Mar 24 de noviembre de 2020 Curiosidades

Brasil: Policía reprime manifestación contra el racismo y movimientos piden investigar a Carrefour

1024 576

Una protesta realizada el lunes 23 en la unidad Carrefour de la Avenida Bento Gonçalves, en el norte de Porto Alegre, terminó en un enfrentamiento con la policía. La Brigada Militar (BM) arrojó bombas lacrimógenas contra los manifestantes y dos personas resultaron heridas. Esta es la segunda protesta después del asesinato de João Alberto Freitas, de 40 años. El hombre fue golpeado y asesinado por dos guardias de seguridad blancos de Carrefour ubicado en la Avenida Plínio Brasil Milano, en la zona norte de la ciudad, el 19 de noviembre.

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/60265-curiosidades-brasil-policia-reprime-manifestacion-contra-el-racismo-y-movimientos-piden-investigar-a-carrefour.html
Brasil: Policía reprime manifestación contra el racismo y movimientos piden investigar a Carrefour

Manifestación en Carrefour en Porto Alegre termina en enfrentamiento entre manifestantes y policía

Por Eduardo Amaral

Una protesta realizada el lunes 23 en la unidad Carrefour de la Avenida Bento Gonçalves, en el norte de Porto Alegre, terminó en un enfrentamiento con la policía. La Brigada Militar (BM) arrojó bombas lacrimógenas contra los manifestantes y dos personas resultaron heridas. Esta es la segunda protesta después del asesinato de João Alberto Freitas, de 40 años. El hombre fue golpeado y asesinado por dos guardias de seguridad blancos de Carrefour ubicado en la Avenida Plínio Brasil Milano, en la zona norte de la ciudad, el 19 de noviembre.

El grupo bloqueó las dos vías de Bento Gonçalves, una de las avenidas más transitadas de la ciudad, gritando “el amor se acabó, esto se va a convertir en Palmares” y “Carrefour es un asesino”. Los motociclistas tocaron la bocina en apoyo de la protesta.

Durante la protesta, un escuadrón de choque de la Brigada Militar se posicionó en la Rua Osvaldo Pereira, al otro lado de la Avenida Bento Gonçalves. Dos personas comenzaron a moverse hacia los brigadistas, que estaban parados.

Después de unos minutos de insistencia, los dos se retiraron y se reanudó la marcha hacia Bento Gonçalves. Eran alrededor de las 7:40 pm cuando comenzaron las primeras escenas de depredación. Unas diez personas, casi todas más jóvenes, empezaron a romper las rejas de la unidad Carrefour ubicada en la avenida. Además de los grafitis, un grupo también prendió fuego a objetos en la carretera y arrojó petardos al patio del hipermercado.

Después de unos 15 minutos de acción de los manifestantes, la policía antidisturbios comenzó a contener. Se utilizaron bombas de gas lacrimógeno. En el motín, dos personas resultaron heridas, una de ellas era una mujer de 60 años que fue rozada en la pierna por un petardo lanzado por uno de los manifestantes. El conductor de una emisora ​​de radio en Porto Alegre también fue alcanzado por la metralla de un cohete.

Incluso con la acción del BM, más manifestantes enojados continuaron enfrentándose al batallón, arrojando palos y piedras a los agentes. Sin embargo, la resistencia duró poco más de 15 minutos y la protesta se disipó.

El profesor de teatro, Luno Pires dos Santos, de 21 años, dice que las imágenes del asesinato de João Alberto le produjeron un sentimiento de ira y odio. “Lo primero que pienso es que podríamos ser mi papá o yo. Y da mucha rabia y odio porque Carrefour ya paga un salario a los negros y ahora mata a uno de nosotros ”. Luno estuvo presente en las dos protestas -este lunes y viernes 20- y fue uno de los que tiró de las esquinas durante la caminata.

El viernes pasado tuvo lugar una manifestación frente a la tienda donde ocurrió el crimen. En esa ocasión, la protesta también culminó en un enfrentamiento con el BM, que disparó bombas de gas para dispersar a los manifestantes que intentaron invadir el edificio Carrefour en la zona norte.

La violencia en el Carrefour de Porto Alegre es recurrente


Regina Ritzel, de 37 años, vive frente a la tienda donde tuvo lugar la protesta del lunes. Dice que, al enterarse de la muerte de João Alberto, vio una repetición de una escena que presenció en 2018. “Me acusaron en este Carrefour de haber robado el mercado, me llevaron a una pequeña habitación con mis dos hijas y me obligaron a quedarme semidesnuda. frente a ellos, empleados y clientes ".

En ese momento, las hijas de Regina tenían 7 y 17 años, y Regina solo fue liberada 42 minutos después, cuando escuchó en la radio de los guardias de seguridad la declaración “no es tan negro”. Ella demandó a la red y aún espera una respuesta de los tribunales.

Según Regina, ver a Beto asesinado le generó sentimientos de “revuelta” e “impotencia”. “Vi a otro hombre negro asesinado y convertirse en una estadística. Ahora queremos que Porto Alegre se convierta en Palmares ”.

Terra

Movimientos piden al MPF que investigue a Carrefour por la muerte de João Alberto
 
La Coalición Negra por los Derechos presentó una representación ante el Ministerio Público Federal (MPF) solicitando la apertura de una investigación contra Carrefour y la empresa de seguridad Vector. La organización, que agrupa a 150 organizaciones del movimiento negro, pide que se investigue la responsabilidad empresarial por la participación en la muerte de João Alberto Silveira Freitas, el pasado jueves (19).
 
La abogada de la organización, Sheila de Carvalho, recuerda que la empresa de seguridad también se encarga de la vigilancia en el supermercado Extra, que también tiene antecedentes de violencia. “Nuestra representación busca responsabilizar a la empresa Carrefour por otro episodio de violencia racial. Este episodio no es aislado, hay varias violaciones de derechos humanos y, algunas de ellas, con connotaciones raciales. Además, la práctica de violencia de Vector, que también se ocupa de Extra y ya ha sido investigada por delitos raciales, no es nueva ”, dijo a la reportera Larissa Bohrer de Rádio Brasil Atual.
 
João Alberto Silveira Freitas, "Beto", un hombre negro de 40 años, fue asesinado a golpes por dos guardias de seguridad en una tienda Carrefour en el norte de Porto Alegre. Se filmó el brutal crimen y las escenas circulan en las redes sociales. Ambos están detenidos. Uno de ellos es policía y fue trasladado a una prisión militar. El otro, empleado de una empresa de seguridad contratada por Carrefour, fue detenido por la Policía Civil. La investigación trata el crimen como un homicidio calificado.
Según el documento firmado, son muchos los casos de violencia contra cuerpos y vidas negras que ocurren dentro de las grandes tiendas de Brasil. “Solicitamos urgentemente que se tomen medidas para asegurar la efectiva rendición de cuentas no solo de quienes cometieron actos de violencia y homicidio contra el señor João Alberto Silveira de Freitas, sino también la rendición de cuentas por racismo, omisión y colusión de las empresas Carrefour y Vector Segurança Activos que perpetúan una acción de violencia contra la población negra brasileña ”, dice el texto.
 
El caso en Carrefour no está aislado
 
La muerte de João Alberto provocó protestas durante tres días en varias ciudades del país. Para la presidenta de Geledés, Maria Silva de Oliveira, la sociedad ya no puede permitir este modelo de organización racista. “La población negra vive un proceso histórico de exclusión, marginación y deshumanización. El asesinato tuvo lugar dentro de la tienda y no hay ningún intento de detener la golpiza en ningún momento. Ya es hora de que la sociedad reflexione sobre el modelo de civilización aquí ”, defendió.

La tienda Carrefour en São Paulo, ubicada cerca de la Avenida Paulista, fue atacada después de la 17º Marcha de la Conciencia Negra de São Paulo, que se concentró en el tramo del MASP (Museo de Arte de São Paulo). Cientos de manifestantes fueron a esa unidad de supermercado, en la calle Pamplona, en la región central de la capital. Rompieron vidrios, abrieron cerraduras, y algunos estantes dejaron caer sus productos al piso. También se inició un incendio, que se apagó rápidamente. 

Uno de los líderes del movimiento negro en Brasil, Douglas Belchior, criticó el tratamiento de la prensa, que calificó las protestas de "vandalismo". “Nuestra sociedad es patrimonialista y criminaliza las luchas sociales. Es criminal llamar vandalismo a una demostración tan legítima. En São Paulo lo que vimos fue un clima de cansancio, la gente no aguanta más. El movimiento negro hace manifestaciones legales, denuncia en foros internacionales, es decir, tenemos acciones de diálogo. Lo ocurrido el viernes fue una señal de la pérdida de paciencia del movimiento negro ”, dijo al periodista Glauco Faria en el diario Brasil Atual.
 
El presidente Jair Bolsonaro y su adjunto, Hamilton Mourão, restaron importancia al caso y dijeron que no hay racismo en Brasil. “En una sola familia brasileña, podemos contemplar una mayor diversidad que países enteros. Fue la esencia de estas personas lo que ganó la simpatía del mundo. Sin embargo, hay quienes quieren destruirlo, y poner en su lugar el conflicto, el resentimiento, el odio y la división entre clases, siempre enmascarados como "lucha por la igualdad" o "justicia social", todo en busca del poder ", agregó. Bolsonaro.
 
Para Douglas, la reacción de los jefes de Estado apunta a frenar la narrativa del movimiento negro que ha avanzado recientemente. “Este año, hubo una marca de profundización del debate nacional sobre el racismo. Somos un país que estructuralmente se reconoce a sí mismo como racista. ¿Cuándo un ejecutivo global de una empresa, como sucedió el viernes, se disculpó y se reconoció como un privilegiado? Es un cambio importante, pero el imbécil del Presidente de la República es racista y defiende esta tesis ”, concluyó.

 

 

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra