Vie 26 de febrero de 2021 Curiosidades

Denuncian que en una prisión de Brasil los presos son sometidos a «métodos medievales» de tortura

1024 576

Un informe de la Corregedoria muestra que la violencia fue una práctica institucionalizada en la unidad penitenciaria de Sinop. La visita sorpresa y la recogida de testimonios tuvo lugar entre el 14 y el 16 de diciembre de 2020, pero el informe solo se finalizó hace unos 10 días

 

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/61271-curiosidades-denuncian-que-en-una-prision-de-brasil-los-presos-son-sometidos-a-metodos-medievales-de-tortura.html
Denuncian que en una prisión de Brasil los presos son sometidos a «métodos medievales» de tortura

El Departamento de Asuntos Internos de la Corte de Justicia de Mato Grosso (TJ-MT) confirmó la práctica sistemática de tortura y golpizas a los presos en la penitenciaría Osvaldo Florentino Leite Ferreira, conocida como Ferrugem, en Sinop, ciudad de 146 mil habitantes en el norte del Estado.

Los detalles están contenidos en un informe de inspección, realizado por una comisión integrada por jueces, auxiliares y defensores públicos.

La visita sorpresa y la recogida de testimonios se realizó entre el 14 y el 16 de diciembre de 2020, pero el informe solo se finalizó hace unos 10 días, para concluir los reconocimientos médicos realizados a los presos.

En total, se escuchó a 72 prisioneros, elegidos mediante un criterio de muestreo que incluyó a miembros de todas las ramas de la unidad. De este total, 67 denunciaron prácticas similares de tortura y golpizas, con prácticas de carácter medieval.

“El informe dice, por ejemplo, que hubo dinámicas de tortura con una metodología llamada nata montada, que consiste en la aplicación de gas pimienta en los ojos del preso, utilizando también herramientas, desde porras hasta un instrumento llamado ‘capeta fork’ utilizado contra los cuerpos de estas personas ”, señala Lucas Gonçalves, asesor legal de Pastoral Carcerária Nacional.

También se ha informado de la práctica de un ritual anual de golpes colectivos en la prisión. Varios agentes fueron acusados ​​directamente, incluido el entonces director y el jefe de disciplina de la unidad.

Las «rutinas» de agresiones incluyó el uso indiscriminado de armamento no letal utilizado para herir a los detenidos e incluso el uso del palo de guacamayo, un método conocido de tortura, ampliamente utilizado durante la dictadura militar (1964-1985), en el que los presos son atados. una barra de hierro, con los tobillos y muñeca atados, permaneciendo en esa posición hasta que la sangre ya no circula, el cuerpo se hincha y tiene dificultad para respirar.

Brasil de Fato conversó con uno de los miembros de la comisión que realizó la inspección, quien prefirió no ser identificado. Según él, la tortura era una práctica institucionalizada en la prisión.

«Fue como una política del establishment, algo institucionalizado». Además, prácticamente no hubo inspección externa de lo que sucedía en el interior, lo que generó un ambiente de impunidad y aliento al ciclo interminable de torturas.

«Es importante mencionar que varios servidores del sistema penitenciario presentaron testimonio ante los magistrados, confirmando las agresiones contra los presos, que junto con la filmación de los testimonios, fotografías y exámenes del delito, indican la ocurrencia de tortura sistémica en la unidad», dice el informe.

Tras la inspección

La denuncia por las distintas violaciones que se habían cometido en la unidad penitenciaria fue realizada por Pastoral Carcerária a fines de noviembre.

Tras la inspección, el Departamento de Seguridad Pública del Estado (Sesp) identificó a 12 funcionarios, entre ellos el director, el subdirector, el jefe de disciplina y otros agentes acusados ​​de malos tratos.

El informe señala el hacinamiento y la falta de higiene en las celdas, además del racionamiento del agua, como condiciones que atentan contra la dignidad humana de quienes cumplen condena en el lugar.

Hacinamiento evidente

Con capacidad para 326 detenidos, la penitenciaría de Ferrugem cuenta actualmente con unos 880 presos, lo que representa el 269% de su ocupación máxima. En general, cada ala de la prisión tiene dos celdas con un total de ocho camas de concreto y dos baños, y este es un espacio dividido entre 50 y 70 presos, informa el informe.

El día de la inspección, la comisión designada por el Departamento de Asuntos Internos informó haber encontrado mucha suciedad acumulada en las celdas, humedad y falta de ventilación.

“Hemos detectado la propagación de insectos, plagas y transmisores de enfermedades, entre los que muchos internos han visto la aparición constante de micosis en los pies y pitiriasis tipo ‘tela blanca’ en la espalda”.

La falta de agua, según el informe, es una situación crónica en la unidad, que obliga a los presos a almacenar el líquido en cubos de plástico a diario. Los baños son deficientes y la estructura del edificio en su conjunto está dañada.

En cuanto a la violencia y tortura, en el trabajo de la comisión se identificaron personas con contusiones, marcas y narrativas sobre este tipo de hechos.

Homofobia

Se reportaron varios reportes de agresión y incumplimiento de los derechos de la población LGBTQIA +. En un caso, los presos informaron que ciertos sirvientes ingresaron a las celdas sin ningún motivo, saliendo ya para la agresión y usando términos homofóbicos.

A una mujer trans que había ingresado recientemente al penal se le afeitó el cabello, a pesar de haber presentado su proceso de cambio de nombre a la unidad, en clara violación a la Resolución No. 348 del Consejo Nacional de Justicia (CNJ), que establece expresamente, entre otros derechos, la posibilidad de mantener el pelo largo de las personas trans detenidas.

Orientación religiosa

La Comisión de Asuntos Internos de TJ-MT identificó una segmentación religiosa entre los presos de la unidad. En un ala recientemente renovada se asignaron presos vinculados a la iglesia evangélica Asamblea de Dios. En el lugar, a diferencia de todas las demás alas de la prisión, estos detenidos tenían garantizados sus derechos, como un espacio más organizado y limpio, y el acceso a la educación y el trabajo.

“Fueron esas celdas que visitaron las organizaciones que realizaban las inspecciones previamente en el penal, dando la impresión de que todo estaba bien dentro. Los presos que no están en esa ala, sin embargo, no tienen estos mismos derechos, sufriendo las agresiones denunciadas. anteriormente y se encuentran en pabellones precarios e insalubres, incluida la basura acumulada ”, dice Pastoral Carcerária.

Brasil de Fato se puso en contacto con el Departamento de Asuntos Internos de TJ-MT para conocer cuáles serán los desarrollos basados ​​en este informe, pero aún no ha recibido respuesta.

«Solicitaremos a la Corte de Justicia que eventualmente responsabilice al Juzgado de Ejecución Penal, si se caracteriza su responsabilidad. De igual forma, solicitaremos a la Defensoría Pública para garantizar el derecho de los presos y buscar la eventual rendición de cuentas de la servidores y la dirección. de la unidad penitenciaria que practicaba los actos de tortura ”, señala Lucas Gonçalves, de Pastoral Carcerária.

Según él, a pesar de haber sido sacados de la prisión de Ferrugem, tanto los funcionarios como los exdirectores no perdieron sus cargos y fueron trasladados a otras unidades penitenciarias.

Fuente: Brasil de Fato

Foto: Corregedoria-Geral de Justiça de MT

Traducción Resumen Latinoamericano

 

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra