarlo para que termine.

En última instancia las personas deberían preguntarse cuál es el objetivo final de la política de Israel. Hace veinte años la mayoría de la gente diría que eran dos Estados, pero estoy seguro de que esa no es su respuesta hoy. Y si un Estado binacional democrático tampoco es su respuesta, entonces no tienen una ruta de escape para el apartheid.

Básicamente esa «no solución» es por defecto una aceptación del apartheid.

Correcto. Cuando comencé a escribir el concepto solo tenía los actos de Israel sobre el terreno para demostrar su intención de perpetuar la dominación. Durante 50 años el Gobierno israelí dijo «lo correcto», que la ocupación es temporal hasta que los acuerdos de paz reemplacen a los acuerdos de alto el fuego.

Pero luego desapareció la brecha entre las declaraciones israelíes y sus acciones. Con sus propias palabras los funcionarios israelíes han destrozado su propia coartada, una coartada muy pésima que de todos modos no podía ocultar los hechos. Hoy mi trabajo es mucho más fácil.

Amjad Iraqi es editor y escritor en la revista +972. También es analista de políticas en el grupo de expertos Al-Shabaka, y anteriormente fue coordinador de defensa en el centro legal Adalah. Es ciudadano palestino de Israel, con sede en Haifa.

 

 

Por Amjad Iraqi para 972mag y traducido del inglés para Rebelión por J. M.

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra