Mar 10 de noviembre de 2020 Curiosidades

Al amparo de las elecciones estadounidenses Israel borra del mapa a toda una comunidad palestina

1024 576

Por Yumna Patel para Mondoweiss y traducido del ingles para Rebelión por J. M.

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/60120-curiosidades-al-amparo-de-las-elecciones-estadounidenses-israel-borra-del-mapa-a-toda-una-comunidad-palestina.html
Al amparo de las elecciones estadounidenses Israel borra del mapa a toda una comunidad palestina

Fuentes: Mondoweiss [Foto: Fatima Abu Awwad sentada frente a su casa después de que las fuerzas israelíes destruyeran su aldea, Khirbet Humsah, en el valle del Jordán, junto a sus pertenencias amontonadas y cubiertas con un pástico, 4 de noviembre de 2020. YUMNA PATEL / MONDOWEISS]

Traducido del ingles para Rebelión por J. M.

Las fuerzas israelíes demolieron toda la comunidad beduina de Khirbet Humsah en el norte del valle del Jordán, dejando a 41 niños palestinos sin hogar justo cuando las tormentas invernales se extendían por Cisjordania.

Mientras el mundo se veía envuelto en las elecciones estadounidenses que se desarrollaban el 3 de noviembre, Israel demolió silenciosamente todo un enclave beduino en el norte del valle del Jordán, dejando a más de 70 palestinos sin hogar justo cuando las temperaturas empezaban a bajar en la ocupada Cisjordania.

Alrededor de las 11 de la mañana del martes los residentes de Khirbet Husna se sorprendieron al ver una caravana de jeeps militares israelíes, acompañados de una serie de bulldozers y excavadoras, dirigiéndose por el camino de tierra hacia su aldea.

“Los soldados a menudo vienen aquí para evacuarnos cuando tienen entrenamiento militar”, dijo Fatima Abu Awwad a Mondoweiss , sentada entre los escombros de lo que fue su casa apenas 24 horas antes.

Entre los escombros se ven juguetes. 41 niños fueron desplazados como resultado de la demolición israelí, 4 de noviembre de 2020. YUMNA PATEL / MONDOWEISS.

“Pero generalmente nos dan una advertencia previa. Esta vez vinieron y nos dijeron que saliéramos de nuestras casas, nos dieron solo 10 minutos”, dijo. Y agregó que los soldados venían acompañados por decenas de trabajadores de la Administración Civil de Israel, la agencia encargada de hacer cumplir en Cisjordania cuestiones como la demolición de viviendas.

Después de lo que parecieron unos segundos, cuando Abu Awwad y su esposo intentaban vaciar su casa de todas las pertenencias que podían, las excavadoras israelíes comenzaron a demoler todo a su alrededor, mientras lo que ella describió como cientos de soldados y trabajadores de la Administración Civil los rodearon.

“No dejaron nada sin tocar”, dijo Abu Awwad. “Nuestras casas, nuestros corrales de ganado, nuestros baños, nuestros tanques de agua, paneles solares, todo. Destruyeron todo».

Apenas unas horas después de que las fuerzas israelíes concluyeran su campaña de demolición en Khirbet Humsah, un frente frío se extendió por Cisjordania, dejando a las familias de la aldea luchando por encontrar cualquier forma de refugio.

«Hacía frío, viento y lluvia y no teníamos adónde ir, ningún lugar para protegernos nosotros y nuestros niños pequeños», dijo, y agregó que la familia se vio obligada a dormir bajo carpas de plástico improvisadas, en colchones fríos y mojados en el suelo empapado debajo de ellos.

“Estoy destrozada por dentro”, dijo Abu Awwad a Mondoweiss. “Mira a tu alrededor lo que nos pasó, ¿cómo te sentirías? No nos queda nada».

“Esto es terrorismo”

Khirbet Humsah es una comunidad palestina beduina que comprende varios pequeños grupos de tiendas y chozas esparcidas por las llanuras de al-Buqei’a en el norte del valle del Jordán. Es el hogar de 11 familias de pastores beduinos que han vivido en la tierra durante décadas.

Las familias mantienen un estilo de vida seminómada, dependen de la ganadería y la agricultura para mantenerse ellos y sus familias, que suman 74 personas, incluidos 41 niños.

Residentes de Khirbeth Humsha rescataron la cuna y el colchón de un niño tras la demolición, 4 de noviembre de 2020. YUMNA PATEL / MONDOWEISS.

Según el grupo israelí de derechos humanos B’Tselem, además de 18 estructuras de vivienda en la aldea, las fuerzas israelíes demolieron 29 tiendas y cobertizos utilizados como recintos de ganado, tres cobertizos de almacenamiento, nueve tiendas de campaña utilizadas como cocinas, 10 baños portátiles, 10 corrales de ganado, 23 contenedores de agua, dos paneles solares y comederos y bebederos para el ganado, junto con más de 30 toneladas de forraje para el ganado, y confiscaron un vehículo y dos tractores pertenecientes a tres vecinos.

Varias de las estructuras destruidas en el pueblo, como los baños portátiles y los paneles solares, fueron donadas por la Unión Europea y otras organizaciones de ayuda extranjeras.

Los restos de un baño financiado por la UE en Khirbet Humsah, fue totalmente arrasado por las fuerzas israelíes, 3 de noviembre de 2020. YUMNA PATEL, MONDOWEISS.

Comentaristas palestinos, como Ali Abunimah, han criticado abiertamente el continuo fracaso de la UE a la hora de tomar medidas concretas contra Israel por la destrucción de viviendas y estructuras palestinas, muchas de las cuales, en particular en zonas beduinas como Khirbet Humsah, son donadas por la UE. 

Durante un recorrido por la aldea, al día siguiente de la demolición, el ministro de la Autoridad Palestina (AP), Walid Assaf, jefe de la Comisión Nacional Contra el Muro y las Colonias, describió la demolición como un acto de «terrorismo».

De pie frente a uno de los paneles solares aplastados, Assaf preguntó «¿qué peligro representa esto para la seguridad de un Estado que tiene el ejército y las armas nucleares más fuertes?» señalando que los paneles solares alimentan las luces del pueblo, que no están conectadas a ninguna red de agua o electricidad.

Assaf aseguró a los residentes, incluidos Abu Awwad y su esposo, que contaban con el “apoyo total” de la Autoridad Palestina, que planeaba suministrar varias tiendas nuevas para reconstruir la aldea.

“Israel tiene como objetivo expulsarnos, limpiarnos étnicamente y demoler nuestras aldeas en preparación para la anexión y la expulsión de los palestinos del Valle del Jordán”, dijo Assaf, y agregó que “permaneceré con ustedes hasta que todo sea reconstruido. Incluso si tenemos que dormir aquí, si tenemos que montar tiendas de campaña, como hicimos en Khan al-Ahmar, no saldremos de esta zona”.

“Todo se reduce a la anexión”

Khirbet Humsah está emplazada en el corazón del valle del Jordán y es parte de más del 60 por ciento de Cisjordania que se encuentra en el Área C.

Según los activistas la demolición de toda la comunidad es una de las mayores operaciones de demolición llevadas a cabo por las fuerzas israelíes en años.

B’Tselem señaló que con la demolición de Khirbet Humsah 2020 se ha convertido hasta ahora en uno de los peores años para los palestinos en términos de demoliciones de casas, con más palestinos que han perdido sus casas solo en los primeros 10 meses de este año que en cualquier otro año desde 2016.

«Como resultado de la política de Israel, 798 palestinos ya perdieron sus hogares en 2020, incluidos 404 menores que vivían en 218 hogares, en comparación con 677 palestinos en todo 2019, 397 en 2018 y 521 en 2017», dijo el grupo.

Aunque la tierra de Khirbet Humsah no es propiedad de los habitantes beduinos, es de propiedad privada de varios terratenientes palestinos locales que residen en la cercana ciudad de Tubas y sus aldeas circundantes.

Uno de esos propietarios, Moataz Bisharat, es un activista local en el valle del Jordán. Dijo a Mondoweiss que a pesar de que las escrituras de la tierra demuestran su propiedad, el Estado de Israel también considera que la tierra es tierra del estado, que utilizan para el entrenamiento militar activo.

“Israel designa estas tierras como ‘zonas de tiro’ activas y ‘zonas militares cerradas’ y las usa como pretexto para evacuar y desplazar constantemente a estos palestinos que viven aquí”, dijo Bisharat.

Si bien estas “zonas de tiro” han impactado a las comunidades de pastores palestinos en el valle del Jordán durante décadas, Bisharat dice que los activistas han visto en los últimos años un aumento de esta inquietante tendencia que el Estado emplea en estas áreas.

“El ejército entrará y demolerá estas comunidades o las desplazará de sus hogares alegando que no pueden estar en estas áreas militares”, dijo.

«Pero después de que los palestinos hayan sido expulsados, el ejército entregará la tierra a los colonos», continuó. “Hemos visto esto en las áreas de al-Mzuqah, Abu al-Qanduh, al-Farsiyeh y Khirbat al-Sweid, todo en los últimos años”.

El proceso de expulsión de palestinos y entrega de tierras a los colonos, dice Bisharat, es indicativo de la agenda de Israel en la región del valle del Jordán: «Todo se reduce a la anexión».

Bisharat enfatizó que si bien Israel no hizo cumplir oficialmente la anexión como estaba planeado el 1 de julio de este verano, ha continuado cambiando los hechos sobre el terreno, todo con lo que dice es el «total apoyo y respaldo de los países en normalización de las relaciones» como los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin.

«Israel tiene un objetivo claro, expulsar a los palestinos de esta tierra, reemplazarlos por colonos y anexar la tierra a Israel», dijo. «Y lo están haciendo todo a la vista de la comunidad internacional».

Las elecciones estadounidenses sirven como “tapadera”

Moataz Bisharat, junto a otros activistas locales e internacionales, condenó a las fuerzas israelíes por utilizar las elecciones estadounidenses como «tapadera» para su campaña de demolición en Khirbet Humsah.

«Si bien la comunidad internacional ha rechazado la anexión, la ocupación [israelí] quería hacerlo en silencio a espaldas de la comunidad internacional», dijo Bisharat. «Lo que está sucediendo ahora es la anexión de las tierras palestinas, una anexión silenciosa y silenciada».

El primer ministro palestino, Muhammad Shtayyeh, tuiteó: “Dado que la atención se centra en #USElection2020, Israel eligió esta noche para cometer y encubrir otro crimen: demoler 70 estructuras palestinas, con viviendas incluidas».

Omar Shakir, de Human Rights Watch, también usó Twitter para escribir «ya es suficiente» y agregó que el «crimen de guerra» tuvo lugar mientras el mundo estaba distraído por las elecciones estadounidenses.

Bisharat culpó a la Administración de Trump de dar luz verde al «Gobierno extremista de derecha» de Israel para cometer tales crímenes en el valle del Jordán y calificó la demolición de Khirbet Humsah de «terrorismo internacional organizado contra la existencia de Palestina y los palestinos».

Cuando se le preguntó si temía otros cuatro años bajo el presidente Donald Trump, Bisharat dijo que, si bien las cosas pueden volverse aún más difíciles para los palestinos en el terreno, al final, en realidad no importa.

“Tanto si Trump gana las elecciones como si no, estas tierras son palestinas y nosotros nos quedamos aquí”, dijo. «Incluso si la ocupación destruye una y otra vez todo lo que tenemos, lo reconstruiremos».

 

Por Yumna Patel para Mondoweiss y traducido del ingles para Rebelión por J. M.

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra