Vie 29 de enero de 2021 Medio Oriente

"La inacción de la Corte Penal Internacional permite la violenta ocupación israelí"

1024 576

Más de 3.600 palestinos han muerto a manos de las fuerzas de ocupación israelíes y otros 100.000 han resultado heridos desde 2009, año en que la Corte Penal Internacional inició su primer examen preliminar de la situación en Palestina.

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/60949-opinion-la-inaccion-de-la-corte-penal-internacional-permite-la-violenta-ocupacion-israeli.html
"La inacción de la Corte Penal Internacional permite la violenta ocupación israelí"

Este año, Ahed Quqas, de 25 años, fue la primera víctima mortal directa de la ocupación cuando un guardia de asentamiento le disparó en la cabeza, en presencia de soldados israelíes el 5 de enero.

El ejército israelí afirmó que un “coordinador de seguridad” junto a un cruce de carreteras de un asentamiento en Cisjordania notó que “se acercaba un sospechoso”.

El ejército dijo que el “coordinador de seguridad” y un soldado que estaba con él “llevaron a cabo el procedimiento de detención del sospechoso, que incluyó disparos al aire, durante el cual el sospechoso arrojó un cuchillo”.

En ese momento, el “coordinador de seguridad” del bloque de asentamientos Etzion ejecutó a Quqas.

Como informó Gideon Levy en el diario Haaretz de Tel Aviv , no se publicaron imágenes de cámaras de seguridad que mostraran a Quqas arrojando un cuchillo.

Por lo general, los militares se apresuran a hacer pública dicha documentación cuando creen que sirven a su narrativa.

El ejército solo publicó una foto de un cuchillo que, como dice Levy, “no da fe de nada”.

Quqas había abierto solo unos días antes una tienda de dulces en su ciudad natal de Beit Ommar, cerca de Hebrón, después de años de aprendizaje en Ramallah.

Israel ha detenido el cuerpo del joven, evitando que su familia realice un entierro o una autopsia.

Asentamientos y violencia de la colonización

Quqas murió cerca de un cruce de carreteras de un asentamiento. La infraestructura de la empresa de colonias de asentamientos y ocupación de Israel es un punto de incitación de violencia mortal dirigida contra los palestinos.

Su muerte ejemplifica el uso permisivo de la fuerza por parte de soldados israelíes y guardias de asentamientos.

Los colonos vigilantes también juegan un papel clave en la creación de un entorno coercitivo para expulsar a los palestinos de sus tierras.

Los grupos palestinos de derechos humanos dicen que la ocupación “intensificada” exige una acción inmediata de la Corte Penal Internacional.

La urgencia es “además necesaria por el apoyo cada vez mayor de los Estados Unidos” a la construcción de asentamientos y las intenciones de Israel de anexar formalmente el territorio ocupado.

Hace poco más de un año, Fatou Bensouda, fiscal jefe de la Corte Penal Internacional, declaró que se habían cumplido los criterios para las investigaciones de crímenes de guerra en la ocupada Cisjordania y la Franja de Gaza.

Señaló el traslado ilegal por parte de Israel de su población civil a los asentamientos de Cisjordania como un ejemplo de un posible caso de crímenes de guerra derivado de una investigación en Palestina.

A pesar de que la ilegalidad de los asentamientos de Israel es un “caso abierto y cerrado”, en palabras del relator especial de la ONU Michael Lynk, Bensouda aún no ha abierto una investigación, aunque está en su poder hacerlo.

En cambio, solicitó un fallo sobre la jurisdicción de la corte, traspasando la situación de Palestina a un panel de jueces, donde actualmente se encuentra en el limbo.

El ritmo interminable de los procedimientos judiciales no se corresponde con la urgencia de la situación sobre el terreno.

Este mes, Israel aprobó planes para construir casi 3.000 unidades de vivienda de asentamiento adicionales en Cisjordania, incluida Jerusalén Oriental.

Como señaló el nuevo enviado de paz de la ONU para Oriente Medio, Tor Wennesland, en su primera sesión informativa ante el Consejo de Seguridad esta semana, “De las unidades avanzadas y licitadas, la mayoría están en asentamientos en lugares periféricos, en las profundidades de la ocupada Cisjordania “.

Agregó que más de 200 de esas unidades “están ubicadas en puestos de avanzada ilegales que las autoridades israelíes están regularizando retroactivamente bajo la ley israelí”.

Mientras tanto, la violencia contra los palestinos por parte de sus colonos vigilantes va en aumento.

El grupo israelí Yesh Din ha confirmado decenas de incidentes en los que colonos atacaron a palestinos en Cisjordania durante el mes pasado.

Esos ataques incluyeron colonos que bloquearon los cruces principales de la carretera principal de la Ribera Occidental y arrojaron piedras a vehículos palestinos.

En otros casos, como informó Levy en Haaretz , “los colonos invadieron comunidades palestinas, arrojaron piedras a personas y casas e incendiaron automóviles”.

Los colonos también atacaron a los agricultores palestinos que trabajaban sus tierras.

Muchos de estos incidentes se han grabado en video o documentado en fotos. Esa documentación muestra que los soldados permanecieron pasivamente al margen y no hicieron nada para detener la violencia.

Los soldados han testificado a Breaking the Silence, un grupo de veteranos israelíes críticos de la ocupación, que no estaban autorizados a arrestar o detener a los colonos.

Violencia en tándem

Aunque a veces parezcan adversarios, los militares y los colonos invaden y ocupan la tierra palestina a la par.

En diciembre, la Administración Civil de Israel, un organismo militar, dijo a dos aldeas del área de Naplusa en el norte de Cisjordania que su tierra ahora estaba clasificada como residencial, en lugar de agrícola.

La nueva clasificación permite a Israel expropiar la tierra para expandir el asentamiento cercano de Yitzhar y abrir caminos para servir a los colonos que viven allí.

Los colonos de Yitzhar se encuentran entre los más violentos de Cisjordania y atacan con frecuencia a los palestinos, así como a su ganado, huertos, hogares y vehículos.

A medida que el grupo palestino de derechos humanos Al-Haq anota, “estos ataques ocurren bajo el ojo vigilante” del ejército israelí, “si no es estimulado activamente por ellos.”

Isaac Levy, el guardia del asentamiento de Yitzhar, “es particularmente infame por su papel” en la violencia contra las aldeas palestinas cercanas, afirma Al-Haq. Incluso da órdenes a los soldados israelíes durante esos ataques.

El grupo de derechos humanos documentó 68 incidentes de violencia de colonos contra palestinos y sus propiedades en Cisjordania entre julio y octubre de 2020.

En muchos de esos casos, los soldados israelíes no lograron detener a los colonos y, en cambio, utilizaron la fuerza contra sus víctimas palestinas.

Bajo la guardia del ejército, los colonos utilizan la violencia para evitar que los palestinos trabajen sus tierras.

En un incidente ocurrido en septiembre, los palestinos se reunieron pacíficamente en Asira al-Qibliya, al sur de Nablus, para plantar olivos. Fueron recibidos por decenas de colonos y soldados israelíes.

Los militares utilizaron botes de gas lacrimógeno y bombas de sonido para dispersar por la fuerza a los plantadores de árboles e incendiar la tierra. Mientras tanto, los colonos agredieron a los palestinos, incluido un periodista que cubría el evento, con piedras y palos, relata Al-Haq.

La violencia solo aumentó durante la cosecha de la aceituna que comienza en octubre.

Los colonos de Yitzhar, respaldados por soldados, atacaron un evento de solidaridad el primer día de la cosecha cerca de la aldea de Huwwara, al sur de Nablus.

Los soldados les dijeron a los palestinos que abandonaran sus tierras en lugar de pedir a los colonos que dejaran de arrojar piedras a los agricultores, algunos de los cuales tuvieron que ser hospitalizados por sus heridas.

Al-Haq afirma que los ataques de los colonos “son el resultado directo de la transferencia de civiles israelíes al territorio ocupado”, una violación del Cuarto Convenio de Ginebra y, por lo tanto, un crimen de guerra.

“La escala y la frecuencia de la violencia de los colonos ha creado un entorno coercitivo” para los palestinos “que puede resultar en su traslado forzoso”, agrega Al-Haq.

El desplazamiento forzoso también es un crimen de guerra.

Pero eso le importa poco a Israel, siempre y cuando no pague precio por violar los derechos palestinos, incluido el derecho a la vida y el derecho a la autodeterminación.

Como los grupos palestinos de derechos humanos dijeron a la Corte Penal Internacional que arrastra los pies el mes pasado:

“Abandonado por la comunidad internacional, incapaz de acceder a ningún tribunal israelí, extranjero o internacional, y sometido a una ocupación cruel, el destino del pueblo palestino está ahora más ligado que nunca al de la CPI”.

* Maureen Clare Murphy es editora asociada de Electronic Intifada y vive en Chicago.

Fuente: Palestinahoy

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra