Mar 23 de febrero de 2021 Medio Oriente

Régimen israelí destruye aldeas palestinas y deja a 11 familias sin refugio durante tormenta de nieve

1024 576

Ejército israelí deja a 11 familias palestinas sin hogar en medio del invierno. Mientras una tormenta de nieve descendía sobre Palestina el pasado miércoles, los soldados israelíes impidieron a los habitantes del pueblo refugiarse en tiendas de campaña.

 

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/61231-regimen-israeli-regimen-israeli-destruye-aldeas-palestinas-y-deja-a-11-familias-sin-refugio-durante-tormenta-de-nieve.html
Régimen israelí destruye aldeas palestinas y deja a 11 familias sin refugio durante tormenta de nieve

Esta es la novena noche consecutiva que Harb Abu-Elkbash, beduino palestino de 48 años, pasará bajo el cielo abierto con temperaturas gélidas, informa la Agencia Anadolu.

El ejército israelí irrumpió en su pueblo de Homsa al-Baqia, situado al este de la ciudad de Tubas en el Valle del Jordán, a 38 millas (61 kilómetros) al norte de Jerusalén, y arrancó su tienda y su redil.

Mientras una tormenta de nieve descendía sobre Palestina el pasado miércoles, los soldados israelíes impidieron a los habitantes del pueblo refugiarse en tiendas de campaña.

Los restos de tiendas, cobertizos, aseos portátiles y paneles solares de las 11 familias que llaman a Homsa su hogar pueden verse esparcidos por las tierras de cultivo.

Mientras aldeanos como Harb intentan reconstruir los refugios para ellos y su ganado, el ejército vuelve a demolerlos, obligando a la desventurada comunidad a pasar las noches sin techo.

El beduino palestino Harb Abu-Elkbash cuenta que su sobrino tenía solo tres días de vida cuando el Ejército israelí demolió sus tiendas de campaña por primera vez.

Esta es la novena noche consecutiva que Harb Abu-Elkbash, pernocta al descubierto luego de que el Ejército israelí desarticulase las tiendas de campaña, baños portátiles y paneles solares de las 11 familias que viven en la aldea de Homsa al-Baqia, a 61 kilómetros al norte de Jerusalén.

Cada vez que las familias instalan su campamento en la aldea, las tropas israelíes vienen y lo destruyen desde el 3 de noviembre del año pasado.

“Vinieron de nuevo dos veces en los últimos días y confiscaron todas nuestras herramientas agrícolas, baños portátiles y las estructuras metálicas de nuestras habitaciones y tiendas de campaña”, dice Harb en declaraciones a la Agencia Anadolu.

“Somos 65 personas que vivimos sin refugio, agua ni electricidad”, afirma Harb quien agrega que los israelíes quisieron romperles los paneles solares que la comunidad beduina en la zona usa para generar energía.

El Ejército israelí apoya y protege a más de 10 asentamientos judíos establecidos alrededor de Homsa, los cuales cuentan con todas las instalaciones básicas necesarias y tienen permiso para realizar actividades agrícolas.

“No me permitieron sacar agua del pozo que está a 300 metros de mi tienda. Necesito desplazarme durante dos horas cada noche para traer agua a mi familia. Si voy durante el día, el Ejército me incauta la camioneta”, cuenta Harb.

Motaz Bsharat, director de asuntos del Valle del Jordán en Tubas, describe la situación como catastrófica.

“Es un crimen perfecto. Entre estos 65 beduinos, hay 42 niños, todos viven al aire libre. El Ejército no nos permite acceder al pueblo, no podemos ayudarles ni rescatarlos. (El Ejército) lo confisca todo”, comenta Bsharat.

Forzados a abandonar sus hogares en el desierto de Néguev en 1948, Harb y las otras familias viven en la aldea desde antes de 1967.

“Mi familia vino aquí antes de 1967 y ahora los israelíes afirman que nuestras tierras son zonas militares y quieren expulsarnos”, dice Harb. “No les importa nada. Nuestras vidas, nuestros hijos no significan nada para ellos”, agrega.

Ahora, Harb, sus hermanos y sus familias pasan las noches heladas del invierno al aire libre. “Nuestros niños viven en condiciones espantosas. Mi sobrino tenía solo tres días de vida cuando el Ejército demolió nuestras tiendas por primera vez. Se llevaron nuestras carpas cuando estaba lloviendo”, relata.

Según los lugareños, muchos niños palestinos han sido atacados por colonos en los últimos meses, algunos en sus aldeas y otros mientras iban a la escuela.

“La ocupación -israelí- está tratando de tomar el área al este de la autopista Ayalon para aislar Cisjordania y anexar tierras fértiles del Valle del Jordán”, explica Qasem Awwad, funcionario palestino de la Comisión de Colonización y Resistencia a la Construcción del Muro.

Más de 200 establecimientos han sido demolidos cuatro veces, provocando pérdidas económicas de más de USD tres millones, según la comisión.

“Homsa ha sido completamente destruida nueve veces, tres en la primera semana de febrero”, lamenta Harb.



Fuentes: monitordeoriente.com y elmediooriente.net

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra