Mar 12 de enero de 2021 Mundo

La hipócrita lista de EE.UU. sobre terrorismo

1024 576

Ronald Reagan puso a Cuba en la lista en 1982, con la afirmación falsa de que apoyaba a movimientos terroristas en América Latina. 

 

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/60761-opinion-la-hipocrita-lista-de-eeuu-sobre-terrorismo.html
La hipócrita lista de EE.UU. sobre terrorismo

Para Reese Erlich, columnista del sitio Antiwar.com, es ambiguo que el Departamento de Estado excluya de su lista de patrocinadores del terrorismo a países que ayudan a esas organizaciones radicales e incluya a los que no las apoyan.

La lista la integran Corea del Norte, Siria e Irán, pero faltan Arabia Saudita y Pakistán que sí respaldan a esos grupos.

En un intercambio de correo electrónico, el lingüista y activista Noam Chomsky denuncia la hipocresía de la lista.

"Elimínelo o hágalo honesto", me dice.

Esa hipocresía se hace patente mirando el caso de Cuba. 

Ronald Reagan puso a Cuba en la lista en 1982, con la afirmación falsa de que apoyaba a movimientos terroristas en América Latina. 

En 2015, el presidente Barack Obama eliminó a ese país caribeño de la famosa lista como parte de la normalización de las relaciones diplomáticas.

Desde entonces, La Habana no cambió su política contra el terrorismo; pero Washington modificó su posición hacia Cuba.

Ahora el gobierno de Donald Trump amenaza con recolocar a la nación antillana durante las últimas semanas del magnate inmobiliario en el cargo. 

La maniobra no se basa en un repentino aumento del apoyo cubano al terrorismo, sino que forma parte de un esfuerzo más amplio para evitar que el entrante presidente Joe Biden restablezca relaciones normales con Cuba.

En realidad, Cuba nunca ha sido un estado patrocinador del terrorismo. Sí apoyó a la insurgencia armada en América Latina y envió tropas a Angola para impedir el éxito de una invasión sudafricana, pero nunca respaldó ataques intencionales contra civiles practicados por grupos como Al Qaeda.

Paul Pillar, un veterano retirado de 28 años de la CIA y ex subjefe del Centro de Contraterrorismo de la CIA, me dice que mantener a Cuba en la lista del Departamento de Estado fue una recompensa para los republicanos conservadores en Florida.

Cuba "permaneció en la lista mucho más tiempo que cualquier otro", dice. "Fue claramente político".

Chomsky señala que la inclusión en la lista del Departamento de Estado fue solo un componente de una guerra de 60 años contra Cuba. 

"Como revela el caso de Cuba, 'terrorismo' significa resistencia al terrorismo masivo de Estados Unidos y negativa a inclinarse ante el amo", dice.

Graham Fuller, un analista y oficial de operaciones retirado que trabajó para la CIA durante 25 años, lo expresa de otra manera: "El infierno no tiene la furia de una superpotencia en declive".

¿Qué es el terrorismo?

Según el Departamento de Estado, "Terrorismo significa violencia premeditada, políticamente motivada, perpetrada contra objetivos no combatientes por grupos subnacionales o agentes clandestinos, generalmente con la intención de influir en una audiencia".

De acuerdo con esa definición, las personas que volaron el cuartel de los marines estadounidenses en Beirut en 1983 eran terroristas. 

Aunque el grupo atacó a los soldados en una zona de conflicto, los infantes de marina eran "objetivos no combatientes", no soldados que luchaban en el campo.

Por el contrario, el ataque con drones militares estadounidenses de 2019 que mató al general iraní Qasem Soleimani y al líder de la milicia iraquí Abu Mahdi al-Muhandis no fue terrorismo porque fue llevado a cabo abiertamente, no por "agentes clandestinos".

¡Que conveniente! Los grupos insurgentes solo pueden matar soldados en el campo de batalla, mientras que el Pentágono puede crear campos de batalla en cualquier parte del mundo siempre que asesine a la gente abiertamente.

El Departamento de Estado utiliza palabrería para agrupar a Al Qaeda, ISIS, guerrillas marxistas y palestinos que participan en la lucha armada. 

Su "lista de terroristas" siempre ha reflejado el impulso de Washington por la hegemonía en lugar de una lucha contra el terrorismo.

Cuando el Congreso creó la lista en 1979, el Departamento de Estado designó a Libia, Irak, Yemen del Sur y Siria, todos los países aliados de la URSS en ese momento. Entre otros pecados, Washington acusó a esos países de apoyar a grupos armados palestinos que calificó de terroristas.

A lo largo de los años, el Departamento de Estado ha agregado a Corea del Norte, Sudán, Cuba, Irak e Irán.

Pakistán nunca entró en la lista, pese a que su servicio de seguridad apoyaba al grupo terrorista que se ocupó en 2008 un hotel en Mumbai, India, y mató a 160 personas. 

Y no olvide que Osama bin Laden vivió durante años en Abbottabad, Pakistán, a 100 metros de una importante academia militar paquistaní.

"Estados Unidos no incluirá a sus aliados en la lista, aunque tengan un comportamiento terrorista", dice Pillar.

Otro ejemplo más. Los líderes de Arabia Saudita ordenaron el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el consulado del reino en Estambul en 2018.

"La matanza de Khashoggi fue tan flagrante como es posible", dice Pillar. "Fue terrorismo bajo cualquier definición".

La hipocresía de Washington también se extiende a cómo elimina países de la lista. 

Durante la presidencia de George W. Bush (2001-2009) se retiró a Corea del Norte como parte de las negociaciones para limitar el programa nuclear de ese país. 

Donald Trump volvió a enlistarla en 2017 después de un fracaso en las conversaciones sobre armas nucleares.

En ninguno de los casos, Corea del Norte cambió su política sobre terrorismo. De hecho, Washington no ha eliminado a un solo país de la lista porque dejó de patrocinar actividades terroristas.

"En la práctica, la lista no se utiliza para combatir el terrorismo", dice Pillar.

La lista del Departamento de Estado es un componente de lo que se conoció como la Guerra contra el Terrorismo. La lucha contra el terrorismo "se convirtió en una enorme industria artesanal independiente de la política exterior", dice el ex analista de la CIA Fuller.

La guerra contra el terrorismo prácticamente no permite la disidencia, explica. "Si se invoca el terrorismo, se cierra la discusión".

Como analista de la CIA, Fuller vio de primera mano cómo los políticos estadounidenses rara vez consideran las razones detrás de los actos terroristas. La mayor parte del terrorismo internacional es profundamente político, explica.

"Estamos orgullosos de ser la única superpotencia del mundo", dice Fuller. "Sin embargo, Estados Unidos rara vez se considera que tiene un impacto importante en las acciones de otros estados".

Por ejemplo, los responsables políticos de Washington dicen que Siria apoya el terrorismo. Pero durante los últimos 50 años, Estados Unidos ha tratado de derrocar los regímenes sirios. ¿No es de extrañar que Siria haya armado y financiado milicias opuestas a Estados Unidos?

"Pero nuestras acciones nunca se consideran relevantes para las acciones de otros países", dice Fuller.

Washington debería abolir por completo la lista del Departamento de Estado. No hay necesidad de esperar la acción del Congreso. Biden podría eliminar a todos los designados actuales y no agregar ninguno nuevo. Listo, la lista desaparece.

Los republicanos y algunos demócratas se opondrían firmemente a tal acción, por supuesto. 

Fuller dice que muchos lucharían para mantener a Irán en la lista, en parte porque Washington ha estado "obsesionado con Irán por su desafío durante 40 años".

Sacar a Irán de la lista, por otro lado, "sugeriría que comprendamos los matices, como nuestro papel en el derrocamiento del ex primer ministro iraní Mohammad Mossadegh", dice Fuller. 

"Sería una declaración importante de que queremos tratar con Irán de una manera racional".

Fuente: Al Mayadeen

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra