Mar 09 de marzo de 2021 Noticias

Mezquitas británicas multiplicaron su ayuda social durante la pandemia del Covid-19 pese al golpe financiero recibido

1024 576

El primer día de confinamiento hubo una fuerte sensación de deja vu en la mezquita de Al Manaar, en el oeste de Londres.

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/61392-noticias-mezquitas-britanicas-multiplicaron-su-ayuda-social-durante-la-pandemia-del-covid-19-pese-al-golpe-financiero-recibido.html
Mezquitas británicas multiplicaron su ayuda social durante la pandemia del Covid-19 pese al golpe financiero recibido

El equipo recordó fuertemente cuando las puertas de la mezquita se abrieron de golpe en 2017 para los supervivientes del cercano incendio de la Torre Grenfell. De la noche a la mañana, sus elegantes salones se transformaron en un centro de asistencia de emergencia.

Al igual que con Grenfell, la respuesta de Al Manaar fue rápida. El día en que se anunció el confinamiento, su equipo celebró una reunión de emergencia con Aid UK para brindar ayuda a los ancianos. Los ornamentados pasillos volvieron a llenarse de paquetes de emergencia.

La tarea de distribuirlos resultaría más complicada durante una pandemia; los voluntarios debían ser controlados para verificar su idoneidad, capacitarse en el manejo de alimentos y controlar la temperatura al ingresar.

“Fue diferente que con Grenfell, cuando nuestra puerta estaba abierta para cualquiera que quisiera entrar. Esta vez tuvimos que ser muy selectivos y cuidadosos … Fue un trabajo extra y había una presión para asegurarnos de que estás haciendo lo correcto”, dijo el gerente de la mezquita, Abdurahman Sayed, a Middle East Eye.

Para Sayed, la analogía entre Grenfell y la pandemia es cruda: Al Manaar volvería a ser una balsa salvavidas para los pobres de Kensington, el distrito más desigual del Reino Unido. Como muchas mezquitas, Al Manaar sufrió un fuerte golpe financiero por la pandemia.

A diferencia de otras instituciones religiosas, la mezquita carecía de reservas de efectivo y dependía únicamente de las donaciones de los asistentes. A pesar de estar en números rojos, sus escasos recursos se reunieron para entregar paquetes de alimentos de emergencia y tapar los agujeros en una red de asistencia social hecha jirones. El equipo de la mezquita estaba actuando para cubrir el vacío dejado por el gobierno, pero se vio privado de los fondos para hacerlo.

El Peace Center, un pequeño banco de alimentos adjunto a una mezquita en Leicester, East Midlands, respondió con una urgencia similar. Se cerraron las puertas de la mezquita, se enrollaron las alfombras y se instalaron estanterías industriales. De la noche a la mañana, se convirtió en un centro de distribución de alimentos. “Parecíamos como un centro de distribución de comidas en un momento”, dijo a MEE Hameeda Sidat, una voluntaria del centro.

En el pico de la primera ola, el centro estaba entregando 5.000 comidas a la semana y extendiendo su cobertura a las afueras de la ciudad para llenar los huecos que dejaron los cierres de otros bancos de alimentos y un ayuntamiento en apuros, que comenzó a derivar directamente las personas al centro.

“Tuvimos muchas derivaciones de casos de salud mental, atención social para adultos, atención posnatal … Me sorprendió mucho”, dijo Sidat. “Esto no se ha detenido. Está en curso”.

Al igual que con el Peace Center, la Mezquita del Este de Londres comenzó como un centro de distribución de alimentos, antes de que los voluntarios allí pronto se convirtieran en responsables de una gran cantidad de servicios. Además de entregar paquetes de alimentos de emergencia y comidas calientes al personal de cuidados intensivos en el cercano Royal London Hospital, establecieron un servicio de redacción de testamentos y, con la violencia doméstica en aumento, otro de asesoramiento para mujeres.

Para aliviar la tensión en los servicios funerarios musulmanes, alquilaron una morgue temporal donde los cuerpos podían almacenarse y lavarse. “Está en funcionamiento hoy y todavía está muy ocupado”, dijo Khizar Mohammad, el portavoz de la mezquita. “Sería justo decir que la situación ha empeorado”.

Mohammad de la Mezquita del Este de Londres dijo a MEE: “En última instancia, nuestra comunidad busca en nosotros orientación y apoyo. Nuestra comunidad es la que nos ha financiado hasta ahora. A pesar de que hemos caído en números rojos, estamos comprometidos a brindar estos servicios”.

La falta de medios no disuadió a los trabajadores de las mezquitas con los que habló MEE. Transformaron sus lugares de culto en centros de comida, servicios de referencia y asesoramiento, morgues y centros de vacunación.

A pesar de haber sido empujados a los márgenes por autoridades desinteresadas y medios hostiles, son muy conscientes de su centralidad en el tejido de su comunidad; una pandemia mundial ha puesto de relieve esta verdad con claridad.

MundoIslam

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra