Lun 18 de enero de 2021 Noticias

Abbas Ibn Firnas, el científico musulmán que inventó la aviación

1024 576

¿Fue Abbás Ibn Firnás, el científico del Califato omeya con capital en Córdoba y que inspiró hace una década el diseño del puente de Casillas, el primer aviador de la Historia de la Humanidad? Sí. Las publicaciones especializadas están de acuerdo en que su corto vuelo, de apenas cinco minutos, en el año 852 desde La Arruzafa al río Guadalquivir y con un aparato rudimentario que él mismo se fabricó, escribió la primeras líneas de la aviación, y por más que su arrojada aventura acabase con un aterrizaje accidentado que casi le cuesta la vida.

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/60830-noticias-abbas-ibn-firnas-el-cientifico-musulman-que-invento-la-aviacion.html
Abbas Ibn Firnas, el científico musulmán que inventó la aviación

Una gran multitud contempló su gesta

La más que prestigiosa Enciclopedia Británica dice lo siguiente sobre este personaje: «Poeta, inventor y matemático, construyó su propia máquina de volar. Seis siglos antes de que Leonardo Da Vinci y más de mil años antes que el pionero de la aviación Otto Lilientahl, los musulmanes de Córdoba se anotaron el primer intento documentado de volar».

La Enciclopedia da detalles de la gesta de Ibn Firnás: «Una gran multitud contempló a este hombre volar varios cientos de metros. Mientras intentaba tomar tierra, perdió el control del aparato y chocó con el suelo y se partió las dos piernas. Por fortuna, los excelentes médicos del Califato estaban cerca para auxiliarlo».

El reconocimiento a Ibn Firnás está avalado por otra publicación de solvencia internacional, en este caso un periódico. «The New York Times», que acaba por cierto de recomendar Córdoba como destino turístico para 2021, se hizo eco de la importancia de este científico de Ronda afincado en la Córdoba omeya en un artículo fechado el 12 de agosto de 2007 y a propósito de la publicación del libro «Islamic Science Rediscovered».

El rotativo norteamericano decía lo siguiente: «La Historia de la aviación comienza a menudo con Leonardo Da Vinci y sus máquinas de volar, que luego inspiraron a los hermanos Wright en 1903. Pero siglos antes que Da Vinci, Abbás Ibn Firnas, un inventor musulmán de España, se colocó unas alas se madera y seda que él cosnstruyó y saltó al aire, donde estuvo bastante tiempo, por lo que se convirtió en el primer ser humano que voló».

El ámbito académico también se ha puesto de acuerdo sobre el papel Ibn Firnás. Un ejemplo es el trabajo que firmaron en 2013 seis investigadores de la Universidad Kebangsaan de Malaysia, y que concluye que, «sin duda alguna, se trata del padre de la aviación por su indudable contribución al desarrollo posterior de esta tecnología».

El documento de estos especialistas enfatiza el poder creador de conocimiento del Califato, y cita el discurso que Barak Obama dio en El Cairo en 2009 como presidente de los Estados Unidos en el que elogiaba la Córdoba en la que Ibn Firnás desarrolló su proyecto aeronáutico.

Visitas a Bagdad

¿Pero quién era Abu al-Qasim Abbas Ibn Firnas Ibn Wardus, porque tal era su nombre completo? Según la Enciclopledia del Islam nació en Ronda, «una ciudad en la que la naturaleza es la principal atracción, lo que hizo crecer su interés por el vuelo de los seres humanos». Ágil en los estudios, se trasladó a Córdoba en su juventud y desde la ciudad realizó al menos dos viajes a Bagdad para visitar a sabios y academias. Astrónomo, ingeniero, matemático y músico, también cultivó la poesía.

Por su parte, el profesor John H. Lienhard, fundador de la publicación «The Engines of Our Ingenuity» e investigador emérito de Ingeniería Mecánica e Historia de la Universidad de Houston, ha escrito lo siguiente sobre el precursor de la aviación. «Ibn Firnas se dedicó a una inmensa variedad de iniciativas. Fabricó tablas astronómicas, escribió poesía, construyó un planetario, diseñó una clepsidra, o reloj de agua, y además desarrolló un proceso para cortar roca cristalina. Hasta entonces solo los egipcios conocían el arte de hacer cristal, pero desde entonces España no necesitó más exportar el cuarzo a Egipto ya que gracias a Ibn Firnas, lo podrían hacer en casa».

Murió a los 67 años, dos después de su gesta aérea.

 
visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra