Mar 22 de septiembre de 2020 Conocer Más

El Islam y la seguridad vial

1024 576

En las realidades de la vida moderna, cuando es necesario tener tiempo para ir a varios lugares en poco tiempo y evitar llegar tarde, el automóvil se convierte no solo en una salida de tales situaciones, sino también en una tabla de salvación.

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/59610-conocer-mas-el-islam-y-la-seguridad-vial.html
El Islam y la seguridad vial

Sin embargo, por así decirlo, esta tabla de salvación puede convertirse en una causa de problemas, si no se usa de acuerdo con las reglas y recomendaciones establecidas por las autoridades pertinentes. En este sentido, el tema de la seguridad vial está cobrando relevancia, tanto para el conductor, sus pasajeros y otros usuarios así como para aquellos que no poseen un coche, pero se desplazan.

Como sabemos, conducir es un tema de responsabilidad, porque el conductor es responsable no solo de su propia vida, sino también de la de sus pasajeros y la de los peatones. Por lo tanto, el cumplimiento de las órdenes del Todopoderoso y las normas de tráfico conduce a una disminución de los accidentes en las carreteras. Después de todo, las reglas de la carretera se establecen en beneficio de las personas y para la preservación de su vida y sus propiedades. Es el incumplimiento de tales normas lo que conduce a accidentes de tráfico y a que se produzcan víctimas humanas.

Sin lugar a dudas, ninguno de nosotros quiere convertirse en la causa de la lesión de otra persona, y mucho menos de su muerte, lo que significa que debemos cumplir con las reglas y recomendaciones a la hora de conducir un automóvil. Desde el punto de vista del Islam, la observancia de tales reglas es obligatoria para todos los usuarios de la carretera, incluidos los peatones: todos los sabios del Islam contemporáneo están de acuerdo con esta opinión.

Sabemos que nuestra religión protege la vida de cada uno de nosotros. En el Islam existen normas que protegen la vida del ser humano, advierten contra el atentado a su seguridad y buscan evitar que se cause algún daño.

En un hadiz del Profeta (PB) se dice: “No hagas daño a otros y soporta el daño que otros te han hecho a ti” (Ibn Mayah, Darukutni). Otro hadiz, transmitido por Bujari y Muslim, dice: “Un verdadero musulmán es aquel del que otras personas no recibirán un daño ya sea por medio de su lengua o de sus actos”. Es decir, los hadices del Profeta (PB) nos instan a abstenernos de cualquier cosa que pueda dañar a quienes nos rodean.

Entre las formas de evitar tales daños está el respeto a las normas de tráfico, reconocidas y adoptadas en todo el mundo. El cumplimiento de estas reglas se ha convertido en una necesidad dictada por el sentido común, la Sharia y la sociedad. Beneficios importantes para la sociedad se derivan de estas normas. Son imprescindibles. De hecho, su violación, en la mayoría de los casos, conduce a una tragedia en forma de lesiones graves o incluso la muerte.

Muchos piensan que no hay ninguna referencia a esto y a cosas similares en la ley islámica, pero están equivocados. La Sharia islámica exige la preservación de la vida de las personas, sus propiedades, etc. Por lo tanto, es necesario cumplir con las normas del tráfico.

Si vemos las estadísticas de la policía de tráfico, podemos ver que una de las principales causas de accidentes está asociada con el exceso de velocidad y la conducción en estado de ebriedad. En sí mismo, el beber alcohol o usar algo que intoxica la mente es un grave pecado en el Islam, sin mencionar el conducir en tal estado.

El Sagrado Corán dice sobre este asunto: “¡Oh, los que creéis! Ciertamente, el vino, los juegos de azar, las piedras de altar (los ídolos) y los medios de adivinación son cosas abominables de Satanás. Por tanto, absteneos de ellas, quizás así triunféis”. (5:90)

También hay hadices del Profeta (PB), que indican la prohibición de beber alcohol: “Todo lo que embriaga es hamr, y cualquier hamr está prohibido”. (Imam Muslim)

En lo que se refiere a otro factor de los accidentes, la velocidad excesiva, ella también es rechazada en el Islam. Un hadiz del Profeta (PB) dice: “La prisa viene de Satanás y la calma viene de Al-lah” (Tirmidhi). En otro hadiz auténtico recogido por el Imam Bujari se dice “Ciertamente, Al-lah ama que todo se haga con un propósito y con calma”.

No cabe duda de que los padres están obligados a educar a sus hijos y a inculcarles las nobles cualidades, a respetar los sentimientos y derechos de otras personas y a evitar hacerles daño. Además, los padres deben ser un buen ejemplo para sus hijos en la conducción segura, sin exceso de velocidad, y el respeto a las normas de tráfico.

Hablando de las normas de circulación, hay que llamar la atención sobre aquellos peatones que también arriesgan sus vidas y las de sus hijos al cruzar las calles en los lugares y momentos equivocados. Desafortunadamente, a menudo se puede observar una imagen similar. Estas personas muestran también una negligencia con respecto a las órdenes del Todopoderoso, Quien nos dice: “No os destruyáis con vuestra propia mano y haced el bien. Ciertamente Dios ama a quienes hacen el bien”. (2:195).

 

MundoIslam

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra